Skip to main content
Publicidad

La tecnología española que convierte en magia los efectos especiales de Hollywood

publicidad

Los efectos especiales nacieron prácticamente al mismo tiempo que el cine. Porque, si bien son los hermanos Lumiere quienes se han llevado la gloria de haber inventado el cinematógrafo, lo suyo tenía poco de cinematográfico. Era, como ellos mismos aseguraban, “una curiosidad científica sin ningún valor comercial”. El cine, el asombro, la magia -y por supuesto el negocio-, llegaron gracias a un mago, un prestidigitador que supo entender como nadie las posibilidades de aquella “curiosidad” para transformarla en un arte y elemento fundamental de la cultura popular del siglo XX. Aquel mago, homenajeado por Martin Scorsese para recuperar su memoria en la película “La invención de Hugo”, fue Georges Méliès, un visionario que nunca quiso ser notario de la realidad, sino transformarla con su inagotable imaginación. Y para ello tuvo que inventarse mil y un trucos (desde colorear fotogramas a simular una filmación bajo el agua colocando una enorme pecera entre la lente de la cámara y los actores) que perduraron durante muchos años. Hoy aquellos arcaicos efectos especiales nos resultan pueriles frente a las virguerías virtuales de las actuales producciones, pero su influencia fue decisiva.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad

The Last Guardian, Video Análisis

Ueda y el Team ICO ante el cierre de una trilogía de juegos excelentes y con una sensibilidad...

publicidad
publicidad
publicidad

Follow us on:



Canal Meristation en YouTube  Grupo en Tuenti  Síguenos en Twitter

publicidad
Publicidad