Skip to main content
Publicidad
The Witcher 3: Wild Hunt - Blood and Wine

Análisis de The Witcher III: Blood & Wine

review_game
|

Geralt se va por la puerta grande con una expansión que no hace más que coronar el maravilloso viaje de The Witcher en los videojuegos.

Hay que pararse a analizar un poco lo que CD Projekt está haciendo al cerrar The Witcher con este Blood & Wine. Una compañía polaca se juega el todo por el todo para hacer un juego, el The Witcher original, demasiado ambicioso para sus pobres recursos, un reto que consiguen superar tras un desarrollo tormentoso, obteniendo buenas cifras que les permiten crecer. Con ese músculo crean Assassin of Kings, todo un puñetazo en la mesa que impresiona a propios y extraños, refinando el notable corazón narrativo del original y envolviendolo en un apartado técnico de primer nivel. Las cosas van razonablemente bien, con algunos obstáculos en el camino y equivocaciones caras, pero con una ventas y un reconocimiento que va en claro aumento. Con la tercera entrega, Wild Hunt, se nota al equipo en otra liga, pese a competir desde su Polonia natal: multiplataforma, mundo abierto, pero sin renunciar al alma de la saga. ¿El resultado? Un enorme éxito celebrado por millones de jugadores y regado por cientos de “GOTYs” desde todo el mundo, un salto exponencial en todos lo cuantificable que pone a The Witcher en los videojuegos en el lugar que había estado mereciendo.

Y ahora, con la serie en su punto álgido en cuanto a reconocimiento, CD projekt dice que se acabó. No que va a dar un respiro a la saga, sino que no planea volver a ella en un futuro a corto o medio plazo, que la historia de Geralt está ya contada y que después de más de una década en ese mundo, el equipo tiene ganas de nuevas cosas. Podría continuar, podrían hacer otro Witcher en 3 o 4 años y quedarse en la cresta de la ola mientra dure: nuevo protagonista quizás, una parte diferente del universo… pero con The Witcher en la cabecera para obtener una instantánea legión de fans, siempre deseosos de más de lo que les gusta. Pero no, el co-fundador de CD Projekt, Marcin Iwinski, volvía a ser claro hace unos días: “no habrá más Witcher en el futuro cercano, si es que llega a haber uno”.  Es verdad que es un tema que ya hemos comentado en alguna ocasión, pero es ahora, ante el vértigo de estar ante el final (o un punto y aparte muy gordo al menos), cuando tenemos que insistir. Para que se valore. Para que no se olvide.

The Witcher 3: Wild Hunt - Blood and Wine (PC) Captura de pantalla

Después de esa reflexión en voz alta, nos centramos en Blood & Wine, la segunda y última expansión de Wild Hunt así como, tal y como se prometía, la más larga y ambiciosa de las dos. El elemento diferencial, más allá de la longitud, es sin duda entrar en una nueva región: Toussaint, un condado con una extensión de territorio equivalente a lo que podría ser Skellige y que termina de redondear un mapeado simplemente espectacular por extensión, variedad, belleza y contraste. Cualquiera que llegue de nuevas al juego y se encuentre todas las regiones actualmente disponibles a buen seguro que quedará abrumado por el trabajo realizado por CD Projekt, que ha dado forma a uno de los espacios más bellos y evocadores actualmente disponibles en el videojuego.

Toussaint, tierra de amor y vino

El gran protagonista de la expansión es, sin lugar a dudas, esta nueva tierra que se abre ante nuestro “Sardinilla”. Ya pudimos ver un atisbo cuando acudimos hace unas semanas a Varsovia para jugar las primeras horas, pero es ahora, cuando ya hemos recorrido tranquilamente sus rincones, cuando podemos rendirnos definitivamente al trabajo creativo realizado en esta región. Como los veteranos de la saga literaria saben bien, Toussaint es un pequeño condado conocido por sus vinos y sus férreas tradiciones, catalogado por muchos como un país de cuento de hadas. Es completamente distinto a cualquier cosa que hayamos visto anteriormente en Wild Hunt, ofreciendo una belleza visual evidente y explosiva, salpicada de colores saturados, flores, campiñas de ensueño y bellos palacios adornando el horizonte.

The Witcher 3: Wild Hunt - Blood and Wine (PC) Captura de pantalla

El territorio y su identidad se inspiran en ciertas regiones de Francia e Italia, aunque en una versión completamente idílica. Cuando hace buen tiempo es difícil no quedarse prendado del esplendor que vemos a nuestro alrededor, especialmente cuando paseamos por la capital, Beauclair, otro hito arquitectónico para los diseñadores de ciudades de CD Projekt: grande, vertical y bellísima, una auténtica corona que nos vuelve a recordar uno de los aspectos más notables de la construcción de mundo de The Witcher 3 en general. Pero el aspecto visual de Toussaint no sólo se sustenta en lo radiante de su exterior, sino también en las sombras de su interior. El “más allá de las apariencias” es una temática que resuena con fuerza en toda la expansión y tiene su expresión gráfica en algunos de los rincones que visitaremos en nuestras andanzas en esta tierra de caballeros errantes.

Cambios Jugables

Siendo una expansión, no hay cambios radicales en lo jugable, aunque sí algunos retoques para mantener el interés en la progresión de Geralt y, especialmente, para aderezar la experiencia a los que quieren llegar a los extremos jugables de dificultad. La gran novedad está en un sistema de mutaciones avanzando que podremos desbloquear una vez completada una misión. Una vez abierto, nos permitirá invertir puntos de habilidad y mutágenos en un sistema pensado para mejorar nuestro combate, magia o nuestra propia sangre. Cada ruta nos permite avanzar en una de esas tres direcciones y acceder a habilidades únicas como daño crítico con Signos, sangre tóxica que daña al enemigo por cada golpe que recibimos, o la habilidad de convertir cada golpe final cuerpo a cuerpo en un movimiento especial de desmembramiento. Junto con la subida de nivel permitido del modo “+” y ciertos ajustes, nos encontramos a todos los efectos con la revisión final de lo que ha sido el desarrollo de personaje y combate en The Witcher III.

The Witcher 3: Wild Hunt - Blood and Wine (PC) Captura de pantalla

Más variedad de encuentros

Al igual que pasaba en Heart of Stone, una de las ventajas de trabajar en una expansión es la de tener un plazo más cómodo, así como un juego más concentrado. Para terminar The Wild Hunt, CD Projekt tuvo que apretar durante bastantes meses, tratando de llenar el enorme juego que habían creado. Eso y su naturaleza abierta hizo que no tuviera la variedad de luchas especiales que hubiera sido deseable. Pero con las expansiones, los diseñadores de encuentros han tenido más tiempo para crear más variedad de situaciones, generando un ritmo más intenso y momentos más interesantes en general. Regresan viejos conocidos del bestiario, pero también nuevas incorporaciones, así como varios encuentros especiales con rutinas de combate diferentes que ponen a prueba nuestra habilidad manejando los amplios recursos del brujo.

Esos pequeños detalles

Blood & Wine viene con toda una serie de novedades que no son fundamentales pero ponen color al conjunto. Por supuesto, tendremos nuevas armas, armaduras e incluso sillas de montar para Sardinilla con las que aumentar nuestra ya amplia colección, pero además de lo obvio hay algunos detalles bastante curioso. Uno de ellos es un hogar propio, por primera vez en la serie -más allá de Kaer Morhen-, una preciosa pero algo destartalada casa con viñedos y olivos a su alrededor en donde podremos acudir siempre que queramos a descansar o dejar nuestras posesiones. Lo interesante es que podremos reformarla, equiparla con nuevas instalaciones y convertirla en un auténtico palacete, con detalles como mostradores para nuestras armas y armaduras favoritas (que ya no usamos). La posibilidad de personalización es escasa ya que los cambios están predefinidos, y en el fondo no es más que una forma de que los jugadores hagan algo con ese dinero acumulado que ya no gastan, pero tiene su gracia y guarda algunos buenos momentos.

The Witcher 3: Wild Hunt - Blood and Wine (PC) Captura de pantalla

Una historia de luz y oscuridad

Huelga decirlo, pero la historia está a la altura de lo esperado, con personajes carismáticos, giros inesperados y la profundidad en los diálogos a la que estamos acostumbrados. Algunas de las conversaciones son un auténtico tesoro, con frases redondas y esa madurez que siempre ha impresionado de esta saga. Y podríamos hablar de mucho más, del final por ejemplo, brillante. Pero obviamente no vamos a hacerlo porque cualquier cosa que digamos está de más y no queremos robaros ni una milésima parte de lo que es disfrutar de esta trama en todo su esplendor. Además de la historia principal, también encontraremos ese buen hacer en las misiones secundarias disponibles: largas, elaboradas y capaces de ofrecernos perspectivas diferentes de Toussaint y sus habitantes. Es difícil cuantificarlo todo en horas, ya que como siempre eso depende del jugador (y su afición al Gwent), pero las 30 horas que comentan desde el estudio parecen razonables siempre y cuando uno no se lance sólo a la historia principal. Es una expansión con mucho más entretenimiento que Heart of Stone por el mero hecho de tener un amplio territorio que explorar amplía enormemente el abanico de horas que se le puede echar.

Conclusión: 

Honestamente, después de Wild Hunt y Heart of Stone, creemos que la inmensa mayoría de los que estén leyendo este necesitan poca motivación para lanzarse a ojos cerrados a por Blood & Wine. La segunda expansión mantiene el nivel de excelencia que se espera del estudio polaco, consigue redondear todavía más un mundo que ya era fantástico y nos regala una nueva gran historia de Geralt, la última que veremos por su parte, presentada en forma de un maravilloso final que aglutina a todo el juego en conjunto. Un nuevo ejemplo, otro más, de cómo plantear una expansión y una despedida fantástica antes de que el estudio se centre en cuerpo y alma en sus próximos proyectos.

Lo MejorLo Peor
El nuevo territorio, Toussaint
Que sea la última expansión
Nuevamente, gran nivel narrativo en principal y secundarias
Visualmente una auténtica gozada
Las novedades jugables añaden profundidad en el segmento más exigente
Fantástico final, digo del juego, del personaje y de la saga

Puntuación

Excelente
Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.
Cómpralo sin pestañear.
Jugabilidad

No hay grandes cambios jugables sobre lo que ya conocemos, pero el sistema de mutaciones hace un buen trabajo para conseguir interesarnos en subir más niveles y los retoques al modo de juego + son bienvenidos para extender la vida del título hasta sus últimas consecuencias.

Gráficos

Toussaint es un auténtico espectáculo visual que corona todo el inmenso trabajo realizado por CD Projekt. El mapa total del juego con él queda para los anales de la historia del videojuego

Sonido

La banda sonora de The Witcher 3 sigue siendo maravillosa y no nos hemos cansado todavía de escucharla, lo que junto a los temas propios de Blood & Wine consigue mantenernos pegados a su mundo.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
9,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 12.29 € Comprar >
PAL/ES 29.99 € Comprar >
Desarrolla: 
CDProjekt
Género: 
Aventura, Rol
Lanzamiento: 
31/05/2016
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
PS4 XBO
+18Lenguaje soezMiedoSexoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad