Skip to main content
Publicidad
Torchlight II

Por otro lado en los Outlanders, forajidos y mercenarios que combinan la destreza en el uso de armas a distancia con diferentes poderes mágicos que les da una gran versatilidad. Pueden lanzar cuchillas y discos mágicos a distancia, saltar hacia atrás para ponerse fuera del alcance del enemigo, usar diferentes conjuros para detener o repeler a los enemigos que se acerquen demasiado, usar distintos tipos de disparos especiales o dotar a sus impactos de condiciones como envenenamiento o magia sombría. Funcionan mejor usando pistolas, rifles, cañones de mano y arcos, cualquiera de las armas a distancia, pero hay que considerar que todas ellas tienen condiciones muy distintas en cuanto a rango, potencia, dispersión... así que elegir entre una y otra, así como las habilidades que mejor las complementan, sigue dando mucho juego.

En tercer lugar están los Embermages, que constituyen una versión más pura del mago de lo que era el Alquimista en el primer juego. Básicamente, un elementalista con tres ramas que se dividen en fuego, hielo y electricidad, con gran parte de su poder ofensivo dependiente del atributo Focus, que es el que aumenta el daño elemental. A pesar de que sus armas naturales sería el cetro o las varitas, lo cierto es que es una clase que puede funcionar bien con otras armas si se prefiere, ya que sus poderes son bastante versátiles. Está por supuesto la posibilidad clásica de “cañón de cristal”, invirtiendo muchos puntos en Focus y habilidades ofensivas a distancia, evitando a toda costa ser golpeado -muy útil a este efecto invertir al menos un punto en Frost Phase en la rama Frost de habilidades, básicamente un conjuro clásico de teletransportación, con el aliciente de generar una explosión congelante que daña y puede paralizar a los enemigos . Pero, el Embermage también cuenta habilidades que son muy favorecedoras en el cuerpo a cuerpo, cosas como el Magna Mace, que crea un llameante martillo de fuego, o el Shocking Burst, que lanza una descarga eléctrica sostenida a corta distancia, por lo que se puede jugar con combinaciones atípicas de magos cuerpo a cuerpo si se prefiere, gracias a esas y otras habilidades zonales que hacen del Embermage el mejor personaje para daño de área. De los magos hay que también señalar su peculiar sistema de carga, un concepto que tienen todas las clases, aunque de una forma distinta y propia para cada una. En este caso, el uso constante de ciertos conjuros genera una carga que, al llenar su barra, permite unos liberadores segundos en el que los conjuros no consumen maná, pudiendo desencadenar todo el arsenal mágico sin contemplaciones.

Torchlight II (PC) Captura de pantalla

Por último está el Berserker, una clase que hace honor a su nombre poniéndonos ante un especialista en el cuerpo a cuerpo cuya respuesta a los ataques de los rivales es golpear más fuerte. Cuenta con tres ramas de desarrollo bastante heterogéneas pero todas orientadas a hacer este guerrero un formidable combatiente cuerpo a cuerpo. Sus ramas se dividen en Hunter, Tundra y Shadow, y sus habilidades pasan por cosas como aullido, que hace a los enemigos de alrededor más débiles o lentos, demoledores golpes cuerpo a cuerpo o invocaciones en forma de lobos sombríos que no sólo suman al ataque sino que transfieren el daño a la vida del personaje. De hecho, varias de las habilidades de esta clase van dirigidas a la regeneración de vida, desde una que permite recuperar vida con cada golpe crítico, a quizás sus habilidad más icónica, la de transformarse en un gigantesco lobo oscuro que se lanza en línea recta contra grupos de enemigos, generando vida por cada enemigo que alcanza. Es una clase realmente destacable y divertida, muy espectacular y que te obliga a estar al límite en todo momento.

Por si todas las habilidades disponibles para cada clase fueran pocas, que no lo son y dan para crear varios personajes distintos usando la misma clase, debemos de tener en cuenta el regreso de dos elementos de Torchlight que están interrelacionados: las mascotas y los pergaminos. Sobre las mascotas, fueron de las mejores ideas en el primer juego y regresan con mayor variedad y posibilidades. Ahora se puede seleccionar entre una mayor variedad de animales: varias clases de perros, gatos, panteras, halcones e incluso algunas bestias imaginarias. Tienen su propio inventario y pueden hacer de “mulas de carga”, pero además pueden llevar los objetos que nos sobran al poblado y venderlos -son así de listos-; como novedad, además de vender también pueden ir de compras y traernos de vuelta objetos básicos como pociones o pergaminos, los que nos permite proseguir con nuestra aventura sin necesidad de usar tantas veces el pergamino de portal. Por otro lado, vuelven los pergaminos, decenas de conjuros básicos al margen de las habilidades de clases que pueden ser equipados tanto por los personajes como por las propios animales de compañía, que los invocarán regularmente dependiendo de su maná: cosas como curaciones, protección o invocación de criaturas, que nos ayudarán ampliamente en el combate y que nos permitirán alcanzar un mayor nivel de profundidad en cuanto a la personalización.

Torchlight II (PC) Captura de pantalla

La campaña es bastante asequible en modo Normal, algo más difícil en modo Veterano y bastante complicada en Elite, aunque eso es algo que depende mucho de la experiencia del jugador, la clase elegida y su configuración. En general se puede decir que la curva de dificultad está bien medida y por otro lado llegas a las distintas zonas con la experiencia suficiente como para poder sobrevivir sin problemas, especialmente sabiendo cómo y cuándo usar las habilidades y las pociones. Es en el modo de dificultad de Nuevo Juego + es cuando el reto empieza a ser considerable, aunque Torchlight no propone modos progresivos de dificultad añadida. El reto máximo está en Hardcore, un clásico del género en el que la muerte de tu personaje será permanente, elevando la apuesta hasta su máxima expresión.

Huelga decir que no hay absolutamente ninguna limitación para jugar de forma individual, se puede jugar perfectamente offline sin mayores problemas. Para jugar en cooperativo, están las opciones de hacerlo en LAN -una tradición que se está tristemente perdiendo en muchos juegos- y un modo online, que sí requiere crearse una cuenta en la página de Runic para autentificarse. Una de las mayores incógnitas de Torchlight II a lo largo de su nueva vida va a girar entorno a la comunidad y a la evolución del juego. Hasta seis jugadores pueden participar en el mismo mundo, ya sea jugando juntos y ayudándose entre ellos o estando en partes completamente separadas del amplio mundo que forma Torchlight II. No hay limitaciones artificiales, aunque se ha diseñado para que cada jugador tenga objetos por separado para evitar discusiones y peleas en los grupos. Es incluso posible hacer PVP, así que desde ese punto de vista, los aficionados del género pueden esperar una aproximación multijugador de corte clásico.

Torchlight II (PC) Captura de pantalla

La principal duda está alrededor de una virtud de Torchlight II: está completamente abierto a la modificación. Incluirá un potente motor con el que es posible que los jugadores se lancen a hacer sus propias aventuras. Eso es una ventaja en el sentido de que garantiza una larga vida al juego, pero por otro lado abre la duda sobre si la “economía” quedará arruinada por armas y equipamiento sobredimensionado. En principio, el necesitar de una cuenta para saltar online podría atajar un tanto la situación, pero está por ver si eso será suficiente y la clase de comunidad que se desarrolla alrededor del juego. Obviamente, Runic deberá monitorizar las cosas atentamente y sus responsables ya saben bien a lo que se enfrentan después de haber creado Diablo y estar presentes en la evolución de sus dos primeras entregas. Es algo que realmente no se puede juzgar hasta que el editor sea lanzado y empiecen a verse sus efectos: puede ser algo tremendamente positivo, pero también tendrá sus contrapartidas a buen seguro.

Conclusión: 

Torchlight II es realmente un juego muy fácil de recomendar. Tiene una ejecución impecable, con un aire clásico que los veteranos de Diablo II reconocerán fácilmente, pero a la vez no está encadenado a decisiones de diseño del pasado, creando algo ágil, profundo y divertido que se sostiente por sus propios méritos. Es una aventura larga y con el suficiente contenido adicional como para pasar decenas y decenas horas de él. Tiene clases interesantes, gran variedad de escenarios y enemigos, jefes impactantes, toneladas de equipamiento... Además cuenta con un gran apartado audiovisual, con unos gráficos técnicamente sencillos pero realmente bien planteados y una banda sonora de altura, creada por el mismo Matt Uelmen -el responsable original de la banda sonora de Diablo-. Todo eso por 19 euros. El lector se habrá dado cuenta que a lo largo de este análisis se ha evitado comparar este título con Diablo III, algo que sería fácil de hacer y que siempre genera morbo. Francamente, no hace falta, son dos juegos distintos enmarcados en un mismo subgénero y ambos son perfectamente compatibles, con el juego de Runic quizás más apto para los nostálgicos de Diablo II -aunque sigue su propio camino-. Las evoluciones de ambos juegos irán por caminos completamente diferentes ya que están planteados con conceptos y objetivos distintos, así que lo mejor para el aficionado es tener ambos y disfrutar de sus respectivas evoluciones y fortalezas. Son buenos tiempos para los amantes del género.

Lo MejorLo Peor
Salto cuantitativo y cualitativo frente a Torchlight.
Falta algo de efectividad visual en los golpes.
Clases interesantes y muy profundas en cuanto a posibilidades.
Las posibilidades de resetear tu personaje son limitadas, obligando a crear otros nuevos.
Gran variedad de enemigos y situaciones, con semi-jefes difíciles y habilidades sorprendentes
Demasiados objetos inútiles, gestionar el inventario a veces agobia.
Modo cooperativo local y online.
Audiovisualmente a gran altura y muy variado.
Abierto a la modificación por parte de los usuarios gracias al futuro motor.
Buena curva de dificultad y gran ritmo de progresión en la campaña.
Elementos como la pesca, las mascotas, encantamientos, pergaminos... muchas posibilidades.

Puntuación

Excelente
Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.
Cómpralo sin pestañear.
Jugabilidad

Las sensaciones son impecables, todo está muy medido siguiendo los cánones del género y el combate presenta mucha variedad de situaciones, con un gran abanico de habilidades y posibilidades para que el jugador pueda resolverlos. Resulta siempre ameno, ágil e interesante.

Gráficos

Rendimiento impecable en una gran variedad de equipos gracias a unos requereimientos bajos. Su fuerza está en un gran trabajo artístico y una destacable variedad de escenarios, que hacen que el mundo de Torchlight sea muy interesante de explorar.

Sonido

Banda sonora de Matt Uelmen con piezas que van desde las que recordarán claramente a su obra con Diablo a otras que son propias de este juego, creando una experiencia sonora que acompaña perfectamente la experiencia.

Multijugador

El cooperativo adapta automáticamente la dificultad y permite tener grandes experiencias conjuntas con amigos y conocidas. El poder jugar en cooperativo en LAN es un gran detalle- El editor servirá para que toda la comunidad genere contenido que dará a Torchlight II vida para muchos años.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Runic Games
Género: 
Acción, Rol
Lanzamiento: 
01/07/2012
Voces: 
Inglés
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
PC
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad