Skip to main content
Publicidad
Sacred Citadel

Sacred Citadel

review_game
| |

Con la mira puesta en vacas sagradas del género Beat ‘em Up como King of Dragons o Guardian Heroes, el universo Sacred se adapta a los cánones del hack ‘n slash 2D más clásico en este Spin Off de Deep Silver. Haced acopio de todas las pócimas de vida posibles, rookies, porque las necesitaremos de verdad y más incluso.

RolPlayGame
Los años 80, la mejor época sin duda para ser un jugador de rol. Pero de rol de verdad, del físico, de aquel que te obligaba a lidiar con una ficha de personaje que se rompía de tanto borrar y anotar las subidas de nivel a poco que la campaña interpuesta por el Dungeon Master –siempre el colega más geek que se sabía las reglas y críticos de la guía del DM de memoria- y su pantalla -para que no leyéramos los spoilers de la historia- fuese larga. Con un papel, un lápiz, dados de formas exóticas y la mejor herramienta de diversión posible, nuestra propia imaginación, nos tirábamos horas y fines de semana incluso perdidos con nuestros colegas por reinos imaginarios como los de Warhammer, D&D o Ravenloft. La Sword & Sorcery pegaba con mucha fuerza, y ese concepto de espadas y brujos, de dragones y mazmorras, de bárbaros y hechiceros, cautivaba por sí solo en una época en que un niño de 10 años no tenía acceso a un Drakengard, un Nier o un World of Warcraft que se lo diera todo hecho.

Dado que una imagen vale más que mil palabras, y un video más que mil imágenes, cuando los arcades empezaron a usar la temática Fantástica en sus creaciones, la emoción de un rolero de la época estallaba al ir a un salón recreativo y ponerse a los mandos de Golden Axe, de King of Dragons, de Ghost & Goblins, Magic Sword o Black Tiger. Esa fórmula, que alcanzó su cenit absoluto de calidad y maestría con dos títulos que reaparecerán este verano de la mano de Capcom como son Dungeons & Dragons: Tower of Doom y Shadow over Mystara, es la que contagia de principio a fin a Sacred Citadel, un Spin off de la serie Action-RPG de PC que traslada su universo, razas, clases y elementos a un entorno 2D de Hack ‘n Slash, de machacabotones como se dice en este país. Con otra joya del Beat ‘em Up como el irreverente y divertidísimo Castle Crashers también en el punto de mira, Citadel comienza como no podía ser de otra manera con una escena de video sobre enemigos tan intimidantes como el GatesBreaker, artefactos de poder y cuatro aventureros que están en una taberna –¿hay punto de partida más tradicional en el RPG físico?- antes del inicio de la Quest.

thumbnail_2_55fcd89e_v2.jpg Captura de pantalla

Ancaria
“Hace mucho tiempo, en el país reinaba la confusión. La influencia del Imperio Ashen (traducido por Ceniciento) se hacía notar por todas partes. La familia imperial planeaba destruir la ciudadela, donde los Serafines habían cambiado sus armas por una vida de oración. En sus siniestros laboratorios, los malvados Ashen crearon un comandante a partir de uno de los suyos, el GatesBreaker (Rompepuertas), cuyo único fin era derribar las puertas del claustro y llevar a sus ejércitos a la victoria. Pero la ciudadela estaba protegida con fortificaciones impenetrantes, y el Gatesbreaker necesitaba más poder. Buscaba dos poderosas reliquias, artefactos que supuestamente contenían una energía mágica infinita. Recurrió entonces a los Grimmocs, horribles abominaciones creadas en los mismos laboratorios. Y ordenó a la líder Grimmoc que encontrara los artefactos. A cualquier precio. Ajenos a la agitación, un grupo de aventureros se relajaba en una taberna después de sus últimas aventuras…

De un tirón y sin ningún “Anteriormente, en Sacred” es como comienza Citadel, spin off que servirá para presentarnos personajes y elementos que se desarrollarán con más profundidad en Sacred 3, la tercera entrega de la serie en sobremesa. Con una historia básica y génerica sobre enemigos imbatibles, cristales de poder y un objetivo bien claro –apiolar todo lo que nos salte al paso-, no hace falta conocer el universo creado por Ascaron en 2004, aunque sus fans disfrutarán con los guiños y elementos que reconocerán, a la par que no se sentirán tan desorientados sobre lo que está sucediendo –el juego comienza sin más, y aunque es un spin off, hay muchos que no saben nada de los Seraphim o Ancaria. Pero como en una buena recreativa de la época, tampoco se necesitaba mucha historia para disfrutar su esencia de combate puro, así que Citadel empieza de la forma más clásica del género, con el héroe/héroes escogidos en una taberna, la cual pronto se ve invadida de Grimmocs, enormes trolls verdes.

Hasta tres usuarios simultáneos nos permitirá su modo cooperativo Local y Online
Hasta tres usuarios simultáneos nos permitirá su modo cooperativo Local y Online

Lo que sigue es un desarrollo Beat ‘em Up totalmente deudor y continuista de los grandes del género, cuyo único añadido palpable –aunque tampoco nada original, ahí está Tower of Doom o el mítico Magic Sword- es la inclusión de elementos RPG que le añaden profundidad heredados directamente de los Sacred. Tenemos cuatro Actos con cinco niveles dentro de estos, además de la posibilidad de entrar en poblados para avituallarnos, con una escena de video al inicio de cada Acto y pequeños diálogos in-game repartidos por los niveles que hacen avanzar una historia puramente al servicio del juego. Los niveles durarán unos diez- quince minutos de media (a veces cinco), dependiendo del nivel de dificultad y de si vamos solos o acompañados, lo que arroja una duración de entre 50-70 minutos por cada Acto. Desde luego, yendo estilo el héroe solitario, la dificultad crece sensiblemente, ya que desde el inicio se nos da una muestra de ella en el nivel de las minas, en el que si bien el Final Boss que hallamos no es nada difícil, las hordas de rapidísimos enanos mineros –a poco que nos descuidemos nos matan en seguida- que atacan a la par sí que representan un problema. A pesar de que los enemigos dejan caer de vez en cuando pociones y comida, visitar los poblados para pertrecharnos de pócimas es más que recomendable. En caso de morir contamos con vidas infinitas y un Respawn inmediato de aparición en el mismo punto o justo antes de llegar.

GatesBreaker
Los primeros minutos del juego no podían ser peores, ya que lo que debería ser un inicio explosivo se torna en una fase tediosa en la que solamente contamos apenas con un combo del arma principal (Cuadrado x3) y el golpe secundario. Aparte asistimos a un fallo de IA enemiga que provoca que uno o dos Grimmocs se queden atorados en la enorme mesa de la taberna –nos ha ocurrido en las tres ocasiones que hemos empezado el juego con un personaje distinto-, por lo que habrá que ir hacia ellos para matarlos y poder avanzar. Si somos capaces de superar esa primera toma de contacto, y aguardamos con paciencia hasta el siguiente nivel y hasta desbloquear más combos, armas de calidad y habilidades, entonces la experiencia Sacred 2D mejorará ostensiblemente, siendo su pecado que contando con la licencia Sacred no se atreva a explotarla, a hacer suyo el Hack ‘n Slash y adulterarlo a su gusto como Castle Crashers, sino que opte por fórmulas totalmente extraídas del viejo manual de Cómo hacer un Beat ‘em Up 2D con corrección pero sin magia.

El arco del Explorador será de las armas más útiles por su alcance
El arco del Explorador será de las armas más útiles por su alcance

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
SouthEnd Interactive
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Beat'em up
On-line: 
3 Jugadores
Lanzamiento: 
17/04/2013
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC
+16Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad