Skip to main content
Publicidad
Drakengard 3

Drakengard 3

review_game
| |

Drag-On Dragoon y su Pacto de Compañeros que unía a humanos y dragones regresa por tercera vez y para una generación ya terminada en Drakengard 3, particular cruce entre los combates masivos de Dynasty Warriors y el vuelo de Panzer Dragoon. Aunque esta vez los europeos hemos recibido el juego de la peor forma posible. Alcemos el vuelo y que la sangre empiece a fluir.

 

drakengard_3_15.jpg Captura de pantallaLa idea planteada en el mágico film Dragonheart –casi 20 años y su final sigue arrancando lágrimas por doquier- de la amistad entre un humano y un dragón la hemos visto en títulos como la maravilla de Panzer Dragoon, la serie Drakan y el denostado pero verdaderamente épico en escala visual y sonora LAIR de PlayStation 3. Llevar a un caballero o amazona al tiempo que de pronto despegábamos en nuestra montura para trasladar el campo de batalla de la tierra a los cielos es algo que la pasada generación PS2 nos permitió hacer en Drakengard, título de Square Enix que salió justo hace una década en exclusiva para la consola de Sony. Contando con misiones terrestres, aéreas y la opción de alternar la exploración a pie o en dragón, la mezcla de los esquemas jugables de Dynasty Warriors –hack ‘n slash masivo- con el destronado príncipe Caim y de Panzer Dragoon para la parte de nuestro aliado alado dio como resultado un juego que, si bien desigual en el gameplay –la parte aérea se había cuidado más en detrimento de la terrestre-, a nivel de escenas CG y de historia nos narraba un arco argumental cada vez más complejo de traiciones familiares y pactos de sangre entre humanos y bestias, de coronas usurpadas y venganzas de reyes.

Uno de esos juegos que si bien alcanzó cierta unanimidad crítica no terminó de ser el referente que sus creadores esperaban, pero que muchos tenemos en nuestra estantería y nos encantó en su momento, el estudio Cavia (Nier) y Square Enix nos brindaron una secuela del conocido en Japón como Drag-On Dragoon que arrancaba nada menos que 18 años después del final –más bien finales, que había varios a cual más extraño- de Caim y su dragón rojo. Prácticamente continuista a nivel jugable y narrativo de su antecesor, la secuela presentaba algunas ideas nuevas, pero en general era lo que muchos fans del original le demandaban que fuese: una nueva aventura que nos dejara explorar un mapeado de Espada y Brujería –imperdonable que eliminasen la opción de poder revisitar de nuevo todas las misiones del modo Historia- tanto por tierra como a lomos de nuestras monturas, ya que podíamos cambiar de personaje. A nivel gráfico no volvía a destacar (como Drakengard), pero solamente por los efectos visuales y la maestría de Square en las escenas de video CG merecía mucho adentrarse de nuevo en ese universo de pactos de sangre y vida con el caballero novato Nowe y su dragón Legna.

Drakengard 3 (PS3) Ilustración

Dos sin Tres
1363337659-3.jpg Captura de pantallaOcho años y una generación después, el universo que Cavia creó continuará. Y lo hará de la mano de Access Games (Lord of Arcana, Lord of Apocalypse) tras terminar la versión HD de Deadly Premonition, contando con personal que intervino en los Drakengard anteriores, como Taro Yoko, director del primer juego y director creativo y creador de escenarios en esta tercera iteración, y Kimihiko Fujisaka, diseñador de personajes de la saga y en el The Last Story de Hironobu ‘Final Fantasy’ Sakaguchi. Y otros como Keiichi Okabe, autor de la poderosa partitura de Nier. Muchos os preguntaréis, sobre todo aquellos que conozcáis el LAIR de Factor 5 y el escaso éxito que obtuvo, porqué regresar a esta temática Sword & Sorcery cruce entre un Musou de Tecmo Koei y un Panzer Dragoon de SEGA. Para Takamasa Shiba, productor del juego y de la saga en PS2, el motivo radica en la abundancia de títulos para un sector demográfico casual y la falta de más experiencias para aquellos jugadores que cimentaron este sector durante sus siete generaciones, para los tradicionales o Hardcore. Shiba-san está convencido que estos últimos, “jugadores apasionados” como él los llama, son los que de verdad sabrán apreciar y reconocer el universo y la historia que antes Cavia y ahora Access nos brindan de vuelta.

Considerado durante mucho tiempo, el fin de la sexta generación y el lanzamiento de PlayStation 3 paralizaron un proyecto, el de Drakengard 3, que terminó por convertirse en Nier. Pero director creativo y productor, Yoko y Shiba, seguían con la idea de resucitar a las criaturas aladas en los nuevos circuitos HD de Sony, sobre todo tras el descanso que Yoko-san se tomó después de terminar Nier y ponerse con los diseños de enemigos para Monster X Dragon. Con el sistema ya plenamente asentado –de hecho esta tercera entrega va a llegar como su antecesor en una época ya de despedida de la consola-, el proyecto comenzó con una brainstorming, una tormenta de ideas que Square Enix propuso a los seguidores de Caim y cia, cuyo resultado fue una historia más oscura, deseo de fans y del propio Yoko, más cercana a los cánones ‘sucios’ de Nier, más propios de un Conan El Bárbaro fílmico que del tono de los anteriores. También, rompiendo la tónica de un protagonista masculino, los fans demandaron que fuese una mujer el personaje principal que pactase con los Draco. Una mujer cuya primera imagen impacta: Bañada en sangre, con una flor en el ojo..

Drakengard 3 (PS3) Captura de pantallaDrakengard 3 (PS3) Captura de pantallaDrakengard 3 (PS3) Captura de pantallaDrakengard 3 (PS3) Captura de pantalla

Intoner
En un pasado lejano, cuando la Oscuridad envolvió al mundo de males como las Guerras y la tiranía de líderes cegados de ambición, gusto por la sangre y ansias de poder absoluto, las Diosas llamadas Utatai no pudieron soportar el sufrimiento de la Humanidad. Descendiendo al mundo terrestre, se valieron de su poder mágico de las canciones para derrotar a todos y cada uno de estos señores de la Guerra que reinaban sobre sus dominios. La paz se impuso al Caos, a la locura y a la sed de sangre. Las Diosas fueron adoradas, bendecidas por terminar con la Oscuridad y dirigir con sabiduría el mundo. Se convirtieron en las Intoners, las Divas. Una de ellas, One, una joven Intoner, solamente guarda el deseo de traer la paz y mantener el equilibrio del 4b2273d3c2cd148dab325253cdc4a4bc.jpg Captura de pantallamundo, destinada a unir al resto de sus hermanas y dirigir como lo hacen desde la cima de la creación.

Y, he aquí que en ese momento, es cuando conocemos a Zero, la hermana mayor de One, que aparece de repente con un majestuoso Dragón blanco. Intoner como One, se dice que Zero es la Diva más poderosa de todas las existentes, hábil con la magia, experta con la espada, y con un dragón como aliado del que su hermana no sabe nada, ni por qué lo tiene, ni por qué ha pactado con él. Alejada de sus Utahime, Zero no sólo es temible, sino también fácilmente irritable, colérica, violenta, promiscua y siempre encantada de buscarse problemas para hacer valer su dominio sobre cualquiera, exactamente lo opuesto a su hermana menor One, conocida y querida por su sentido de la justica, de sus actos racionales.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6,8
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Access Software
Género: 
Acción, Rol
Lanzamiento: 
21/05/2014
Plataforma: 
PS3
+18Lenguaje soezSexoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad