Skip to main content
Publicidad
LittleBigPlanet Karting

LittleBigPlanet Karting

review_game
| |

La imaginación y las posibilidades sin límites de Sackboy se mezclan con el trepidante sub-género de las carretas de karts. LittleBigPlanet Karting nos propone no solo correr en solitario o junto a varios amigos, sino construir la pista de nuestros sueños. Caballeros de trapo, ¡arranquen sus motores!

Dentro del género de los arcades de velocidad existe un sub-género que en varias generaciones transcurridas desde su debut no solo no ha perdido un ápice de popularidad, sino que cada vez más sagas de otros géneros han adaptado sus universos y metidos sus personajes dentro de pequeños coches. Hablamos de los karts, que desde que en 1992 el primerísimo Mario Kart estableciera y popularizará las bases, han metido entre sus cuatro ruedas a personajes de sagas plataformeras como Crash Bandicoot en el soberbio Crash Team Racing, personajes de SEGA, de films como Toy Story o franquicias como los Looney Toons. Hasta Nathan Drake o el mismísimo Dios de la Guerra Kratos se han encajonado en las pequeñas dimensiones de estos mini-vehículos. A diferencia de los títulos con coches de dimensiones normales, el componente desenfadado que un kart ofrece siempre es de agradecer cuando solamente queremos correr y algo más, ya que una buena selección de armas para fastidiar al contrario prolonga esa diversión. Y si estamos entre amigos, algo que antaño potenciaba la novedosa Pantalla Partida de esas que en una tele de tubo de 13’’ no se veía apenas el circuito, la propuesta siempre gana enteros.

Quitando la celebérrima saga de Nintendo, lo cierto es que apenas hemos visto karts en esta generación. PlayStation 3 recibió un título en 2010 de la mano de United Front Games, ModNation Racers, en el que la tradicional base de carreras de karts se entremezcló con un editor tan potente y vasto como el de la saga LittleBigPlanet para que literalmente construyésemos el circuito de nuestros sueños. Tras la buena acogida crítica dispensada a la propuesta, UFG han sido los escogidos por Sony para el Spin Off de la saga de Media Molecule que LBP Karting representa. Un Spin Off que casi podemos llamarlo extensión, ya que prácticamente todos los elementos del universo particular de los Sackboys está presente en el nuevo exclusivo de PS3. Desde el estilo visual y sonoro, arrancados del código base de LBP 1 y 2, hasta el multijugador, el editor o elementos como la interfaz, LBP Karting solamente se diferencia de las entregas tradicionales de la serie en que en vez de andando vamos en coche, porque hasta saltaremos por plataformas usando el garfio al estilo Simon Belmont/Indiana Jones para columpiarnos sobre abismales simas o peligrosos obstáculos.

Karts y armas, una buena combinación para LBP Karting
Karts y armas, una buena combinación para LBP Karting


Acaparadores
Siempre es agradable el detalle de tener un modo Historia en un juego de Karts y que este no sea una simple sucesión de torneos y carreras Offline-Online . Y LBPK lo tiene: Comenzando por una Intro en escena de video real con actores,  doblada, dirigida y musicada  con el aire característico de la saga que pronto deriva en una escena ya con el motor del juego que nos introduce de forma somera en la historia, y en la que de nuevo la animación, los gestos y las expresiones de Sackboy pasando por una variedad de emociones –el gesto de ponerse peleón es hilarante- despiertan esa ternura que MM nos acostumbra a ofrecer en sus LBP de plataformas. El argumento es bien sencillo, siendo los malos unos entes motorizados denominados Acaparadores, los cuales quieren sencillamente acaparar todos los elementos, materiales, pegatinas, trajes del Mundo Artesano de nuestros simpáticos muñequitos de trapo. Todo lo que existe sobre la superficie de este para construir el suyo propio. Pero, al estilo de la saga Mortal Kombat, el destino de nuestro mundo de parches y costuras contra el de los Acaparadores se decidirá en un campo de batalla fijado de antemano en el que ganar lo es todo y perder no es una opción: una pista de carreras. De esta forma iremos atravesando varios mundos en los que competiremos primero a bordo del kart que le hemos tomado prestado al Acaparador que se ha despanzurrado y bien contra un árbol, y después en coches como uno hecho de globos, otro que haría las delicias de un pirata o Jack Skellington y que está hecho de huesos y calaveras, una lata abierta, una extravaganza de polichinela o un deportivo con el que fardar.

El primero será una prueba dividido en varios desafíos a los que la Reina nos someterá para ver si valemos para la contienda, y en el que la imaginación y el mimo puesto en cada detalle visual ya comienza a desplegarse en algunos como el circuito del Santuario de la Serpiente –genial tema estilo Morriconne. A partir de aquí, iremos completando cada uno de los 71 circuitos entre principales y secundarios que existen, siempre dentro de los tres primeros puestos, para que se nos abra el siguiente y otros alternativos. Y he aquí donde encontramos el primer elemento que no termina de encajar con la política de un juego de karts. En caso de que queramos comenzar desde el inicio jugando contra o junto a uno o varios amigos –tenemos cooperativo local a pantalla partida y competitivo online para 8-, tendremos que ir pasando por todo el modo Historia primero para ir desbloqueando las versiones Versus Online de las pistas y poder competir así en línea. No hay un modo Offline y un modo Online diferenciados, sino que todo está dentro del modo Historia, por lo que entrar a competir online o local requiere de entrar en el modo Historia, buscar la versión Vs de la pista que queremos y acceder. Y, a diferencia de ModNation Racers, no tenemos una estructura de campeonato online ni de subida de nivel, sino meros cuadros de estadísticas y una vez terminada la carrera, vuelta a la caja de cartón inicial o a votar por la pista que queremos recorrer a continuación. El regresar a la capsula de cartón es una constante cada vez que terminemos una carrera, lo que interrumpe el fluir tradicional que un modo Historia debería tener.

Correr dentro de una Cupcake recién hecha, una prueba de las 71 que disputaremos en el juego
Correr dentro de una Cupcake recién hecha, una prueba de las 71 que disputaremos en el juego

Junto a las carreras tradicionales tendremos algunos recintos de batalla en los que la mecánica será ganar a base de obtener más puntos mediante los enemigos que vayamos eliminando. En ellos, el manejo del kart se deviene fundamental, por lo que tendremos que haber aprendido a conducirlo bien para poder sobrevivir en unas batallas que a algunos se les harán pesadas, sobre todo en los recintos tan estrechos como el primero que nos toca (aunque por lo general se irán agrandando), ya que girar con rapidez y en 180º constantemente para atacar/protegernos de los enemigos es fundamental. Aunque si contra lo que disparamos es una IA humana en una partida online contra otros siete corredores, la diversión gana muchísimos enteros, convirtiendo una lucha en pos de puntos en una pura vendetta personal gracias al marcador de impacto que nos informa de quién nos ha matado. Carreras y Batallas se alternarán con pruebas y minijuegos que buscan otorgar variedad, como peleas contra Final Bosses, plataformas, trasladar huevos de dinosarios o disputar carreras bajo una vista cenital estilo Micromachines. En los modos multijugador encontramos algunas tan divertidas como correr divididos en grupos, lo que dispara la rivalidad. Una variedad agradecida, pero que queda demasiado en un segundo plano ante las carreras, protagonistas de la función.

“La Logística de la Balística”
Vamos a hablar de un elemento importante: el manejo del kart. Desde el mismo inicio se nos ofrece si queremos acelerar al estilo clásico con X o usar los gatillos habituales en esta Gen. Pudiendo usar al mismo tiempo stick y cruceta, el tutorial nos enseñará a derrapar, esencial para arañar segundos en las curvas y obtener un pequeño impulso. Mientras aceleramos debemos mantener pulsado X y el kart comenzará a derrapar, con el stick dirigiremos al mismo tiempo la dirección del vehículo, procurando mantenerlo más o menos derecho para cuando soltemos X. Si mantenemos el derrape hasta que las ruedas echen fuego, obtendremos un pequeño impulso de velocidad extra. En LBP Karting es sencillo aprender a derrapar, y podremos mantenerlo incluso constantemente si queremos, aunque las sinuosidades de muchos trazados no lo aconsejan. El kart tiene un peso determinado que aunque hace que se agarre al asfalto, en ocasiones parece demasiado pesado para este estilo de juego, por lo que la sensación de baja velocidad en comparación a otros títulos de este sub-género es inevitable. El acostumbrarnos a su manejo como señalábamos antes será imprescindible. También podemos optar por usar el sensor de movimiento Move, aunque solamente si antes compramos  el periférico Move Racing Wheel para usarlo con él, siendo un manejo que requiere de bastante más práctica y se nos antoja mucho menos preciso que el manejo tradicional de la dirección.

Y si importante es cogerle el truco al volante, más aún será dominar el gatillo. Como buen juego de karts, las armas son parte importante de cara a vencer a nuestros rivales usando el noble arte de hacer cuantas más trampas mejor. UFG ha creado un catálogo que van desde una especie de táser eléctrico que nos rodea y que si entra en contacto con otro coche lo revienta en pedazos, hasta una que dispara tres explosivos, otra que deja un pringue verde en la pista que retrasa a quién lo toca, la habitual caja explosiva con la que sembraremos alguno de los puntos clave del trazado para fastidiar más aún o un misil con su propio marcador. Pero también existen otras capaces de ponernos en los primeros puestos de un solo toque, como un arma que transforma el vehículo en un puño gigante destructor a reacción, u otra que hace un Flash Forward hacia delante para que avancemos puestos en un santiamén. Las armas aparecerán con un código de color que cambiará de forma aleatoria, por lo que no sabremos que cogemos hasta que veamos el icono en la parte inferior derecha. Estas pueden dispararse tanto de forma ofensiva hacia un rival como usarlas en nuestro propio provecho defensivo. Cuando cojamos una y veamos de repente el icono de escudo tras el vehículo, esto significará que los rivales nos han disparado directamente a nosotros.

Las armas de LBP Karting irán desde los habituales misiles hasta este puño gigante a reacción
Las armas de LBP Karting irán desde los habituales misiles hasta este puño gigante a reacción

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,6
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
United Front Games
Género: 
Conducción
Lanzamiento: 
06/11/2012
Plataforma: 
PS3
+7

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad