Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Crusader Kings II

Un verdadero juego de tronos
Un verdadero juego de tronos
review_game
| |
99629 visitas
Paradox Interactive nos devuelve a los años más emocionantes de la Edad Media, con Crusader Kings II. Asciende a tu dinastía a lo más alto de la nobleza europea, a base de acero e intriga, con este magnífico juego de alta estrategia. Unifica tu reino o lánzate a las Cruzadas, tu eliges.

Han tenido que pasar casi 8 años, pero por fin ha llegado la ansiada secuela de Crusader Kings. Mientras las demás series de alta estrategia de Paradox, como Hearts of Iron, Europa Universalis o Victoria, iban recibiendo sus nuevas entregas, parecía que la Baja Edad Media permanecería en el olvido. Pero la conyuntura actual es excelente para recuperar este tipo de producto, gracias al furor que están causando productos de ocio con varios aspectos en común, aunque de tintes fantásticos en muchos casos. La espera ha terminado, y es el momento de volver a tomar la armas en nombre de nuestro pueblo, nuestro Rey y nuestro Dios. Bienvenidos a Crusader Kings II.

crusaderkingsii_td_0.jpg Captura de pantalla

La relación entre Paradox Interactive y el género de la estrategia es tan estrecha que no nos extrañaría que acabase recogida como sinónimo por la RAE. Y aunque a veces tenemos la suerte de encontrar pequeñas joyas de otras compañías, suelen limitarse a periodos históricos excesivamente concretos. Pero este no es el caso de la compañía sueca, que poco a poco ha ido extendiendo sus horizontes hasta abarcar casi 1000 años de historia, continuada entre sus principales series. Salvando el salto temporal entre Europa Universalis: Rome y el resto de los juegos de la saga, es posible controlar los designios de una dinastía, posteriormente convertida en un país, durante todo un milenio, con un nivel de profundidad muy pocas veces visto en otros representantes del género. Y es, precisamente, Crusader Kings, el punto de partida para nuestras ambiciones dinásticas y políticas, que comenzarán en la Europa de la Baja Edad Media.

an_crusaderkings2_06.jpg Captura de pantalla

Así, comenzamos en diciembre de 1066, tras la batalla de Stamford Bridge, y muy cerca de la coronación de Guillermo El Conquistador como rey de Inglaterra. El final del juego acontecerá, queramos o no, en 1453, con la Caída de Constantinopla a manos del Imperio Otomano. Aunque todavía no se ha desvelado como, es tradición en los juegos de Paradox que podamos exportar la partida para continuarla con el siguiente juego en la serie, Europa Universalis III en este caso. Incluso, en el caso extremo de no encontrar una forma oficial de hacerlo, los grupos de usuarios suelen diseñar alguna modificación que permita el traspaso. Así, es posible seguir jugando hasta el 1821, si contamos con dicho juego y sus ampliaciones, y retomar la partida en 1836 con Victoria II para, pasado un siglo, finalizar nuestras andanzas bajo Hearts of Iron III, cuyos eventos transcurren entre 1936 y 1948. Una opción apasionante como pocas.

an_crusaderkings2_07.jpg Captura de pantalla

La principal diferencia entre Crusader Kings II y el resto de juegos de Paradox, incluyendo su primera versión, reside en lo más básico de su mecánica. Mientras que en los demás títulos se nos invita a tomar las riendas de una nación, este nuevo producto pretende que seamos la cabeza de una dinastía. Aunque el cambio de concepto parezca mínimo, su aplicación es sustancial: nuestros esfuerzos tendrán que ir destinados a mantener el poder de nuestra familia, incluso por encima del bienestar del pueblo. Y para ello, el juego pone en nuestras manos todo tipo de herramientas, de las que tendremos que sacar el máximo provecho si no queremos pasar al olvido y perder nuestro poder y todas nuestras posesiones. Sobra decir que, con el caos reinante en el periodo histórico durante el que transcurre la acción del juego, la supervivencia de nuestro linaje no será precisamente una tarea sencilla.

an_ck2_22.jpg Captura de pantalla

El tiempo de carga que acompaña al inicio del juego es más respetable, y puede que tengáis que aprovechar para ir al baño para no ser interrumpidos más tarde. De hecho, es el único momento en el que el juego nos dará descanso, si no recurrimos a la pausa, porque el resto de esperas son bastante ligeras. En nuestra primera partida tendremos que seleccionar un periodo histórico, ya sea de entre los 3 predefinidos o eligiendo una fecha cualquiera entre 1066 y 1337. En función de el año, las dinastías existentes tendrán más o menos poder y sus personajes principales serán otros. El sistema es exacto, ya juguemos nosotros solos o si optamos por el modo multijugador, con el que se comparte mecánica. Así, hasta 32 jugadores podrán elegir el destino de sus respectivos linajes europeos.

an_crusaderkings2_12.jpg Captura de pantalla

En lugar de elegir mediante un listado de las familias, se nos presenta un mapa de Europa y Norte de África, exacto al que usaremos durante la partida. Este mapa está dividido en provincias, que hacen las veces de condados y sus equivalentes musulmanes. Cualquier señor cristiano que domine un condado es susceptible de ser candidato para nuestra partida, ya comience con un único territorio o varios. Evidentemente, cuanto menor sea el poder inicial de nuestra elección, el desarrollo nos resultará más complicado. En esta dificultad también influye la zona geográfica, dado que puede ser fronteriza con enemigos de la fe. Por cierto, si estáis esperando el momento de gestionar una dinastía musulmán o pagana, tendréis que seguir sentados. Es algo que no puede hacerse de momento, aunque se rumorea que alguno de los DLC previstos incluirán los nuevos eventos que nos permitan escoger representantes de otra religión.

an_crusaderkings2_19.jpg Captura de pantalla

Un señor puede ser vasallo de otro, o independiente. De esta manera, lo más normal es que un Conde tenga un contrato de vasallaje con un Duque o un Rey, a la vez que un Duque lo tendrá únicamente con un monarca. Es imposible que un Duque se rinda a los pies de un Conde, al igual que un Rey tampoco lo haría. Tened esto en cuenta, porque si queréis ir expandiendo vuestro poder, será a costa de títulos nobiliarios. Cada condado está asociado al suyo, mientras que los ducados se asocian a un conjunto de provincias adyacentes. Controlando al menos la mitad de las mismas, podremos hacernos con el título de Duque. Y si contamos con los condados suficientes, podremos reclamar el de Rey. Esto trae consigo muchas más implicaciones, como la posibilidad de usurpar títulos poseídos por otros personajes, reclamaciones sobre territorios que son parte de nuestro ducado o reino, pero no nos han jurado lealtad...

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
elbitxo14
Vie, 25/10/2013 - 19:41
Imperator3000 escribió:
Me gustan los de estrategia de paradox, admito que son super profundos y complicados, pero al estar en ingles... pierde algo de encanto, aun asi he jugado alguno y son fantasticos, enhorabuena a paradox x crear los mejores wargames de estrategia
El juego está en castellano, no te habrás bajado una versión digamos.. caribeña? ;) Auténtico juegazo, muy adictivo. En cuanto a la complicación del juego, a mi no me parece tan poco accesible, es mi primer juego de Paradox y no he tenido problema para entenderlo una vez hecho el tutorial, aunque tiene una dificultad muy alta si eliges mal tu personaje de inicio. Para quien se plantee jugarlo por primera vez, nada de pillar algún noble de la península, en la primera partida mejor escoger alguno de Irlanda o Escocia.
Imperator3000
Mar, 25/06/2013 - 05:08
Me gustan los de estrategia de paradox, admito que son super profundos y complicados, pero al estar en ingles... pierde algo de encanto, aun asi he jugado alguno y son fantasticos, enhorabuena a paradox x crear los mejores wargames de estrategia
9
Regístrate o haz login para votar
Desarrolla: 
Paradox Interactive
Género: 
Estrategia
Subgéneros: 
Tiempo real
Lanzamiento: 
07/02/2012
Plataforma: 
PC
+3

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad