Skip to main content
Publicidad

Madrid Games Week bate un récord de asistencia con más de 92.000 visitantes

publicidad

El pasado 1 de octubre daba comienzo la tercera edición de una de las ferias de videojuegos más importantes a nivel nacional, la Madrid Games Week, que ha cerrado esta etapa con un récord de asistencia: 92.524 personas. Una cifra que se traduce en un incremento del 68% respecto al año anterior, en el que se registraron 55.228 visitantes.

Uno de los grandes cambios de esta edición fue la ampliación de la feria con la incorporación de un nuevo pabellón en el que se llevarían a cabo todo tipo de actividades relacionadas con los deportes electrónicos. Un total de 30.000 metros cuadrados de superficie en los que se han dado cita 140 expositores y se han llevado a cabo actividades paralelas como competiciones, conferencias, ponencias, concursos, áreas de networking o talleres.

En esta línea, Javier Sanz de Andino, director comercial de Madrid Games Week, ha reconocido que esta feria ha estado por encima de las expectativas gracias a la incorporación de "nuevas áreas que han funcionado muy bien y que se potenciarán de cara a ediciones futuras". Además, asegura que las empresas han mostrado interés por volver a la feria, que no solo fue un espacio dedicado a los videojuegos, sino también a los dispositivos de realidad virtual, al e-Combat o a los estudios de desarrollo independiente, donde se reunieron más de 90 empresas para mostrar sus juegos.

El éxito de la feria también se vió replicado en las redes sociales como Facebook, cuya cuenta oficial sumó casi 20.000 me gusta, o Twitter, donde la feria logró convertirse en trending topic durante varias horas con el hashtag #MGW2015.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad

El Píxel: El primer exclusivo de Nintendo Switch

Se ha confirmado el primer exclusivo de Nintendo Switch: Seasons of Heaven.

publicidad
publicidad
publicidad

Follow us on:



Canal Meristation en YouTube  Grupo en Tuenti  Síguenos en Twitter

publicidad
Publicidad