Skip to main content
Publicidad
Hearthstone: Heroes of Warcraft

Hearthstone: Heroes of Warcraft

review_game
| |

Bajo el abrazo de Magic: The Gathering, Blizzard concibió el pasado otoño un fenomenal juego de cartas muy parecido que sale ahora de su fase beta para convertirse en producto final redondo y que marcará los juegos de mesa online. Hearthstone: Heroes of Warcraft es tan accesible y visual como profundo y equilibrado, además de gratuito a través de Battle.net. Nunca la estrategia por cartas había sido tan adictiva y divertida en ordenadores, tanto para novatos como para expertos del combate mágico.

Disculpe las molestias

El contenido no se encuentra disponible en estos momentos

El fenómeno de los duelos de cartas coleccionables no es ninguna novedad. Pokémon, Yu-Gi-Oh o hasta El Señor de los Anillos tienen su propio juego de cartas para enfrentar a jugadores en mesas y torneos, todos ellos dominados por el seguidísimo, actualizado periódicamente e imbatible a pesar de los años Magic: The Gathering, precisamente el juego que más y mejor inspira a este virtual Hearthstone: Heroes of Warcraft. No quiere perderse Blizzard esta tajada y por ello lleva a los murlocs, brujos o bestias del enorme universo Warcraft y World of Warcraft hasta el terreno de la estrategia mediante cartas y combates matemáticos entre criaturas de distintas feurza, salud, habilidades o características. Pero no lo hace con cartas físicas, sino en su mejor terreno, con un videojuego. El jugador como Héroe invocador y hechicero para afrontar a otros de distinta clase pero mismos 30 puntos de vida y cantidad de cartas en el mazo, otras 30. Uno contra uno donde la inteligencia y algo de suerte hacen su mejor magia.

Así se esboza básicamente Hearthstone, como un duelo de dos magos donde el objetivo es acabar con los puntos de vida del rival antes de que él acabe con los nuestros, ya sea mediante hechizos dañinos, invocando criaturas permanentes que le dañen cada turno y entren en combate con las suyas, equipándonos armas que nos permitan atacar a nosotros mismos -nuestro Héroe- o agotando su mazo de cartas restantes. Varias vías y una única fórmula para la victoria, esto es lo que hizo grandísimo a Magic y lo que repite eficacia en Heroes of Warcraft. Todo ello con una constante mano tendida al equilibrio perfecto entre azar y astucia que hace a cualquier novato atento y con algo de suerte perfectamente superior al más experimentado y aprovisionado de cartas buenas. La adicción y la diversión se respaldan en todas sus posibilidades de actuación, superiores a las de una partida de ajedrez y siempre cambiantes.

Estilo muy visual e informativo en todo momento, una gran puerta de entrada para novatos en los juegos de cartas coleccionables.
Estilo muy visual e informativo en todo momento, una gran puerta de entrada para novatos en los juegos de cartas coleccionables.

Y todo esto en formato free-to-play (juego gratuito) y con unos micropagos tan opcionales como innecesarios, para nada desestabilizadores de la equiparación de jugadores y solo ofertados para quien quiere abrir más rápido sobres de cartas raras, normalmente algo más poderosas que las estándar pero también perfectamente accesibles a través de oro del juego. Hearthstone quiere ser quien impere en el juego online de cartas y desde luego debido al descuido que está teniendo Wizards of the Coast con Magic: The Gathering - Duels of Planeswalkers o el histórico Magic Online no parece que lo vaya a tener difícil. Blizzard insinuó en el pasado que en caso de éxito se animarían con una más que apetecible versión para iPad que invite a jugar en cualquier lado y de forma táctil. Pronto se confirma que el planteamiento y manejo dejan claro que las tablets son una plataforma ideal para este gameplay. De momento está fechada para verano.

Descargable a través de Battle.net y con millones de jugadores ya por todo el mundo que facilitan y agilizan el matchmaking, Hearthstone era beta abierta y ahora se ha convertido en producto final. Es solo online y hasta la edición de nuestro mazo de manera individual y desconectada de otros requiere conexión permanente, pues cada carta que metamos en nuestras barajas, que abramos en los sobres, que desbloqueemos jugando contra la CPU, etc. marca un progreso, rango y nivel de nuestro Héroe que Battle.net registra al instante, claramente en favor de tener el juego instalado en un segundo dispositivo, por ejemplo, una tablet. Es más que esperable que no tarde en cerrarse la fecha de lanzamiento y lanzarse la edición para esta plataforma, quizá la más cómoda de todas para este sistema de juego en red.

La mesa de juego es muy linpia y clara, aunque tiene interacciones inútiles con los elementos decorativos.
La mesa de juego es muy linpia y clara, aunque tiene interacciones inútiles con los elementos decorativos.

La llegada a la taberna

Hearthstone en su beta ya puso boca arriba sus cartas -nunca mejor dicho- pero con la producción final y cerrada solo ha querido ampliar su catálogo de hechizos y criaturas (esbirros). Todo se ambienta en una taberna medieval perfectamente sacada de Warcraft, donde Magos, Guerreros, Pícaros, Brujos, Cazadores, Chamanes, Paladines, Druidas y Sacerdotes se retan en duelo de cartas sobre las mesas de madera del animado local. Nueve clases ya de sobra conocidas cada una con su habilidad (Poder de Héroe) y cartas a jugar únicas. Para quien venga de Magic o conozca su mecánica, se puede decir que cada clase se corresponde con un color, un estilo de juego, el lento y controlador Sacerdote sería el azul frente al suicida y rapidísimo Brujo que sería el negro o el tosco y fornido Guerrero que sería rojo.

Hay que decir que más o menos todas las clases están equilibradas en cartas a su disposición, pero no en Poder de Héroe que otorgan, todos distintos y por dos cristales de maná, siendo algunos superiores contra prácticamente todas las demás clases, con menos debilidades que otros. No es un error determinante, pero el ojo experto sabrá apreciarlo. No es lo mismo equipar una daga 1 / 2 que hacer 1 punto de daño directo a cualquier objetivo o colocar en juego una criatura 1 / 1. Aunque pueda parecer una diferencia insignificante y que en realidad sirve para hacer un único punto de daño, en contextos muy competitivos y avanzados esto marca muchas diferencias. Veremos cómo evoluciona, pues desde luego hay nueve clases todas ellas diferentes y que en determinados tipos de mazo van mejor y peor. Un mazo basado en dar +X /+X a un esbirro donde X es el número de esbirros que tenemos en juego jugará mejor con el Paladín con el Poder de Héroe invocador de criaturas 1 / 1.

Todos los modos de juego requieren conexión, aunque Práctica sea conta la CPU. En Mi Colección podremos formar mazos.
Todos los modos de juego requieren conexión, aunque Práctica sea conta la CPU. En Mi Colección podremos formar mazos.

Hearthstone ofrece juego contra otros usuarios o contra la propia CPU, con no muy buena ni coherente inteligencia de jugadas para ésta, con fisuras. En ambos casos, el formato de partida es el mismo, 30 vidas para cada Héroe (participante), 30 cartas en su mazo boca abajo y que obtener una por turno al comienzo de éste, un tablero de juego que distingue cartas en mano, cartas jugadas y cartas enterradas, y la ampliación de un cristal de maná por turno hasta llegar a un tope de diez. Comienza tu turno y te verás con una carta más para jugar y un cristal de maná más para poder correr con el coste de maná que tenga cada carta, desde 0 hasta 10, dividiéndose éstas entre hechizos, armas y esbirros. Nada más, todo bastante sencillo y comprensible para cualquiera, venga de otros juegos de cartas o no. Eso sí, nos toparemos con mazos de todo tipo, algunos pesados, por ejemplo los que abusan de los esbirros defensores.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Blizzard Entertainment
Género: 
Estrategia
Subgéneros: 
Basado en turnos
On-line: 
2 Jugadores
Lanzamiento: 
13/03/2014
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
AND IPD IPH OSX
+7Juego onlineMiedo

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad