Skip to main content
Publicidad
Dishonored: Definitive Edition

Dishonored Definitive Edition, Análisis

review_game
| |

El juego de Bethesda da el salto a Xbox One y PS4 con mayor resolución y los tres DLC que se publicaron a posterior, aunque no acaba de ser demasiado atractivo para quienes ya lo disfrutaran en su momento.

Dishonored fue para muchos una de las mayores sorpresas que nos dejó la pasada generación de consolas.  Desde Arkane Studios se había vendido muy y muy bien su proyecto, usando incluso polémicas comparaciones con la saga Call of Duty. Y eso, muchas veces, acaba jugando en contra. Pero el resultado fue impresionante. Juego del Año en Meristation (2012) y una experiencia de sigilo y acción que, me incluyo, nos dejó un gran sabor de boca. Han pasado tres años y Bethesda lanza un remaster para las consolas de nueva generación. Jugablemente, Dishonored sigue siendo igual de potente que en la entrega original. Pero tres años después son pocas las novedades que propone este título para quienes lo disfrutaron en su momento. Si tienes consola y nunca jugaste Dishonored, esta Definitive Edition es, simple y llanamente imprescindible. En cualquier otra consideración es ya más discutible.

El protagonista de esta entrega es Corvo Attano, un asesino que ve como acaban con la Emperatriz de Dunwall, ciudad en decadencia para muchos (no para una élite rica y déspota) donde la peste y la pobreza lo está destruyendo todo. Estar en el peor lugar posible en el momento menos adecuado es lo que le sucede a Corvo, que pasa a ser nombrado enemigo número uno del lugar como presunto autor de la matanza de la emperatriz. Ahí es donde empieza una carrera para evitar ser cazado y también un trayecto que debe servir para descubrir al verdadero conspirador. La presencia de un colectivo rebelde que le ayudará a rescatarlo con vida y unos poderes sobrenaturales caídos del cielo en el momento justo completan un juego que se desarrolla con extrema fluidez y que da un sinfín de posibilidades al jugador.

Dishonored: Definitive Edition (PS4) Captura de pantalla

Básicamente nos vamos moviendo por distintos capítulos en los que tendremos unos objetivos que cumplir. Una aventura que no tiene un desarrollo de niveles lineales pero tampoco es mundo abierto, sino que nos ubica en un espacio delimitado y nos da libertad para actuar como nosotros queramos. Encontraremos una gran cantidad de extras y misiones secundarias que podremos realizar, tendremos que equilibrar nuestras habilidades con las armas con los poderes que nos ofrecerá el Forastero y que nos permiten ser sigilosos y letales. Pistolas, ballestas, granadas y otros tipos de arsenal que servirán para afrontar muchos tramos como en un shooter en primera persona, aunque por norma no será lo recomendable.

El sigilo es parte indispensable de Dishonored y los poderes nos permiten explotar el diseño de niveles –brillante- en todo su esplendor. El teletransporte a un punto cercano, conocido como Guiño, sigue siendo una habilidad tan necesaria como excesivamente útil incluso, a la que se añade poder parar el tiempo, una visión tenebrosa para localizar enemigos y armas, ráfaga que permite abrir puertas y lanzar enemigos por los aires o Ataque voraz, que invoca una plaga de ratas creando el caos en zonas concretas por donde entonces podremos pasar.  A esto se añaden posibilidades no letales –flechas somníferas- nuestro sigiloso avance que permite sorprender por la espalda a enemigos y dejarlos noqueados (o matarlos con nuestras afiladas armas), batallas con jefes finales y todo tipo de artilugios enemigos que van más allá de soldados: torretas, cañones o los zancudos, una especie de máquinas vigilantes que nos amargan la existencia en zonas al aire libre.

Dishonored: Definitive Edition (PS4) Captura de pantalla

Lo mejor de todos estos elementos es que son opciones que tenemos disponibles y luego ya somos nosotros los que decidimos. Aquí, porque haya un arma concreto al inicio, no significa que tengamos que usarlo. Tampoco los caminos por las alcantarillas tienen por qué ser los ideales para avanzar hasta nuestro objetivo. Es la sensación de libertad y cierta creatividad a la hora de solventar los contratiempos que nos vamos encontrando lo que hace tan especial a Dishonored. A veces usaremos los poderes, otras preferiremos ir al más puro estilo Snake, en otras no habrá más remedio que empezar a disparar. Tiene un componente rejugable importante por esta disposición de elementos (incluso veremos logros y trofeos que nos pican a terminar el juego sin usar ciertas habilidades, por ejemplo).

Recopilatorio más que Remaster
Las sensaciones con el título, que mantiene su excelencia jugable, son que estamos más ante un recopilatorio Dishonored que ante un remaster. Uno de los atractivos es la inclusión de los tres contenidos descargables que salieron en su momento. Dunwall City Trials es un conjunto de pruebas que permite profundizar en el sistema de juego creado por Arkane, mientras que tanto El Puñal de Dunwall como Las Brujas de Brigmore son dos contenidos con misiones y argumento extra de lo más interesante que hemos visto en estos tipos de DLC. Daud es el protagonista del primer DLC de campaña, que añade zonas, personajes, armas y poderes nuevos a lo que ya habíamos visto anteriormente, además de narrar unos acontecimientos claves en e ljuego original. El otro contenido también está protagonizado por Daud y pone punto y final a su trama. Las motivaciones del personaje y varios de los personajes con los que se encuentra son para enmarcar.  No encontraremos ninguna novedad más en este sentido: el juego original y los DLC tal y como se concibió todo.

Dishonored: Definitive Edition (PS4) Captura de pantalla

Actualización gráfica menor
Definitive Edition luce bien en las consolas de nueva generación, aunque los cambios son menores a los que se podían esperar. Por un lado tenemos un aumento de resolución hasta los 1080p que hacen que todo sea más nítido y vistoso, y por otro vemos como se han mejorado ciertos elementos en forma de texturas y detalles menores. Eso sí, en el cómputo global se le ve que es un juego pensado para plataformas anteriores (en las propias texturas citadas anteriormente hay algunas que no están al nivel) y no estamos ante un título que marque diferencias respecto la versión de PC, la más pulida de todas en la salida de los Dishonored originales. Incluso hay elementos que han empeorado, como unos tiempos de carga excesivamente largos.

Hemos visto también algunas físicas que siguen sin estar tan cuidadas –como cuerpos muertos- y el popping no ha desaparecido del todo a pesar del salto de plataforma. Además, se mantienen los 30 frames por segundo de la entrega original sin apostar por los 60fps que parecen de cajón en remasters de este estilo. En este sentido, de nuevo el apartado artístico del juego hace la mayor parte, con una ciudad decadente y llena de contrastes, la presencia de grandes avances tecnológicos bien introducidos en el día a día de Dunwall y unos personajes que desprenden la antipatía y esa sensación de esconder algo en cada palabra que sueltan.

Dishonored: Definitive Edition (PS4) Captura de pantalla

Conclusión: 

Dishonored sigue siendo el grandísimo título que le hizo merecedor del premio a GOTY 2012 en Meristation. La mecánica de juego, las posibilidades de cada zona que visitamos y la variedad de opciones que hay en nuestra mano hace que podamos disfrutarlo de maneras totalmente opuestas. Pero este Definitive Edition parece más un recopilatorio con los DLC (brillantes, por cierto) para la nueva generación que realmente un remaster. Sí, hay aumento de resolución a 1080p y se han mejorado algunos elementos visuales, pero mantiene algunos contratiempos técnicos originales y se echan en falta más mejoras, aunque sean los 60 frames por segundo que no trae consigo. Imprescindible si no lo jugaste en su momento y tienes una PS4 o una Xbox One, pero sin demasiado atractivo real para los que tienen la entrega original, entre otras cosas, porque el salto visual tampoco es de los más destacado en este tipo de remasterizaciones.

Lo MejorLo Peor
Jugablemente sigue siendo una delicia en opciones, variedad y libertad de acción
Sin grandes cambios visuales más allá de la resolución y sin 60 frames por segundo
Los tres DLC, ejemplos de como hacer contenidos descargables de calidad
Esos tiempos de carga...
Dunwall, su acabado artístico y sus personajes
Arrastra lo que ya vimos en el juego original, como ciertos desequilibrios en habilidades

Puntuación

Bueno
Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.
Cómpralo sin miedo.
Jugabilidad

Dishonored es variedad, libertad de actuación y repercusiones de cada acto que conforman una de las mejores experiencias en videojuegos de  la pasada generación de consolas. Jugablemente sigue siendo intachable, aunque no se han pulido ni cambiado elementos que eran mejorables de la entrega original. Trae consigo los 3 DLC, todos de calidad.

Gráficos

1080p de resolución como principal novedad y algunos detalles que también se han pulido, pero el cómputo general podría haber sido muchísimo mejor, empezando por conseguir los 60 frames por segundos que no deberían ser problema con las mejoras añadidas. Un trabajo muy justito comparado con otros remasters más trabajados.

Sonido

Digno doblaje al castellano y un tratamiento interesante y sutil de la angustiosa música. No se pueden poner peros a un sonido que respeta el conjunto y enfatiza su ambientación retorcida y deprimida.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 19.95 € Comprar >
PAL/ES 18.99 € Comprar >
Desarrolla: 
Arkane Studios
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
28/08/2015
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS4
También en:
XBO
+18Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad