Skip to main content
Publicidad
Dynasty Warriors 7 Empires

Dynasty Warriors 7: Empires

review_game
| |

La franquicia Dynasty Warriors continúa con su constante presencia en el mundo de los videojuegos, presentándonos esta vez la segunda expansión de la séptima entrega numerada. A todo el contenido visto en DW7 y DW7 Xtreme Legends se unen ahora las posibilidades estratégicas de Empires. China nos aguarda.

Mientras en el lejano oriente ya es inminente el lanzamiento de Shin Sangoku Musou 9 (que será renombrado a Dynasty Warriors 8 en el resto del mundo), los gaijines occidentales al fin tenemos aquí la segunda expansión de Dynasty Warriors 7 que, como es habitual en la rama Empires de la saga, se centra en presentar diversas mecánicas de estrategia sin por ello renunciar al beat ’em up masivo, santo y seña de la saga. Si bien la franquicia sigue manejando unas cifras de venta más humildes en comparación a las que cosechaba durante la generación de los 128 bits (hablamos de Japón, por aquí las cifras de venta siempre han sido modestas), el tirón de los Musou continúa con fuerza, y además podríamos considerar este Dynasty Warriors 7: Empires como la definitiva recuperación de la rama principal de la franquicia tras el descalabro que supuso DW6 y su limitado sistema Renbu.

Pero antes de nada, indicar a los neófitos en la saga que DW7: Empires no es una expansión al uso, ni al estilo clásico (no necesitaremos el DW7 original para jugar) ni al moderno (no se trata de una recopilación de DLCs publicados anteriormente). Más que de expansión deberíamos hablar de extensión, pues suma a la oferta original numerosas posibilidades que dan como resultado un producto mucho más completo y redondo. Iniciada en 2004 (cuando las cifras de venta de la franquicia superaban el millón de unidades en Japón) con Dynasty Warriors 4: Empires, esta rama de la saga fue ideada para dar a los aficionados a la estrategia una serie de opciones tácticas antes y después de cada combate, a la par que se intentaba ofrecer una mayor variedad frente a las clásicas batallas campales habituales en la franquicia. Con el tiempo, las posibilidades de los Empires han sido potenciadas y expandidas, hasta acabar realmente marcando la diferencia con respecto al Dynasty Warriors original correspondiente. Ya no es una excusa para volver a disfrutar del mismo título con ligeros cambios, sino una nueva oportunidad de vivir la aventura desde una óptica diferente.

El boomerang, una de las armas que en el Dynasty Warriors 7 original había que pagar por separado como DLC, se incluye de serie en DW7 Empires.
El boomerang, una de las armas que en el Dynasty Warriors 7 original había que pagar por separado como DLC, se incluye de serie en DW7 Empires.


El Imperio en guerra

Dynasty Warriors 7: Empires pone en un principio sobre la mesa todo el material visto tanto en la séptima entrega numerada original como en Xtreme Legends, DLCs incluidos, y añade a la mezcla varios ingredientes de cosecha propia, como un nuevo personaje, dos armas inéditas (más las 11 anteriormente disponibles únicamente como DLC de pago) y nuevos escenarios. Ello eleva la cifra de personajes seleccionables a 66, algunos de los cuales han sido convenientemente actualizados para hacer más patentes sus diferencias con respecto a otros guerreros, mientras el arsenal de armas a nuestra disposición supera ampliamente la cincuentena. A partir de ahí, prácticamente el resto de material presente en el título permanece invariable en lo que a la rama de combates masivos se refiere: Dos grandes ejércitos batallando en un mapa de generosa extensión y libre exploración; un poderoso general bajo nuestro control al que podremos equipar con hasta dos armas simultáneamente, las cuales usará para hacer gala de un extenso abanico de ataques; conquista de diversas bases para mermar la fuerza y el poder del enemigo al tiempo que defendemos las nuestras… En definitiva, hasta aquí, prácticamente todo es familiar.

Donde realmente se encuentra la verdadera razón de ser de este DW7: Empires es en las diversas secciones estratégicas que se desarrollan lejos del campo de batalla. En éste sentido, decir ya de inicio que Koei ha hecho un trabajo excelente a la hora de expandir e incluir nuevas propuestas a las mecánicas ya vistas en DW6: Empires, ya que ahora las posibilidades son tantas, los parámetros a tener en cuenta tan numerosos, y las opciones que se nos abren tan cuantiosas, que el conjunto queda enriquecido hasta dar como resultado el Dynasty Warriors más profundo y variado de la franquicia. Este nuevo y enriquecido abanico de posibilidades ya se nos presenta con todo lujo de detalles desde el mismo momento en que entramos en el Modo Edición para construirnos un personaje a nuestra medida. El editor de guerreros dinásticos se revela colmado de posibilidades, permitiéndonos modificar hasta el más nimio aspecto físico de nuestro personaje; solo echaremos en falta opciones si anteriormente hemos profundizado en editores monstruosos como el de Saints Row: The Third. En caso contrario, contaremos con herramientas más que suficientes para construir el físico que queramos para nuestro personaje. En cuanto a vestimenta y complementos, la oferta es de principio también numerosa, aunque se expandirá a medida que avancemos en el juego y vayamos desbloqueando nuevos accesorios. También nos tememos que buena parte de dichos complementos nos serán ofrecidos a posteriori por Koei vía DLCs de pago.

Nuestro personaje creado en el Modo Edición podrá incluso aparecer en las escenas de vídeo del modo de juego principal de DW7 Empires.
Nuestro personaje creado en el Modo Edición podrá incluso aparecer en las escenas de vídeo del modo de juego principal de DW7 Empires.


Tras el aspecto visual, será el momento de encargarnos del resto de apartados que dan forma a nuestro personaje: arma favorita, tipo de ataques EX de dicha arma, y los ataques musou principal y secundario. Ya por último, seleccionaremos una clase de habilidad que determinará los parámetros iniciales de nuestro personaje, y una personalidad con la que partir de inicio. Una vez hecho esto, podremos usar ese carácter tanto en el propio juego como para compartirlo online con otros usuarios. También podremos efectuar el procedimiento inverso, descargando otros personajes creados por jugadores para añadirlos a nuestra experiencia jugable, e incluso crear grupos de personajes editados que tendrán la posibilidad de fundar su propio reino dentro del Modo Imperio. El juego incluso puede registrar nuestra forma de jugar, implementarla en nuestro personaje editado favorito, y presentarnos el resultado como un guerrero más dentro del Modo Imperio, por lo que si acabamos en bandos distintos, tendremos que hacer frente a nuestra propia sombra.

Y ya que hablamos del Modo Imperio, es el momento de entrar de lleno en él. Desgranar una por una toda la amplitud de posibilidades que ofrece daría lugar a un texto demasiado extenso. Obviamente, sus características palidecen al ser comparadas con las de un juego de estrategia “de pura raza”, pero como ramillete de características y mecánicas añadidas a un desarrollo eminentemente arcade, cumple con nota. Lo primero que tendremos que tener en cuenta a la hora de seleccionar personaje es el cargo que queremos desempeñar dentro de nuestro reino. Hay un total de ocho, desde el soberano hasta el oficial mercenario. Dado que el papel que desempeñemos dentro del reino nos abrirá unas u otras vías en el desarrollo del juego, esta elección ni mucho menos está ahí de cara a la galería. A medida que el juego avanza, nuestras acciones tendrán consecuencias, y dichas consecuencias pueden hacer que desempeñemos nuevos papeles. Por ejemplo, como líder mercenario tendremos libertad para movernos a cualquier territorio y vender nuestra espada al mejor postor. Pero si al ganar una batalla clave para un determinado reino decidimos “comernos lo guisado” y alzar nuestra propia bandera en lugar de ceder el territorio conquistado al bando que nos ha contratado, pasaremos a ser soberano de nuestro propio reino. Podremos tomar decisiones que antes no podíamos, y ejecutar acciones para las que no estábamos capacitados anteriormente; pero no todo pasarán a ser ventajas ya que por ejemplo perderemos la libertad de albedrío y libre elección antes mencionada, por no mencionar que el bando que nos había pagado no se tomará muy bien nuestra traición.

Los ataques especiales serán imprescindibles para despejar el área de enemigos, aunque no estaremos tranquilos por mucho tiempo.
Los ataques especiales serán imprescindibles para despejar el área de enemigos, aunque no estaremos tranquilos por mucho tiempo.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Omega Force
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Beat'em up
Lanzamiento: 
22/02/2013
Voces: 
Japonés
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
PS3
+16Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad