Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Bodycount

La sombra de Black es alargada
La sombra de Black es alargada
review_game
| |
36597 visitas
Los creadores de BLACK, ese gran FPS que PS2 y Xbox disfrutaron, lo intentan ahora en el mismo género. Bodycount bebe de su progenitor en muchos aspectos, pero no alcanza su grandeza. Descubre por qué...

Los creadores de BLACK (realizado cuando todavía formaban parte de Criterion Studios), ese estupendo FPS que vió la luz en PS2 y Xbox, pretenden seguir con su buen hacer en el género con este BodyCount, una suerte de shooter arcade donde la base de la diversión se sustenta en una mecánica frenética y divertida donde lograr la mayor cantidad de combos posibles por explosiones, muertes y destrucción de los escenarios. Y aunque el juego que hoy nos ocupa nos recuerda al anteriormente citado en muchos aspectos, la verdad es que son casi tantas las cosas que los diferencian por su gunplay y su parte técnica que preferiríamos que Andy Wilson y sus chicos de Codemasters continuasen por la senda de su primer juego. No es que BodyCount - o más bien su espíritu arcade- haya resultado ser un mal producto, pero sí se podría mejorar en muchos aspectos.

Para justificar tal cantidad de tiros, explosiones, muertes y destrucción, el argumento de BodyCount nos pone en la piel de un agente contratado por la agencia 'NetWork' para poner fin a los distintos conflictos bélicos que asolan el planeta. Cuando las negociaciones y los protocolos fallan, NetWork entra en acción para solucionar los problemas con los fanáticos, fascistas y demás calaña que no permite que la libertad y la paz inunden sus países. Sin embargo, en una de tantas misiones nos encontraremos con 'Target' una organización desconocida hasta ese momento para 'NetWork' y que ayuda y financia a los distintos ejércitos que intentan desestabilizar los países y derrocar a los gobiernos elegidos democráticamente en los continentes asiático y africano. Una tecnología muy avanzada, una soldado letal y muchos enemigos será lo que nos encontremos hasta que podamos eliminar esta amenaza para el mundo.

bodyc1_6.jpg Captura de pantalla

BodyCount continúa el estilo divertido, dinámico y espectacular que BulletStorm resaltó hace pocos meses. Las escenas y la acción se suceden de forma continua, no hay casi momentos de pausa o de secciones de sigilo (en BodyCount sí encontraremos alguna ocasión para avanzar silenciosamente, pero serán muy cortos instantes) y la espectacularidad de las acciones y las explosiones se llevan la palma. Dentro de un mercado plagado de shooters militares donde se impone la cobertura pausada y la puntería aletargada por las distancias, siempre es bienvenido un poco de aire fresco que nos dé momentos cortos e intensos de violencia armamentística total. Sin embargo, y como decíamos en el primer párrafo, esperábamos más de BodyCount a todos los niveles, y si bien se hace divertido y las primeras horas pasan rápido, el poso que va quedando en el jugador por su gunplay y las deficiencias visuales que presenta lo alejan de nuestra memoria a largo plazo sin remisión.

bodyc1_5.jpg Captura de pantalla

Armas borrosamente encasquilladas
A nivel visual, BodyCount posee ciertos elementos que lo favorecen y que potencian las características básicas de su jugabilidad, pero a nivel global falla en muchos sentidos, tanto estéticos como técnicos. El moto EGO utilizado por Codemasters en este juego no alcanza su mejor versión, ya que encontramos casi todos sus aspectos muy mejorables. Por empezar por algún lado, la resolución alcanzada es bastante baja, y esto se nota claramente tanto en la gran cantidad de jaggies que asolan la pantalla en todo momento como en la resolución de las texturas de todos los escenarios. No encontraremos mapeados de texturas en alta resolución en ningún elemento del juego, ni siquiera las armas se libran de este defecto y su presentación en pantalla va acorde con el resto del aspecto visual.

bodyc1_4.jpg Captura de pantalla

El diseño de los escenarios y de los enemigos tampoco destaca en demasía, a excepción de las fases dentro de las instalaciones de 'Target', que rompen la monotonía de los entornos exteriores y que sirven de contrapunto a tanto escenario desvencijado pero lleno de elementos interactivos a la destrucción, de lo que hablaremos después. Los enemigos son en su mayoría genéricos, con poco detalle y repetitivos hasta decir basta. Sus animaciones, así como las de nuestro personaje cuando recarga, son suaves y están bien adaptadas al momento, así como las distintas caídas al ser alcanzados, aunque tampoco destacan en demasía ni su variedad es exageradamente remarcable. Encontraremos a ciertos 'final bosses' en muchas fases, pero incluso éstos tienen un diseño austero y con poca personalidad. Quizás podríamos decir que lo mejor a nivel visual de BodyCount sea su aplicación de la luz, pero incluso destacando este aspecto no sobresale ni se acerca a los mejores del género en este apartado.

bodyc1_7.jpg Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6,5
Regístrate o haz login para votar

Cómpralo al mejor precio

Bodycount (PlayStation 3)

PAL/ES 16.58 € Comprar >
PAL/ES 19.94 € Comprar >
PAL/ES 22.98 € Sin Stock
Desarrolla: 
Codemasters
Género: 
Acción
Subgéneros: 
First Person Shooter
On-line: 
8 Jugadores
Lanzamiento: 
30/08/2011
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360
+16

Add to my games

publicidad

Vídeos (3)
Ver todo >

31/08/2011
Visto 4165 veces
31/07/2011
Visto 801 veces

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad