Skip to main content
Publicidad
Rocket League

Rocket League, análisis

review_game
| |

Mezclar vehículos preparados para chocar los unos con los otros en un campo de fútbol, un balón gigante y dos porterías. El objetivo, como dice Cruyff, es marcar un gol más que el equipo rival. Y con esta premisa arranca un juego adictivo, sencillo y divertido.

Rocket League es una de las sorpresas más frescas que nos encontraremos este verano en el servicio Plus de Playstation 4 y también en PC.. No son pocos los que están atrapados en una fórmula tan sencilla como efectiva. Dos equipos de tres vehículos, un balón de por medio y dos porterías. El cruce entre fútbol y Burnout que tal vez nadie nunca se había planteado y que brinda, por lo menos, unas cuantas horas de diversión cuando solo has probado una partida para ver “de qué se trataba”. No es perfecto ni seguramente será un juego que el año que viene estará en la lista de los más jugados, pero tampoco pretende nada que no sea pasar un buen rato.

El boca-oreja con este título ha sido clave. Cuando uno mira la lista de juegos gratis para Playstation 4 en julio veía el nombre de Rocket League seguramente sin hacerle demasiado caso (sus creadores son Psyonix, creadores de ARC Squadron para móviles y que trabajan actualmente en Nosgoth). Pero primero un amigo te pregunta si has probado tal juego, luego ves un hilo en cualquier foro donde se comenta lo divertido que es, y aparecen algunos reviews yanqui. Y sí, llama la atención lo suficiente para descargar el 1,5 gigas que ocupa más o menos (y casi dos gigas más de parche, ya que por algún motivo el título recalentaba en exceso algunas Playstation 4).

Rocket League (PS4) Captura de pantalla

El primer paso es pasar por la campaña single player, donde jugamos con IA tanto aliadas como enemigas para hacernos con los controles, que tampoco son demasiado complicados. A fin de cuentas tenemos varios campos de distintas dimensiones con dos porterías y nuestro objetivo es meter goles con un balón de grandes dimensiones y una física más tipo globo que balón medicinal de por medio. Cuando estemos acostumbrados a los controles será el momento de dejar la modalidad offline, principalmente porque la IA tiene comportamientos bastante discutibles en el equipo rival y en el nuestro y puede llegar a ser desesperante (hay varios niveles, en todo caso). Rocket League está pensado para jugar online, y es que ni tiene demasiados modos ni tampoco variedad entre ellos. Es lo que es: partidas una detrás de otra donde gana quien mete más goles.

Podremos jugar Rocket League en partidas de exhibición, igualadas, una temporada entera o incluso a pantalla partida en modo local para 4 jugadores. Además, cuenta con crossplay entre PS4 y PC, algo que amplía las posibilidades de encontrar rivales en el futuro. Pero todos los modos se reducen a lo mismo: jugar partidos y ganar mientras sumamos puntos por hacer una serie de acciones en el campo y desbloqueamos nuevos elementos como vehículos u otros accesorios que personalizan algo la experiencia.

Rocket League (PS4) Captura de pantalla

Gas y goles
Lo importante del juego acaba siendo lo que sucede en el campo. Y es allí donde Rocket League atrapa a los jugadores de manera irremediable. Podemos modificar tamaño de los equipos, duración del tiempo… minucias. Lo importante es que arranque el partido y empecemos a ir como locos a por el balón. Lo que parece tremendamente básico al principio, empujar la pelota dentro de la portería contraria, se va complicando a medida que vemos como reacciona el esférico según nuestro golpe, las posibilidades que tenemos según el ángulo desde el que golpeemos o incluso las maniobras y tricks en el aire –una vez saltamos- que tienen un timming que nos puede permitir golpear con más o menos fuerza la pelota.

Rocket League es caos y locura a partes iguales. A veces la cámara nos jugará alguna mala pasada por la velocidad a lo que se sucede todo. Hasta ocho coches embistiéndose entre sí, volando por los aires, mientras intentan golpear una pelota de por medio. No tardaremos en ver jugadas maravillosas. A uno de nuestros compañeros le bota el balón sobre el capó del vehículo y es incapaz de darle fuerza mientras va dando toques. En ese instante, aparecemos nosotros a toda velocidad saltando por encima de él como si fuera el coche fantástico para rematar a gol. Los escenarios están encerrados como en una especie de cúpula, así que podremos avanzar a los rivales por los laterales a gran velocidad sorprendiendo y rematando desde una pared lateral cuando otros estaban luchando desde el suelo firme. Si a ello añadimos turbos por el escenario o colisiones dignas de Burnout, el resultado final es una locura.

Rocket League (PS4) Captura de pantalla

Pero no todo es rematar a gol. El juego te premia por varias acciones –muy a lo Call of Duty donde tienes recompensa visual de todo lo que haces- y cuando más se disfruta es cuando hay cierto orden en el equipo y no estamos todos como locos detrás del balón con la portería desguarnecida. A todo el mundo le gusta marcar goles, pero es tan satisfactorio o más ver como un rival remata a portería y aparecemos desde un lateral a toda velocidad sacando el balón de la línea mientras nos dan 50 puntos por esta maniobra. De hecho, el título multiplica su diversión con amigos y conocidos ya que al pobre single player ya mencionado hay que añadir que a veces, con desconocidos, la experiencia tampoco es tan gratificante cuando van a su bola. Que el juego se preste a ello no significa que sea mucho más divertido con cierta cabeza.

Conclusión: 

Rocket League es un juego que cumple con su cometido: divertir como único propósito. Un juego totalmente arcade en el que meter goles con nuestros bólidos o colisionar contra los rivales es tan absurdo como adictivo. El objetivo de marcar un gol más que el otro equipo cobra todo el sentido del mundo en partidas ágiles, variadas y alocadas a partes iguales. Centrado en el online y con cross play entre plataformas, Rocket League pecará de falta de variedad de modos, un single player olvidable y cierta sensación que podría haber dado más de sí en algunas opciones (como diferenciación entre vehículos y roles a adoptar en el campo), pero en la sencillez está su éxito. Arcade, frenético y divertido. Sin más alardes que estos.

Lo MejorLo Peor
Control absoluto del vehículo: libertad para hacer cosas con sencillez
Sin variedad de modos, incluido un single player insulso
Fórmula adictiva que invita a jugar siempre un partido más
Ciertos detalles mejorables (IA, algunos movimientos de cámara y problemas puntuales de servidores)
Con amigos con los que coordinarse se multiplica la experiencia
Cross play entre PC y Playstation 4

Puntuación

Muy Bueno
Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.
Cómpralo.
Jugabilidad

Control y libertad absoluta de nuestro vehículo para moverse a todos lados, saltar, hacer piruetas y salir a toda velocidad con el objetivo de marcar goles e impedir que nos los metan. Es sencillo pero tremendamente adictivo. En dos partidas ya se entiende la mecánica y desde ese momento solo queda jugar y jugar para ir aprendiendo trucos y comportamientos. Arcade puro.

Gráficos

Sin demasiados alardes, funciona bien en movimiento por la velocidad que se impregna a los partidos y algunos efectos especiales. Las colisiones y saltos son espectaculares aunque la física sea muy exagerada, algo hecho a drede. A nivel de potencia bruta no ofrece nada impactante visualmente hablando, pero cumple con su cometido.

Sonido

Música con ritmo en los menús y sonido ambiente de estadio que no destaca demasiado, ya que acostumbra a ser bastante plano incluso en algunos momentos en los que se marca gol. Acompaña sin más.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,2
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Psyonix Inc
Género: 
Conducción, Deportes
Subgéneros: 
Arcade
On-line: 
8 Jugadores
Lanzamiento: 
07/07/2015
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
PS4 XBO
+7Juego online

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad