Skip to main content
Publicidad

El nuevo plan cultural de España tiene en cuenta el videojuego

publicidad

"Nunca antes los poderes públicos habían mostrado tanto interés por establecer planes de apoyo al desarrollo de nuestra industria".

En nuestro país tenemos estudios de desarrollo de videojuegos que han gozado de éxito patrio e internacional; algunos grandes, como Mercury Steam, que se ganaron su prestigio, sobre todo, con los Castlevania Lords of Shadow; otras medianas, como Tequila Works, que con Deadlight y RiME - el primer título español en conseguir dos portadas en la afamada revista EDGE- se ganaron el favor de la industria; y otros más pequeños, como Deconstructeam, creadores de Gods Will Be Watching.

Sin embargo, todos ellos han tenido dificultades económicas y burocráticas, culpa del marco legal y de desarrollo de un Estado que, al contrario de Reino Unido, Japón, Estados Unidos o Francia, se preocupa poco por su cultura - o lo hace solo de boquilla- y, sobre todo, se preocupa poco por la del videojuego, que a pesar de estar considerados como tal desde marzo de 2009, pocas veces han aparecido en discursos políticos y administrativos siéndole otorgada la misma importancia que al cine o la televisión. Hasta ahora.

rime.jpg Captura de pantalla

El jueves pasado, Fernando Benzo, secretario de Cultura, presentó en el Congreso de los Diputados el Plan Cultura 2020, un documento donde se reúnen las principales iniciativas que quiere llevar a cabo la Secretaría de Estado de Cultura en esta legislatura, ya sea en el ámbito de la música, del cine o los videojuegos, que “han sido los protagonistas” en el mencionado documento, según asegura DEV (Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento) en nota de prensa.

Así, por primera vez, este documento establece las bases para consolidar una industria del videojuego española fuerte, buscando asimilarse al resto de potencias europeas. Para ello, se partirá de dos medidas, arrancando la primera de ellas muy pronto. El próximo 18 de abril comenzará una mesa de trabajo permanente de la Administración General del Estado y de las Comunidades Autónomas con el sector del videojuego en España, donde se debatirán constantemente medidas a aplicar a un futuro plan específico de desarrollo de la creación y producción del videojuego en nuestro país.

Gods Will Be Watching (AND) Captura de pantalla

La mesa ha sido posible gracias a las PNL (Propuesta No de Ley) presentadas por Ciudadados y PSOE aprobadas en el Congreso de los Diputados y la intención desde DEV es crear una serie de “medidas concretas orientadas a diferentes tipos de empresas”, nos dicen desde la asociación, ya que una empresa pequeña que acaba de empezar con el desarrollo de juegos no tiene las mismas necesidades. “El objetivo es crear un ecosistema que acompañe a las empresas a lo largo de estas fases [jóvenes estudios, empresas en desarrollo y empresas en expansión], asegurando su supervivencia, crecimiento, consolidación y expansión”.

El segundo los puntos es el de “impulsar la producción nacional y la inversión nacional” a través de las subvenciones indirectas a través de los incentivos fiscales en el Impuesto de Sociedades para las inversiones en producciones de videojuegos, tanto nacionales como internacionales, siguiendo un modelo similar al que tiene actualmente el cine. “Para que nuestra industria pueda competir en un mercado global, tiene que poder dotarse de instrumentos parecidos a los de los países competidores y la fiscalidad es el instrumento estrella”, afirma Emanuele Carisio, secretario técnico de DEV. La idea es que, en una primera fase, se adecúe la industria del videojuego a las leyes existentes desde principios de 2015 para el audiovisual. Es decir, por un lado, las empresas que hagan producciones españolas tienen una deducción del 18% del coste de producción, gastos de copias y publicidad; por otro, las producciones extranjeras realizadas a través de un productor ejecutivo español tiene los mismos beneficios pero con un porcentaje del 15%.

nds_pirateria.jpg Captura de pantalla

Piratería y crowdfunding

Otra de las luchas que quiere reforzar DEV con esta inclusión del videojuego en el Plan Cultura 2020 tiene que ver con la batalla que los desarrolladores de videojuegos siguen librando contra la piratería. “‘Buena prueba’” de que el videojuego es cultura es que, al igual que otros productos culturales, nuestros contenidos se ven lastrados por la piratería”. Para frenarla, la asoación pide un reforzamiento de la Comisión de la Propiedad Intelectual, en concreto, de la Sección Segunda, la “salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual frente a su vulneración por los responsables de servicios de la sociedad de la información siempre que estos, directa o indirectamente, actúen con ánimo de lucro o su actividad haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial a los titulares de derechos”.

Tan importante como la piratería es el crowdfunding. Gran parte de los videojuegos españoles se financian gracias a plataformas como Kickstarter, Verkami o Fig, plataformas donde una gran cantidad de fans del trabajo anterior de esos desarrolladores, o del propio proyecto, hacen pequeñas donaciones para que el producto se lleve a cabo. Sin embargo, la última ley de Fomento de la Financiación Empresarial, de 2015, no contempla esta forma de financiación, por lo que DEV “pide revisar esta normativa para incluir el crowdfunding y así establecer una tributación más ágil, menos burocrática y más competitiva”.

fig_solo.png Captura de pantalla

¿Llegarán los videojuegos a las bibliotecas?

El Plan Cultura 2020 se centra, principalmente, en los aspectos industriales del videojuego, más allá de los culturales (aunque ambos se relacionan intrínsecamente). La estrategia 5.7 del documento está dirigida a incrementar y mejorar el acceso a los contenidos de la Biblioteca Nacional, y se tienen en cuenta los videojuegos. Se busca la “creación del laboratorio de ideas de la Biblioteca Nacional ‘BNE.LABS’” para “favorecer la investigación y la generación de nuevo conocimiento y facilitar el uso de contenidos en dominio público o en los que una cesión de sus derechos de explotación lo permita”.

A pesar de que todas las propuestas parecen ir encaminadas a una mejora de la industria y la cultura del videojuego en España, no debemos alzar las manos todavía: es tan solo un plan, sin cifras (aunque se asegura que “todos y cada uno de [los proyectos] sean factibles en términos políticos, presupuestarios y administrativos”). Un plan que debe desarrollarse a lo largo de los próximos cuatro años y que debe generar un debate que involucre a todos los implicados.

videojuego_biblioteca.jpg Captura de pantalla

Podéis acceder al documento Plan Cultura 2020 en este enlace.

Regístrate o haz login para hacer un comentario

El Píxel: Todo sobre Call of Duty WWII

Tráiler oficial de Call of Duty WWII

publicidad
publicidad

Follow us on:



Canal Meristation en YouTube  Grupo en Tuenti  Síguenos en Twitter

publicidad
Publicidad