Skip to main content
Publicidad
Hitman Absolution

Hitman: Absolution

review_game
| |

El Agente 47, el más profesional y discreto de la industria de los videojuegos, vuelve a las andadas con Hitman: Absolution, la nueva propuesta de IO Interactive para Xbox 360, Playstation 3 y PC que sale a la venta el próximo 20 de noviembre. Sigilo y venganza ante una misión más personal que nunca.

El Agente 47 faltaba en la presente generación de consolas. Sí, pasó por Xbox 360 a principios de vida de la plataforma de Xbox 360, pero era un juego más pensado para Playstation 2 que para la era HD. El protagonista asesino más elegante y silencioso del mundo de los videojuegos, o uno de los mejores en su especie, había tenido una gran proliferación desde que saltara a la palestra en el 2000. Después de cuatro títulos, Absolution se presenta como una entrega imprescindible tanto para los amantes de la franquicia como para los ávidos de juegos generosos con el jugador solitario. Traje, corbata –fina- de color rojo y una motivación nunca vista antes. 

Corría el año 2000 cuando IO Interactive publicaba Hitman, un tipo de acción en tercera persona algo distinto a lo habitual de la época. No se trataba de disparar a mansalva y acabar con hordas de enemigos en medio de refriegas al más puro estilo Jungla de Cristal, sino de trabajar como un asesino profesional que tenía en el francotirador y en el concepto de trabajo “de guante blanco” dos de los principales ejes de la mecánica de juego de dicho título. El sigilo era vital, y el resultado fue más que interesante. Poco a poco se fue mejorando la fórmula en títulos venideros: Silent Assassin recibió unas notas internacionales más que notables, algo que no se mantuvo en la tercera entrega Contracts pero que se medio repitió en el último hasta el momento: Blood Money. Más allá de la crítica de la prensa, Hitman ha sido siempre una saga notable en su ejecución y distinta a otras propuestas de acción. Dos elementos que se han potenciado en esta nueva entrega, Hitman: Absolution.

A veces tendremos que apagar las luces o escondernos en las sombras para poder atravesar un área atestada de vigilantes. Cada jugador decide si liarse a tiros o no.
A veces tendremos que apagar las luces o escondernos en las sombras para poder atravesar un área atestada de vigilantes. Cada jugador decide si liarse a tiros o no.

Las aventuras para el jugador solitario están de enhorabuena. Darksiders II avisó durante el mes de agosto, algo que posteriormente se ha ampliado con el largo y rejugable Dishonored, juego de sigilo con ciertas similitudes con la saga Hitman. Ahora llega Absolution, un juego que ofrece una cantidad de contenido generoso en muchos sentidos, que tiene una mecánica de juego exigente e interesante y que no se limita a actualizar los contenidos anteriores en una versión “más bonita”. Han cambiado muchas cosas, pero con un resultado netamente superior a propuestas anteriores que a pesar de ser notables, tenían algunos elementos demasiado irregulares. Absolution se ha hecho esperar, pero ha valido la pena como uno de los juegos más interesantes de este año. Y es que en momentos en los que los scripts, la linealidad y las campañas de cinco horas son la tónica general, obras como esta solo pueden producir agradecimiento.

El peor de los enemigos
El Agente 47 es uno de los mejores asesinos que tiene la agencia para la que trabaja, encargada de operaciones muy especiales. Las que más siempre a cargo de nuestro protagonista, una máquina de matar que no deja rastro alguno. Pero esta vez es distinto. Sin ánimo de destripar absolutamente nada, y es que ya en el propio tutorial se van a desarrollar elementos vitales para comprender el argumento y las motivaciones del Agente 47, es importante tener en cuenta que el enemigo es el peor de todos: la propia agencia. El encargo inicial es especial, pero el trabajo es el trabajo. El problema es que tras realizarlo el agente comprenderá que no era ese el camino, si no otro. Y ahí empiezan los problemas. Y la aventura.

La lucha del Agente 47 es más personal que nunca. Las cosas se tuercen en la Agencia.
La lucha del Agente 47 es más personal que nunca. Las cosas se tuercen en la Agencia.

Con la Agencia en contra será el momento de buscar muchas otras vías distintas para poder realizar nuestro trabajo. De hecho, por exigencias del guión el Agente 47 se despojará de sus herramientas clásicas como agente, algo que afecta de manera clara a la mecánica de juego, algo distinta desde ese momento a lo que se ha podido ver en otras entregas de la serie. Solo añadir respecto al argumento que nos encontramos en una trama mucho más oscura y llena de giros de guión inesperados, además de situaciones que a veces pondrán a prueba la sangre fría –helada- que el Agente 47 siempre ha querido demostrar en todos sus trabajos. Y es que esta vez el tema es más personal que nunca. Nada de encargos fríos y estrictamente profesionales. Y eso también se notará en la narrativa y acontecimientos.

Hitman: Absolution es una propuesta larga en contenido y con muchos elementos extras que invitan al jugador a disfrutarlo desde distintos puntos de vista. Después de un inicio con el clásico tutorial que sirve para hacerse con todos los controles y herramientas del Agente, nos moveremos a lo largo de una veintena de misiones –tutorial incluido- en la que se van a ofrecer situaciones de lo más diversas. Veinte parecen muchas, y realmente lo son. Sobre todo para la primera partida con el juego, ya que estudiar los escenarios y el ensayo-error cada vez que intentemos superar las diversas fases que se nos proponen nos llevará un tiempo enorme. En normal dedicamos algo más de quince horas –con ciertas zonas en las que la suerte fue un factor determinante- para terminar la primera partida. Y esa partida, en Hitman: Absolution, no es más que el inicio de todo. Lo que nos cuesta una hora después nos costará una cuarta parte. Pero será gracias a la experiencia recibida. Muy al estilo Resident Evil clásico, que tenía una duración que luego se podía superar con mucho menos sabiendo qué se debía hacer en cada momento.

Saber movernos con sigilo y tener en cuenta los elementos de cada zona es importante para poder avanzar.
Saber movernos con sigilo y tener en cuenta los elementos de cada zona es importante para poder avanzar.

Porque el juego está pensado para ofrecer altas dosis de rejugabilidad y desafío hasta extremos impensables. La obra de IO Interactive se divide en dos tipos de propuesta: la normal y la profesional. En la primera tenemos las dificultades fácil y normal con sus propias particularidades. Seguramente lo más recomendable para empezar. Una vez completada la historia y conocidos los niveles, el salto a Profesional ofrece una nueva dimensión al juego, lo que realmente es Hitman en la vida real. Duro y experto para desafiar al jugador, “purista” como elemento clave de la experiencia. Conocer al dedillo absolutamente todo de la campaña ya que no hay interfaz, guías o ayudas. Nada, como la vida real. Solo por la experiencia y cambios entre las dos modalidades y la tercera en discordia, la purista, ya vale la pena darle dos y tres vueltas a la campaña. O más, como veremos. 

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
IO-Interactive
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
20/11/2012
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad