Skip to main content
Publicidad
Goodbye Deponia

Goodbye Deponia

review_game
| |

Ha habido que esperar todo un año, pero al fin Daedalic nos trae la entrega final de una trilogía a recordar en la aventura gráfica. Regresa el humor hilarante, el egomaniaco Rufus y el aroma a la vieja escuela, así que digámosle adiós al universo Deponia como se merece... Sí, con Rufus liándola parda cada vez que abre la boca

“Dejémoslo en un ‘hasta luego”
Es difícil, ya sea en una saga de libros, juegos o películas, decirle adiós a un personaje al que le has cogido cariño, junto con el que has vivido una experiencia llena de humor, acción, sus instantes ‘tiernos’ y demás. Síntoma de que un estudio ha hecho bien su trabajo, nos ha costado decirle adiós a ese regalito, a ese antihéroe egoísta, dechado de (des)virtudes y desastre andante que es Rufus, el protagonista de Deponia, una experiencia completa que sus creadores, el estudio alemán Daedalic –hoy por hoy auténticos abanderados de la Aventura Gráfica tradicional, lanzando una maravilla tras otra como los más recientes The Night of the Rabbit o la segunda entrega de The Dark Eye, Memoria- decidieron dividir en tres juegos, pero que es como por ejemplo sentarte a leer/ver El Señor de los Anillos, con cada parte comenzando justo donde la otra lo dejó formando una sola historia partida en tres trozos.

Hace más de un año ya, en septiembre de 2012, que pusimos un pie en la tierra de Deponia, un planeta-basura que por azares del destino –y por el gafe de Rufus- empieza a atraer sobre sí más atención de la debida. Un guión descacharrante, con situaciones hilarantes y un doblaje que casi se convertía en el mejor del año cortesía de FX entregó un juego cuyos pocos ‘peros’ estribaban en que se hacía corto –pero tenía sus buenas 10 horitas- y que terminaba demasiado abruptamente, síntoma de haber partido una historia en el último momento debido a su extensión, aunque tampoco le hubiéramos hecho ascos precisamente a una aventura que nos hubiese durado 30 horas. Apenas mes y medio después, en noviembre de 2012, pudimos continuar la historia con una segunda parte que aumentaba el caos, el reto en los puzles y el sentido del humor –lo de Goal por triplicado era una genialidad de guión. Más grande, más divertida, mejor cohesionada, más surrealista, más satírica, más destroyer, Caos en Deponia nos dejaba en pleno Cliffhanger con las puertas abiertas a su conclusión, que se ha hecho de esperar un año entero por desgracia.

Goodbye Deponia (PC) Captura de pantalla

“You are leaving Deponia”
Vamos a pasar un poco de puntillas por lo que es la historia, ya que supondría revelarles detalles de la trama que la serie ha ido gestando desde el primer juego. Digamos solamente que Rufus y su enamorada Goal, junto a otros compañeros, siguen rumbo al Elysium, esa sociedad ideal y perfecta de felicidad eterna –como precisamente la que vimos este verano en los cines en la lograda y violenta Elysium de Neill Blomkamp. Y los que están en el Elysium quieren ir rumbo a Utopía. Pero el planeta-chatarrería Deponia se les interpone en el camino. Después de dos entregas y unas 20 horas de juego, tanto la trama como los personajes principales y secundarios y el camino que algunos han tomado/les han obligado a tomar, han aumentado considerablemente desde ese basurero con ínfulas de escapar de Deponia que era el primerizo Rufus que conocimos, por lo que son varios los hilos abiertos que maneja su guión. De nuevo repetimos el mismo tutorial en el mismo escenario inicial, solo que esta vez nos encontramos con el personaje que Rufus menos se esperaría y menos querría ver. ¿El enemigo? Peor –ya veréis quien es-, que se encuentra a estas alturas de la trama formando parte de la Resistencia en la Guerra contra los Organon. Y es que la historia de Deponia es así, el final de todas las cosas. Al igual que El Retorno del Rey, Matrix Revolutions o la Venganza de los Sith, la parte final es un confluir de personajes que vuelven y sub-tramas que buscan su conclusión.

Para empezar nos encontramos con un prólogo bien distinto de los anteriores. Si el primero nos presentaba al personaje y el segundo era toda una lección de humor acido negrísimo slapstick –sin duda el prólogo más destroyer del 2012-, el tercero es una elaborada set-piece de acción con situaciones límite, solo que planteada al estilo Rufus, esto es, con varios momentos absolutamente hilarantes y la aparición hasta de un fan que se cosplayea igual que nuestro protagonista –la pobre Goal en esta escena sí que lo pasa mal. Aquí ya nos encontramos al estilo de otras aventuras como Sam y Max con momentos scriptados que juegan a usar el click izquierdo del ratón como si de una QTE se tratase, dándole toques de dinamismo a la acción aunque tampoco sin entrar en el terreno que hizo Secret Files 3.

Goodbye Deponia (PC) Captura de pantalla

Desde el principio se nota un aumento en cuanto a las intenciones del guión de aumentar la escala y centrarse en aspectos no vistos anteriormente de sus protagonistas, ya que se narra el final de la historia, con la obligatoriedad de ir cerrando hilos y tramas y darles su momento de lucimiento a un plantel de secundarios que en ningún momento se puede decir que caigan en el tópico –un fantasma mirón que practica el voyeurismo en un hotel por ejemplo. Sobrepasando la decena de horas en una duración un poco más larga que los anteriores capítulos, Goodbye Deponia nos presenta a un Rufus que, aunque sigue siendo un miserable, egomaníaco y totalmente pagado de sí mismo ser humano, irá dándose cuenta poco a poco de su papel verdadero en cuanto a que la clave de salvar Deponia se encuentra en sus manos.

A pesar de que al inicio contamos con una breve recapitulación de lo ocurrido en La Fuga y Caos, y de que el juego no exige haberse pasado los anteriores para disfrutar con esta entrega, lo cierto es que es como ponerse a ver una trilogía en su último capítulo, por lo que se pierden muchos de los chistes, se desconocen los personajes, sus motivaciones y también lo vivido con ellos, por lo que es más que recomendable pasarse Deponia en orden y tener así la visión global de la trama que Daedalic quiere que nos hagamos. Se trata de un desarrollo en el que el estudio ha querido imprimir un ritmo para que nunca decaiga la acción, aunque siempre manteniendo su esquema y jugabilidad de puzles por encima de todo, de exploración y hablar con todos los personajes que veamos.

Goodbye Deponia (PC) Captura de pantalla

“El otro tornillo, Rufus…”
Desde la primera entrega, Deponia no se ha limitado a incluir puzles en su desarrollo, sino que el estudio ha implementado minijuegos para diversificar el esquema. Minijuegos que vuelven y que nos retarán a resolver pruebas de distinto tipo, como apagar una serie de radiadores usando unos pocos botones. En algunos estaremos clickando en plan Ensayo y Error –podemos resolverlo en un momento, podemos tirarnos un buen rato-, pero eso no valdrá para otros, que requieren de aprender sus mecanismos base para poder resolverlos. En cuanto a los puzles en sí, el combinar uno o varios objetos será lo esencial, en pruebas que en general, a pesar del ambiente del juego, tendrán más o menos su base lógica –decimos más o menos por aquello de que llevamos a Rufus y su ‘bendita’ inteligencia-, por lo que el avance se sucede a cierto ritmo que, como siempre en este género, depende también de nuestra experiencia en él.

 

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,6
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Daedalic Entertainment
Género: 
Aventura gráfica
Lanzamiento: 
08/10/2013
Voces: 
Alemán, Inglés
Texto: 
Alemán, Español, Francés, Inglés
Plataforma: 
PC
También en:
OSX
+12Lenguaje soezSexoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad