Skip to main content
Publicidad
The Amazing Spider-Man

The Amazing Spider-Man

review_game
| |

Spiderman vuelve a los videojuegos con una continuación de la película The Amazing Spiderman, de próximo estreno el 6 de julio en nuestros cines. Mundo abierto, numerosas misiones y la promesa de recuperar el feeling de los grandes títulos de la saga.

El próximo mes de agosto se cumple el 50 aniversario del nacimiento de Spiderman, uno de los superhéroes del mundo del cómics más reconocibles, perteneciente a Marvel Comics y que lleva acompañándonos en el sector de los videojuegos casi desde su creación. La realización de series de TV, especiales o películas para cine ha derivado a su vez en más producciones interactivas en las que hemos asumido el rol del alter-ego de Peter Parker para salvar el mundo repetidas veces de villanos de todo tipo. Con The Amazing Spiderman la historia vuelve a contarse pero afortunadamente para todos no tenemos un juego estandar que acompañe a la película homónima que llegará el próximo 6 de julio a los cines españoles, sino una continuación que se permite ampliar la historia y narrarnos algo que surje después, aunque sea no-canónico, dándonos un punto de vista más original que la repetición de lo ya visto en pantalla grande.

Beenox, estudio responsable de los dos últimos juegos de la saga (el notable 'Shattered Dimensions' y el correcto "Edge of Time') vuelve a tomar las riendas de la licencia para crear un título que bebe más de aquel magnífico Spider-Man 2 que salió la generación pasada y que redefinía la licencia al apostar por un mundo abierto de forma total (los intentos anteriores eran simplemente eso, intentos) y de su continuación, Spider-Man 3 (primer juego del trepamuros para la presente generación, que casualmente Beenox adaptó para compatibles). El resultado es un buen producto, entretenidísimo y muy divertido de jugar, pero con algunas lagunas importantes que hacen imposible responder con entusiasmo a su oferta de mecánicas de juego. Y es que en un sector en constante madurez y con clásicos modernos como Batman Arkham City, aunque se agradece a veces la ligereza de una propuesta como la que tenemos entre manos, es imposible obviar que su potencial no ha sido explotado del todo y que se han quedado en la superficie. Pero vayamos poco a poco, porque en The Amazing Spiderman hay también muchos aciertos y es de recibo señalarlos.

Spiderman vuelve a nuestras consolas con una aventura en el que la caza de los interespecies es el eje central, una secuela de la película de cines que toma sus propios caminos argumentales convirtiendo la experiencia en algo más interesante.
Spiderman vuelve a nuestras consolas con una aventura en el que la caza de los interespecies es el eje central, una secuela de la película de cines que toma sus propios caminos argumentales convirtiendo la experiencia en algo más interesante.


Narrativa de primer nivel
Si bien de todos los juegos de Spiderman que hemos podido disfrutar esta generación el mejor de todos a nivel simplemente narrativo (construcción de la historia, el cómo contarla, interacción entre personajes; lo que viene a ser el guión, y su integración en el sistema de juego) fue Web of Shadows, el segundo puesto podría dársele sin mayor problema a The Amazing Spiderman. Como decíamos estamos ante un epílogo de la película, que no entra en destripes argumentales más allá de lo evidente (que Spiderman encarceló al malo, ¿o creíais que en una futura franquicia no habría final feliz?) y que se inicia con una secuencia de unos cinco minutos en la que vamos viendo como Peter Parker es invitado por Gwen Stacy, su novia, a las instalaciones de Oscorp, donde trabaja. Algo terrible sucederá allí cuando una serie de mutaciones genéticas se libere y ataque al personal, mordiendo a Gwen y por tanto infectándola. Spidey deberá en ese momento hacer acto de aparición y con la ayuda del doctor Curt Connors crear un remedio para evitar que la ciudad sea complementamente destrozada.

El guión del juego corre a cargo de Seamus Kevin Fahey (entre sus trabajos, varios episodios de la serie de culto "BattleStar Galáctica") y se nota su habilidad para construir personajes y darles cierta entidad. El Spiderman que presenta la historia es el que todos podemos identificar como real: valiente pero con un punto de temerosidad, irónico y mordaz cuando la situación lo requiere; lo mismo se aplica al resto de personajes, desde los secundarios directos hasta los que tienen una aparición más puntual, como Felicia Harcy/Gata Negra. La campaña principal nos llevará así a ver cómo la historia va explotando la ciudad de Manhattan en varios actos en los que los enemigos de Spidey se van turnando para poner las cosas difíciles. Sin ser tan sobresaliente como el citado Web of Shadows, y pese a algún momento aislado algo reiterativo, hay que decir que durante sus siete horas de duración el trabajo argumental es sólido y que merece la pena. Cualquier fan del tremapuros disfrutará viendo cómo se desarrollan las cosas, lo cual tiene mérito porque ver la película y posteriormente jugar al juego es un doble disfrute y hace bien su trabajo para amoldarse al nuevo universo creado por Sony Pictures.

Vuelve la exploración del mundo abierto, una recreación generosa de Manhattan que se amolda a las necesidades argumentales de cada acto.
Vuelve la exploración del mundo abierto, una recreación generosa de Manhattan que se amolda a las necesidades argumentales de cada acto.


Poder arácnido
Inmediatamente después del prólogo tomamos el control de Spiderman y recuperamos la mecánica que la franquicia lleva ejecutando en mayor o menor medida desde el estreno del citado Spiderman 2, excepciones al margen (como el mediocre Friend of Foe), por lo que nos encontramos ante un juego de acción y aventura que tiene lugar en un mundo abierto, una recreación de la Manhattan del universo Marvel bastante generosa en cuanto a tamaño, y ciertamente viva. Controlando al personaje podemos surcar las calles usando nuestras redes tanto de la forma habitual como con el nuevo añadido, el Web Rush, que nos permite semi-congelar el tiempo para buscar puntos de anclaje en los que el personaje puede colocarse automáticamente. Esto se activa con un botón superior y nos permite ir a zonas de forma mucho más ágil, es más, podemos usar una versión más rápida de esta característica sencillamente pulsando el botón mientras nos balanceamos, para hacer deslizamientos casi automáticos. Con la ciudad bajo nuestros pies el título dedica en la primera partida el tiempo a desarrollar la historia y a forzar en cierto modo el avance, por lo que hasta superar un par de actos no tenemos total libertad para recorrerlo todo.

La libertad es sin embargo relativa, quizá incluso estando por debajo de Spiderman 2/3. En este punto hay que añadir que pese a que  tenemos numerosas misiones para cumplir, ha desaparecido el factor sorpresa que si tenían los dos citados, por lo que si por ejemplo estamos surcando la ciudad para ir de A a B, ahora no habrá misiones aleatorias que surgen sin premeditación, todo está marcado en el mapa haciendo las cosas un poco menos orgánicas. Sin embargo, la variedad de lo que podemos hacer es bastante alta y se irá ampliando a medida que progresamos en la historia: desde sacar fotos para la reportera Whitney, consiguiendo así tanto puntos para mejorar al personaje como sencillamente rellenar estadísticas, hasta participar en carreras de habilidad, detener atracos, bloqueos policiales, impedir delitos menores o realizar investigaciones en laboratorios u otros lugares de acceso restringido.

Rhino es uno de los viejos conocidos a los que tendrá que enfrentarse nuestro protagonista en el progreso de la aventura.
Rhino es uno de los viejos conocidos a los que tendrá que enfrentarse nuestro protagonista en el progreso de la aventura.


Estos últimos segmentos son bastante interesantes porque en algunos casos abren tramas secundarias, de la misma forma que sucederá cuando accedamos al primer atraco al banco, en el que nos reencontraremos con Felicia Hardy tras una breve aparición en el prólogo. Por supuesto además de las misiones hay material coleccionable repartido a lo largo del escenario, como las páginas de cómics (700 en total) que nos dan acceso a hasta 10 números especiales de la historia de Spiderman, completamente disponibles desde la galería, así como revistas u otros elementos que nos dan puntos de recogida. Para que os hagáis una idea, al completar el juego centrándonos en la campaña podremos volver a la ciudad (en el capítulo trece) con todo el mundo abierto de par en par. Superar la campaña llevará unas siete-ocho horas pero eso sólo supone entre un 55-60% de las misiones totales, poco más del 70% de jefes derrotados (es decir, que hay otros esperando en objetivos secundarios, como la citada Gata Negra) y más importante: un 33% del progreso de juego.

Queda claro entonces que el que quiera sacarle total provecho al título tiene muchas horas por delante incluso habiendo superado la historia. Sobra decir que la profundidad y la libertad que se ofrece no es equiparable a la de los grandes sandbox de Rockstar (por mencionar la compañía que más le ha sacado partido al modelo) pero desde luego tampoco éste lo hace nada mal. Elementos interactivos al margen es importante recalcar que las mecánicas de juego (de las que hablaremos a continuación detalladamente) se recuperan de los títulos mencionados, tanto la relativa al desarrollo del personaje, consistente en la adquisición de varias habilidades tanto de combate como fuera de él (redes más resistentes o más distancia de movimiento) como en la resolución de las misiones, en lo que tenemos la posibilidad de ir a saco o de forma más sigilosa, como en Arkham Asylum o -sin salir de Spiderman- en las misiones de Spiderman Noir disponibles en Shattered Dimensions.

The Amazing Spider-Man (360) Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Beenox Studio
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Sandbox
Lanzamiento: 
29/06/2012
Plataforma: 
PS3
También en:
360 3DS DS PC PSV Wii
+16Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad