Skip to main content
Publicidad
Risen 3: Titan Lords

Risen 3: Titan Lords

review_game
| |

Después de que Risen 2 decepcionara a parte de los aficionados, Piranha se ha propuesto una tercera parte que cierre definitivamente la trilogía -con toda seguridad para volver a Gothic- y que recupere la confianza de los aficionados.

Piranha se dispone a poner punto y final a Risen, su particular travesía en el desierto en el que el modesto estudio alemán no sólo ha estado separado de su franquicia más conocida, Gothic, sino que también ha adoptado el paso de convertirse en un estudio multiplataforma, abandonando en parte su papel de adalid de una forma muy concreta de entender el rol en compatible. Después de un sólido comienzo con la primera entrega de Risen, el estudio no acabó de estar afortunado de cara a la segunda entrega, Dark Waters, que generó división entre los usuarios y puso en pie de guerra a no pocos incondicionales de Gothic. No hay que mitificar la trilogía original, los tres juegos tienen sus problemas y algunos han necesitado parches o mods de usuarios para mejorar, pero hay que entender que esos juegos tenían un algo que hacía que prestáramos atención al conjunto y que conseguían sumergirnos en su mundo. Risen 2 en cambio optó por sacrificar elementos en pos de conseguir una experiencia más pulida y asequible, lo que rompió el conjunto y lo transformó en una serie de individualidades con menos valor y mucho menos encanto. Es más fácil fijarse en los defectos cuando no tienes elementos superlativos que te mantengan ocupado.

El propio estudio es consciente de todo esto y ha reaccionado a las críticas. Buena parte de la campaña promocional de Risen 3 ha ido dedicada a mostrar los diferentes apartados en los que el nuevo juego ha mejorado con respecto a la segunda parte. También han sido bastantes insistentes sobre la idea de que Risen 3 combina elementos de la saga con Gothic para crear una experiencia más completa y satisfactoria para todos. Después de jugarlo, podemos decir que el estudio no ha mentido, pero todavía no consigue reproducir lo que hacía a la trilogía original juegos tan especiales -en particular los dos primeros-. Pero en general, las sensaciones son mejores que las de la segunda entrega.

Risen 3: Titan Lords (360) Captura de pantalla

Como siempre en los juegos del estudio alemán, aquí no hay creación de personaje que valga sino que comenzamos con un personaje establecido que por una serie de circunstancias “parte de cero” y podemos desarrollar en la dirección que queramos, tanto en moralidad, capacidadad y atributos. Lo haremos además en un mundo seriamente amenazado, con fuerzas del más allá penetrando el plano mortal y devorando la realidad mientras seres demoníacos aparecen por doquier en lo que parece el fin del mundo. Esto es importante y relacionado con las circunstancias personales del protagonista, que tiene un objetivo más inmediato: recuperar su alma antes de acabar convertido en un demonio.

Antes de eso tendremos el tutorial, camuflado, pero tutorial. Piranha ha aprendido la lección respecto al último juego y afortunadamente la duración de esta secuencia inicial es corta. Es lineal, restrictiva y absurdamente guiada, pero tiene el tamaño justo para pasarla rápido, aprender los elementos esenciales del control, combate y mecánicas básicas y por último dar comienzo a nuestra aventura. A partir aquí, podremos usar los llamados puntos de Gloria para aumentar nuestras características base y empezar a recorrer lugares en busca de aliados con los que vencer a la terrible maldición, que por otra parte está muy relacionada con la amenaza que se cierne en el mundo. Diferentes facciones buscan a su manera combatir esa amenaza, así que es importante hablar con todo aquel que pueda ofrecer una solución, viajando a las distintas regiones y realizando misiones.

Risen 3: Titan Lords (360) Captura de pantalla

El sistema de desarrollo de personaje es todo un acierto y algo que otros juegos de rol deberían fijarse más, siguiendo una gran tradición de juegos de rol que separan pero a la vez relacionan entre nuestras características y nuestras habilidades, estableciendo además que una habilidad específica requiere no sólo una cualificación física, sino también un aprendizaje de alguien que sepa más que nosotros. Así que por un lado tenemos los atributos, que podemos mejorar usando los “puntos de “experiencia” que ganaremos combatiendo y resolviendo misiones: cuerpo a cuerpo, a distancia, astucia, influencia, resistencia, destreza, magia y espíritu son las categorías base, que podemos subir invirtiendo puntos y teniendo en cuenta el viejo principio de que cuanto más queramos subir, más cuesta. Será nuestro primer paso a la hora de elegir qué tipo de personaje queremos ser, algo para lo que tenemos bastante libertad.

Pero tener el atributo adecuado es sólo parte de la ecuación. Para conseguir aprender habilidades específicas necesitaremos hablar con NPCs y preguntarles si pueden enseñarnos algo. Si contamos con el suficiente dinero y los atributos mínimos requeridos, podremos tener esa habilidad o mejorarla. Hay una gran cantidad de habilidades por descubrir y desarrollar que nos permitirán combatir mejor, convencer o intimidar a otros NPCs para que hagan lo que le pedimos, crear pociones, conseguir mejores precios en los productos, crear conjuros, imbuir a objetos con habilidades mágicas, producir bebidas alcohólicas, manejar con más precisión distintas armas de fuego… la lista es larga y muy variada, permitiéndonos una gran flexibilidad en desarrollar nuestro personaje en la dirección que queramos -aunque siempre teniendo en cuenta que no debemos descuidar el combate, es algo que vamos a hacer muy a menudo-.

Risen 3: Titan Lords (360) Captura de pantallaRisen 3: Titan Lords (360) Captura de pantallaRisen 3: Titan Lords (360) Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,6
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Piranha Bytes
Género: 
Acción, Rol
Lanzamiento: 
15/08/2014
Plataforma: 
PC
También en:
360 PS3
+16Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad