Skip to main content
Publicidad
One Piece: Pirate Warriors

One Piece: Pirate Warriors

review_game
| |

El pirata más conocido de... ¿qué? ¡No! No hablamos de Jack Sparrow, sino de Luffy D. Monkey, protagonista del manganime One Piece que este 2012 cumple quince años. Tres lustros que Namco y PlayStation 3 homenajean en Pirate Warriors, Hack 'n Slash a escala masiva que lleva un paso más allá la fórmula Dynasty Warriors merced a un frenetismo visual puramente anime y mecánicas de juego más variadas. Señores, uníos al futuro rey de los piratas y a su tripulación del Sombrero de Paja.

El Rey de los Piratas
Poco podía imaginarse Eiichirō Oda el 4 de agosto de 1997 que las aventuras de su personaje Monkey D. Luffy seguirían quince años, 65 volúmenes y 541 episodios después más vigentes que nunca. Batiendo records por todas partes, como el del manga más vendido de la mítica Shōnen Jump. Casi 30 son las adaptaciones jugables que, desde el año 2000 con One Piece: Mezase Kaizoku Ou! de la WonderSwan, han visto la luz para sistemas de sobremesa y portátiles de la Quinta generación en adelante, como los sistemas PlayStation o Nintendo. Siguiendo una triste tónica habitual, pocos son los que han traspasado las fronteras de Oriente y han llegado a los otakus occidentales. Por fortuna, cada vez son más los títulos que consiguen 'escapar' de las tierras niponas y llegan hasta nuestras consolas de las manos de editoras con divisiones creadas a tal efecto, como Namco Bandai Europa, que ha traido este título a nuestro viejo continente. One Piece: Pirate Warriors hace suyas directamente las mecánicas beat 'em up contra hordas masivas de enemigos de Dynasty Warriors y Samurai Warriors, sagas que aunque son conocidas en Occidente, no disfrutan del enorme éxito popular que tienen en Japón, las cuales entran directamente en los Top Ten de ventas en los sistemas en que salen.

Namco Bandai y Tecmo Koei funden en un disco Blu-ray dos sagas reverenciadas de distintos medios como son el manga y el anime y los videojuegos, dando lugar a una experiencia jugable similar a la obtenida recientemente con Saint Seiya/Los Caballeros del Zodiaco, Naruto o Fist of the North Star: acción sin descanso, masivas oleadas de enemigos, Final Bosses y One Piece en estado puro. Y es que 15 años no se cumplen todos los días, razón por la cual las dos compañías han querido homenajear tres lustros de combates, de odiseas atravesando el Grandline en pos de algo más que "fortuna y gloria", de dramáticos giros y situaciones de infarto; pero, sobre todo, han sido tres lustros de personajes que en algunos casos llevan con más de uno de nosotros media vida a su lado, quince años de nombres inolvidables como Zoro, Nami, Usopp, Sanji, Chopper, Robin, Brook y arcos argumentales que nos han llevado desde peligrosos mares hasta montañas nevadas y cielos imposibles. Pero no nos dejemos llevar por la nostalgia y preparémonos para un despliegue visual de constante frenetismo. Jovenes piratas, subid a bordo y sed bienvenidos a la tripulación del Sombrero de Paja.

El aspirate a Rey de los Piratas, Luffy
El aspirate a Rey de los Piratas, Luffy


Dos años despues...
La mejor forma de definir la narración de este One Piece: Pirate Warriors es que consiste en una sucesión de constantes flashbacks jugables que nos llevan a los instantes más recordados de toda la franquicia. Tras un breve prólogo que nos enseña a familiarizarnos tanto con los momentos Quicktime Events como con las primeras combinaciones de botones de ataque que debemos repetir con éxito, y que comienza en un punto muy avanzado de la obra, con Luffy enfrentándose a varias oleadas de Marines y un par de Pacifistas -uno lo despachamos nosotros, pero el otro es cosa de Zoro y Sanji-, este Episodio 0 termina con la aparición de Silvers Rayleigh, el juego arranca con los Piratas del Sombrero de Paja -los Mugiwara- comiendo tranquilamente durante su viaje antes de arribar a Shabondy. Insistencias aparte de Luffy de que la comida se está terminando, cada uno cuenta la historia de cómo llegaron a conocerse y a juntarse. Comenzamos entonces por la historia del desmembrable -el poder que su Fruta del Diablo le concedió- Buggy el Payaso, en la que Luffy -secuestrado por un pájaro gigante que se supone iba a ser su presa- y Zoro conocen en Orange Town a la ladrona Nami -impactante la presentación del espadachín de tres katanas-. Toda la historia del anime, el descubrimiento de Nami de que Luffy es un pirata, el cambio de idea de esta y la traición entregándolo a Buggy, el posterior rescate y la alianza de los tres, está narrado de manera rápida y concisa, aunque fiel, con diálogos traducidos al español que conservan los peculiares nombres de las técnicas de combate como Galleta Galleta Metralleta o Hincha la Panceta Colchoneta. Diálogos que se suceden en pleno instante in-game, literalmente mientras controlamos a Luffy o al resto.

