Skip to main content
Publicidad
WRC 3

WRC 3

review_game
| |

La marca oficial del campeonato mundial de rallyes vuelve a la actualidad gracias a la aparición de la tercera entrega que ve la luz esta generación. Sin competidores en el horizonte, WRC3 se perfila como la mejor opción de compra para los seguidores del género, pese a que su calidad dista de la grandeza vista en otros tiempos.

Dice el refrán que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Efectivamente, el tiempo fue el encargado de cerrar un –ahora- anecdótico debate sobre la calidad que atesoraba WRC2 en su interior, lapidado hace un año en el momento de su aparición en el mercado. A los chicos de Milestone, la compañía que se esconde tras su desarrollo, se les criticó duramente por no saber optimizar el kit de programación con el que contaban, ofreciendo un aspecto gráfico muy por debajo del mínimo exigible en un juego de conducción. Con el omnipresente DiRT acaparando la atención mediática de los consumidores, el otrora excelso mundo del rallye virtual ha ido perdiendo gas en el campo de la simulación para centrar la atención en el más accesible arcade. Esto nos ha llevado a una situación en la que existe una multitud de propuestas que compiten entre sí para conquistar al mismo arquetipo de usuario pero, ¿se satisface de esta manera al público?

Atrás quedan los tiempos de PSX y PS2 en los que la atención se centraba en la competición oficial, con el nombre de los pilotos más reputados como sostén, de un modo muy similar a lo que sucede hoy en día con la Fórmula 1. Hace diez años WRC era sinónimo de circo mediático con grandes nombres (caso del propio Collin Mc Rae) que vendían juegos sin necesidad de presentar sus credenciales ante el gran público. Milestone ha tratado de moldear la mecánica de su franquicia para obtener un resultado que sea compatible con los amantes de la simulación sin cerrar las puertas a los novatos (o a los inexpertos) que están descubriendo el género o que simplemente desean pasar un buen rato junto a un grupo de amigos. Con esta tercera parte, Milestone sigue avanzando en este complicado equilibrio.

La nieve es uno de los entornos más difíciles de dominar.
La nieve es uno de los entornos más difíciles de dominar.

Al menos eso es lo que desprende la velocidad desenfrenada de WRC3, la última entrega de la franquicia en aparecer en el mercado para las principales consolas de sobremesa. Lo hace con las mismas credenciales que su antecesor, esto es: cambiando todo lo que no funcionó hace un año al tiempo que se modifica ligeramente la mecánica de juego para simplificar el contenido, con lo que se obtiene un título más accesible, pero no por ello menos profundo. Al igual que en pasadas entregas, el peor enemigo de WRC3 es su propio motor físico, excesivamente ligero, todavía a medio camino entre el arcade y la simulación. El cambio más apreciable en esta edición es el contenido, dividido en tres aspectos claramente diferenciables: Campeonato WRC, Camino a la Gloria y el Multijugador, con el modo Asientos Calientes como estrella de la función. El esquema bajo el que se rige Camino a la Gloria, como veremos a continuación, deja entrever cierta preocupación por Milestone a la hora de abrir las puertas al ingreso de nuevos jugadores. Una preocupación que contrasta con el nivel de exigencias demandado en carrera para alcanzar el primer puesto de la clasificación.

Camino a la Gloria
Existen dos modos de juego, como decíamos en el párrafo anterior, sobre los que recae el peso del contenido. El primero, Campeonato WRC, nos invita a meternos en la piel de uno de los pilotos del campeonato mundial para competir en los principales rallyes, utilizando para ello su vehículo oficial, sponsors y demás parafernalia relacionada con el mundo del automóvil. Desde aquí es posible acceder a tres modalidades: disputar una etapa, un rallye completo o todo un campeonato mundial. Cada rallye está dividido en seis etapas con opción a una Etapa Especial en la que competimos contra un rival directo en un circuito cruzado. Entre etapa y etapa es posible modificar los reglajes del coche (con una amplia variedad de posibilidades para que el comportamiento del vehículo se ajuste siempre a las exigencias del terreno), analizar el trayecto que viene a continuación o ver una clasificación para saber qué tal lo están haciendo nuestros rivales directos.

El modo principal nos permite competir con los pilotos más reputados del campeonato.
El modo principal nos permite competir con los pilotos más reputados del campeonato.

A estas opciones de entre-carrera hay que sumar las reparaciones, una opción que por tradición suele ser parte de los juegos de rallye desde tiempos inmemoriales, a través de la cual se consigue limitar la cantidad de golpes que puede recibir un coche en carrera. Cada pequeña reparación está medida por un tiempo, siendo el crono total de 60:00 minutos. Si el coche ha recibido grandes daños será prácticamente imposible salir a carrera con la esperanza de conseguir un resultado positivo (unas válvulas dañadas sin reparar restan unas décimas de velocidad; la amortiguación tocada hace imposible mantener el coche sobre gravilla, etcétera), por lo que es recomendable soltar el acelerador antes de rozar siquiera el vehículo contra un muro. Por lo general cada reparación se lleva unos pocos minutos, por lo que –y a excepción de la carrocería- normalmente podemos salir de nuevo a rodar sin miedo a contar con hándicaps añadidos a la conducción.

Claro que, para evitar accidentes, existe una alternativa que probablemente muchos verán como salvadora en los momentos de mayor exigencia. Introducido por primera vez en WRC2, uno de los aspectos que WRC3 mantiene intacto es la opción de rebobinado o ‘Rewind’, tal y como se ha mantenido en la versión española. Como su propio nombre indica, esta opción ofrece la posibilidad de retroceder unos minutos en el tiempo para resituar el vehículo en los momentos previos a la colisión, cualquiera que esta sea e independientemente de las circunstancias. Esto nos concede hasta cinco oportunidades de enmendar nuestros errores, aunque su uso está penalizado en Rumbo a la Gloria, la única modalidad donde cuenta por igual nuestra manera de conducir (con derrapes, saltos y demás) como el tiempo en el que logremos terminar una etapa. La cantidad de ‘rebobinados’ de los que podemos hacer uso varía dependiendo del nivel de dificultad con el que hayamos decidido competir al principio de cada prueba.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Milestone
Género: 
Conducción
On-line: 
16 Jugadores
Lanzamiento: 
12/10/2012
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC PSV
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad