Skip to main content
Publicidad
Game of Thrones - Episode 2: The Lost Lords

Game of Thrones, Episode 2: The Lost Lords

review_game
| |

Después del impactante final del primer episodio, Telltale sigue desarrollando la trayectoria de la casa Forrester, encajándola con cuidado en la narrativa de la adorada serie de HBO, en una entrega en la que volveremos a pisar algunos de los más conocidos escenarios del universo literario de George RR Martin.

Este texto puede contener destripes sobre Juego de tronos, y se aconseja evitar tanto este análisis como el juego para evitarlos, ya el argumento tiene influencias de eventos de la serie/libros.

El primer episodio de los seis en los que se compondrá la temporada de Juego de Tronos de Telltale nos gustó y dejó buen sabor de boca. El estudio acertó al montar su historia sobre una casa apenas mencionada en los libros, los Forrester, pero con una cierta importancia estratégica, así como en una posición dramática tras la “Boda Roja” y el cambio en el balance de poder del norte. La familia, diseminada estratégicamente en diferentes puntos de los Siete Reinos, nos permite protagonizar historias en diversos puntos claves, así como interactuar con algunos de los grandes personajes de la serie -con la voz de los actores de la misma dada la licencia con HBO-. Quizás hubiera sido más fácil para Telltale contar una historia en otra época, sin mezclarse con los acontecimientos de los libros/series, pero el atractivo de entremezclar una historia propia con el argumento que ha atrapado a millones de aficionados en todo el mundo era demasiado atractivo.

Así que el primer episodio sirvió como presentación de esos personajes, introducción de su contexto y arranque de la trama. Con el segundo episodio, especialmente después de ver un final de auténtico impacto, se confiaba en que viéramos un desarrollo de los acontecimientos y un movimiento de los engranajes para mover más allá la trama. Pero, la realidad ha sido algo distinta a lo esperado. En la mejor tradición del propio RR Martin, en vez de ver un desarrollo claro en los personajes con los que conectamos en el primer episodio, hemos vivido lo que ha sido un segundo episodio de presentación, centrado en otros personajes también de la casa Forrester. No es que se hayan ignorado los anteriores, pero su desarrollo narrativo ha sido algo más escaso de lo que se pensaba. Quizás el hecho de que sea una temporada de seis episodios y no los habituales cinco haya contribuido a este ritmo más lacónico, pero no se puede decir que era exactamente lo que estábamos pidiendo.

Game of Thrones - Episode 2: The Lost Lords (360) Ilustración
    Game of Thrones - Episode 2: The Lost Lords (360) Captura de pantallaGame of Thrones - Episode 2: The Lost Lords (360) Captura de pantalla


El nombre de The Lost Lords no es baladí, ya que precisamente gran parte del juego se centra en dos nuevos protagonistas para la historia: Sir Rodrick, heredero de la casa Forrester, y Asher Forrester, el segundo en la línea de sucesión pero exiliado en Essos, viviendo la vida que siempre le ha gustado: bebida, mujeres y por encima de todo, lucha y batalla como mercenario. Como lo definía su madre: “no sólo tiene talento para la lucha, también tiene la voluntad de luchar. Un hambre de ella”. Gran parte del contenido del episodio 2 se centra en estos dos nuevos personajes, que además se muestran como los dos grandes protagonistas de la historia y sobre los que va a descansar en gran parte el futuro de la casa. Junto a ellos hay otras dos historias ligadas, la de la tercera hermana, Mira, en Desembarco del Rey y la de Gared, en el Muro. Iremos saltando entre estos cuatro personajes en las algo menos de dos horas que nos durará el capítulo.

No hay grandes cambios con lo que es la estructura básica de un juego de Telltale contemporáneo. tenemos QTE para las secuencias de acción -nuevamente, no demasiado frecuentes y bien elegidas, por lo que no se hacen cansinas-, y diálogos en los que elegir diversas opciones y enfrentarnos posteriormente a las consecuencias. Huelga decir que no hay nada que se parezca ni remotamente a un puzle, y que el elemento de exploración e interacción está reducido a la mínima expresión. Todo se apoya en la tensión de qué decir en cada momento y ver las consecuencias de nuestras acciones desarrollarse ante nosotros. Algunas decisiones tienen poca o nula consecuencia, otras decisiones son más graves y pueden determinar entre la vida y la muerte de un personaje. Hay un truco de humos y espejos en cómo está montada esta narrativa, ya que hay un tronco narrativo principal que se sigue pase lo que pase, pero la fortaleza del diseño está en hacer creer que hemos llegado ahí como consecuencia de nuestras acciones.

Game of Thrones - Episode 2: The Lost Lords (360) Captura de pantalla

    1.jpg Captura de pantalla2.jpg Captura de pantalla

Sabiendo eso, los juegos de Telltale se ponen en su mejor momento cuando: a) todas las decisiones que tenemos son realmente malas y nos vemos forzados a intentar elegir cuál es la menos mala b) cuándo tenemos la sensación de que una decisión concreta va a volver más tarde para mordernos el trasero c) cuando vemos que algo que hemos elegido tiene una consecuencia muy palpable, incluso dura, en el desenlace de una trama o en la historia de un personaje, o en la forma que tiene de interactuar con nosotros. Ver como un personaje secundario al que hemos cogido aprecio nos agradece nuestra acción, o nos odia por ello, tiene impacto, más allá de que la trama siga una corriente principal más o menos determinada. Los personajes importan, sus reacciones importan, y en tanto que la historia aguante, las aventuras de Telltale tienen éxito precisamente por ese impacto emocional, aunque no tengan las complejas ramificaciones de acción a consecuencia que a algunos les gustaría.

Centrándonos en ese aspecto de cara a este segundo episodio, vemos que se ha bajado un poco el pistón comparado con el primer episodio. En parte es por lo ya comentado de introducir dos nuevos personajes y centrar gran parte de la acción en ellos, eso ralentiza el ritmo y pone un punto y aparte con respecto al potente final del primer episodio. Como consecuencia de eso, o simplemente por estar diseñado así, las situaciones a las que nos enfrentamos no tienen la tensión del primer episodio y esa sensación de que el destino de los Forrester pendía de un hilo. Aquí nos preparamos para lo que va a ser un arco argumental de más recorrido, así que aunque hay algunos momentos de tensión y de esa incertidumbre sobre lo que va a pasar, en ningún punto se acerca a los momentos cumbre del primer capítulo. Curiosamente, en este episodio también se ha reducido en gran medida la aparición de las estrellas de la serie, quizás a propósito para dejar más espacio para que Rodrick y Asher respiraran y se definieran. En cambio, la parte más dedicada al fan aquí se centra en la historia de Gared en sus primeros pasos en el muro.

Conclusión: 

Nos encontramos un episodio a camino entre presentación y transición, pero no demasiado emocionante. Los dos nuevos personajes apuntan buenas maneras. Asher nos va a dar la oportunidad de ponernos en la piel de un auténtico “duro” con un punto de chulería justificada, y Rodrick tiene que hacer frente a una situación realmente desesperada en condiciones realmente difíciles. Además, la historia de Mira de conspiraciones palaciegas se intensifica un punto, y la historia de Gared en el Muro puede dar satisfacciones, aunque está todavía por probar y el personaje sigue siendo el más desdibujado de todos. Por lo demás, más o menos se mantienen los mismos puntos del primer episodio. Gráficamente sigue sin ser convincente -el estilo funciona bien en escenarios, pero no en personajes-, tiene algunas de las imperfecciones a las que Telltale se ha malacostumbrado -malas transiciones de algunas animaciones, algún bug-, soberbio trabajo con las voces (en inglés, como los subtítulos) y una historia que sigue prometiendo, aunque todavía no termina de arrancar. El tercer episodio, que marcará el ecuador de la temporada, será clave en este aspecto, aunque mientras no nos quitamos la sensación de que el segundo episodio está algún peldaño por debajo del primero.

Lo MejorLo Peor
Los dos nuevos personajes parecen interesantes
Menos intenso que el primer episodio
Visitar el Muro
La sensación de que la trama todavía no ha despegado
El respeto al material original y su estilo

Puntuación

Bueno
Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.
Cómpralo sin miedo.
Jugabilidad

La fórmula clásica de Telltale con diálogos, decisiones y QTE, pero bien ajustada para darle el protagonismo a la narrativa. Sus momentos más intensos son precisamente con ciertos diálogos.

Gráficos

Es entendible que Telltale quiera dar algo de variedad a sus juegos para que no se parezcan, pero la sensación en Game of Thrones es que han cambiado de estilo por el mero hecho de hacerlo y el resultado tiene algunas lagunas importantes.

Sonido

Muy buena banda sonora que nos pone en situación, empezando por ese tema principal de la serie de HBO que tanta admiración despierta. Las voces (en inglés), a muy buen nivel como es habitual, incluyendo a los actores del reparto de la serie.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,8
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Telltale Games
Género: 
Aventura gráfica
Lanzamiento: 
03/02/2015
Voces: 
Inglés
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
PC
También en:
360 IPD IPH OSX PS3 PS4 XBO
+18Lenguaje soezViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad