Skip to main content
Publicidad
Aliens: Colonial Marines

Dentro de los modos de juego multiplayer que el disco trae consigo –ampliables en futuros DLCs como SEGA ha anunciado ya- vienen cuatro: el clásico Batalla, dividido en un bando de Marines y otro de Xenomorfos; Exterminio, en el que como humanos tendremos que activar los explosivos para destruir todos los huevos Alien en mapas 6 VS 6; el frenético Escapada, en escenarios 4 vs 4 en el que debemos huir de un territorio plagado de xenos; y Supervivencia, 4 vs 4 sobreviviendo a un ataque tras otro de enemigos. Los más divertidos -que recuerdan a propuestas como Left 4 Dead- son Escapada, en el que la interactuación con el escenario es constante mientras activamos interruptores, abrimos compuertas, usamos ascensores, y todo ello soportando el ataque alien, siendo los ganadores el equipo humano que más lejos logre llegar. Y Exterminio, en el que la ofensiva ya no es de los xenomorfos, sino que son los marines los que deben tomar nidos custodiados por xenos, siendo el reparto y la conquista de territorios la clave de la victoria, por encima de los enemigos abatidos.

Manejar a un marine no se aleja en demasía de lo que ya conocemos. Manejar a un alien en cambio es algo a lo que hay que acostumbrarse, pero que a cambio nos propone una experiencia totalmente distinta, más orgánica, siendo el control en 3ª persona. Si los marines tienen sensores de movimiento para detectar a las criaturas, los xenomorfos de Giger disponen de una visión muy bien resuelta que permite localizar a humanos a través de las paredes. Sin duda que la animación de la escalada es pobre y la cámara nos dará mucha guerra. Según el bando que sea, las estrategias cambiarán radicalmente. Si caemos en el lado humano, más nos vale juntarnos en grupo y en un lugar fácilmente defendible, ya que ir por ahí a nuestro aire, en plan héroe solitario dentro de un escenario en el que hay bichos que nos ven a 4 habitaciones de distancia, es lo peor que podríamos hacer. Si somos xenos, lo mejor es ir por separado, ya que juntarnos en manada solamente facilita la labor al escuadrón marine para aniquilarnos. Hay que ir cada uno por un lado, coordinándose, aguardando agazapados, esperando a que nos den la espalda o saltarles desde encima.

Aliens: Colonial Marines (PS3) Captura de pantalla

Cada escenario cuenta con estancias en la que uno u otro bando tiene más oportunidades, por lo que montar trampas y atraerlos a un sitio oscuro y pequeño en el caso de que sean marines, o a una sala más abierta en el caso de aliens, donde estos tengan que cubrir grandes distancias hasta llegar a nosotros, es lo más efectivo. El tiempo que aguantemos, las muertes que encadenemos (cargarse a una facción marine entera de una sola vez con un alien es una gozada, igual que atraer a un xenomorfo a una trampa y quemarlo con la incineradora), nos ayudarán a ir ascendiendo, desbloqueando mejoras de armas y personalizaciones. Quitando lo ya mencionado de la escalada, sin duda que las animaciones de los aliens están bien resueltas, sobre todo al desplazarse. El único pero es que debido a la naturaleza FPS del juego, el atacar en tercera persona con aliens podía haber sido mejor implementado, por lo que nos dejará vendidos al calcular mal las distancias.

Xenomorfo
Visualmente, Aliens: Colonial Marines presenta un impecable ejercicio de nostalgia y fidelidad extrema a sus fuentes de origen, logrando como ya hemos reseñado clavar la ambientación tétrica de la serie a la par que el tono y aspecto militarista de Aliens, El Regreso. Entrar en una estancia de aspecto futurista y metálico, abrir una puerta y encontrarte con la arquitectura orgánica de los xenomorfos, con retazos de secreciones viscosas, mocos cayendo literalmente del techo al suelo, y esa viscosidad en las paredes es solo comparable a la sensación brindada. Pero es una pena que el Unreal Engine 3 no apoye esto. Y es que viniendo de los autores de Borderlands nos esperábamos un auténtico espectáculo visual de primer orden, aunque está claro que los años en desarrollo le han pasado factura, pues a pesar de contar con buenas intenciones detalles como los mencionados o efectos, algunos juegos de luces y sombras y climatología como esa lluvia constante del exterior con gotas sobre la cámara, el fuego dentro de la Sulaco o el resplandor luminoso en Hadley’s Hope que aún brilla después de lo ocurrido en la película, el resultado se traduce en constantes y numerosos problemas como el motor de colisión –armas que desaparecen, colas de aliens que traspasan las paredes-, clipping, texturas que tardan en cargar o se generan de golpe y además presentan resoluciones demasiado bajas para un título de este calibre, o la aparición súbita de nuestro compañero si lo habíamos dejado demasiado atrás. El framerate acaba demostrando ser insuficiente en los momentos más intensos del Multijugador y en Cooperativo, sobre todo con enemigos capaces de moverse más rápido que nosotros, caso de los aliens. En definitiva, un conjunto visual que se muestra desfasado a día de hoy, que cumple sobradamente en el aspecto artístico pero apenas en el técnico, con problemas además de bugs como personajes NPCs que desaparecen en el instante de realizar acciones clave para que podamos seguir avanzando como abrirnos una puerta, y que nos obligó al inicio en la Sulaco a reiniciar un punto anterior para poder seguir. Algo imperdonable aestas alturas de generación.

Aliens: Colonial Marines (PC) Captura de pantalla

Por fortuna, en el aspecto sonoro no ocurre esto, aunque también hay algún que otro ‘pero’. Comenzando por las voces, el doblaje del juego más allá de oír a Hicks y a Bishop se presenta cumplidor, pero nunca destacable. Pero esto es sólo en su versión original, ya que SEGA ha localizado el juego al español, y si bien algunas voces secundarias no terminan de sonar del todo bien, la voz de nuestro protagonista y el escuchar al inmenso Alfonso Vallés al poco de empezar elevan la calidad de la localización a nuestro idioma con respecto a la V.O., aunque por desgracia la voz que dobló al Cabo Hicks en el film no es la misma, perdiendo este personaje parte de la personalidad que las icónicas voces de los 80 daban a los actores en este país. En el plano de los efectos de sonido, por un lado tenemos que los FXs de disparo de algunas armas distan mucho de la contundencia sonora que escuchábamos en la pista de sonido de Aliens –excepto el lanzallamas y el rifle de pulso, que suenan igual pero con menos potencia-, aunque esto lo compensa con creces el diseño sonoro de los xenomorfos, con sus gritos, el silbido de las colas cortando el aire y las garras sobre el suelo mezclándose con la soberbia aportación del sensor de movimiento, con ese característico pitido que aumenta en de intensidad. Sumémosle temas de la mítica y reutilizada partitura de James Horner –la misma de la que James Cameron renegó por motivos técnicos pero que no puede ser disociada ya de las imágenes del film- que suenan en el momento justo, aportando tensión en los instantes de exploración y acción militarista en los momentos de exterminio xenomorfo o salir corriendo y disparar a ciegas gracias al gran trabajo del compositor Kevin Riepl, respetuoso con la serie al tiempo que usa sus propias creaciones, y tendremos uno de los mejores apartados del juego, en el que el estudio le da también importancia al silencio en pasajes en los que la ausencia y/o el minimalismo sonoro es lo más acertado.

Aliens: Colonial Marines (360) Captura de pantalla

Conclusión: 

“¿ Esto va a ser una lucha en firme, u otra cacería de bichos?”, Soldado Hudson
Al fin llegó. Al fin, tras años de su anuncio, tras cambios de todo tipo, al fin llegó otro de esos títulos que igual que Duke Nukem Forever –casualmente de la misma compañía- se han pasado demasiado tiempo en el limbo virtual, lo que ha acabado jugando en su contra. Artísticamente conseguido pero técnicamente demasiado plagado de problemas y errores en su aspecto gráfico y jugabilidad, Aliens: Marines Coloniales nos oferta una Campaña que logra replicar en ciertos momentos la tensión de la saga, pero cuyos desafíos vienen más de sus carencias que del enemigo que tenemos delante, con la IA tanto aliada como enemiga echando por tierra lo logrado. Y también un Multijugador al que algunas mejoras de carácter técnico y de equilibrio le vendrían muy bien, que no innova en absoluto, pero que, asentándose en las formulas ya conocidas y que funcionan, gana enteros cuando el típico deathmatch entre dos facciones en vez de producirse entre Deltas o SEALS contra guerrilleros en una fundición, sucede entre marines espaciales con unidades incineradoras, sensores de movimiento y armas de pulso contra Xenomorfos capaces de trepar  por el escenario, empalar y arrancar cabezas, todo dentro de localizaciones que los fans de la saga reconocerán al instante. Y es que esa es su mayor virtud a la par que un hándicap importante: su papel de producto para fans. Es tal la atención al detalle, a la historia y a los elementos, que los seguidores de la franquicia le perdonarán sus carencias en cuanto cojan la escopeta de Hicks y patrullen por Hadley’s Hope, pero que aquellos que no conozcan el film ni la serie más allá de saber quiénes son los Aliens apenas tendrán interés en un FPS de desarrollo demasiado similar a muchas de las propuestas ya existentes en el mercado, lastrado además con taras técnicas y jugables que no lo benefician de cara a expandir su audiencia. Un juego que cumple muy bien con su papel de secuela oficial de un film de culto y producto para fans, pero del cual se esperaba mucho más dado la cantidad de años en desarrollo y la involucración de un estudio como Gearbox, sobre todo teniendo reciente aún su brillante Borderlands 2.

Lo MejorLo Peor
Su apartado artístico y la recreación de armas, escenarios y elementos del universo Aliens
La IA enemiga, que echa por tierra el grado de tensión logrado en ocasiones
El modo cooperativo de 2 a 4 para la Campaña
Carencias visuales, aspecto técnico desfasado y bugs que desequilibran la propuesta de juego
El espectáculo de ver hordas de aliens avanzando hacia nosotros
El multijugador necesita un repaso
Poder utilizar los Mechas amarillos de la película
La puntería de las armas
Campaña de 5-6 horas en un nivel de dificultad medio

Puntuación

Mejorable
Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.
Sólo recomendable en caso de sequía de este género de juegos.
Jugabilidad

La variedad en las misiones y la capacidad de crear tensión en determinados momentos se ven lastradas por una IA enemiga pobre y un desarrollo FPS demasiado similar a los ya existentes en el mercado. El modo cooperativo de la Campaña se convierte en lo mejor de la propuesta

Gráficos

Un gran ejercicio de fidelidad con respecto al film que no se ve acompañado por un desarrollo técnico a la altura, con problemas como texturas de baja resolución o una carga súbita de estas. El diseño de los aliens está muy logrado

Sonido

Uno de los mejores apartados, el juego viene con localización al castellano, además de con un diseño sonoro soberbio en cuanto a enemigos, aunque falto de contundencia en las armas. El uso de piezas de la BSO original contribuye a mejorar la experiencia

Multijugador

Divertido y cumplidor, aunque necesitado de un par de actualizaciones que corrijan problemas aquí y allá. Lo mejor es la capacidad táctica y el necesario trabajo en equipo si queremos ganar

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Gearbox Software
Género: 
Acción
Subgéneros: 
First Person Shooter
Lanzamiento: 
12/02/2013
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS3
También en:
360 PC WiiU
+18Lenguaje soezMiedoViolencia

Añadir a mis juegos

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad