Skip to main content
Publicidad
Broken Sword: The Serpent's Curse

Broken Sword: The Serpent's Curse

review_game
| |

Al final de la generación, Charles Cecil trae de vuelta a George  Stobbart y a la francesita Nico para regocijo de sus fans. Una vuelta a la época 2D que de nuevo apuesta por asesinatos, elementos sobrenaturales y un inicio que vuelve a sumergirnos 18 años después en un París como punto de partida

París en Otoño. Los últimos meses del año y el final del milenio. Tengo muchos recuerdos de la ciudad: Los cafés, la música, el amor… y la muerte”. La sección de cuerda empieza el In Crescendo. Aparece el título, y un cuervo abandona las gárgolas de Notre Dame para echar a volar y mostrarnos una panorámica de París. El café Bristo, el siniestro payaso, la impactante explosión y las palabras de George Stobbart en la cismática pero ya inseparable voz de Tomás Rubio: “La vida continuaba a mi alrededor, pero la explosión cambió mi vida para siempre”.

Parece mentira, como si hubiese sido ayer gracias a la magia de la version Director’s Cut que salió en 2009, pero hace 18 años que Broken Sword se estrenó, llegando para quedarse ppr siempre. Y reclamando con ello un puesto de honor absoluto entre los grandes, en pedestales de las mejores Aventuras Gráficas, en las colecciones de aventureros y en los recuerdos de muchos de nosotros que saltamos del SCUMM LucasArts y seguimos en paralelo con Sierra al mismo tiempo que nos adentrábamos en la sombra de un concepto tan exótico como los Templarios. Siria, París hasta llegar a Escocia; secretos ocultos, dobles fondos, el juego con la Historia de fondo cual thriller de investigación. Junto al americano George y a la periodista Nico, la mecánica clásica del Point & Click narró una obra capital e influyente en el género, citada por desarrolladores en obras posteriores.

Broken Sword: The Serpent's Curse (PC) Captura de pantalla

No vamos a seguir, pues ya es harto conocido que estamos ante una obra maestra con sus 11 letras de la Aventura Gráfica, fabulosa a nivel visual –ese uso del genial motor Virtual Theatre-, desafiante –muy, muy desafiante- a nivel jugable. La serie de Charles Cecil y Revolution Studios continuó en una secuela, las Fuerzas del Mal, cuya carátula –ese rostro pétreo iluminado con magia- era una de esas que cuando la primera PlayStation estaba más establecida en 1997, invitaba a cogerla de la estantería. Pero el sello característico de la saga, sus gráficos cartoon en 2D animados mediante el Virtual Theatre engine y que permitían cientos de detalles, desapareció en El Sueño del Dragón, que también eliminó el esquema Point & Click optando por un híbrido entre una aventura gráfica y un Tomb Raider, con los comandos usuales de una AV en pantalla. Mejor de lo que muchos lo recuerdan, aunque criticado precisamente por la interfaz jugable, tres años después la IP regresó justo al inicio de esta generación que termina, en 2006, al Point & Click con The Angel of Death, título al que el no salir en consola le pasó factura a la hora del éxito, pero que buscó regresar a las raíces y dejarse de los elementos de acción de Sleeping Dragon.

Ahora estamos aquí, cuando una generación ha terminado y otra empezado. Han pasado 8 años y gracias al Crowdfunding de los fieles seguidores, Charles Cecil ha vuelto a su criatura y nos lo ha traído como debe estar: En 2D, cargado de profundidad en los escenarios, pero en 2D, sin florituras ni intentos de parecer lo que nunca fue. Toca adentrarnos en un nuevo misterio con George y Nico. Y, como en todo buen Back to Basics que se precie, lo hacemos en un escenario conocido de sobra en la serie: París.

Broken Sword: The Serpent's Curse (PC) Captura de pantallaBroken Sword: The Serpent's Curse (PC) Captura de pantallaBroken Sword: The Serpent's Curse (PC) Captura de pantallaBroken Sword: The Serpent's Curse (PC) Captura de pantalla

A finales de 2013 salió la primera parte de un díptico fragmentado que nunca tuvo que serlo. Y decimos esto porque Broken Sword 5 no se puede valorar bien de esta manera. Nunca fue un juego por episodios, sino que sus autores lo partieron sin más, por lo que todo el ritmo, progresión de la historia y puzles y demás se resentía de esto. Ahora, con el juego completo, es cuando toca valorarlo y dar una opinión global teniendo la visión conjunta de todos sus elementos. Y esto es lo que hemos hecho, por lo que ahora leeréis el análisis de Broken Sword 5 completo y no de la segunda parte. Aventureros, regresamos a una época Point & Click que por fortuna estudios como Péndulo o Daedalic se empeñan en que no desaparezca.

Catalonia
Con prácticamente las mismas notas y el mismo tempo que la obertura escuchada hace casi 20 años se inicia Broken Sword 5, que copia el plano de Shadow of the Templars y nos lleva a nada menos que la Cataluña de la Guerra Civil, en un prólogo que nos introduce en el McGuffin que mueve la trama: Un cuadro pintado por un artista catalán llamado La Maledicció. Saltando de repente a la época actual, una sonrisa se nos pone en los labios al ver a George y Nico y escuchar una introducción parecida a las primeras líneas del primer Broken Sword, solo que la sonrisa se nos tuerce al escucharlas en castellano, pero no de labios de Tomás Rubio. Dentro de una pequeña galería de arte es donde reposa el cuadro que hemos visto en la intro. Un cuadro que le cuesta la vida al galerista, ya que un supuesto repartidor de pizza entra a robar.

Broken Sword: The Serpent's Curse (AND) Captura de pantalla
Broken Sword: The Serpent's Curse (AND) Captura de pantallaBroken Sword: The Serpent's Curse (AND) Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Revolution Software
Género: 
Aventura gráfica
Lanzamiento: 
04/12/2013
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
AND IPD IPH OSX PS4 PSV XBO
+16Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad