Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Tron Evolution

Guerra cibernética
Guerra cibernética
review_game
| |
67860 visitas
Nunca dejará de ser novedad el éxito de TRON. Prácticamente todo aficionado de la película original asegura sin pensárselo dos veces que fue una cinta adelantada a su tiempo, tanto por el uso de una animación fuera de lo común como por meter a un diseñador de videojuegos en el interior de un sistema informático. Puede que el tiempo haya difuminado la originalidad de la idea de Disney, pero desde luego no su ambientación neo-futurista o la extrañeza de unos personajes que reviven, en cierta manera, para celebrar el estreno de la secuela que llegará al mercado en diciembre de 2010. La evolución de TRON.

Disney se anotó un tanto en 1982. Tron, obra cinematográfica creada por Steven Lisberger justo en medio de la vorágine que se despertaba en torno al género de la ciencia ficción, fue una de las películas que liderarían una nueva generación de espectadores. Nadie esperaba que el estudio de animación, que ya había probado suerte en el mundo del live action con cintas claramente dirigidas a los más pequeños de la casa, fuese capaz de poner el dinero sobre la mesa para dar vida a todo un espectáculo de color. También de cierto misticismo, diríamos, pues en aquel entonces el mundo de la informática despertaba aún demasiadas dudas y escepticismos entre el público mediano, aquel que ni se informa ni deja informar, sino que simplemente se deja llevar por las tendencias de cada época. Nadie sabía decir por qué Tron se convirtió en un clásico atemporal, pero lo cierto es que su peso como referencia es innegable.

tron_2.jpg Captura de pantalla

Guste o no la perspectiva de que Tron es un producto consolidado en la ciencia ficción (por más que existe un sector de aficionados que niega esta idea ante la percepción de que es básicamente una ensoñación de fantasía sin ninguna clase de validez científica, base de todo producto que pueda ser encasillado en esta rama del entretenimiento), son cientos las obras que actualmente pululan por el mercado con un inconfundible aroma a la herencia que dejaba tras de sí la película de Lisberger. Ahora que los tiempos modernos parecen haber establecido una especie de moda para con la creación de remakes que se hagan eco de producciones de culto entre los aficionados, Disney aprovecha la coyuntura para sacar de la tumba la licencia a golpe de una secuela cinematográfica (Tron: Legacy) en la que teóricamente se explica todo lo acontecido veinte años tras los incidentes originales.

tron_26.jpg Captura de pantalla

Lisberger cede la producción del filme a un desconocido Joseph Kosinski que afronta con ganas el proyecto que se estrenará en los cines mundiales a mediados del mes de diciembre. Entre tanto, y para amenizar el tiempo de espera, Disney ha concedido el honor de crear un nuevo pilar de sustento para explicar qué sucede entre la primera y la segunda película. El videojuego de Tron es, básicamente, una excusa para representar la ambientación de la película original (o más bien de su secuela, cuya calidad está aún por determinar), toda vez que se aprovechan los rasgos característicos de la licencia. De esta forma se da vida a un producto ambicioso aunque bastante plano en cuanto a su oferta de juego se refiere, donde se toma como base el estilo de juego de Prince of Persia con todo descaro del mundo (parkeur mediante), añadiendo a la fórmula un argumento interesante para sostener el interés de los jugadores de principio a fin.

tron.jpg Captura de pantalla

Ambientación futurista
La trama de TRON: Evolution toma forma justo donde termina la primera película, uniendo los cabos sueltos que aparecen en el lapso de 20 años que transcurren hasta la aparición de Legacy, que como decíamos narra la historia del hijo de Kevin Flynn. El papel que interpreta Jeff Bridges (cuya carrera cinematográfica era reconocida en la pasada edición de los Oscars) cede relevancia ante la aparición de su hijo, Sam, que según cuenta el guión de Legacy descubre la puerta virtual entre el mundo ‘real' y el ‘virtual' al que accede Kevin en el filme original. Si los acontecimientos que tienen lugar  en la secuela de TRON siguen los pasos de la línea temporal de la licencia, en Evolution asistimos al nexo que une la primera con la segunda cinta.

tron_3.jpg Captura de pantalla

Se aprecia el esfuerzo de Disney a la hora de no limitarse a crear una adaptación de Legacy, el movimiento que habitualmente se suele realizar en estos casos, en pos de presentar una trama cuando menos original. Esta vez el héroe de turno lleva el nombre de Anon, una especie de vínculo silencioso que pese a sus notables habilidades físicas no emite palabra alguna ante los sucesos que se presentan en la obra. La introducción narra la difícil tesitura de Flynn padre (nótese que la figura del hijo sólo aparece en Legacy, en un elemento que se omite en Evolution para dar mayor coherencia al argumento): entender el mundo virtual en el que se encuentra, evolucionado y amplificado de forma mastodóntica, o simplemente dar por perdido todo aquello que le caracterizaba como humano. Sólo a él le corresponde tomar una decisión pero, de momento, lo que consume su atención es la guerra que está a punto de estallar entre ISOs y los denominados ‘Basics'.

tron_27.jpg Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6,5
Regístrate o haz login para votar

Cómpralo al mejor precio

Tron: Evolution (PlayStation 3)

PAL/ES 11.99 € Sin Stock
PAL/ES 12.98 € Sin Stock
Desarrolla: 
Propaganda Games
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
02/12/2010
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC
+12

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad