Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Deus Ex: Human Revolution

El renacimiento de un clásico
El renacimiento de un clásico
review_game
| |
160632 visitas
El Deus Ex original rompió esquemas y se convirtió en un juego de culto gracias a su excelente diseño y la libertad que ofrecía. Human Revolution recoge ese testigo, destilando algunos de los mejores elementos originales, poniéndolos al día y logrando así una experiencia fiel y a la vez moderna, actualizada, sentando las bases de cómo se debe actualizar una serie clásica.

Cuando el primer Deus Ex apareció, muchos esperaban que encabezara una revolución, o al menos que abriera una alternativa a una nueva clase de juego. Demasiado 'directo' para ser considerado un juego de rol, pero demasiado 'complejo' para llevar el apelativo de FPS. Un título que desafiaba géneros y definiciones, un videojuego con un sentido más amplio de sí mismo, con una idea realmente ambiciosa de lo que era la interactividad y lo que suponía dejar al jugador auténtica libertad para resolver problemas a su forma. Acostumbrados a shooters puros donde la 'solución' a los problemas consistía en poner una bala o una motosierra en la cabeza del enemigo o encontrar la llave de la puerta, la propuesta de Ion Storm era realmente rompedora. Presentado como una evolución de otros títulos que también habían ofrecido cosas muy distintas de lo que se esperaba, tales como System Shock o Thief -y desarrollado por un equipo con mucho en común con el desarrollo de esos proyectos-, Deus Ex era tanto un paso final evolutivo de esa clase de títulos como la promesa de una nueva clase de juegos, experiencias completas, multidimensionales, en el que cada jugador podría encarar la solución a sus problemas de formas distintas ya veces incluso inesperadas.

Pero no fue así, Deus Ex cosechó muy buenas críticas pero sólo unas ventas decentes, que le garantizaron una secuela que fue un sonoro fracaso en más de un sentido. Y ese fue el final de la historia. Ion Storm desaparció, Deus Ex se convirtió en un juego de culto, compartiendo destino con Vampire: Bloodlines o Planescape: Torment, ensalzados como auténticos triunfos del medio pero arrojados a un rincón que sólo los más aficionados al videojuego conocen. Mientras, el género de los FPS evolucionaba según los designios del juego de moda, ya fuera Halo o Modern Warfare, todos concentrados principalmente en lo que el público mayoritario demandaba: una manera divertida, accesible y satisfactoria de pegarse tiros los unos a los otros en los diversos modos multijugador, acompañado de una experiencia en campaña que resultara espectacular, pero previsble, no muy larga -a veces sumamente corta- y poco dada a las frustraciones: avanzar, acabar con los enemigos de turno y seguir avanzando, siempre con algo espectacular esperando a la vuelta de la esquina. Incluso juegos de diferente molde como Bioshock tampoco se atrevían con muchas de las complejidades de diseño que otros juegos de antaño habían encarado, concentrándose en aspectos como ambientación, trama y otras cualidades para conseguir su excelencia.

still4_copy.jpg Captura de pantalla

Por ello, cuando se anuncio el regreso de Deus Ex de la mano de un nuevo equipo, los más veteranos se echaron a temblar. ¿Qué iban a hacer con este clásico? ¿Lo iban a convertir en otro shooter más? ¿Un juego multijugador en donde decenas de jugadores con gafas de sol iba a pegarse tiros corriendo como pollos sin cabeza? ¿Qué esperanza había de que un nuevo estudio pudiera hacer justicia a la complejidad del juego original, sin contar con veteranos de Ion Storm, ni con profesionales de renombre, y una situación de mercado que además no invita a concentrarse en según qué aspectos? Muy pocas, no son pocos los que auguraban una profunda decepción, y de hecho así lo hicieron saber a los miembros de Eidos Montreal en los primeros años, que tuvieron que tener la entereza de soportar críticas muy duras, antes de que ni siquiera se conociera un solo detalle del proyecto. François Lapikas, el productor del juego, mencionó 'que en 11 años de profesión nunca se había enfrentado a un clima tan hostil por parte de los usuarios', pero lo resolvió de la mejor manera posible, confiando en la visión de su director, Jean-François Dugas y teniendo claro que había que permeabilizar al equipo de las influencias externas. El objetivo era hacer algo fiel al original, no simplemente usar un nombre sino también una filosofía de diseño, pero introduciendo los cambios necesarios para adaptar esa experiencia al videojuego moderno y también para invitar a un mayor número de jugadores, pero sin renunciar a nada.

6222620110607_155809_3_big.jpg Captura de pantalla

El resultado de esa fortaleza y de esa visión es un título que supera las expectativas. Resulta hasta chocante ver hasta qué punto Eidos Montreal ha conseguido destilar muchos de los mejores aspectos del Deus Ex original y ofrecerlos mejorados y actualizados. Muchos asociaban la simpleza de las campañas FPS actuales, cada vez más cortas y lineales, al incremento de coste en el desarrollo de videojuegos, pero viendo Human Revolution, uno no puede dejar de pensar en que eso no se está contando toda la verdad. La realidad es que cuando un equipo trabaja varios años centrado en hacer una gran campaña y sin distracciones innecesarias -como un modo multijugador absurdo en el contexto del juego-, el resultado tiene muchas posibilidades de ser excelente si todo sale bien. Eso es lo que ha pasado en este juego, con una campaña profunda y magnífica desde diversos puntos de vista que merecen ser observados de manera personalizada.

6222620110607_155809_2_big.jpg Captura de pantalla

Fijándose en el aspectos narrativo, lo primero que hay que saber es que Human Revolution utiliza sabiamente los elementos principales que han conformado la serie, con su gusto por las conspiraciones, su interés por la filosofía, la política y la ciencia, y su capacidad para mantener al jugador expectante ante los giros argumentales inesperados y un desarrollo general que no sólo se apoya en una gran historia, sino que también pide la participación del jugador, ya sea a través de decisiones directa o a través del éxito o el fracaso de sus acciones. Este último es un elemento característico de la serie, ya que mientras otros juegos, cuando ofrecen opciones al jugador, siempre lo hacen de manera clara y directa -elige una cosa u otra-, en Deus Ex muchas veces las cosas pasan o dejan de pasar por una acción en el propio juego, por matar o no matar a alguien o por hacer, o no, algo que supuestamente debías de hacer. Ese es uno de los pilares sobre los que se levanta la libertad que ofrece este título.

dx_hr_concept_art_adam_jensen_couch.jpg Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
Aelias89
Sáb, 19/07/2014 - 02:17
No suelo loguearme en muchos sitios, pero al ver tu descripción del juego -por completo ya que me atrapó- no pude evitar hacerlo, y me apresuro a soltar una conclusión al respecto: le haces toda la justicia que se merece el juego... Yo lo estoy jugando por tercera vez y sigo atrapado por todas las cosas que no había descubierto en mis jugadas anteriores, una de las más impresionantes lamentablemente no las puedo exponer al público que lee tu reseña para no quitar ese factor sorpresa que tanto degusta y caracteriza la obra. En fin, una belleza de juego, con toda la potencia necesaria para infiltrarse en las esquinas menos pensadas de las emociones humanas.
reaverhood
Lun, 11/02/2013 - 02:06
Uno de los mejores juegos de esta generación que agoniza. Imprescindible!. Nada más que añadir.
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Cómpralo al mejor precio

Deus Ex Human Revolution (PC - Windows)

PAL/ES 17.98 € Comprar >
PAL/ES 32.45 € Sin Stock
Desarrolla: 
Eidos Montreal
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
26/08/2011
Voces: 
Español, Inglés
Texto: 
Español, Inglés
Plataforma: 
PC
También en:
360 PS3
+18

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad