Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Amy


En el juego solamente podremos usar armas cuerpo a cuerpo como estacas de madera o palancas de hierro. Estas se romperán, por lo que tendremos que chequear su estado pulsando la cruceta hacia Arriba. Conforme avanzamos en el juego, y gracias a los glifos que la pequeña Amy copia, podremos usar un poder de Telequinesis para destrozar ciertos objetos y repeler a los enemigos. Uno de los intereses de sus creadores es el de brindarnos la opción de evitar los enfrentamientos directos. Para ello, podremos avanzar agazapados, escondernos debajo de mesas y dentro de armarios, hacer sonar cabinas de teléfonos para despistar o usar otro de los poderes del gameplay: una esfera de silencio que amortiguará el ruido que hagamos. Pero, sin duda, el añadido estrella es el de poder usar el virus que corroe a Lana en nuestro favor. Para ello tendremos que alejarnos de Amy y dejar que la dolencia se extienda (comenzaremos a ver borroso). Una vez en este estado, el resto de infectados no nos atacarán, pudiendo pasar entre ellos para poder crear un camino alternativo a la niña, y siempre cuidando de que el virus no nos consuma por completo, lo que significaría reiniciar la partida. Sin duda, uno de los mejores elementos de todo el juego.

vlcsnap_2011_12_20_20h25m34s216.jpg Captura de pantalla

La salud de Lana está representada por las manchas de sangre que van apareciendo en las esquinas de la pantalla -y que incluso se mantienen en las escenas de video, quizás por añadido del propio estudio o por simple bug del juego. Una vez aparezca el cuarto punto de vida en la pantalla, significará que el próximo golpe que recibamos será mortal. La salud de Lana se regenerará de forma automática con el tiempo. También cuando usemos una jeringa -que equivale a recuperar un punto de vida- o cuando estemos cerca de Amy. En cuanto al mayor enemigo que afrontaremos en el juego, nuestra propia infección, esta podrá ser combatida mediante las jeringas (buena animación del personaje, clavándosela en el cuello). El indicador que llevamos a la espalda nos alertará del nivel de contaminación en el escenario en el que estemos: Verde significará que no hay polución, naranja que esta es moderada, y rojo que la contaminación es muy alta. En estas zonas, el usar una máscara de oxígeno limitará el impacto de la infección. El estar al lado de Amy será la mejor -y más rápida- manera de volver a nuestra apariencia humana.

vlcsnap_2011_12_20_20h24m41s187.jpg Captura de pantalla

Visualmente, el nivel gráfico del juego es muy desigual, sobre todo tras lo que sus creadores prometían con los videos que iban mostrando: si bien el texturizado no llega a ser mediocre -las texturas de mármol del inicio del juego en las pareces lucen de forma más que correcta, por ejemplo, o la distorsión visual de cuando somos zombies-, sí que contiene demasiadas texturas planas que afean el conjunto de sordidez y muerte logrado en varias de las localizaciones -los cuerpos en bolsas de cadáveres apilados dentro de la estación, con moscas alrededor-, que irán desde estaciones de tren a calles u hospitales, junto a bugs como molestos jaggies y un motor de colisiones de texturas que a veces provoca que, en caso de combatir cerca de una pared, podamos traspasarla sin más al ir a golpear a un enemigo. En los personajes, el buen modelado y las animaciones orgánicas (excepto en el combate) de Amy y sobre todo de Lana, se ve estropeado por fallos aleatorios en las transiciones entre los cuadros de movimiento. Aunque la transición en tiempo real de Lana, con detalles como la piel volviéndose pálida y llenándose de venas, está realmente lograda. A todo ello se le suma una cámara que, si bien podemos recolocarla, no termina de ofrecer un ángulo apropiado, además de que a veces dificultará la localización de objetos que debemos hallar o la simple visión del lugar en el que estamos en toda su extensión.

vlcsnap_2011_12_20_20h39m43s200.jpg Captura de pantalla

Constituido como un Survival Horror, la lograda atmósfera conseguida sobre todo con un apartado sonoro magistral de música y efectos de sonido escalofriantes -el doblaje, en versión original, cumple correctamente con su cometido, aunque hay fallos de desincronización labial-, con la que más de una vez nos asustaremos, se ve demasiado difuminada por las intenciones de sus creadores de acercarlo más al Survival que al Horror. En Amy será frecuente que avancemos por largos interiores de pasillos y estancias resolviendo enigmas, pero el nivel de sustos y tensión, aunque los hay -y muy logrados en algunos momentos-, es demasiado bajo para lo que prometía el juego. Además, los puzles a los que nos enfrentaremos se reducen a conceptos simples -y muy repetitivos- de pulsar botones, obtener tarjetas o mover objetos interactuando entre Amy y Lana, o, como el primero en la estación de tren, a un mero ensayo y error con objetos. Incluso los más complicados no terminan de reportarnos, debido a su naturaleza y concepción, esa satisfacción que se obtiene al superar un puzle desafiante. El gameplay de combates, puzles, infiltración y exploración en Amy no ha sido correctamente dosificado, brindando un ritmo de juego con muchos altibajos (como la búsqueda de códigos genéticos para abrir puertas, con un mapa frustrante a la hora de localizarlos). Pero lo peor viene sin duda del sistema de guardado, basado en diversos checkpoints que tenemos que alcanzar a lo largo de un nivel, los cuales se encuentran distribuidos de forma demasiado errónea, provocando que, si nos matan tras una hora combatiendo y resolviendo un puzle y no hemos alcanzado el siguiente checkpoint, tendremos que repetirlo todo de nuevo. Además, en cuanto salgamos de la partida, no importa en qué parte del nivel nos hallemos, al reiniciarla más tarde volveremos a estar al inicio del nivel.  

screenlg5_0.jpg Captura de pantalla

Tras terminar los seis capítulos que componen el juego, la sensación que experimentamos es de desilusión. Amy, si bien no estaba llamado a ser una revolución del Terror, sí que parecía que iba a seguir los pasos de otras muestras indies como el citado Amnesia. El problema no radica en la propia concepción del juego, que plantea elementos tan interesantes (y bien implementados) como la idea de combatir contra nosotros mismos y esa infección que nos está devorando -la cual incluso podemos usar-, sino en la sensación de que al título, tras un breve debut a inicios de 2011 (justo el día del hackeo de PSN), se le ha asignado una fecha de salida demasiado temprana, teniendo que saltarse el control final de calidad para cumplir con ella. Amy contiene bugs de control, gráficos, de IA (enemigos que nos detectan a distancia, la niña que a veces no nos obedece) y del propio juego -infectados que tienen que aparecer y no aparecen (como nos pasó con el revisor del inicio), o reaparecen sin tener que hacerlo, objetos que exigen que nos coloquemos de una forma exacta para poder cogerlos- sintomáticos de una beta final que tiene que ser revisada, mejorada y pulida, pero que no lo ha sido, recordándonos a títulos como Alone in the Dark 5 o Hydrophobia, este último corregido, mejorado y ampliado en dos ocasiones por sus creadores, algo de lo que Amy se beneficiaría muchísimo si el estudio se pusiera a ello y corrigiese bugs, arreglase texturas y equilibrase el ritmo del juego. Pues, como ya hemos dicho, los elementos con los que el juego ha sido desarrollado conforman una base realmente atractiva y con muchas posibilidades, puesto que la combinación de terror, cooperación, supervivencia, historia y personajes así lo posibilita, pero que en su estado actual no los aprovecha apenas. Quizás VectorCell y Lexis Numérique puedan todavía corregir los problemas en futuros parches, pero a día de hoy es un quiero y no puedo.

screenlg6_0.jpg Captura de pantalla

  • Detalles jugables y visuales como el cambio de Lana en tiempo real
  • El apartado sonoro, realmente magistral
  • Las dos protagonistas, Amy y Lana
  • Las ideas y posibilidades que el juego contiene...

Lo MejorLo Peor
Detalles jugables y visuales como el cambio de Lana en tiempo real
... Que no han terminado de ser implementadas todo lo bien que esperábamos
El apartado sonoro, realmente magistral
El desigual ritmo de juego
Las dos protagonistas, Amy y Lana
El mal implementado sistema de avance y guardado basado en checkpoints
Las ideas y posibilidades que el juego contiene...
La pobre y simple concepción de muchos de los puzles
La sensación de que el juego ha sido lanzado de forma apresurada
Los bugs gráficos, jugables y de IA que lastran la experiencia

Puntuación

Mejorable
Todo en él es aceptable pero no llega a entretener más de media hora y probablemente no lo volverás a jugar nunca más. Sólo recomendable en caso de sequía de este género de juegos.
AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
Kersecox
Sáb, 08/12/2012 - 02:49
Es cierto lo del analisis. Mientras juegas da la sensación de que al juego le faltan unas semanas más de trabajo para estar acabado. Pero esos puntos negativos son suponiendo que tengamos que gastarnos una pasta en el juego. Pero ultimamente hay muchas ofertas en la store. Yo lo pille hace poco por 4 eurillos y para ese precio es un juegazo, sobre todo teniendo en cuenta que por 4 o 5 euros lo que te encuentras en la store solo suelen ser minijuegos, y aunque AMY no llega a ser un juegazo, es mucho más que un minijuego y cuesta hasta menos que la mayoria de estos jaja.
5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
VectorCell
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Survival Horror
Lanzamiento: 
25/01/2012
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC
+16Miedo

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad