Skip to main content
Publicidad
Puppeteer

Puppeteer

review_game
| |

La particular magia del Sony Japan Studio y su búsqueda de experiencias diferentes se pone de manifiesto una vez más en Puppeteer, una extravaganza de acción y plataformas 2D con un acabado visual que demuestra que PlayStation 3 aún tiene bastante que decir. Señoras y caballeros del público, niños y niñas, una sola advertencia: Cuidado con las cabezas...

“Aún no…”
Ante un año tan redondo en materia de exclusivos como el que está viviendo en este 2013 PlayStation 3, es difícil pensar que ya le ha llegado la hora de jubilarse, puesto que aunque los Triple A de este año muestran ya síntomas de que el hardware ha tocado techo, siempre parece haber alguien dispuesto a revocar ese dogma. Desde ese Ni No Kuni con el que inauguramos el año de exclusivos hasta los gráficos tan impresionantes de God of War: Ascensión, o la perfección jugable y visual del candidato indiscutible a GotY The Last of Us. Pero todavía queda, quedan varios títulos más para seguir dando guerra en PS3 incluso cuando su sucesora haya llegado o esté a punto de hacerlo. Ahí tenemos el regreso de Polyphony con Gran Turismo 6; el de David Cage y su Quantic Dream al terreno de Heavy Rain con Beyond: Dos Almas; o el de SCE Japan Studio, cuyos créditos incluyen el terrorífico Forbidden Siren; la serie Ape Scape; LocoRoco; Rogue Galaxy y White Knight Chronicles en colaboración con Level-5; Patapon; Echochrome; las obras del Team ICO y los más recientes Gravity Rush y Soul Sacrifice –de lo mejor del catálogo de PS Vita-; o la inclasificable y tremendamente original experiencia que es Tokyo Jungle.

De vuelta por partida doble en este 2013, Japan Studio viene dispuesto a regalarle a PlayStation 3 dos obras que se escapan de los confines habituales de los Triple A: la minimalista y delicada Rain, en la que el personaje es visualizado mediante la lluvia que le cae encima, y la extravaganza 2D de nombre Puppeteer, precisamente la que aquí nos ocupa. Vox Populi desde su primera noticia en 2010, la creación de Gavin Moore –cuyos créditos incluyen The Getaway, Forbidden Siren 2 y Siren: Blood Curse- ya se presenta como algo poco habitual, con un occidental dirigiendo un equipo puramente oriental en el que el choque de culturas se refleja en aspectos como la narración o los escenarios. Vamos a sumergirnos en un ambiente único que, con la excepción de algunos como el original Black Knight Sword de Suda51 y Grasshopper Manufacture que llegó en diciembre de 2012, apenas ha sido usado: el mundo del Teatro.

Nuestro cercenado protagonista, Kutaro
Nuestro cercenado protagonista, Kutaro

" Señoras, caballeros...Bienvenidos al teatro de lo extraño y fantástico"
Las puertas se cierran. La oscuridad se rompe por un potente foco. La audiencia aguarda expectante entre las sombras. El telón se abre poco a poco... Y la magia comienza. Polichinelas, magos, faquires, delicadas bailarinas de zapatillas rojas, jovencitas enamoradas, rudos cazadores, niños sin sombra. Todo tiene cabida sobre las tablas de un escenario. El único requisito es divertir, entretener y hacer reír, pensar o llorar ya sea a la audiencia más elegante y sofisticada o a los estratos más humildes de la sociedad, como siempre ha sido, es y será. Para este mismo fin ha nacido Puppeteer, el Marionetista o Titiritero, para entretenernos con sus cuentos imposibles de trágicos personajes sin cabeza, tijeras que lo cortan todo, bestias de pesadilla y magia, magia constante para engatusarnos, embelesarnos a todos los aquí congregados. Solo que este Puppeteer actuará en un teatro de aforo limitado y para una audiencia muy exclusiva. No, no será en el off-Broadway. ¿Qué? Tampoco me temo que estará en el East-End londinense. ¿Dónde, queréis saber? Pues en el recinto más exclusivo, elitista, exigente y confortable del mundo: nuestro propio salón.

Os vamos a poner en antecedentes de la historia, pero no vamos a revelar más que su planteamiento, porque, aunque no pasa de ser un sencillo cuento con sus buenos muy buenos y sus malos verdaderamente malos –aunque hay personajes que oscilan entre ambos extremos-, merece la pena que sea la narración la que nos descubra cada uno de sus secretos: “En las noches de luna llena, el malvado rey OsoLuna –la intro revela su pasado y ascenso al poder- gusta de salir a arrancarles y hacer suyas las almas de los niños, para que les sirvan como marionetas guardando su castillo. A uno de estos desdichados infantes, el pobre Kutaro, lo secuestraron, se lo llevaron al castillo y lo transformaron en una marioneta , cercenándole el rey su cabeza para y tirando el cuerpo después, dando comienzo el juego en este punto. Pero Kutaro, aunque se haya quedado sin cocorota y ahora sea madera y no carne, no se dará por derrotado. Y tras robarle al rey un par de tijeras mágicas que responden al nombre de Calibrus y que la vieja bruja de las cocinas también quiere poseer, parte en busca de aliados –como un gato volador- y de cabezas para cumplir su venganza, liberar a los niños cautivos y poder volver a su casa…”.

Las Tijeras mágicas Calibrus, deseadas por muchos
Las Tijeras mágicas Calibrus, deseadas por muchos

Dynamite Headdy
¿Qué es Puppeteer? Básicamente se trata de una aventura de acción y plataformas 2D en escenarios recreados en 3D llena de saltos, combates y puzles. Pero no os dejéis llevar por su estética infantil, porque esto, aparte de su dificultad creciente, se acerca más a la Alicia de American McGee –solo que sin tanta sangre- que a una creación del Team ICO. Ya desde los primeros minutos asistimos a una escena que recuerda a la macabrería propia de los cuentos originales de los Hermanos Grimm: Cómo el rey le corta la cabeza a Kutaro, se la come y tira el cuerpo con desdén. Es en ese momento cuando entramos en acción. Guiados por el sombrío gato de tela Ying Yang, nos meteremos en la piel de Kutaro para salir en busca de una nueva cabeza, de la que veréis cientos de variaciones distintas, cada una con una habilidad o atributo diferente, y que recuerda a plataformas como el Dynamite Headdy de Mega Drive –punto clarísimo tanto de inspiración como de referencia. Pero el humor es también parte esencial del juego, con mucho slapstick y tono absurdo que es imposible disociar de genios como los Monty Phyton, rompiendo la 4ª Pared constantemente en cuanto a interactuación con el público de la sala –nosotros formamos parte de él al visualizar constantemente la acción en el escenario.

Una historia que al acabar la primera misión comprobamos que su estructura está dividida, como no podía ser de otra manera, en Actos –a modo de fases- y dentro de estos en tres Telones –a modo de niveles. Puppeteer consta de 7 actos: cada telón/nivel puede durar una media hora, por lo que su duración en la primera vuelta, si vamos directos a completarla, sobrepasa las 12-13 horas. A lo que hay que añadirle el que regresemos a cada Acto para extraer sus secretos y sacar el 100%, lo que extiende su duración. Además,  el ritmo de juego no sigue una constante, sino que se intercalan momentos más relajados con pasajes frenéticos: Cada estructura cambia de repente para sorprendernos constantemente, sin un orden lógico, en cuanto que a veces nos encontraremos con un nivel de  avance más calmado, y otros en cambio serán una set-piece de acción constante –a pie o en vehículos guiados en un scroll lateral cuya velocidad aumentará- en la que no habrá descanso en ningún momento hasta que derrotemos al jefe.

La variedad visual, una constante permanente
La variedad visual, una constante permanente

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
SCE Japan Studio
Género: 
Acción, Plataformas
Lanzamiento: 
11/09/2013
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
+12Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad