Skip to main content
Publicidad

MeriStation y 19 Reinos: Insignias Caminos de Grandeza

publicidad

¡Saludos, queridos huéspedes! Bienvenidos a La Doncella Hendida, el más famoso burdel de todo Poniente. Mi nombre es Martín Iraola. Muchos ya me conoceréis; mi encanto y sabiduría ya son famosos en 19reinos.com, y desde entonces prácticamente no damos abasto gracias a mi… No, Berta, eso no es cierto; aunque no diéramos claves, pistas y ventajas para el juego, seguirían viniendo igualmente… ¿Cómo que no vendrían ni a escupir…? Otra vez con la cantinela de que necesitamos chicas nuevas. Las chicas jóvenes son caras. ¿Además, no sabes que ahora está de moda lo retro? ¡A las octogenarias nos las deberían quitar de las manos, solo por el valor que atesora toda esa experiencia acumulada! Tengo que pensar en un nuevo eslogan… ¿Qué te parece éste?: “Las mujeres son como las pasas: arrugadas saben mejor”. O este otro: “Ven a La Doncella Hendida y sabrás lo que se siente cuando te limpian el sable unas encías sin dientes”. ¿No te gustan? Por supuesto, si es que como no beba no me entra la inspiración. ¿Ha llegado ya ese nuevo barril de cerveza…? Deja que le eche un tiento; Bertín, llénale a tu padre la jarra de los domingos, la de cinco litros.

En fin, por donde iba… Ah, sí. ¿Cómo va esa guerra, queridos huéspedes? ¿Habéis perdido ya algún camarada por el camino? Es lo que tienen las guerras. Yo perdí a alguien muy querido en la Rebelión de Robert. Se llamaba Arys, era mi hermano… ¿Qué? No, no murió en ninguna batalla. Se subió a un manzano para coger naranjas (era un poco cortito), dio un traspiés, cayó y se partió el cuello. Desde entonces yo… Ah, la cerveza, gracias, hijo. Desde entonces, todos los días me como una naranja en su honor. En realidad nunca lo hago, pero bueno, dicen que la intención es lo que cuenta. Eso sí, de beber por él, nunca me olvido. ¡Va por ti, Arys…! Umm, no está mal, un poco caliente, habrá que dejarla en la bodega.

Queridos huéspedes, el Septón Supremo no aprueba lo que tiene lugar tras las puertas de La Doncella Hendida, así que para prevenir que sus Hijos del Guerrero nos asalten, mejor tapamos algunas vergüenzas.
Queridos huéspedes, el Septón Supremo no aprueba lo que tiene lugar tras las puertas de La Doncella Hendida, así que para prevenir que sus Hijos del Guerrero nos asalten, mejor tapamos algunas vergüenzas.

Bueno, es hora de entrar en materia. Ya sabéis, mis valientes guerreros, en La Doncella Hendida es donde podréis conseguir las mejores armas y objetos de gran valor a la hora de tomar ventaja en la batalla. En esta ocasión, os ofrecemos lo siguiente: tres insignias Caminos de Grandeza. ¡Pero ojo! Aquí nada es gratis… Bueno, el agua era gratis, pero me temo que el pozo está tan seco como las entrepiernas de nuestras chicas. Además, creedme, no habríais querido beberla. Hablando de beber, otro traguito… Umm, tiene un sabor picantón, un poco salado, me gusta. Bien, decía que si queréis esas insignias tendréis que conseguir ciertos objetos… ¿Dónde habré puesto la lista? Ah, sí, aquí está. Disculpad las manchas parduzcas, últimamente andamos escasos de papel para la letrina.

La primera es la insignia Caballero de la Guardia del Rey. Se consigue con los siguientes elementos: Poción Vino del Valor, Insignia Caballero, Garra (arma). Gracias a dicha insignia obtendréis de recompensa 30 Salud, 5 Resistencia, 8 Fuerza, 20 Riqueza y 20 XP… Otra vez con eso de la XP, ¿qué será? Bueno, un traguito para aclarar la garganta… Siguiente insignia: Maestre. Ahh, yo siempre he querido tener un Maestre. A ver, son necesarios los siguientes elementos: Insignia Socializador, Escudo de Hierro, Ropa de Gala (Arma). Umm, ¿cómo demonios se usa la ropa de gala como arma…? Sí, Berta, sí, no me estoy equivocando, eso pone… No, no estoy borracho. Bueno, sí estoy borracho, pero que eso es lo que pone aquí… En fin, recompensas: 30 Salud, 5 Resistencia, 8 Fuerza, 20 Riqueza y 20 XP… Umm, me pregunto si eso de la XP se puede comer o beber. En fin, otro traguito…

Aquí también tendremos que poner tiritas para evitar que los sacrosantos ojos del Septón Supremo se nos escandalicen.
Aquí también tendremos que poner tiritas para evitar que los sacrosantos ojos del Septón Supremo se nos escandalicen.

Bien, nos quedan dos… No, una; una insignia. Se trata de Gran Maestre. Imagino que será algo así como un Maestre de gran envergadura, como Walda la Tremenda. Para conseguirla (la insignia, no a Walda; aunque bueno, si queréis también a Walda, hoy tenemos un cinco por ciento de descuento) hay que reunir lo siguiente: Poción Suero de Amor… Jeje, de esas tienes una, ¿no, Berta? ¡Ni se te ocurra usarla conmigo…! ¡No, me da igual, Bertín no necesita un hermanito, ya tiene sus cucarachas para jugar! En fin, ¿por dónde iba? Insignia Benefactor y Ropa Vestido de Noche. Las recompensas son 30 Salud, 5 Resistencia, 8 Fuerza, 20 Riqueza y 20 XP. Bien, con eso creo que ya está todo. Un placer y hasta la próxima, queridos huéspedes. Y recordad: en La Doncella Hendida no servimos gigantes… Bertín, hijo, ve a limpiar las letrinas, que va a ir papá a hacer sus cosas… ¿Ah, ya lo has hecho? ¿Y dónde las has vaciado…? Oh, no me lo digas. Snif, snif… Puagh, ya decía que esta cerveza estaba demasiado agriaaarrrggghhhlll.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad

The Last Guardian, Video Análisis

Ueda y el Team ICO ante el cierre de una trilogía de juegos excelentes y con una sensibilidad...

publicidad
publicidad
publicidad

Follow us on:



Canal Meristation en YouTube  Grupo en Tuenti  Síguenos en Twitter

publicidad
Publicidad