La historia del juego transcurrirá ante nuestros ojos de esta forma, saltando de un arco argumental a otro y a otro, conociendo aquellos que sean neófitos de One Piece la manera en que los Mugiwara se unieron. (Spoiler) Después de Buggy saltaremos al arco de Baratie, con el enfrentamiento contra Don Krieg y su (realmente) numerosa tripulación en el barco restaurante de Sanji. Arlong, Chopper y su tierra o la parte de Arabasta en la que conocemos a Robin, y de ahí a Franky. (Fin Spoiler). La forma narrativa escogida provoca que otras sagas como Thriller Bark -genial su forma de dejarnos sin ella, pobre Brook- o Skypiea/la Isla del Cielo no aparezcan, lo que provoca que este Pirate Warriors no termine de ser el juego definitivo, quedándose corto en el homenaje a la franquicia al dejarse fuera pedazos de historia muy importantes y visualmente impactantes que suponemos -tras la fabulosa acogida dispensada en Japón- veremos en una hipotética segunda parte. Aún así, el juego nos lleva de una historia a otra, de un personaje a otro con dinamismo, (Spoiler) terminando con una batalla colosalmente épica (y cansada para nuestros dedos) en Marine Ford cuya resolución no es la que estamos acostumbrados a ver, consiguiendo sus creadores un golpe de efecto que puede gustar o no a los fans., pero que supone un toque de originalidad agradecido (Fin Spoiler).

Los Mugiwara al completo tendrán sus momentos jugables, como Nami
Los Mugiwara al completo tendrán sus momentos jugables, como Nami


Varios son los modos de juego que encontramos en Kaizoku Musou, comenzando con Diario Principal, el primero disponible, en el cual manejaremos a Luffy alrededor de un 85-90% de su desarrollo en una campaña para un jugador que nos mantendrá ocupados entre 7-9 horas -más o menos dependiendo del nivel de dificultad, aunque es difícil que ésta llegue a sobrepasar las 10 horas en una primera partida- mientras atravesamos los arcos argumentales descritos anteriormente. La rejugabilidad en pos de las monedas que faltan en caso de querer obtener todos los trofeos alargará un poco la vida útil de este modo, aunque eso dependa ya más de nuestra habilidad que de otra cosa. Tras comenzar Diario Principal se nos abre el acceso a otros modos como Otro Diario, en el que jugaremos por los mismos escenarios una especie de aventuras alternativas con el resto del plantel del Sombrero de Paja, los 9 Mugiwaras en total como Nami, Chopper (genial su transformación, la cual encima podemos controlar), Zoro,Robin (un ataque especial devastador)  o Ussop más otros nombres conocidos como Jimbei, Shirohige (personaje poderosísimo donde los haya, siendo una gozada el llevarlo y destrozar por doquier), Boa Hancock o Ace. Una duración parecida será la que nos encontremos, menos de diez horas, por lo que ambos Diarios sumarán entre 15-17 horas de juego, fuera parte de las veces que rejuguemos un nivel en Otro Diario de forma cooperativa local a pantalla partida o nos adentremos en el modo Online del juego, que cuenta con un sistema de puntuación para la clasificación online que aumenta según jugamos de forma coop con otros usuarios.

"Eres mi Nakama"
Combates -contra cientos de enemigos, mini-Bosses y Final Bosses-, combates y más combates; secciones QTE de exploración y plataformas; puzles; Musou en estado puro. Estas son las mecánicas que implementa este One Piece.que en ningún momento trata de ocultar lo que es: un título de acción cuasi constante. La principal y más definitoria es la mecánica de Hack 'N Slash masivo a una escala estilo Dynasty Warriors, soportando varias oleadas de enemigos que llegan en decenas y decenas, siendo fácilmente posible que al cabo de cinco-diez minutos de estar en un escenario ya llevemos 300 enemigos abatidos (el juego nos irá avisando, existiendo incluso un trofeo por liquidar a nada menos que 100.000 enemigos). En mitad de las fases será normal encontrarnos con mini-Bosses que requerirán más golpes que los habituales. Aunque el espectáculo viene cuando encaremos un Jefe Final, al cual remataremos con un golpe final que desembocará en un clímax visual QTE puramente anime a la hora de vencerlos que, aunque visualmente llena de rápidos giros de cámara y cortes, sí es verdad que se queda un punto por debajo del paroxismo visual extremo mostrado por Capcom en Asura's Wrath. Pero, en un gesto que seguramente provocará un cisma de opiniones entre los fans de las sagas Beat 'em Up de Tecmo Koei y aquellos que quieren un poco más de variedad y no solo repartir guantazos, palazos y katanazos a diestro y siniestro, sus creadores han implementado un componente plataformero que es de agradecer de cara a descansar un poco del masivo elemento de pelea, al cual, por cierto, le habría venido bien un repaso a la IA enemiga, que peca de floja y que solamente nos planteará dificultades con los Jefes Finales y sus tácticas de ataque

Combos como este de la imagen serán fáciles de realizar
Combos como este de la imagen serán fáciles de realizar

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,6
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 22.99 € Comprar >
PAL/ES 23.74 € Comprar >
Desarrolla: 
Omega Force
Género: 
Acción
Lanzamiento: 
21/09/2012
Plataforma: 
PS3
+12Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad