Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Muramasa: The Demon Blade

Arte Maldito
Arte Maldito
review_game
| |
70244 visitas
La tradición japonesa está de moda en los últimos tiempos. Vanillaware ha hecho el mayor de sus esfuerzos por crear un videojuego que permitiese a los jugadores estudiar la historia del sol naciente, apoyándose en fondo artístico de infarto que pone de relieve las bondades de las 2D, que siguen con cierto empuje en la actual generación. Dos personajes enfrentados ante un mismo destino, cientos de espadas para combatir a los entes malignos que se interponen en nuestro camino… Muramasa es una de las producciones más bellas que hemos tenido ocasión de jugar en los últimos años, pese a ser básicamente un sucesor espiritual de la moda impuesta por Odin Sphere y GrimGrimoire.

Nota: Pese al idoma de las imágenes, el juego está íntegramente traducido al castellano con voces en japonés.

Muramasa: The Demon Blade narra la historia de un ninja y una princesa respectivamente que por motivos dispares se ven obligados a protagonizar una aventura a vida o muerte. Una historia que tiene lugar en la época Genroku, los mejores años del periodo Tokugawa que tenía lugar entre los siglos XVII y XVIII de la historia tradicional japonesa. Años dorados en los que la prosperidad venía regida con la libertad social y política de una sociedad cuya mentalidad se forjó precisamente durante esta etapa. Los grandes directores nativos del país del sol naciente han hecho una fiel representación de este espíritu tan típico, tal mitificado entre los historiadores. Fue una época de contrastes en todos los niveles, no sólo geopolíticos, sino también a nivel artístico.

muramasa_jap_33_0.jpg Captura de pantalla

Vanillaware, creadores de Odin Sphere y GrimGrimoire entre otros, se han caracterizado desde sus primeros compases en apostar por incluir parte de la tradición japonesa en sus obras. Es la mejor forma de que el público Occidental pueda conocer no sólo su trabajo, sino la sombra del pasado de un país desconocido por estos lares para la mayoría de los jugadores. Curiosamente y pese a esta noción tan arraigada del patriotismo, George "Jōji" Kamitani, director del título que hoy analizamos, siempre ha buscado ofrecer algo más que una simple lección histórica en sus obras. Profundizar en otros aspectos tales como una ambientación apropiada o un nivel artístico digno de elogio son puntos característicos de los trabajos de un estudio relativamente nuevo para los aficionados que lo descubrían hace cuestión de meses.

muramasa_jap_11_0.jpg Captura de pantalla

Después de trabajar largo y tendido en Odin Sphere, la obra más importante de la compañía hasta la fecha, a Kamitani se le antojaba como algo necesario crear una historia que por primera vez tuviese relación intrínseca con las leyendas japonesas, lejos de centrarse en la mitología nórdica como antaño. Se barajaron diversas ideas hasta caer en la archiconocida historia del clan forjador de katanas Muramasa, popular durante el Shogunato de Tokugawa, que pronto acabaría por crear una leyenda tras los devastadores sucesos que terminaban con la vida de todo samurái o ninja que portaba este filo. Se llegó a decir en aquel entonces que las espadas forjadas por el clan necesitaban beber sangre para no consumir el espíritu de su portador. Con estas credenciales, no es de extrañar que los rumores se convirtiesen en leyenda, y la leyenda en un recurso narrativo bastante frecuente en la tradición japonesa.

muramasa_jap_0.jpg Captura de pantalla

Dos extraños
Anclados en este lapso temporal, los dos héroes de esta historia se dirigen hacia el mismo camino en direcciones opuestas. Momohime, poseída por el espíritu de un valeroso guerrero de la época, ve cómo su cuerpo se convierte en la marioneta de un luchador al que le da completamente igual ceder el cuerpo por una buena causa. El espíritu de Jinkuro Izuna tarda en comprender que su complicado plan de venganza sólo podrá ser llevado a cabo si la inquilina del cuerpo permanece viva durante la aventura. De esta forma podría utilizar sus encantos sensuales, su atractivo físico y portentosa habilidad física, propia de una princesa entrenada para satisfacer los deseos de las altas esferas de la sociedad. Un trago bastante duro de asumir para Momohime, pero que pronto aceptamos como parte de la crudeza del mundo que Vanillaware pone ante los ojos de los jugadores.

muramasa_jap_42.jpg Captura de pantalla

Kisuke encarna al ninja estereotipado que ha perdido la memoria tras cometer un crimen atroz por el que es perseguido por su antiguo clan. Su historia no se presta a una descripción tan filosófica como la de Momohime, pero su personalidad atrapa al espectador mucho antes que la de la tímida heroína, principalmente por tratarse de un ninja muy ágil, que además no tiene el menor reparo de poner en práctica sus conocimientos cuando la situación así lo requiere, eliminando a todo ninja que se cruza en su camino independientemente del motivo que le empuje a batallar contra él. Sólo encuentra ayuda en Yuzuruha, un zorro con aspecto de fémina puesto en su camino para llamar su atención, que le guiará a lo largo de su camino para recuperar su memoria (con trágicas consecuencias).

muramasa_jap_21_0.jpg Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,5
Regístrate o haz login para votar

Cómpralo al mejor precio

Muramasa: The Demon Blade (Wii)

PAL/ES 22.98 € Comprar >
Desarrolla: 
VanillaWare
Género: 
Acción, Rol
Lanzamiento: 
13/11/2009
Voces: 
Japonés
Texto: 
Español, Inglés
Plataforma: 
Wii
+12

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad