Skip to main content
Publicidad
Thief

Thief

review_game
| |

Garrett ha vuelto de entre las sombras para protagonizar un remake que transforma los fundamentos narrativos de la serie aunque manteniendo las señas de identidad de la misma. Infiltración y subterfugio para el segundo trabajo de Eidos Montreal en PC, 360, PS3, PS4 y One.

Hay sombras más pronunciadas y oscuras que otras, sombras de las que es imposible escapar. Muchos juegos con grandes nombres tienen pasados gloriosos que tienen que llevar a sus espaldas, pero algunos legados son más pesados que los demás, o más bien habría que decir que algunos legados no son tan cómodos de llevar como otros. Hay muchos tipos de herencias y no todas las series de renombre lo son por los mismos motivos, por eso lo primero que se tiene que hacer cuando se afronta un nuevo proyecto en una serie establecida es identificar exactamente qué hicieron los anteriores para alcanzar su reputación, y luego construir el juego con el objetivo de reforzar y ampliar esos pilares. O al menos así debería de ser, así es como Thief 2: Metal Age se convirtió en un clásico y en el gran referente de la saga. Pero en este mundo de reboots en el que vivimos parece que esa base es cuestionada constantemente y ya depende de la voluntad de cada compañía ver cuanta fidelidad quieres sacrificar en pos de un mercado más amplio.

En esa lucha por restaurar nombres pasados a los tiempos modernos ha habido de todo, fracasos como Syndicate o The Bureau, o éxitos como el de XCOM y el de Deus Ex: Human Revolution. Precisamente éste es el crédito que presenta Eidos Montreal a la hora de presentar este reinventado Thief, el de haber recuperado para el mundo moderno un juego tan emblemático como Deus Ex, recuperando señas de identidad perdidas y creando un apasionante escenario con personajes memorables para continuar la leyenda de Ion Storm. No llegó a ser tan revolucionario como el Deus Ex original y es evidente que en el camino se perdieron cosas, pero se ganaron otras y el resultado es un fantástico juego que sorprendió a propios y extraños. Ahora llega su segundo trabajo como estudio, aunque a cargo de un grupo distinto dentro del grupo, y desde luego que no es menos complicado: resucitar el legado de Looking Glass a unos tiempos modernos que parecen en perfecta disonancia con los valores que imperaban en los juegos de ese grupo.

Thief (360) Captura de pantalla

Y así llega este Thief, otro reboot, pero en apariencia fiel a los preceptos del original. Un juego de sigilo en el que el combate directo está desaconsejado y el protagonista es Garrett, maestro ladrón, alguien capaz de entrar en los lugares más protegidos y robar el tesoro que se proponga, tanto por encargo de terceros como por interés personal. No lo han convertido en Assassin’s Creed, ni han cambiado de género, ni han añadido más acción o elementos alienígenas en la fórmula que puso los cimientos del género del sigilo, con el doble triunfo de haber sido también el mejor de su clase para muchos. Todo esto es verdad, y en principio tranquilizador, pero el problema de este juego con respecto al nombre que porta no es su intención, que es la mejor como se puede demostrar atendiendo a ciertos detalles, sino que está en su ejecución.

Sólamente para dejarlo claro desde el principio, si alguien espera que este nuevo Thief vaya a recuperar la gloria de los dos primeros, es mejor que bajen unos cuantos enteros sus expectativas. No es que sea un mal juego ni mucho menos, es entretenido y está bien producido, pero no aguanta la comparación con su antecesores, particularmente en algunos aspectos que son esenciales para la saga. Aprovecharemos este análisis no sólo para hablar del juego de Eidos Montreal, sino también para explicar qué es lo que hacía a otros Thief juegos tan especiales y las razones por las que este título palidece a su sombra pese a sus esfuerzos. Quizás aquí haya voces que pidan que el juego no sea comparado con otros y sí por sus propias fuerzas, pero eso sería imposible: incluso aunque no se llamara “Thief”, sigue siendo un juego de infiltración en primera persona y por tanto en una evaluación tiene que ser comparado con los referentes del género. Así que tanto por su herencia como por el juego que trata de ser, es necesario entender qué es lo que lo hace inferior a sus semejantes.

Thief (360) Captura de pantalla

Lo primero es lo primero. Como hemos comentado, este nuevo Thief es un reboot, y por tanto coge ciertos elementos comunes de la saga. Tenemos a su protagonista, Garrett, aunque algo cambiado como bien ilustra uno de los elementos básicos de su personalidad: su voz, ese Stephen Russell, que ha sido sustituido en esta nueva etapa -para desmayo de los fans-. Al aficionado español - a una parte al menos- le agradará oír que el juego está completamente traducido al castellano, así que para los que suelen jugar en su idioma natal si tienen la opción es menos problema y seguramente hasta preferible a lo que pasó con anteriores juegos de la serie, siempre en inglés -de manera oficial, la siempre esforzada comunidad se encargó con el tiempo de que la trilogía clásica tuviera textos al castellano-. Pero para los que el inglés no es un problema y asocian al maestro ladrón con una voz muy característica, es una pérdida. También, para ser justos, Russell tiene una edad y en Eidos Montreal querían que el mismo actor de doblaje grabara escenas de cierta exigencia física con motion capture, lo que era un problema -insalvable o no, ya es otra cuestión-.

En todo caso, puesto que esto es un reinicio y éste es un nuevo Garret, se puede conceder la licencia. Ahora bien, el poder hacerlo no significa que no haya que hacerlo bien y la transformación del protagonista va más allá de la voz. Hay una diferencia bastante básica entre las dos versiones y no estamos muy seguros de haber ganado en el cambio. El Garrett original era un ex-miembro de una facción llamada los Keepers cuya máxima aspiración era un gran golpe para retirarse del todo y que le dejaran en paz, lo que daba sentido a su naturaleza cínica y huraña -que Russell clavaba con una voz áspera pero teñida de cierto matiz que la hacía especial-. El personaje original vivía en un piso de mala muerte y robaba porque no sabía ni quería saber ningún otro método para vivir. En cambio, el nuevo Garrett vive en una torre de reloj en pleno centro de la ciudad -que a saber como consigue que un lugar en pleno centro de la ciudad permanezca abandonado-, rodeado de los tesoros más preciados de su colección y con una filosofía de vida diferente en la que robar es un reto, un estilo de vida que se ha convertido en una necesidad para él. Es solitario y taciturno, no hace las cosas por caridad, pero hay una diferencia con el original que seguramente los aficionados apreciarán y que, en opinión del que escribe estas líneas, lo hace menos creíble.

Thief (360) Captura de pantalla

Entrando en el juego, el primer nivel es el clásico tutorial, además un prólogo que cuenta el comienzo de los acontecimientos que se desarrollan en la historia. Garrett tiene un nuevo trabajo nada fácil, por lo que su cliente también ha contratado a Erin, una vieja compañera. En esta fase encontramos los controles básicos, con elementos tan familiares como la gema de la luz que nos indicará si estamos protegidos por las sombras o no, la importancia del ruido y de andar en cuclillas para no hacer ruido y el nuevo control contextual que nos quita el salto pero nos ofrece la posibilidad de correr, saltar y escalar de forma contextual, aunque sólo en los puntos adecuados para ello. De estos primeros intercambios con el juego, vemos que los elementos básicos de la serie están bien conservados, con algunas novedades que descubrimos una vez que el tutorial pasa y la historia avanza hasta su primer capítulo.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Eidos Montreal
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Infiltración
Lanzamiento: 
28/02/2014
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC PS4 XBO
+18Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad