Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Rainbow Moon

Rainbow Moon
Rainbow Moon
review_game
| |
15473 visitas

Un RPG clásico para un género que parece negado a abandonar su toque personal, de capa caída en Occidente. Rainbow Moon es la última propuesta de SideQuest Studios en el bazar online de Sony, a la vez que un viaje al pasado para rememorar la gloria de los juegos de rol basados en turnos.

Verano parece ser la fecha que han elegido las pequeñas desarrolladoras de la escena online para presentar sus RPGs de menor calado ante el gran público. Son ya varios años consecutivos en los que se repite esta misma situación, cada vez con un ejemplar distinto, por lo general copando la lista de los sleepers del año (término felizmente caído en desuso). Probablemente a muchos lectores se les haya encendido la bombilla al leer estas líneas dada la repercusión mediática de título como Bastion, hoy por hoy considerado como uno de los descargables más emblemáticos de XBLA. Si en aquella ocasión era un Action RPG el que llegaba al mercado con visos de cambiar la percepción del género hasta el momento, 2012 es el año de Rainbow Moon, la última apuesta de los entrañables muchachos de SideQuest Studios. Sorprende echar un vistazo al catálogo del estudio alemán para descubrir Soldner-X (y su correspondiente secuela), dos títulos de envergadura menor que se han abierto paso entre los aficionados gracias a su gusto por la ‘esencia clásica’.

Parece que en SideQuest Studios se han especializado en tomar como referencia un género caído en el olvido para que resurja de sus cenizas o, cuanto menos, para que los aficionados acérrimos puedan disfrutar de un nuevo exponente con el que quemar las horas muertas. Así sucedió en el caso de Soldner-X y en su último trabajo, como veremos a continuación. Rainbow Moon es un RPG estratégico que toma como ejemplo a seguir los principales referentes del género para llevar a la pequeña pantalla una historia de corte tradicional, poco ambiciosa en cuanto se refiere a la idea de revolucionar el concepto del SRPG, pero tremendamente sólida a la hora de presentar sus virtudes de forma práctica. De hecho, se diría que esta aventura es uno de los mejores ejemplos para presentar un RPG de pura cepa, de carácter añejo, entre cuyas cualidades descubrimos los puntos más solicitados por los fans de toda la vida: vida útil considerable, infinidad de misiones secundarias, combates exigentes y, lo que es más importante, la esencia tradicional que parece haber sido olvidada en el baúl de los recuerdos.

Rainbow Moon (PS3) Captura de pantalla

Arcoíris de Isometría
Si de algo puede presumir Rainbow Moon es precisamente de eso, de haber sabido adaptar su contenido a un público tremendamente exigente. Para ello se adapta a las corrientes clásicas en cuanto a la mecánica se refiere, sin llegar a profundizar como lo hicieron otros compañeros de género (léase el caso de Disgaea), pero sin olvidar las premisas fundamentales que han de formar parte de la jugabilidad de un SRPG. La primera seña de ello se encuentra tras el hilo argumental que SideQuest ha tejido para la ocasión. El héroe de turno es Baldren, un joven de carácter férreo que vaga por el mundo tratando de dar caza a su némesis. El valeroso guerrero aterriza, teletransportado mágicamente, es un satélite desconocido, cuyo nombre sirve como carta de presentación para la aventura. Rainbow Moon está ahora plagada de monstruos que amenazan su estabilidad y otrora pacífica vida.

Baldren entiende que su presencia en Rainbow Moon no es fortuita, por lo que de una forma u otra se ve obligado a participar en limpia que, junto a otros personajes, comenzará a poco de producirse su llegada al satélite. La profundidad de la historia no va mucho más allá de lo que sugieren estas líneas, en parte debido a la ausencia casi absoluta de personalidad en los héroes que conforman el grupo principal, en parte por la falta de coherencia en los acontecimientos que paulatinamente se despliegan en la pantalla. No sólo se trata de una falta de contenido, sino también de ambición de cara a presentar un hilo argumental que no se conforme con arrojar los cuatro clichés de turno para ofrecer nuevos retos para los jugadores. La síntesis de Rainbow Moon se sitúa en su mecánica jugable, en la estructura que siguen los combates y en la cantidad ingente de opciones de personalización que se abren a medida que transcurren las horas de partida. Vaya por delante que el argumento es entretenido, pero insuficiente a todas luces para contentar a los que esperan vivir emociones fuertes en este aspecto.

Rainbow Moon (PS3) Captura de pantalla
Estrategia y tácticas para unas batallas que irán acrecentando su dificultad


El despliegue del argumento cuenta con otro hándicap añadido para el público hispanohablante: los textos están en perfecto inglés. El nivel que se exige para comprenderlo es medio, por lo que no basta con tener nociones básicas sobre la lengua de Shakespeare para que la trama cobre sentido. Este ‘problema’ se extiende a la explicación de la propia mecánica, cuyo dominio requerirá algo de práctica por parte de los jugadores noveles. A juzgar por el estilo de juego, parece evidente que SideQuest Studios ha creado una historia para que sea disfrutada por usuarios que cuenten con cierta experiencia en el género. El escueto tutorial refuerza esta teoría que, en el peor de los casos, obligará a los novatos a sufrir más de la cuenta durante las primeras horas de juego. Es relativamente fácil familiarizarse con el sistema que propone Rainbow Moon, tan simple como eficaz a la hora de ser ejecutado.

Diversión Añeja
La mecánica de Rainbow Moon se divide en dos campos: los relacionados con la exploración y aquellos que atañen directamente a los combates. El primero está íntimamente ligado al aspecto gráfico, técnico en general. SideQuest ha realizado un buen trabajo en este sentido, siguiendo el ejemplo de los referentes de la industria, variando constantemente el paraje en el que transcurren las conversaciones de mayor trascendencia. Existe un gran número de pueblos y de pequeñas ciudades que combinan sutilmente con las mazmorras más oscuras. La paleta de colores varía con frecuencia, no se estanca siempre en la misma premisa, y con ello se consigue transmitir frescura y personalidad. Por desgracia, las animaciones de las que hacen gala nuestros guerreros no comparten la misma suerte, y a su robótica puesta en escena hay que añadir un diseño poco agraciado, por lo general de escaso atractivo para la vista.

Rainbow Moon (PS3) Captura de pantalla
La variedad de entornos será una constante a lo largo de la enorme duración del juego

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
40gigabites
Vie, 06/07/2012 - 12:53
Que pena que no venga subtitulado en castellano, parece un buen juego pero por el motivo citado lo voy a dejar pasar.
Vandrugo
Vie, 06/07/2012 - 11:37
para mi es un juegazo por que me encantan este tipo de juegos, si te gustó el gladiator de lucas, los vandal.... este es un imprescindible respecto a la duracion como pro de un juego, no lo veo como algo destacable en un juego de grindeo, yo tambien puedo hacer un juego de 10000 horas de duracion si para subir un nivel tienes que matar 20000 enemigos, no digo que este sea el caso, de las horas que llevo el avance me parece correcto y eso jugando en dificil la IA deje bastante que desear, por ejemplo a veces los enemigos podrian moverse para rodearte por otro lado y se quedan haciendo el un pasito palante un pasito patras por 12 € es un regalo
8
Regístrate o haz login para votar
Desarrolla: 
SideQuest Studios
Género: 
Estrategia, Rol
Subgéneros: 
Basado en turnos
Lanzamiento: 
04/07/2012
Voces: 
Inglés
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
PS3
También en:
PSV
+12Lenguaje soezViolencia

Add to my games

publicidad

Vídeos (2)
Ver todo >

22/07/2012
Visto 308 veces
05/07/2012
Visto 131 veces

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad