Skip to main content
Publicidad
Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca

Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca

review_game
| |

De Diciembre de 2011 a Enero de 2013. La espera a muchos se les ha hecho insufrible. Pero al fin, la criatura gestada en el crossover de Level 5 y Studio Ghibli desata su ira en Europa. Una ira en forma de RPG como muy pocos veremos. Abrid el vademécum y empuñad bien firme la varita, jóvenes magos, la Ira de la Bruja Blanca pronto se abatirá sobre nosotros

Esbozando Sentimientos
El cine, ese medio que sin hacernos partícipes directos, sino más bien contemplativos y sin posibilidad de cambiar nada de lo que vemos, no pierde por ello la fuerza y la capacidad de guiarnos en ocasiones. El conjunto de artistas, técnicos y creativos nos dicen cuándo debemos reírnos, cuándo estallar en carcajadas, cuándo agarrarnos al brazo del sillón o de quién esté al lado de puro terror, cuándo saltar de la silla ante la victoria de los buenos. Y cuándo llorar, un sentimiento que muchas veces no necesita de excesos dramáticos, de teatralidad exacerbada, sino que con un par de notas de piano, un inserto de una mirada lánguida o un encuadre lejano de soledad, nos hace brotar las lágrimas incluso a los más curtidos. Está claro que el cine nos hace llorar porque vemos en pantalla seres de carne y hueso como nosotros, nuestros iguales, y eso ayuda a la identificación. Pero, ¿y con el cine de animación?

¿Es posible que lo que es simplemente varios cientos de dibujos en sucesión o miles de millones de píxeles en movimiento, algo que no se percibe como realidad, haga brotar ese sentimiento reprimido de muchos? Bueno, como todo en este mundo, siempre hay opiniones variadas al respecto. Pero lo que sí está claro es que es innegable el sentimiento que ejemplos como los diez primeros minutos del UP del estudio de animación Pixar, narrando una vida entera en apenas un trocito de la película, el momento en que el robot Wall-E cogía de la mano a su enamorada Eva, o los diez minutos finales de Toy Story 3, contando la amarga despedida de aquellos iconos de nuestra niñez para crecer como personas emocionalmente, sí que han provocado cataratas disimuladas incluso a los más adustos. Si a muchos Pixar nos parecen unos dioses –porque lo son-, no es menos cierto que otro estudio de animación a otro lado del mundo cumple el mismo papel. Fundado en 1985 tras una fructífera colaboración con Tokuma Shoten en la imprescindible Nausicaä del Valle del Viento, el Estudio Ghibli de Hayazo Miyazaki,  Isao Takahata, Toshio Suzuki y Yasuyoshi Tokuma lleva desde entonces concibiendo y animando verdaderas obras maestras –su influencia en el Brave de Pixar es palpable- hechas de eso, de papel, lápices y colores, que en vez de suponer una barrera para los aburridos adultos que miran cualquier tipo de animación como para niños, lo convierten en su mejor baza.

url.jpg Captura de pantalla

Mencionar Ghibli es mentar creaciones que abarcan desde la epicidad grandilocuente junto al honor, la tradición y la naturaleza al mejor estilo Akira Kurosawa como es La Princesa Mononoke; subirnos al avión de una comedia vitalista como es Porco Rosso, con un cerdo de aspecto humano de piloto; dejarnos llevar por belleza, delicadeza, lirismo y sencillez como Ponyo en el Acantilado o Mi Vecino Totoro; recordar nuestro crecimiento y paso a la madurez con El Viaje de Chihiro; o sencillamente estallar en un torrente puro de lágrimas que nos toca el alma directamente como el que provoca La Tumba de las Luciérnagas, definición máxima del término ‘lacrimógeno’ y una de las historias más bonitas jamás contadas. Es por ello que cuando, tras algunas incursiones puntuales en los videojuegos, se anunció que Miyazaki y los suyos colaborarían con nada menos que otros genios en su terreno, la desarrolladora Level 5 (Profesor Layton, Inazuma Eleven, White Knight Chronicles, Dragon Quest VIII, Time Travelers), las ganas de ver ese tal Ni no Kuni: Shikkoku no Madōshi (Two Countries: The Jet-Black Mage) en la doble pantalla de Nintendo DS eran bien grandes junto a las expectativas.  Expectativas que no decepcionaron en absoluto, facturando un cartucho para el recuerdo en una edición también para atesorar, compuesta por un libro físico real que usábamos en el juego al estilo del Vademécum del Mago de nuestro personaje, en una interacción de esas que ya eleva la experiencia jugable. Meses antes de salir, Level-5 anunció que Ni No Kuni saldría también para PlayStation 3, sistema en el que fue lanzado un año después en Japón y que a Occidente ha tardado otro año junto con varios meses más en llegar. Pero La Ira de la Bruja Blanca ya está aquí. Y como los RPGs de antaño, los que recordamos meses incluso después de haberlos terminado, ha venido para quedarse.

Oliver
Bienvenidos a la ciudad de Motorville –Hotroit en el original nipón-, una urbe con toques de la América de los años 50 y una pasión inusitada por los coches que contagia desde su cartel de recibimiento hasta a cada niño de esta, incluyendo al adolescente de 13 años Oliver, el cual vive feliz con su madre. La mañana en que comenzamos el juego, su amigo Philip le informa de que el coche que este ha estado construyendo está listo para ser probado. Al caer la noche, ambos se reúnen y comienza el test, una prueba que le cuesta a Oliver caer al río. Salvado por su madre, todo parece quedar en un susto, pero en un segundo, la existencia de Oliver se sacude con un golpe del destino que no esperaba recibir. Lloroso y triste, pasa los días en su habitación, estrujando el muñeco que su madre le regaló de pequeño. Un muñeco que de repente, tras ser empapado por sus lágrimas, cobra vida ante él, presentándose como el Alto Gran Maestre de los Duendes (su tema musical bien lo firmaría el mismo John Williams que firmó el tema de Yoda) que ha sido reconvertido en un muñeco de peluche de nombre Drippy –Shizuku por el malvado Shadar, el mago oscuro que aterroriza su mundo, y cuya influencia bien podría extenderse al nuestro, ya que este ha robado a la mayoría de los corazones a los habitantes del mundo de Drippy, privándoles de la alegría, la compasión, el amor, y sembrando guerra y caos por toda la superficie.

Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca (PS3) Captura de pantalla

Pero he aquí que, como en todos los grandes relatos, el héroe que tiene el poder y el destino de arreglar todo cuanto Shadar ha corrompido es la persona que menos esperaríamos, encarnado en un apenas adolescente. Oliver, de repente, se ve sumergido junto a nosotros en una aventura épica, visitando un mundo tan parecido y a la vez tan distinto al suyo, convertido además en un mago con libro y varita, y con la posibilidad de traer consigo al ser que más amaba en el mundo.  Reconvertido en guerrero, salvador y héroe, y con la tarea de librar una cruzada épica y el amor por su madre infundiéndole coraje, Oliver abre las puertas a ese otro mundo irreal, variado, colorista, extraño, fantasioso, fabuloso, hermoso, vitalista, oscuro y lleno de  criaturas como reyes Gatos, guardianes de los bosques e incluso dragones: El mundo de Ni No Kuni. Nada más debería contarse de una historia en la que el toque Ghibli se manifiesta en cada personaje, diálogo y sobre todo puesta en escena, con secuencias en apariencia sencillas pero de encuadres tan trabajados como la primera conversación entre Oliver y Drippy, o la delicada y minimalista –solamente dos planos- entre el futuro mago y su madre tras el accidente y antes de la aparición de nuestro particular duende, escena ésta en la que el piano del maestro Hishaisi desborda emoción en cada nota. La historia de Oliver nos es narrada con la misma honestidad y sencillez que la de Ponyo, Chihiro o Mononoke, aunque la narrativa, como en el caso de la princesa del bosque, va tornándose en una cruzada épica con un trasfondo personal, un viaje que Oliver debe cumplir y en el que la base es algo tan sencillo como el amor por un ser querido. Un elemento simple que ha sido muy usado, y que puede o bien ser un ejemplo de manipulación barata, o puede ser capaz de mover montañas si se usa bien, algo que en Ghibli han demostrado ya de sobra que son capaces de lograr, haciendo que el protagonista de su historia no sea un guerrero preparado durante años para ello, ni un grupo de semi-dioses de lacadas armaduras y gigantescas armas, sino un niño de 13 años con una mirada que no destila odio, venganza ni ambición por obtener recompensas, fortuna y gloria, sino candor, honestidad y sorpresa constante ante todo lo que el nuevo mundo al que es arrastrado le ofrecerá.

A esto ayuda también elementos del gameplay como las acciones que los distintos hechizos que aprenderemos nos brindan, como extraer a una persona extrovertida un poquito de la alegría que lo embarga para devolverle el ánimo a otra a la que Shadar le ha oscurecido el corazón de pena. Todo ello mientras manejamos a un personaje lleno de bondad y buen corazón que no cuestiona más que desde la sorpresa y el desconocimiento las acciones que tendremos que realizar. En comparación con DS, esta versión de PS3 se nota rehecha desde sus mismos cimientos, una especie de edición extendida en la que, ya desde sus primeros minutos, conocemos a dos personajes que no vienen en el antecesor de la portátil, una enigmática niña y una malvada 100%100 Ghibli que nos observa deambular por Motorville. Para los que conozcan Ni no Kuni: Shikkoku no Madōsh comprobarán que las nuevas incorporaciones se han añadido de una forma no intrusiva a la historia, sino fluida. Los personajes secundarios de la trama, ya tuviesen más o menos importancia, cuentan ahora con más escenas y diálogos que nos hablan un poco más de ellos y su pasado. La Ira de la Bruja Blanca, al contar con estos nuevos añadidos, extiende su duración con respecto al de DS, siguiendo más allá del final de esta y brindando en torno a las 40-50 horas de juego junto a un nuevo enemigo final, y resolviendo más cabos sueltos de los que quedaban en la portátil. Aunque el final de la historia principal no es para nada el final del juego, duplicándose esta duración en el caso de querer conseguir todo lo que el juego oculta.

Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca (PS3) Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Level-5
Género: 
Aventura, Rol
Subgéneros: 
Arcade, Basado en turnos
Lanzamiento: 
01/02/2013
Voces: 
Inglés, Japonés
Texto: 
Alemán, Español, Francés, Inglés, Italiano
Plataforma: 
PS3
+12

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad