Skip to main content
Publicidad
Call of Duty: Black Ops II

Call of Duty: Black Ops II

review_game
| |

Esta guerra es en realidad conocida, pero volverá a alistar a millones de jugadores. Treyarch intercala pasado y futuro en el Call of Duty más completo, continuador de lo estipulado con ciertos riesgos y actualizado referente multijugador en los FPS de Xbox 360 y PlayStation 3. Black Ops II apunta donde siempre, aunque con más certeza que nunca.

La fórmula prácticamente se repite, para qué cambiar algo que funciona. Eso debe tener claro Activision a estas alturas, que en Call of Duty: Black Ops II no se ha cortado en volver a optar por el formato que acuña esta marca desde aquel revolucionario primer Modern Warfare de 2007, introduciendo solo pequeños añadidos particulares. Son tiempos difíciles para los shooters en consolas, la generación va tocando fondo y parece estar todo inventado, con esta serie con mucho dicho en la escena competitiva multijugador y la manera de crear campañas singleplayer donde el espectáculo y la épica individual son la guía a través de un recorrido delimitado. Treyarch, su desarrolladora, es consciente. El problema viene cuando el continuismo voluntario para satisfacer al fan se convierte en estancamiento, cuando las sorpresas ya no lo son tanto y el despliegue audiovisual se atenúa, en gran parte por culpa de una tecnología con casi seis años a sus espaldas y pocos esfuerzos en evolucionarla. Se busca la innovación, sí, pero sin alcanzar cambios totalmente significativos, algo imperdonable para un juego completo y brillante como éste que, a buen seguro, es otro imprescindible para el seguidor y otro producto a criticar para el hater.

En esto de los videojuegos hay nombres propios que despiertan recelos a la par que alabanzas, sagas polémicas que pese a los históricos éxitos comerciales y de crítica son una mina de descalificativos en foros y debates online, rompen el mercado con cada nuevo episodio pero arrastran millones de detractores. Call of Duty viene siendo desde hace unos años el ejemplo más radical de todo esto, una IP renovada hace cinco años que ha sido capaz de marcar un estándar en la forma de hacer first person shooters y convertirse en el ejemplo a seguir por todas las desarrolladoras con proyectos en el género. El más vendido, el más jugado, y el más comentado... en esto de los disparos es la serie con mayúsculas y en Black Ops II, por qué no ir diciéndolo, obtiene la entrega más completa y mejor acabada de todas, algo lógico en un formato que se supone que debe mejorar año tras año, sería preocupante estar ante un juego peor que el del año pasado. La valoración ahora está en si el salto respecto a entregas anteriores es lo suficientemente esforzado, si con los dos años que ha tenido Treyarch para dar forma a este capítulo ha hecho todo lo que se podía al respecto y si es una obra sobresaliente hoy por hoy, en este momento, o si en cambio ha habido cierta relajación y mantenimiento. Y ya se intuye a lo que me refiero: más bien ha ocurrido lo segundo...

Tecnología y robótica al servicio de todo el arsenal de una Segunda Guerra Fría marcada por un nuevo líder terrorista con sed de venganza.
Tecnología y robótica al servicio de todo el arsenal de una Segunda Guerra Fría marcada por un nuevo líder terrorista con sed de venganza.

Estamos a punto de entrar en 2013 y ya hemos visto de todo en las actuales plataformas HD. Black Ops II es un juegazo, por supuesto, si no tienes ningún Call of Duty desde hace unos años ya tienes un imprescindible estas navidades, también si eres acérrimo a la marca. Pero a la hora de analizarlo, un crítico que viene de todos los anteriores y responde ante muchos factores más allá del posible fanatismo no puede quedarse ahí. Y aunque sus capítulos directamente precedentes como Modern Warfare 3 o el primer Black Ops tengan calificaciones sobresalientes en prácticamente todos lados, hay que entender que el tiempo pasa y no puede ser en vano, que a las compañías hay que exigirles más que un paquete de nuevos mapas, nueva historia, nueva ambientación y añadidos puntuales en busca de la variedad jugable. Y más en un estilo de juego y apartado técnico que empiezan a reiterarse en exceso y empiezan a apreciarse ligeramente como obsoletos y enfrentados a entusiasta competencia, Call of Dutys que seguramente lleguen a fatigar a quien venga de los anteriores, sintiendo ese peligroso "mejor, pero más de lo mismo".

Black Ops II busca perfeccionar el formato e introduce una serie de detalles, modos y estilos inéditos que le dan empaque para coronarse como el mejor CoD hasta la fecha, directamente. Estamos ante la Campaña más variada jamás vista en una entrega de la serie, un modo Zombis realmente desafiante y largo, el Multijugador una vez más refinado para dar impresionante juego intenso y adictivo desde el primer minuto, y todo ello con una exposición audiovisual tope en la saga, el Call of Duty más vistoso concebido hasta el momento. ¿Es suficiente? El asiduo debe tener claro que sí, que aquí tiene su dosis de cada otoño, esta vez con novedades que le gustarán y buen empeño en hacerlo duradero y completo, también corrector de algunos puntos muy criticados en antecesores. El reticente puede seguir dándole de lado, no es un FPS imprescindible, no se ha innovado tanto como se prometía y no se ha sacado todo el partido que esperábamos a la ambientación futurista en una hipotética Segunda Guerra Fría en 2025. Esto sigue siendo Call of Duty como lo conocíamos hasta ahora, aunque haya robots, armas vanguardistas y vehículos no tripulados de por medio. Sigue siendo, eso sí, un absoluto referente en multijugador.

El modo multijugador vuelve a ser el central, esta vez con armas del pasado y del futuro, pero con un absoluto equilibrio de potencial.
El modo multijugador vuelve a ser el central, esta vez con armas del pasado y del futuro, pero con un absoluto equilibrio de potencial.

Se puede ir adelantando también que es un episodio atmosféricamente bipartito, entre dos épocas, lo que marca desde el arsenal -compuesto de armas utópicas y armas clásicas- hasta el diseño de los escenarios. La ambientación futurista y de tecnologías de vanguardia de 2025 marca la mitad del juego, pues todo lo demás retoma el pasado cercano, con el final de la Guerra Fría de los 80 como marco. De hecho su Historia comienza justo después de los acontecimientos del primer Black Ops, con un Alex Mason que todavía tiene mucho que decir, aunque dejará todo el peso narrativo a Frank Woods, claro nexo intertemporal entre 1986 y 2025 al contar desde su silla de ruedas a David Mason, hijo de Alex, todos los acontecimientos y giros de una de las mejores tramas que se hayan impuesto en la serie, probablemente la mejor de todas, con clara firma de David S. Goyer, guionista de las tres Batman de Christopher Nolan. Ritmo, giros y encaje de acontecimientos se intercalan formando un argumento magnífico, de lo mejor del juego.

"Somos iguales, las pérdidas nos han moldeado"

Hacía mucho que Call of Duty requería de narrativa sólida, sin dejar estupefacto a un jugador que a menudo no se enteraba de mucho y acababa saltando en las campañas de un personaje a otro sin saber a qué y quién obedecía. Black Ops II elimina por fin esta sensación, cuenta una historia de principio a fin y con sentido, que aunque vuelve a estar repleta de flashbacks y protagonismo cambiante -controlaremos a varios personajes distintos en sus 16 misiones- sabe hilar más fino a la hora de encadenar acontecimientos y contar antecedentes, empezando por las circunstancias que llevaron a Raúl Menéndez, el nuevo antagonista, a lidiar su cruzada particular contra el Ejército de los Estados Unidos y casi el resto del mundo occidental. Carisma, complejidad, crudeza y coherencia forman un personaje realmente redondo como no se recuerda en la saga, siendo uno de los mejores villanos de los últimos tiempos y estando perfectamente explicado en todos sus matices y circunstancias, llegando a dejar al jugador ponerse en su piel y controlarlo en ciertos momentos para sentir más de cerca sus razones y toda la violencia que los macabros acontecimientos van a poner en pantalla.

Los zombis son el tercer pilar de Black Ops II, ahora con total presencia y ampliación, pero con poco depurado técnico, estando bastante por debajo del resto en lo visual.
Los zombis son el tercer pilar de Black Ops II, ahora con total presencia y ampliación, pero con poco depurado técnico, estando bastante por debajo del resto en lo visual.

Un envejecido y deteriorado Alex Woods narrará a David Mason desde su rescate en la selva panameña hasta los comienzos de la relación y enfrentamiento a Menéndez, a lo largo de unas 6 horas de campaña obligatoria más cinco misiones opcionales que añaden la novedad más importante de todo el juego: combates de estrategia en tiempo real. El desglose narrativo intercala misiones en 1986 (recuerdos de Woods, menos sorprendentes ya) con gestas del 2025 (actualidad de la trama), con gameplay muy similar y solo cambiando la ambientación y las armas, no tan rompedoras. Mirillas reconocedoras de objetivos a distancia, térmicas, que atraviesan paredes, torretas móviles o de microondas, ametralladoras voladoras teledirigidas (quadrotor), cámaras inteligentes, robots adherentes infiltrados, traje transparente... hay un montón de ideas sobre la mesa, pero acabada su modalidad para un jugador no se tiene la sensación de que se hayan amortizado como podría haberse logrado, y muchísimo menos en multijugador, donde solo aparecen unas pocas de estas herramientas y armas, y al fin y al cabo se comportan como las tradicionales, sin desequilibrar partidas, claro, pero tampoco con ideas que hagan a la vertiente online un ecosistema novedoso o con cambios.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Treyarch
Género: 
Acción
Subgéneros: 
First Person Shooter
On-line: 
16 Jugadores
Lanzamiento: 
13/11/2012
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC WiiU
+18Juego onlineViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad