Skip to main content
Publicidad
The Legend of Zelda: Skyward Sword

Gran mazmorra de mazmorras

Ante un universo así, se aprecia que Aonuma y su equipo quieren narrarnos dónde nació la leyenda, la Trifuerza y el origen de la Espada Maestra. Todos los símbolos y claves de los Zelda de todos los tiempos y consolas de Nintendo consiguen aquí explicación, también en referencias a 25 años de aventuras y crecimiento. El avance está repleto de guiños a los juegos y partes más recordadas, con trucos que enloquecerán al asiduo a la potente IP. Desde tribus y razas que reaparecen con sus expresiones y caracteres más célebres, hasta zonas con un aire reconocible pero vistas desde otra época y prisma, incluso con cierto detalle retro. No es para nada idóneo desvelar nada en este sentido en este Análisis, el juego llega a poner la piel de gallina en ciertas secuencias muy emocionantes y que no se borrarán de nuestra mente con facilidad, apiladas sobre todo en su deslumbrante traca final, la parte más férrea de una aventura completamente redonda que solo tiene algún que otro altibajo, como un jefe que no está a la altura o mazmorras más lentas que el frenesí jugable y desafiante de la mayoría de ellas. En estos puntos escasísimos, la intensidad y propuesta del juego pasa de sobresaliente a notable, es irresponsable considerarlos como manchas negras de una experiencia absolutamente limpia y sin fisuras que reseñar.

zelda_skyward_sword_31109.jpg Captura de pantalla

El esquema centralizado hace que en este Zelda no aparezca llanura o campo abierto alguno. Aquí absolutamente todos los metros de escenario caminable son accidentados, llenos de saltos, precipicios, compuertas, salientes, ruinas, pendientes, monstruos… Skyward Sword es la entrega más plataformera y exigente en cuestión de avance por el mundo abierto. Ahora Link es más ágil y la experiencia jugable queda marcada por ello. El juego nos distingue tres enormes zonas iniciales, más todas las sorpresas que vendrán a continuación. Para ir de una a otra tendremos que pasar por Celestea, al menos a priori, movernos con el pelícaro, y descender en el punto concreto que deseemos. Y también de forma novedosa, no hay tanta reutilización de áreas, solo en determinadas y predecibles ocasiones. Desciende la frecuencia de la estructura jugable tradicional de ir a una zona, ver que hay partes inaccesibles, y regresar más adelante cuando somos capaces de alcanzarlas, recorriendo una y otra vez los mismos caminos pero con más equipo y habilidades.  Hay menos de esto en general. Zelda Skyward Sword mezcla muchísimo componente de avance a nuevos lugares, sin tener que volver a pasar por ellos. Esto, aunque puede disgustar a los puristas, funciona de maravilla y hace al juego más sorprendente, gratificante y grande, además de variado, claro.

zelda_skyward_sword_31099.jpg Captura de pantalla

Lo cierto es que la trama tiene tanta importancia en esta entrega, que guía todo el avance del jugador de principio a fin, llevándonos casi todo el tiempo por nuevos sitios. Solo en un par de momentos concretos el juego nos hace la habitual explicación consecutiva, a lo Ocarina of Time con las tres reliquias de los tres templos. El resto del esforzado argumento es un camino de giros pero en línea recta, donde se intercalan mecánicas jugables de todo tipo. La estructura zigzagueante clásica se ha especificado mejor, ha ganado contundencia con este ritmo, y nos deja un guión algo más lineal pero que deslumbra muchísimo y sabe atrapar mejor que nunca. Y además, ya no hay diferenciación entre las mazmorras en sí y el mundo abierto, el juego entero es una gran mazmorra que explorar poco a poco, donde cada acción abre un nuevo camino, cada puzle nos reta un poco más y más, cada cofre -siempre que no contengan premios insignificantes, que también los hay- cuenta. La curva de dificultad ascendente es excelente, jamás habíamos visto un Zelda que empezara tan fuerte y supiera mantener tan bien la constante.

zelda_skyward_sword_31088.jpg Captura de pantalla

Lo decíamos al principio, si algo caracteriza a este juego, es su diseño del mapa al completo, perfectamente hilvanado para que todo concuerde y desafíe, todas las numerosas zonas. Ni una sola piedra está puesta en Skyward Sword a lo loco, toda la arquitectura de los escenarios tiene intenciones que a medida que avanzamos descubrimos, desde un río hasta un cráter con lava, todo tiene sentido colocado justo ahí y con ese diseño, y está medido al milímetro para que el jugador se las ingenie para continuar y sacar partido a la distribución de elementos y estructuras de cada parte. Y a ello se añade que el juego va mucho más allá de lo que ha ofrecido habitualmente. Ahora tiene una mezcla de géneros exquisita, dando cabida a partes, rompecabezas y destrezas exigidas que enmudecen al usuario, completamente divertido ante una propuesta tan alternante.  No quiero destapar ni una sola maravilla de todas las que encontraréis, pero lo cierto es que su gameplay es formidable, repleto de situaciones distintas, siempre presididas por la exploración, el requisito de ingenio y la acción a espada, claro está, los tres pilares de esta franquicia. Adictivo e intenso.

zelda_skyward_sword_31077.jpg Captura de pantalla

Esta obra elimina los pueblos y las tiendas de cada municipio. Aquí todas las compras, arreglos y mejoras de armas y equipo se hacen desde el bazar de Altárea, donde tendremos que acudir en muchísimas ocasiones. El generoso número de materiales, insectos y objetos especiales coleccionables también tendrá función en el bazar, convirtiéndolos en materias primas de nuevas pociones o mejoras para el escudo y el tirachinas, por poner dos ejemplos. No faltan las rupias, el particular sistema económico de los Zelda, que aquí han ganado en tamaño y presencia. Hay muchísimas. Ahora bien, otra gentileza de Skyward Sword respecto a sus antecesores es que en este capítulo cada jugador podrá tener una experiencia de juego totalmente diferente.  Por ejemplo, podremos acabar la aventura al completo sin casi emplear el escudo ni comprar absolutamente nada, sin gastar ni una rupia. También, por el contrario, podremos dedicar nuestro dinero a invertir en pociones con efectos por explorar, en mejorar solo un artefacto de los muchísimos que acompañarán a Link en su alforja o en acceder a la misteriosa tienda de Terry y adquirir sus carísimas pero sorprendentes mercancías. Lo mismo con las misiones secundarias de la Taberna de Crema de Calabaza, los cubos y cofres divinos, los recados de aldeanos de Altárea y otras criaturas de las Tierras Inferiores… Podremos jugar sin usar pociones o, justo al revés, comprar medallas de salud que nos mantengan siempre a salvo. Hagamos lo que hagamos, Skyward Sword es arduo y exigente, uno de los que más en consolas de sobremesa de los últimos diez años.

zelda_skyward_sword_31098.jpg Captura de pantalla

Regístrate o haz login para hacer un comentario
10
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Nintendo EAD
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
18/11/2011
Texto: 
Español
Plataforma: 
Wii
+12Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad