Skip to main content
Publicidad
Super Mario Maker

Super Mario Maker, Análisis

review_game
| |

Homenajear a Mario no es sencillo. Y Nintendo ha decidido que sean los jugadores con su imaginación quienes rindan tributo al rey de las plataformas. Una potente herrmienta de edición y un mundo con infinidad de niveles para disfrutar como nunca antes de los Mario 2D.

Nota: debido a las particularidades del juego, recomendamos ver los tres vídeos que acompañan el review

Cuando se perfiló el 2015 como el año en el que Nintendo presentaría Super Mario Maker como el homenaje a los 30 años del fontanero italiano la sensación es que parecía poca cosa. Muchos esperábamos un gran bombazo en el pasado E3 en forma, por ejemplo, de un Super Mario Galaxy 3 o un título que sirviera para hacer brillar el icono de la compañía de Kyoto. Pero el tiempo da y quita razones, y después de semanas con el título de contstrucción de niveles de Wii U, solo se puede decir que Nintendo ha dado en el clavo. No hay mejor homenaje a tres décadas de saltos, plataformas y diversión que ofrecer a los usuarios que han crecido con Mario una poderosa herramienta para que sean ellos mismos los que se encarguen de rendirle tributo creando niveles jamás vistos. Super Mario Maker es una manera de hacer eterno a Mario, de rendirse a una fórmula que empezó en 1985 y que hoy, en pleno 2015, sigue plenamente vigente. 

El gran título de Nintendo para Wii U este mes de septiembre ofrece dos premisas con las que la compañía siempre ha triunfado. Sencillez e imaginación. La gran diferencia con otras propuestas de Nintendo es que precisamente la segunda, la imaginación, corre a cargo de los usuarios. Pero no se trata solo de darle una caja de herramientas al jugador que compra su juego para que haga lo que considere. Se trata, también, de darle las herramientas adecuadas y las indicaciones precisas para que todo fluya desde la primera partida. Super Mario Maker va más allá de lo que uno puede imaginar en un primer momento. Solo hace falta ver las decenas de vídeos y creaciones que ya corren por la red y que demuestran que hay pocos límites a nuestro alrededor más allá de los que nos autoimpongamos nosotros.

El juego, además, está pensado para que el jugador se convierta en experto a la hora de diseñar niveles sin darse cuenta de ello. Empezaremos probando algunos niveles que se han creado para la ocasión y que sirven de ejemplo para hacer probaturas en el modo creación. Veremos cosas curiosas en estas fases y buenas ideas, pero es cierto que no es para nada lo mejor que puede ofrecer el título. De hecho, de la cuarentena de niveles que podremos jugar -en tandas de ocho-son pocos los que realmente nos desafiarán a la hora de superarlos y muchos menos los que nos invitarán a probarlos de nuevo una vez superados. Super Mario Maker no se ha creado para ofrecer fases novedosas de la mano de sus desarrolladores, pero sí que se echa en falta algo más de esmero en este punto.

Superado el trámite de los niveles propios del juego, y probablemente antes, nos pondremos manos en la maza a desarrollar todo tipo de propuestas. El control es tan sencillo como ideal para un juego de estas características. El mando tableta con su stylus y su pantalla táctil son simplemente perfectos para poder crear cualquier cosa que se nos antoje. A medida que jugamos cada día se nos desbloquean nuevos contenidos para el día siguiente, de tal manera que hasta que no hayan pasado nueve días no tendremos a nuestra disposición todos los paquetes de contenidos del juego (o hagáis una trampilla con el reloj interno de la consola, aquí queda dicho). Es discutible esta manera de desbloquear contenido y pasados los tres-cuatro primeros días estaremos preparados para hacer grandes cosas, pero sí que en los días del calendario la fórmula invita a trastear con lo nuevo.

Cuatro Marios en uno
El elemento más destacado de Super Mario Maker antes de empezar a crear un nivel es escoger qué tipo de Mario 2D vamos a realizar. Empezamos con el clásico de NES y New Super Mario Bros, a los que se añadirán Super Mario Bros 3 y Super Mario World. Cada uno de ellos mostrará un skin 1:1 respecto a los juegos originales pero también sus características jugables. Eso significa que en Super Mario Bros 3 podremos hacer saltos enormes con la hoja de tanooki y golpear con la cola, en New SMB se nos permitirá hacer el culazo hacia abajo o rebotar por las paredes y en Super Mario World no faltará Yoshi ni tampoco la pluma para volar por lo alto del escenario. El control también se adapta a cada título y el tacto, por así decirlo, es fiel a lo que podíamos ver en las entregas originales. Escoger el skin es importante, ya que según qué propuestas jugables encajan con uno pero no con otros. A todo esto, destacar que hay elementos que traspasan su presencia en una de las entregas para aparecer en otras. Por ejemplo, las puertas de niveles fantasmales que no estaban en Super Mario Bros sí estarán disponibles en el skin del juego de 1985.

Una vez tenemos desplegado todo el mapa de objetos y habilidades, lo cierto es que la sensación es que podemos hacer cualquier cosa que se nos pase por la cabeza. Primero podremos escoger el tipo de escenario, ya sea un prado normal, una zona subterránea, un castillo, una casa encantada, un barco volador o un escenario actuático. Y a partir de aquí -todos funcionan más o menos igual menos los niveles de agua, lógicamente- empezamos a construir. Tenemos todo tipo de bloques para crear caminos, estructuras, zonas que pueden destruirse, etc. acompañados de cajas de ítems, tuberías y cualquier elemento reconocible dentro de la franquicia: cañones que disparan, lianas que suben hasta los cielos, plataformas móviles, interruptores P, plataformas de música que rebotan, setas que hacen lo mismo… y enemigos, claro está.

Super Mario Maker (WiiU) Captura de pantalla

Koopas, goombas, plantas piraña, con alas, sin alas, Chomp, Lakitu, hermanos martillo, Bowser, peces, calamares, huesitos… un elenco principal de enemigos que destaca por la cantidad (hay un número limitado por fase, eso sí) que podemos poner en cada nivel y por las variantes que les podemos atribuir. A eso se añade la posibilidad de hacer castillos de enemigos con lo que eso conlleva. Una base con tres goombas, dos Bowser encima que tiran bolas de fuego a la altura de nuestros saltos y un herman martillo en lo alto para lanzar martillos molestos es,  por ejemplo, una buena idea para fastidiar al personal. 

Lo impresionante de todo esto es como se puede combinar, dejando volar la imaginación de manera absoluta. Poner enemigos en lugares inhóspitos, hacer que aparezcan por sorpresa en cañones, tuberías o bloques “?”, combinarlos de tal manera que los Koopa alados van saltando y a ras de suelo pasan los erizos con pinchos mientras tres lakitus tiran más enemigos y los cañones negros típicos del barco escupen plantas piraña. Se pueden hacer auténticas locuras por mezcla, por cantidad y por variedad. 

Super Mario Maker (WiiU) Captura de pantalla

A esto se añade el diseño de niveles, que nos da posibilidades que van más allá de lo que hemos visto tradicionalmente en los Mario 2D publicados hasta la fecha. El scroll horizontal de izquierda a derecha se mantiene intacto, pero es cierto que con un poco de imaginación podremos aprovechar mucho más el escenario de arriba hacia abajo, con caminos que van en la dirección contraria para encontrar la salida hacia la bandera final, y zonas que conectan con otras de manera sorprendente a base de sub-espacios y de puertas. Uno puede dedicarse a hacer un nivel de habilidad donde lo importante es la precisión en los saltos o romper con los esquemas y buscar niveles que parezcan aventuras, con tramos de shooter (flor en mano), de exploración buscando X ítem que nos permita avanzar o simplemente, de disfrute viendo los montajes de la gente.

Los dos últimos packs, definitivos
Son los dos últimos contenidos desbloqueables los que marcan la diferencia. Con imaginación se pueden crear auténticas barbaridades, pero si encima te ofrecen elementos como los que recibimos el octavo y noveno día, el juego se convierte en una herramienta abrumadora. Las cintas de correr cambian por ejemplo la fórmula clásica del primer Super Mario Bros con la velocidad que pueden impregnar. Las guías para meter plataformas móviles no son solo para eso, sino que permiten enganchar absolutamente de todo. Podemos crear una guía horizontal de principio a fin del escenario y crear vías a nuestro alrededor con todo tipo de cosas. Y cuando decimos todo tipo nos referimos a estampar en ellas enemigos, Bowser, bolas de fuego, cañones que van disparando, ítems… A estos dos elementos se añade también la opción de crear subzonas. Entras en una tubería y pasas a un espacio distinto al del nivel principal, algo que nos abre un sinfín de posibilidades para alargar niveles y hacerlos llenos de contraste (una tubería te puede llevar a un nivel acuático, por ejemplo).

Super Mario Maker (WiiU) Captura de pantalla

Skins, power ups y alguna ausencia
Super Mario Maker es una herramienta poderosísima con el que estaremos meses creando niveles o, en muchos casos, simplemente disfrutando de las creaciones de otros usuarios. Pero es cierto que el juego pierde una oportunidad de oro en ciertos elementos que se echan en falta o que no se explotan como podría. Por un lado tenemos habilidades y transformaciones de Mario que están ausentes. No faltan las más importantes en cada caso, que van desde el champiñón normal, la flor de fuego y la estrella hasta elementos clásicos de cada entrega: Traje mapache (SMB3), Capa amarilla (World) o Hélice naranja (New). No falta Yoshi en World y New, compensado con la bota verde en Super Mario Bros 3 y en Super Mario Bros; elementos como el vehículo volador de Bowsy de World (esto combinado con la flor de fuego nos hará sentir en un shooter) y un detalle muy curioso: decenas de skins pixelados que se pueden conseguir vía amiibos o desbloqueándolos en el juego.

Esto significa que la práctica mayoría de personajes que tienen amiibo tienen su representación en el juego con trajes que Mario se equipa solo en Super Mario Bros clásico. Veremos al Link de NES, a Samus de Metroid y otras adaptaciones divertidas y muy acertadas -es realmente curioso ver como se han recreado en forma de píxel ciertos personajes modernos-. El problema de esta fórmula es que los personajes son meramente estéticos. No podremos dar espadazos con Link ni planear con Toon Link o hacer algún salto especial con Samus. Simplemente es un skin que si nos golpea algún enemigo salta -como si fuera el champiñón normal-. Las posibilidades de integrar ciertos movimientos, aunque fueran un par o tres para todos los personajes, se hubieran multiplicado y todavía tendriamos más opciones para crear niveles. Esto y el hecho de que no haya réplica en los otros Mario, juegan en contra de una oportunidad desaprovechada.

Super Mario Maker (WiiU) Captura de pantalla

Junto a ello, también se echan en falta disfraces y habilidades de los Super Mario posteriores al clásico. Aunque están los elementos más reconocibles, es cierto que no ver algunos como los globos de Mario World o los mini Yoshi; el tanooki de Super Mario Bros 3, el traje de rana, hammer Mario o los trajes de pingüino o champiñón helado de los New, entre otros. Son elementos que habrían hecho de Super Mario Maker un editor definitivo para cada uno de los Mario 2D que alberga en su interior. Que no se malinterprete, no estamos faltos de opciones pero sí que se habrían ampliado posibilidades.

Dale música y color
A posibilidades de cambiar el tamaño del nivel, el tiempo para superar la fase, si se mueve hacia algún lugar concreto la pantalla durante nuestro avance y otros detalles complementarios se añaden todo tipo de sonidos que podemos ir colocando donde nos plazca. Gente aplaudiendo, lamentándose, gritando, asustando al jugador según qué haga… e incluso permite usar el micrófono para grabar nuestra propia voz y meter sonidos totalmente personalizados en los lugares que así consideremos. Son extras que le dan más color y variedad a los escenarios, además de un toque troll interesante (ver vídeo al inicio del review).

Super Mario Maker (WiiU) Captura de pantalla

Crear, superar, compartir y probar
Una vez hemos creado nuestros niveles (podemos guardar varios repartidos por mundos en nuestra partida) podremos compartirlos vía Internet de manera muy sencilla. Si queremos publicar un nivel simplemente tenemos que superarlo primero, así Nintendo se evita que se creen niveles imposibles de superar. Una vez hecho el nivel se sube automáticamente y podremos compartirlo vía código. Los jugadores también podrán buscarlo por nombre del creador, por ejemplo.

Si lo que nos interesa es jugar niveles y no crearlos, Mario Maker también ofrece muchas facilidades en este sentido. Podremos filtrar fases según dificultad, usuario o novedades. Una vez encontrado el nivel que queramos probar lo podremos jugar, descargar, valorar, comentar la jugada en Miiverse e ir a por otro. El juego tiene un modo llamado Desafío de los 100 Mario que nos invita a superar 100 niveles que van saliendo uno detrás de otro seleccionados por la CPU. Se puede escoger la dificultad de los niveles que queremos probar. En definitiva, en pocos segundos podremos estar jugando a fases de todo tipo, marcando creadores como favoritos para tener sus obras a mano, compartir nuestras fases, etc. En un primer momento podemos subir diez niveles a la red, algo que se puede ampliar según las votaciones que recibamos de otros jugadores.

Super Mario Maker (WiiU) Captura de pantalla

Apartado técnico
Es complicado hablar del apartado técnico del juego, ya que no deja de ser una recreación fiel de los cuatro Mario originales. Así que en este sentido, cumple perfectamente su cometido de hacernos sentir que estamos en un barco de Super Mario Bros 3, que disfrutamos saltando de pared en pared en el reciente New Super Mario Bros o nos sorprenden esos sprites tan coloridos y vivos que nos acompañaron en Super Nintendo con Super Mario World. La banda sonora, más de lo mismo: los temas principales de cada skin y de cada Mario 2D que nos brinda momentos repletos de nostalgia desde la melodía principal de Super Mario Bros hasta la alegre base de las fases normales de World.

Conclusión: 

Super Mario Maker es el homenaje perfecto a los 30 años que cumple Mario entre nosotros. Una poderosísima herramienta de creación que nos permite hacer volar la imaginación y usar ciertos elementos de las maneras más inverosímiles que podamos pensar. Tremendamente sencillo y accesible de controlar y de dominar, cuenta con una gran cantidad de opciones y las variantes que aportan cada uno de los cuatro Mario disponibles en el título. Además, es un juego que los amantes de los plataformas de Nintendo disfrutarán aunque no sean amigos de crear niveles, ya que el sistema que presenta a la hora de subir, probar y superar niveles de otros usuarios es sencillo, eficaz y permite ver desde un primer momento auténticas virguerías. Imaginación, diversión, dificultad extrema… cualquier tipo de nivel se puede crear en Super Mario Maker. Se echan en falta algunos ítems y power-ups que no están presentes en el juego y se ha perdido una ocasión única con los skins de otros juegos, pero todo esto son elementos que no impiden una realidad: El mejor homenaje a Mario posible es precisamente este. Un juego que permita crear infinitas aventuras protagonizadas por el fontanero durante meses y meses. Como en estos últimos 30 años.

Lo MejorLo Peor
Crear, borrar, replantear… con el mando tableta es tremendamente sencillo y accesible
Las fases que vienen con el juego no son nada del otro mundo
Imaginación al poder: con pocos días se pueden hacer auténticas maravillas
Se echa en falta algún power-up de los Mario posteriores al original
El sistema de compartición y subida de niveles hace que podamos estar jugando a fases de otros jugadores hasta el infinito
No se aprovecha el tema de los skins de personajes de otros juegos
Las diferencias de base entre los cuatro Mario amplían posibilidades
Los últimos ítems que desbloqueamos, ideales para romper esquemas

Puntuación

Excelente
Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.
Cómpralo sin pestañear.
Jugabilidad

El mando tableta es el lugar ideal para un juego de creación como este. Tenemos una gran cantidad de herramientas para crear todo tipo de estructuras, trampas, presencia de enemigos y algunos ítems ideales para romper el esquema clásico de los Mario 2D. Contamos con cuatro Mario distintos para las creaciones -con sus particularidades- y un sistema de compartición de niveles que nos permite disfrutar de las locuras y maravillas de otros jugadores. Si no te gusta crear pero sí los plataformas de Mario, el título es igualmente recomendable por las infinitas opciones que tenemos por delante. Eso sí, se echan en falta algunos elementos de los Marios posteriores al primero y se desaprovecha el uso de skins de otros personajes.

Gráficos

Gráficamente tiene todo lo que se puede esperar de él, recreando perfectamente los gráficos de Super Mario Bros, Super Mario Bros 3, Super Mario World y New Super Mario U. Lo más destacado es las versiones pixeladas de los skins que podemos desbloquear, algunos son muy graciosos. Vistoso y con el encanto especial de cada momento, se pueden añadir algunos efectos especiales que tampoco aportan demasiado. A nivel de menús, sobrio. 

Sonido

Cada Mario aporta sus melodías clásicas para cada lugar (aire libre, subterráneo, castillo, casa encantada...) y suenan igual de pegadizas que siempre. Se han añadido algunos efectos especiales y podremos usar el micro para grabar audios personalizados, aunque a nivel de edición es cierto que el tema de la música que suena en nuestras fases no es elegible como todo el apartado jugable.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 36.90 € Comprar >
PAL/ES 37.99 € Comprar >
PAL/ES 36.90 € Comprar >
PAL/ES 41.90 € Comprar >
Desarrolla: 
Nintendo
Género: 
Plataformas
Subgéneros: 
Minijuegos
Lanzamiento: 
11/09/2015
Texto: 
Español
Plataforma: 
WiiU
También en:
3DS
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad