Skip to main content
Publicidad
Dungeons & Dragons: Chronicles of Mystara

Dungeons & Dragons: Chronicles of Mystara

review_game
| |

Dungeons & Dragons, nombre mítico para los amantes del rol a golpe de lápiz y papel. Tower of Doom y Shadow Over Mystara, recreativas basadas en dicha licencia que al fin podremos disfrutar en plataformas actuales tras años de espera. Dos clásicos de culto de los que ahora os ofrecemos su correspondiente análisis.

El beat ’em up es un género antaño ramificado desde los juegos de peleas de avance lateral, a los que se dio profundidad al brindar al jugador la posibilidad de desplazarse hacia el fondo y exterior del escenario. Renegade (Technos, 1986) está considerado como el primer representante de la disciplina lúdica que por aquí llegó a conocerse como “yo contra el barrio”, debido a la temática barriobajera y callejera de muchos de sus títulos. Double Dragon (Technos, 1987) subió el listón de calidad y popularidad de la recién nacida disciplina, pero sería dos años después, ya en 1989, cuando el beat ’em up se convertiría en uno de los géneros más populares de los salones arcade gracias a tres extraordinarios títulos: Teenage Mutant Ninja Turtles, de Konami; Golden Axe, de Sega; y, sobre todo, el inmortal Final Fight, de Capcom. Aunque el éxito del beat ’em up acabó siendo eclipsado un par de años después por el arrasador Street Fighter II y la legión de juegos de lucha uno contra uno que le sucedieron, los “yo contra el barrio” siguieron manteniendo la suficiente popularidad entre los asiduos a los salones recreativos como para que las compañías siguieran apostando por ellos en años sucesivos.

Y es que, aunque los juegos de lucha versus eran dados a la espectacularidad, la competitividad y la inmediatez de un subidón de adrenalina sin igual, también fueron legión los jugadores que siguieron apoyando al beat ’em up por encima de todo lo demás. Los motivos son muchos, entre los que destacan el juego social (los beat ’em up que permitían participación simultánea para un total de cuatro jugadores eran más que numerosos) y la propia economía, ya que éste era uno de los géneros donde más podía llegar a rendirnos una moneda de 25 pesetas a poco que domináramos el juego en cuestión. Así, Capcom siguió lanzando títulos que no hacían sino mejorar y mejorar la ya de por sí extraordinaria calidad de Final Fight. Hablamos de auténticas maravillas lúdicas como The King of Dragons (1991), Captain Commando (1991), Knights of the Round (1991), Warriors of Fate (1992), Cadillacs & Dinosaurs (1993), The Punisher (1993)…

Dungeons & Dragons: Tower of Doom destacó entre el resto de beat 'em ups de la época a pesar de que el nivel era bastante alto. Su segunda entrega, Shadow Over Mystara, ya rompió todos los registros.
Dungeons & Dragons: Tower of Doom destacó entre el resto de beat 'em ups de la época a pesar de que el nivel era bastante alto. Su segunda entrega, Shadow Over Mystara, ya rompió todos los registros.

Pero he aquí que Capcom estrenó a finales de 1993 su nueva, flamante y potente placa recreativa llamada Capcom Play System II (CPS-2 para los amigos). Lo hizo con dos títulos: Super Street Fighter II, la primera gran actualización importante de su avasallador juego de lucha, y Eco Fighters, un matamarcianos de scroll lateral. Por supuesto, no pasaría mucho tiempo hasta que un beat ’em up se uniera a esta nueva generación arcade; y menudo beat ’em up, señores. Mencionar como curiosidad que entre los desarrolladores de Dungeons & Dragons: Tower of Doom, un juego que acabaría siendo aclamado como eterno clásico de culto, se encontraba George Kamitani, quien años después pasaría a engrosar las filas de Vanillaware, maestros de las dos dimensiones que en pocas semanas nos brindarán Dragon’s Crown, considerado heredero espiritual de estos D&D. Pero regresando al juego que nos ocupa, Tower of Doom supuso toda una revolución para el beat ’em up gracias a un cúmulo de virtudes ante las que caía rendido todo jugón que se acercara a tan sorprendente recreativa.

Sin perder en ningún momento sus raíces de “yo contra el barrio” (eso sí, de ambientación fantástica en lugar de callejera), Tower of Doom añadía una serie de características tomadas de la licencia RPG en la que se basaba el juego, las cuales le sentaban como un guante, eliminaban de un plumazo las principales deficiencias que había arrastrado el beat ’em up hasta entonces (principalmente la monotonía en el desarrollo y la constante repetición de enemigos), y sobre todo daban como resultado un juego sorprendentemente largo para ser una recreativa, dotado de una duración más propia de un juego de consola de la época que de un título arcade diseñado para que las monedas fluyeran de manera constante al interior del mueble. Cuatro personajes a elegir dotados de un abanico de ataques y posibilidades inéditas en el género, multitud de niveles y rutas por tomar, innumerables ítems de los que hacer acopio, sobresaliente apartado técnico que exprimía a fondo el potencial de CPS-2… Manejando tales características, el éxito del juego era inevitable. A partir del año de su lanzamiento, 1994, raro era el salón recreativo que no contaba con un mueble que atesorara en su interior una placa de Tower of Doom.

El %22horrible negro dragón%22, primer obstáculo realmente serio al que debemos enfrentarnos en Tower of Doom.
El %22horrible negro dragón%22, primer obstáculo realmente serio al que debemos enfrentarnos en Tower of Doom.


Un par de años después, Capcom superó lo insuperable lanzando una segunda parte que, con el título de Dungeons & Dragons: Shadow Over Mystara, daba todo lo que debe exigirse a una secuela y que puede resumirse en tres palabras: más y mejor. Con dos nuevos personajes, un mayor abanico de ataques para los cuatro guerreros provenientes de Tower of Doom, aún más armas e ítems, y una longitud que rozaba lo increíble (pasarse horas enteras jugando con una única moneda era algo de lo que pocas recreativas podían presumir), Shadow Over Mystara se convirtió por méritos propios en el mejor beat ’em up de corte clásico jamás lanzado, galardón que a día de hoy aún conserva y que solo el próximo Dragon’s Crown puede aspirar a arrebatarle. Por desgracia, en 1996 los salones recreativos ya comenzaban a sufrir la profunda crisis que los llevaría a su extinción, por lo que la distribución de Shadow Over Mystara no fue tan prolífica como la que disfrutó Tower of Doom, de ahí que muchos no pudieran jugarlo en su momento, e incluso desconocieran su existencia hasta años después.

Aunque el ciclo vital de los dos D&D en salones recreativos estuvo plagado de éxitos y reconocimiento, en la parcela doméstica una maldición perseguía a ambos títulos. Capcom no parecía tener mucha prisa en lanzar conversiones destinadas a las consolas de la época a pesar de la popularidad de la que gozaban los dos juegos. De todas maneras hay que tener en cuenta que, en el año de lanzamiento de Tower of Doom, las plataformas reinas del mercado doméstico eran las consolas de 16 bits, que carecían del potencial suficiente para recibir una conversión de dicho título a no ser que se llevaran a cabo drásticos recortes en el proceso tanto en el terreno audiovisual como en el jugable. Cuando Shadow Over Mystara llegó a los salones recreativos ya estaban ahí las plataformas de 32 bits, las cuales sí podrían haber recibido conversiones decentes de dicho juego (aunque también con recortes de por medio); pero el lanzamiento doméstico de Shadow Over Mystara tampoco llegó a tener lugar, debido seguramente a la escasa popularidad que tenían los juegos 2D entre unos usuarios cegados por la fiebre poligonal que parecía impregnarlo todo.

Hoy día cuesta entenderlo, pero en su momento esta clase de títulos quedaron completamente eclipsados por los juegos poligonales. Incluso el inmenso Castlevania: Symphony of the Night tuvo que esperar para ser reconocido como la obra maestra que era.
Hoy día cuesta entenderlo, pero en su momento esta clase de títulos quedaron completamente eclipsados por los juegos poligonales. Incluso el inmenso Castlevania: Symphony of the Night tuvo que esperar para ser reconocido como la obra maestra que era.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Iron Galaxy Studios
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Arcade
On-line: 
4 Jugadores
Lanzamiento: 
19/06/2013
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
360 PS3 WiiU
+12Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad