Skip to main content
Publicidad
Dying Light: The Following

Dying Light: The Following, análisis

review_game
| |

Expansión del juego de Techland que aporta novedades jugables como la presencia de vehículos y más zombis que aniquilar. Ya disponible para PC, PS4 y Xbox One como expansión (19,99) o formando parte del pack Enhanced Edition con el juego original.

Dying Light fue uno de los primeros juegos destacados del inicio de año pasado. Un título creado por Techland que seguía la estela de lo que habíamos visto con Dead Island pero que ofrecía muchas características propias a tener en cuenta. Y la fórmula de aventura en primera persona, supervivencia, plataformeo tipo parkour y posibilidad de jugar en cooperativo cuajó entre los aficionados. La trama de Kyle Crane, además, ofrecía algunos momentos argumentales interesantes. Un año después, la compañía ha decidido tirar la casa por la ventana y lo que tenía que ser un DLC se ha convertido en una expansión que multiplica por dos la experiencia Dying Light. The Following, yendo al grano, sirve para: quienes disfrutaron de Dying Light y se quieran adentrar en un nuevo mapa casi tan generoso como el juego original; si no se llegó a adquirir del juego hace un año, ahora es el momento ideal con Enhanced Edition y el pack completo.

La trama nos ubica en una zona paralela a la que vivimos en el juego original. Aunque The Following se juega con el personaje que tenemos mejorado y equipado del título original, son dos tramas totalmente distintas y no podemos conectar “los dos mundos”. Eso sí, es importante tener desarrollado a Crane antes de adentrarnos en El Campo, ya que desde la segunda misión, sin cierto equipamiento es complicado avanzar. En todo caso, la historia empieza cuando la banda del protagonista rescata a un hombre que en medio de los delirios habla de un lugar en el que los humanos son inmunes a la infección de los zombis. Decidimos ver qué hay de cierto en eso y nos trasladamos a un sitio que parece, efectivamente, especial. Diferente.

Dying Light: The Following (PC) Captura de pantalla

Lo primero que sorprende de la nueva ubicación es la gran cantidad de zombis que encontramos poblando el escenario. El número es muy generoso y hace que incluso con un personaje ya ágil y con resistencia (nuestro Crane ha superado The Following tras haber completado la campaña principal de Dying Light) tengamos que tener cuidado porque siempre hay algún infectado al acecho.  Llegaremos a un refugio donde se nos invita a que volvamos por donde hemos venido. Pero entonces, ayudando a un par de personas (la primera recuperando un Buggy que será clave en la jugabilidad de la expansión) empezaremos a tener relación con los habitantes de la zona.

Y de esta manera, en poco rato, se presentan los dos conceptos que marcan la diferencia en este The Following. El primero es el Buggy, uno de los pocos vehículos que todavía funcionan. Lo robaremos de una banda de delincuentes y se convertirá en nuestro mejor amigo. El mapa de la expansión es enorme para recorrerlo a pie y hay misiones, como una inicial en la que tenemos que cerrar una válvula que está al quinto pino, que nos exigen llegar a estos puntos con el vehículo. Por como es el terreno, por la distancia y a veces incluso por el tiempo limitado que tenemos. El control se ajusta perfectamente al mando y tiene una respuesta precisa a la hora de frenar, girar en el último momento y demás.

Dying Light: The Following (PC) Captura de pantalla

El buggy es la clave de todo. Con él nos transportamos, con él arrasamos enemigos embistiéndolos, dejando trampas que antes dejábamos a pie o llamando la atención de colmenas de zombis. Y con él tenemos que sobrevivir. Si vamos chocando con zombis como si estuviéramos en un Carmageddon veremos como se nos estropea alguna parte del vehículo y tendremos problemas graves. De la misma manera que tenemos que saquear cuerpos, cofres y edificios para conseguir recursos para crear nuestro propio equipo, en esta ocasión tocará hacerlo con los vehículos abandonados. Tornillos, amortiguadores… todo lo que pueda servir para reparar las partes del coche maltrechas. A medida que avancemos iremos equipando nuevos elementos (incluido lanzallamas) que harán más resistente y útil al Buggy, además de poder hacer cambios cosméticos.

Una de las mecánicas más poderosas del juego es la gestión del Buggy tanto por su durabilidad como por la gasolina que consume. Aquí no sobran armas ni munición, por lo que tampoco vamos sobrados de combustible. Cuando estás con el indicador bajo mínimos, te detienes ante dos vehículos y ves que no puedes coger gasolina de ellos te das cuenta que es mejor prevenir antes que curar cuando empezamos una misión. Es como si muchas de las mecánicas que tenía Dying Light se hubieran volcado en el Buggy, dando como resultado una experiencia diferente a la del juego original y con una tensión y ritmo en muchas ocasiones brillante.

Dying Light: The Following (PC) Captura de pantalla

El otro gran concepto que marca la diferencia en el juego es la manera de afrontar las misiones. Queremos saber porque no hay infectados, y profundizar en lo que parece ser “la fe” de una tal “Madre” que regenta a los habitantes de la zona. Pero los NPC son desconfiados de los desconocidos, y tenemos que labrarnos un nombre dentro de la comunidad. Conoceremos diversas localizaciones con tablones de anuncios con misiones de todo tipo. Cazar un monstruo que está malbaratando recursos, encontrar personas desaparecidas, limpiar una zona de enemigos durísimos. Cada misión tiene recompensas (dinero y experiencia) y un nivel de dificultad que se nos indica en la descripción.  Hay enfrentamientos con ciertos enemigos que no desvelaremos que son una auténtica odisea de superar por muy bien preparados que estemos.

La sensación de ser el chico de los encargos se intenta diluir en parte con muchas misiones en las que sí, tenemos que llegar a cierto punto, pero una vez allí nos toca explorar. Esto ya sucedía en Dying Light pero aquí está más presente, algo que se agradece. Por desgracia, no todo son buenas noticias y una de las propuestas jugables más imponentes del juego original queda difuminado y casi inexistente en esta entrega: el parkour. El uso del Buggy se debe a un cambio de planteamiento del mapa, mucho más amplio y con un horizonte visible en lugar de enormes edificios. Y eso hace que tengamos un sistema de plataformas, agarres y saltos de un lado para otro mucho más limitado y casi anecdótico. En el modo multijugador la presencia de Buggies le aporta un toque distinto al competitivo del juego, aunque sigue sin ser una de sus grandes bazas.

Dying Light: The Following (PC) Captura de pantalla

Por último destacar que hay algunos errores de la entrega original que se mantienen en esta. Entre ellos está la IA enemiga. Los enfrentamientos con ciertos humanos no son todo lo satisfactorios que nos gustaría, y seguimos viendo como se cubren en lugares aunque no estén a salvo, no reaccionan ante acciones como que les caiga una granada a dos metros y no son los más agresivos del mundo en situaciones en las que nos podrían machacar. También es cierto que con el concepto de vehículo, navegar por la noche en medio de este escenario es mucho más sencillo. En Dying Light cuando caía el sol podía ser una odisea llegar a los refugios en medio de edificios, calles estrechas y zombis al acecho. Aquí esto acaba siendo mucho más liviano (aunque recordad que nos perdemos el doble de experiencia).

Conclusión: 

Dying Light: The Following es otro gran ejemplo de como presentar una expansión que amplía contenidos de manera generosa y aporta novedades jugables de peso. El Buggy y el sistema de misiones para ganar confianza son dos grandes aciertos que cambian la manera de afrontar un título que, eso sí, mantiene la base que ya vimos en la obra original. La supervivencia sigue estando presente, la variedad de misiones es algo más inspirada y tenemos horas de juego por delante con misiones desafiantes y un final que no deja indiferente a nadie. Pero The Following también cuenta con ciertas propuestas mejorables. Se ha perdido el concepto parkour que tan bien funcionaba en el juego original y que es puramente anecdótico en esta ocasión; la IA enemiga de los humanos sigue siendo mejorable y el miedo a que caiga la noche, con el Buggy como vía de escapatoria, ya no está tan presente. En todo caso, en conjunto acaba siendo una experiencia incluso más sólida que el juego original por momentos.

Lo MejorLo Peor
El añadido del Buggy: tanto por las misiones como por su gestión y personalización
El parkour, casi anecdótico
Más variedad de tareas por realizar
Hereda algunos problemas de IA enemiga y la noche ya no es tan mortífera por la presencia del buggy
Algunas misiones que nos pondrán al límite en desafío
El desarrollo de la trama entre el inicio y el final es muy limitado
Generoso en contenido a un precio ajustado

Puntuación

Muy Bueno
Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.
Cómpralo.
Jugabilidad

El buggy es la clave de todo. Usarlo para ir de un punto a otro, para solventar misiones con decenas de zombis de por medio, personalizarlo, gestionar sus reparaciones, el combustible... aporta variedad a la mecánica que ya vimos de Dying Light y que se mantiene presente salvo por el parkour, mucho más limitado por el diseño del nuevo mapa. 

Gráficos

Un portento técnico en el que destacan modelados, iluminación, distancia de visionado, la tan esperada ausencia de popping en el género sandbox y una gran nitidez. Destaca especialmente en PC, donde se pueden establecer los 60 fps  y que luce de escándalo con los parámetros al máximo.  En consolas, 1080p (según Digital Foundry, en One es un 20% por debajo de la Full HD “real”) y 30 frames por segundo estables. Eso sí, a nivel de acabado está por debajo de PC netamente en texturas, distancia de visionado y otros elementos mucho más cuidados en compatibles.

Sonido

La banda sonora sabe en qué momento tiene que aparecer y de qué manera. La tensión crece gracias a los sonidos que nos acompañan en momentos de calma tensa y los ritmos frenéticos aparecen cuando nos persiguen dos o tres zombis letales. El juego llega doblado al castellano con algunas voces perfectamente integradas y otras que no están al mismo nivel.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 18.99 € Comprar >
PAL/ES 22.39 € Comprar >
Desarrolla: 
Techland
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Survival Horror
Lanzamiento: 
09/02/2016
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
PS4 XBO
+18Juego onlineMiedoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad