Skip to main content
Publicidad

Vídeo: Los sonidos de la SEGA más clásica

publicidad

Tras el estreno de NES, y ver que con su Master System II no podían igualar a la competencia, SEGA invocó a la 4ª Generación lanzando Mega Drive/Genesis, una consola más potente que permitía a los compositores mayor libertad y mejores herramientas a la hora de componer y procesar el aspecto sonoro del juego. Además, en el campo de los salones recreativos, clásicos como Afterburner, Space Harrier, Out Run o Hang On eran no solamente un placer visual, sino un espectáculo sonoro. Es la época en que SEGA contraatacó con todo lo que tenía a sus rivales, y la época en que su fama como hacedora de clásicos jugables y obras maestras se cimentó tanto en los hogares como en aquellos templos de enseñanza gamer que fueron los salones recreativos, una cultura perdida ya en Europa aunque igual de vigente en la actualidad en Japón. Es la época de Sonic, el erizo azul, uno de los mayores iconos del videojuego que aún simboliza la época en que nació, así como toda la magia, maestría y toque SEGA que esas cuatro letras evocan

Hiroshi Kawaguchi, otro de esos nombres míticos en la música de videojuegos, quiso usar la potencia que SEGA le brindaba, y acercar el sonido de lo que sería una banda de rock a los juegos, para darles un nuevo enfoque, acercarlos a la cultura popular del momento. Un experto actual cogería la BSO de Hang On y diría que suena como el hip hop de la época en formato MiDi, o los toques Latin Jazz, y Bossa nova que Out Run aún encierra en su placa y uno de los temas musicales que nos dejaban elegir al inicio. Y tras él vinieron otros como, o Masato Nakamura,compositor de música Japan Pop y pionero con obras como Sonic The Hedgehog y el uso de samplers rapidísimos para reseñar la velocidad del personaje, a la par que insuflarle sonoramente el mismo colorido y vitalidad del juego. Pero entre ellos destaca un nombre, Yuzo Koshiro, considerado uno de los compositores más influyentes e importantes de la historia y el mejor de la época 16BIT que revisitamos, al que se le daba crédito en la pantalla inicial. Streets of Rage –Techno, House de la época que copaban listas de ventas y Jazz todo en uno-, The Revenge of Shinobi, o el posterior Shenmue por citar algunos de su enorme obra. Sorprendente el partido que Kawaguchi o Koshiro-san le sacaron teniendo en cuenta que componer en esos días para un juego no era escribir la partitura y grabarla con los instrumentos, sino refinarla, pasarla a un ordenador y grabarla en una placa de sonido para poder comprobar qué tal era su sonoridad. Disfrutad de esta nueva entrega de una saga de documentales hechos para ser disfrutados sobre todo a nivel sonoro.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad

El Píxel: La vuelta de HALF-LIFE

Te contamos las últimas noticias sobre el remaster de la saga de Valve.

publicidad
publicidad
publicidad

Follow us on:



Canal Meristation en YouTube  Grupo en Tuenti  Síguenos en Twitter

publicidad
Publicidad