Skip to main content
Publicidad

5 cosas actuales que nos hacen sentir como espías.

publicidad

Venga, admitidlo: Alguna vez os habéis dejado llevar por la tecnología actual e imaginado que sois el mismo Ethan Hunt luchando contra complots de terroristas nucleares, o contra un Sindicato que quiere desmantelar a la FMI como en Misión Imposible: Nación Secreta. Y es que las cosas actuales que usamos eran los gadgets que hasta hace 20 y apenas 10 años usaban los espías de película. Están ahí, los utilizamos cada día o los tenemos en casa y no nos damos cuenta, pero la tecnología para ser espías ya la tenemos por aquí. Otra cosa son los coches de lujo, los viajes por todo el mundo y que nunca nos de ni una bala.

Las Google Glass

Aunque todavía no se han puesto a la venta para un público masivo –y tras las quejas en establecimientos y lugares por atentar contra la privacidad, etc-, hay algunos que compraron unas Google Glass, el dispositivo de Realidad Aumentada que nos coloca una pantalla con datos, información y ese toque de sentirnos que nos van a dar el Briefing de una operación secreta mientras el resto del mundo se pregunta a nuestro alrededor por qué llevamos un sólo cristal en las gafas. ¿Será esto el futuro? Epic Games dice que sí, Las HoloLens de Microsoft lo confirman, y Tom Cruise se cargaba un par al inicio de la adrenalítica M: I 2

El Smartphone

¿Realmente os habéis parado a pensar todo lo que podemos hacer con nuestros móviles actuales? Un iPhone 6 o un Galaxy S6 Edge tienen procesadores y tecnologías que dejan a ordenadores portátiles a la altura de un Nokia de hace 15 años. Al inicio eran eso, teléfonos móviles, con su teclado físico y una micropantalla de 1-2 líneas verde/amarillo fosforescente en la que chateábamos vía SMS gastándonos la recarga de la semana en 15 minutos. Ahora no tienen nada que envidiarle a los gadgets de esos espías de película de hace una-dos décadas. Si acaso ellos nos envidian a nosotros.

1438351147_glass.jpg Captura de pantallasmartphone_01.jpg Captura de pantallalg-smartwatch-audi-2.jpg Captura de pantalla

El Smartwatch

microsoft-previews-xbox-one-dashboard-reveals_1.jpg Captura de pantallaLa idea de un dispositivo computerizado camuflado en un reloj nos lleva volviendo locos desde que Ian Fleming nos enseñó que podían ocultar un millón de cosas. En los 80 ya hasta tenían procesadores capaces de ejecutar videojuegos, ser mandos a distancia y hasta controlar la presión y temperatura –los míticos Casio. ¿Qué antes se usaba una microcámara espía? Ahora algunos relojes inteligentes llevan cámara, podemos contestar llamadas hablando a nuestra muñeca en plan superespía encubierto, aparcar nuestro BMW y usar el smartwatch en conjunción con el móvil para lo que la imaginación de los desarrolladores de Apps den de sí. Lo siento De Palma, pero tus relojes y gafas con cámara de la recordada primera Misión Imposible ya no impresionan.

Los Laptop táctiles

La idea de portátil antaño era un maletín gigante digno de la Guerra Fría con una pantalla de fósforo y menos potencia que el chip de un tamagotchi. Ahora tenemos ordenadores portátiles que podemos retorcer su pantalla, quitarla del teclado y controlarla mediante un sistema táctil. Pero otra cosa que hasta los móviles ya tienen es el sensor de huellas. Demonios, ¿qué nos hace sentir más como agentes secretos que encender el laptop, pasar el dedo por el scanner de huellas y ver cómo iniciamos sesión sin mover un solo dedo para meter nuestra fecha de nacimiento como clave alfanumérica? Y si ya tenemos una voz que nos da los “buenos días, señor Hunt” es el remate.

Control por voz y movimientoa67d3d33-e1e5-4cf7-bf3d-dbe1befc8d8c.0.jpg Captura de pantalla

Encender y controlar una Xbox con órdenes de voz gracias al Kinect, sentir cómo nos escanea y da acceso y ponernos a hacer una especie de ballet frente a él para movernos por las opciones. O dejar que el móvil nos escanee el rostro y autorice a desbloquear la pantalla mientras le decimos a Siri que nos abra el Whatsapp. Cuando sale bien es una pasada, y lo que prometen las HoloLens con la AR es soñar despiertos con algo que ya está ahí. Y es que contestar llamadas, colgar, abrir un email, decirle al GPS que nos calcule una ruta en el coche o detener la alarma sólo con la voz nos pone por encima de la media que sigue usando los aburridos botones. Si solo los dispositivos pudieran diferenciar entre voz habitual y voz de recién  levantados ya serían perfectos.

Y vosotros, ¿con qué tecnología os sentís más cómo espías?

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad

El Píxel: La vuelta de HALF-LIFE

Te contamos las últimas noticias sobre el remaster de la saga de Valve.

publicidad
publicidad
publicidad

Follow us on:



Canal Meristation en YouTube  Grupo en Tuenti  Síguenos en Twitter

publicidad
Publicidad