Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Penumbra: Requiem

Requiem en la oscuridad
Requiem en la oscuridad
review_game
| |
30297 visitas
La saga Penumbra vuelve a la carga con su tercera entrega en forma de expansión de Black Plague, título que causó relativo impacto por su singular presentación. En este caso, no obstante, los desarrolladores han decidido dar un giro inesperado a la serie cambiando ligeramente el concepto. Pero, ¿para bien?

Aunque uno esté más o menos familiarizado con la mayoría de grandes títulos (y con los no tan grandes también) que salen para su plataforma favorita, en ocasiones sucede que alguna franquicia pasa desapercibida. En el caso de este redactor que suscribe, es menester decir que la saga Penumbra le era completamente desconocida hasta el momento de realizar este análisis; Requiem es la tercera entrega de la saga (Overture y Black Plague fueron lanzados antes), si bien en este caso nos llega en formato de expansión que requiere el segundo de ellos - incluido en el dvd - para ser ejecutado.

penumbra_requiem_15_0.jpg Captura de pantalla

Para poder opinar con algo más de propiedad, hemos decidido jugar toda la serie desde el primer episodio para comprobar qué añade exactamente esta nueva apuesta de Frictional Studios a la trilogía, ya que en teoría vendría a cerrar el ciclo de incógnitas abiertas desde sus comienzos. Nuestra sorpresa, después de pasar unas cuantas horas agradables con esta aventura en primera persona distribuida por Friendware, es que Requiem constituye un punto y aparte con respecto a sus predecesores. Y no exactamente para bien.

penumbra_requiem_08_0.jpg Captura de pantalla

Para la gente que no conozca el planteamiento de Penumbra, baste decir que se trata de vivir una experiencia de tensión y terror psicológico bastante conseguida; todo ello con el enfoque de un juego de disparos - sin disparos - y con capacidad para interactuar con la mayoría de objetos que vemos en pantalla. Como decíamos antes, estamos ante una aventura pero de las de tipo point-and-click, de manera que con el ratón y apenas algunos botones del teclado podemos desenvolvernos perfectamente en un mundo oscuro lleno de puzzles y peligros que tenemos que resolver y sortear.

penumbra_requiem_07_0.jpg Captura de pantalla

Todo ello envuelto en un fuerte hilo narrativo interesante (nuestro protagonista sigue la pista a las acciones de su padre, desaparecido tiempo atrás) lleno de guiños hacia lo oculto, ruidos misteriosos que proceden de puertas que no se abren, enemigos que afectan tanto a nuestra salud física como mental, trampas que esquivar con nuestro ingenio y objetos que recoger para utilizarlos más tarde. Digamos que contiene los elementos clásicos de un Monkey Island pero en primera persona y ambientado por Lovecraft. Más o menos.

penumbra_requiem_05_0.jpg Captura de pantalla

La interfaz de la serie, mantenida también en Requiem, es bastante peculiar: al hacer click con los botones del ratón podremos interactuar con los objetos como si fueran reales. Es decir, habrá que arrastrar las puertas con el mouse, levantar las piedras hacia arriba o lanzarlas hacia algo (o alguien), apilar cajas… y todo ello con mayor o menor dificultad dependiendo de cómo lo agarremos, la distancia, etc. De forma que, en cierta medida, 'sentimos' cuando estamos interactuando mejor o peor con el escenario.

penumbra_requiem_02_0.jpg Captura de pantalla

El principal problema de Penumbra: Requiem es que el enfoque que se le ha dado en esta ocasión es radicalmente distinto a Black Plague, la mejor de las dos entregas anteriores. Es como si se hubiera tomado la base de Penumbra, la ambientación y el sistema de interfaz, pero se hubiese prescindido de la esencia del juego en sí. Este Penumbra es menos Penumbra que los anteriores por una serie de razones que trataremos de discernir a continuación.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6
Regístrate o haz login para votar
Desarrolla: 
Frictional Games
Género: 
Aventura gráfica
Lanzamiento: 
26/03/2009
Plataforma: 
PC
+12

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad