Skip to main content
Publicidad
Lightning Returns: Final Fantasy XIII

Lightning Returns: Final Fantasy XIII

review_game
| |

La cuenta atrás amanaza con llevarse todo a su paso. Un mundo marchito se despide ante la aparición de una Lightning que arropada por la divinidad ofrece en su aventura un sorprendente broche final a la polémica trilogía de Final Fantasy XIII. En su vuelta, la heroína enmienda errores del pasado, ata los cabos sueltos pendientes de anteriores entregas y ofrece nuevas esperanzas para los amantes del JRPG

Es curiosa la situación que se da ante el lanzamiento de Lightning Returns, un título que ya antes de su aparición en el mercado ha tenido que justificar su mera existencia ante la mirada de los jugadores que recelan de su calidad o de su condición como Final Fantasy. La atención mediática que se ha puesto en el tercer capítulo de Final Fantasy XIII ha sido menor que la que se le suele atribuir a cualquier otra entrega la serie, algo similar a lo que ha sucedido con la repercusión que ha tenido entre los propios seguidores de la franquicia acuñada por Square Enix. Normalmente se hablaría de una expectación total por conocer el contenido que encierra el juego, sus novedades o el nudo argumental que ofrece, pero nada más lejos de la realidad, esta tercera y supuestamente última entrega de la trilogía bautizada Lightning Returns ha estado sumida en las sombras sin llamar demasiado la atención, buscando su sitio entre bastidores. Es, como decimos, una situación curiosa, porque en ella se observa un cambio de perspectiva tanto por parte de Square Enix hacia los aficionados como de los propios aficionados hacia Final Fantasy. A estas alturas nadie puede negar que los tiempos han cambiado, que un nombre popular sólo es sinónimo de una gran exigencia y que en ocasiones también lo es de un terrible inconformismo por parte de los jugadores. 

Lightning Returns no ha tenido que cargar con la pesada losa de la tradición como hizo Final Fantasy XIII, ni tampoco con la necesidad de ser todo aquello que no fueron sus antecesores, tal fue el caso de Final Fantasy XIII-2. Su desarrollo se ha realizado con calma y tiempo, sin grandes presiones. Aunque sigue pesando la necesidad de demostrar al mundo que la industria japonesa no ha muerto, Square Enix decidió en algún momento del desarrollo de Lightning Returns escuchar la opinión de sus propias compañías afines, rescatar el feedback de los aficionados y fijar la mirada en el RPG Occidental, uno de los géneros que ha brillado con mayor intensidad en esta generación de consolas que toca a su fin. Al hacerlo se abrió automáticamente la puerta al ingreso de nuevas vertientes creativas y de ideas frescas sin las que nunca hubiese sido posible renovar el espíritu de Final Fantasy XIII, que pasa aquí de ser considerado un título "pasillero" a ser heredero -casi diríamos deudor- de la libertad de acciones que ofrecen compañeros de género como Xenoblade. Si el arte se alimenta del arte, Lightning Returns devora los pocos ejemplos que han triunfado en el campo del JRPG en los últimos años, algo que tradicionalmente se había abandonado ante la condición de referente absoluto en el género. 

Lightning Returns: Final Fantasy XIII (PS3) Captura de pantalla

Precisamente ahí radica la importancia del cambio de rumbo que da Final Fantasy XIII en este capítulo, en que por primera vez en mucho tiempo Square Enix ha mirado más allá de su ombligo para crear un juego que satisfaga a jugadores maduros e inexpertos por igual, y en que en cierto modo se rompe con la tradición impuesta en más de dos décadas para buscar una salida que sea a la vez divertida y vistosa, entretenida y carismática. Lightning Returns cumple las pocas promesas que se realizaron en presentaciones y ferias internacionales, y lo hace sin dar por completo la espalda al bagage de la franquicia. Existe un enorme mundo divido en cuatro zonas claramente delimitadas que podemos explorar cómo y cuándo mejor nos apetezca, un sinfín de misiones secundarias a cumplimentar para descubrir insólitos detalles sobre la nueva personalidad de Lightning, interminables mazmorras que sorprenden con lo intrincado de su diseño y un guión que se esfuerza como puede por dar cohesión a los acontecimientos venideros y a los que ya han tenido lugar. No es un Final Fantasy tradicional en el sentido propiamente dicho de la palabra, quizá porque ya no sea posible que en la actualidad se reúnan las condiciones que se dieron antaño para que lo sea, pero demuestra una ambición en mejorar que muchos daban por perdida.

No quiere decir esto que sea un videojuego perfecto o netamente superior a cualquier otro JRPG que haya aparecido recientemente, como comprobaremos a lo largo de este análisis, pero sí que la impresión que transmite es mucho más satisfactoria de lo que cabía esperar en un principio. Los primeros compases de juego nos llevan directamente a un enfrentamiento entre dos viejos conocidos, Lightning y Snow, previa recapitulación de los acontecimientos que tuvieron lugar en el pasado. Se pone así rápidamente al jugador en situación mientras que se refresca la memoria de los acérrimos, toda vez que se asumen de golpe los cambios más llamativos que encontramos a poco de comenzar a jugar: el sistema de combate basado en especializaciones (de ahí la importancia de los distintos trajes de la heroína), la cuenta atrás regresiva que marca el apocalipsis final y la vuelta de Lightning al protagonismo de la aventura, ahora de manera total e indiscutible. Será ella quien de ahora en adelante centre nuestra atención, ya que sólo a través de su narración descubrimos la magia que encierra el mundo que va camino de desaparecer. Así es Lightning Returns, y a continuación destripamos sus credenciales.

La zona desértica será una de las cuatro a explorar en esta aventura.
La zona desértica será una de las cuatro a explorar en esta aventura.


Un regreso necesario

Lightning regresa a la vida tras un largo sueño, ahora convertida en mensajera del dios Bhunivelze. "Una vez fui un soldado, luego un l'Cie y finalmente un guerrero de la diosa Etro", podemos leer en un momento dado de la introducción, guiada a través de una magnífica traducción al castellano. La heroína asume su nuevo rol con el desasosiego de aquel que ha visto marchar a sus seres queridos, aunque con curiosidad por conocer el mundo más de quinientos años después de haberlo enviado directamente a su perdición. Incluso afirmando que las cosas han cambiado Lightning se quedaría corta: el mundo anda sumido en el vórtice de la desesperación. Los acontecimientos que tuvieron lugar en tiempos pasados condenaron a la humanidad a la eternidad. En este mundo nadie envejece, nada cambia, todo permanece inmutable ante el impasible golpeo de las agujas del reloj, que marca lentamente el camino hacia la perdición. Sin embargo, y aunque se ha detenido el curso natural de la vida, los pocos humanos que quedan siguen sufriendo.

Esta situación no despierta ni el más mínimo sentimiento de condolencia en Lightning, a quien el dios Bhunivelze susurra en sueños. La heroína ya no es humana, aunque tampoco es una deidad. La ausencia de sentimientos le empuja a aceptar el mandato del dios supremo sin cuestionar sus motivos, aunque ella también pelea por lo que antaño fue su principal motor vital: Serah. La hermana de Lightning, a quien se podría considerar auténtica protagonista de esta trilogía, surge de la nada para invocar su nostalgia, en una muestra del conocimiento infinito de Bhunivelze. Aquellos que conozcan en profundidad los entresijos de Final Fantasy XIII sabrán de sobra que ningún Dios es del todo de fiar, y que también ellos mienten y engañan para conseguir sus objetivos. No obstante y pese a este hecho, Lightning ha vuelto a la vida con poderes renovados para cumplir una misión, y sea por el recuerdo de su hermana o simplemente por ver hasta dónde le conduce esta nueva aventura, se pone en marcha sin cuestionar en demasía las pretensiones del todopoderoso Bhunivelze. La presencia de una misteriosa niña llamada Lumina es otro de los condicionantes que ponen en marcha a Lightning, ya que en ella reconoce a su hermana pese a su condición de abogado del diablo, en tanto que parece estar en contra de los deseos del propio Bhunivelze.

Serah, presente en todo momento en el pensamiento de Lightning
Serah, presente en todo momento en el pensamiento de Lightning

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 28.90 € Comprar >
PAL/ES 54.14 € Comprar >
Desarrolla: 
Square Enix
Género: 
Acción, Rol
Lanzamiento: 
14/02/2014
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC
+16Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad