Skip to main content
Publicidad

Las cancelaciones más duras de los juegos actuales

publicidad

Scalebound es el enésimo ejemplo de la lista 

Uno de los mayores males de la industria del videojuego es que algunas de las obras que componen este medio cultural que nos une nunca terminan materializándose en productos que poder llevar a nuestras consolas, bien sea por problemas en el desarrollo o por ambiciones demasiado altas para estudios que, por cuestiones presupuestarias, finalmente tienen que desechar ideas magníficas.

Agua de borrajas es lo que ha terminado siendo un título como Scalebound, con todas las letras llamado a ser el juego de Xbox One para 2017. La ruptura entre Platinum Games y Microsoft ha derivado en la desagradable noticia que ahora todos conocemos, pero el proyecto de Kamiya no es el único. Hoy repasamos aquellos casos actuales que finalmente nunca verán la luz.

silent-hills-kojima.png Captura de pantalla

Juegos cancelados, ilusiones rotas

Rainbow Six: Patriots

Cambiar las tornas de una saga como Rainbow Six era arriesgado, pero el toque adulto con que se quería demostrar que la evolución era posible, estaba perfectamente representado en Patriots, el título que nunca llegó a ver la luz por parte de Ubisoft. En este caso el proyecto consiguió migrarse a lo que ha terminado siendo Siege, pero este último está muy alejado de las ideas que tenía Patriots.

Silent Hills

Si eres uno de aquellos que todavía tiene la demo de P.T, de Hideo Kojima y Guillermo del Toro, has de saber que tienes entre manos un producto de lujo, pero más allá del valor que tengan ahora esas PS4, este título traía de vuelta algo tan especial como es el género del terror puro a los desarrollos Triple A. Kojima y Konami terminaron como el perro y el gato, llevándose todo por delante. Silent Hills incluido. 

Star Wars 1313

“Qué buena pinta tenía”, podemos leer recurrentemente en los foros. Y es verdad. Antes de que Disney volviese a traer la Guerra de las Galaxias a las salas de cine, Star Wars pudo haber contado con un proyecto ambicioso y prometedor como pocos. Bobba Fett como gran protagonista y una idiosincrasia propia que lo llevó a ser uno de los más esperados de la comunidad fan. LucasArts y su malogrado cierre acabaron echándolo todo por tierra. 

Prey 2

Viajamos al año 2006, cuando se anunció la secuela de Prey. A pesar de no ser un título con ventas masiva, sí tenía su pequeña legión de fans, y las ganas por tener de nuevo un capítulo de esta propiedad intelectual de Bethesda nos invitaba a estar muy pendientes del desarrollo. Por desgracia, en 2014 todo terminó por problemas internos en el desarrollo, sin convencimiento ni alcanzando la calidad esperada. 

Scalebound

El más duro. No son pocos los que compraron una Xbox One por este juego, bien sea por ser fans de Kamiya o simplemente por lo bien que pintaba el proyecto. Algunos tuvimos la suerte de verlo alguna vez en acción, como en la Gamescom 2015, pero las desavenencias entre Platinum y Microsoft, con un Kamiya especialmente duro en redes desde el primer momento al tener que incluir un modo multijugador que no le interesaba en absoluto, acabaron haciendo que la tensión rompiese la cuerda. Y así llegamos al día de hoy, con una Xbox One dolida y sin su gran baza esperando al E3 2017.

La peor pregunta viene ahora, ¿quién será el siguiente?

Regístrate o haz login para hacer un comentario

El Píxel: Todos desde cero en Destiny 2

Bungie justifica su decisión de no poder pasar los personajes de Destiny a Destiny 2....

publicidad
publicidad

Follow us on:



Canal Meristation en YouTube  Grupo en Tuenti  Síguenos en Twitter

publicidad
Publicidad