Skip to main content
Publicidad
Splatoon

Splatoon, análisis

review_game
| |

Nintendo cubre el hueco de falta de juegos de acción en Wii U con la creación de Splatoon, una nueva IP que quiere dar un punto de vista distinto a esto de disparar a diestro y siniestro. Y lo consigue. Disponible a finales de esta semana a un precio más que atractivo de 35 euros.

Nota Original: 8,3
Análisis actualizado el 10/8/2015 

Splatoon salió a la luz a finales del mes de mayo con una propuesta original y refrescante dentro del género de los shooters. Para muchos, era la incursión de Nintendo a un género que no ha sido el suyo pero que es prolífico de hace tiempo en la industria de los videojuegos. Y para muchos, la idea, la fórmula de Splatoon, trasladaba la sensación de ser un Mario Kart de los TPS. Uno de los elementos a tener en cuenta del título era que llegaba con un calendario de contenido post-lanzamiento que iría ampliando la experiencia en los meses venideros con la gran actualización del 6 de agosto como colofón. Con este update publicado, actualizamos el análisis para ajustarlo a lo que ofrece esta versión 2.0 de Splatoon recordando, además, que Nintendo ya ha anunciado que seguirán sacando nuevos contenidos gratuitos hasta finales de año por lo menos. Que siga la fiesta del calamar. 

De entre los contenidos que se han ido actualizando estas semanas, dos de los más destacados son los que amplían la experiencia base del título. Por un lado, los mapas. El juego salió a la venta con cinco mapas que hoy ya son diez. Cada uno de los nuevos escenarios aporta elementos distintos a los demás. Por un lado, la Mina Costera brinda espacios abiertos con varios flancos y niveles desde los que llegar que lo hace ideal para el modo Pintazonas. Torres Merluza es mucho más visceral, con sus caminos estrechos y un encontronazo inevitable en el centro del escenario mientras vigilamos que no se nos lancen desde zonas elevadas, haciéndolo muy divertido en combates amistosos. La amplitud del Jardín Botánico, con sus caminos elevados por las rejas y los objetos que permiten esconderse en varias zonas del escenario lo hacen muy versátil para las modalidades del título; algo similar sucede con el Campamento Arowana, con muchas zonas distintas: espacios abiertos, lugares donde los disparos son a bocajarro y recovecos por los que movernos por la periferia-. Por último está el Puerto Jurel, con varios caminos para realizar emboscadas y un diseño que encaja perfectamente con el nuevo modo llegado en las actualizaciones: Torre.

La Torre es precisamente el otro gran gancho de estos días. Un tercer modo de juego que se añade al territorial y al pintazonas con una propuesta divertida: hay una torre en medio que hay que asaltar y trasladar a la base enemiga. Las refriegas que se generan alrededor de la torre mientras unos intentan hacerse con su control, otros van pintando el camino de su tinta y otros van eliminando a los enemigos que flanquean a sus compañeros son de órdago. Una modalidad radicalmente distinta a las dos ya conocidas y con mucho potencial que, eso sí, se ve lastrada por las limitaciones que ofrece el juego y que no se han corregido. Nos referimos a la ausencia del chat de voz, que sería básico para poder indicar con los compañeros de equipo cómo repartirnos las tareas, así como un sistema de comunicación in-game que funcionara más allá de dar las dos limitadas indicaciones que podemos dar. A pesar de ello, es cierto que cuando un equipo fluye (uno asalta la torre, otros van limpiando la zona, otro busca y elimina enemigos que acechan al primero, etc.) la experiencia es tremendamente satisfactoria.

Tampoco faltan nuevas armas y equipamiento. En el primer caso han ido apareciendo todo tipo de armas, desde una N-Zap inspirada en la pistola de NES de gran cadencia que cambia los ataques especiales y secundarios de la N-Zap original; el marcador que sirve como rifle de asalto a corta distancia o las dos novedades de este agosto: por un lado el derramatic, que es como una especie de cubo letal y potente por su rango y lo que puede llegar a alcanzar de altura con buen ángulo; y la tintralladora, una especie de metralleta pesada que puede cargar su ataque y lanzar una cantidad ingente de pintura con un gran rango. En total hay casi 40 armas y algunas de las nuevas aportan diversificación y cambios evidentes mientras que otras son modelos similares con cambios en sus extras. En equipamiento contamos con 40 nuevas piezas de todo tipo. En ambos casos (armas y equipamiento) se han ido reequilibrando en las actualizaciones.

Experiencia con amigos
Y llegamos a la gran novedad de la actualización del 6 de agosto, las partidas con amigos. Se había pedido desde un primer momento pero no ha sido hasta la semana pasada que se ha añadido. Los jugadores podrán formar equipos para jugar tanto en partidas amistosas como en competitivas. En el primer caso debemos esperar que alguien esté en lista de espera para jugar para añadirnos a él (algo que puede provocar que tengamos que esperar que acabe un combate porque la búsqueda funciona a gran velocidad a día de hoy); a ello se añade la posibilidad que en esta modalidad no se nos empareje en el mismo equipo. En el caso del competitivo las opciones son muchas más. Podemos crear un equipo de dos o cuatro jugadores, esperar que estén todos en la sala, personalizar nuestro personaje con armas y equipamiento y, entonces sí, buscar partidas contra otros equipos. A todo ello se añaden partidas privadas para un mínimo de dos jugadores (máximo ocho) con la posibilidad de hacer equipos asimétricos (uno contra cuatro, por ejemplo) y escoger uno de los tres modos con cualquiera de los diez mapas. De nuevo, la falta de chat de voz es un tema a tener en cuenta, sobre todo porque los equipos de cara al competitivo exigen cierta coordinación (tanto pintazonas como torre no valen solo como actuar en el modo territorial).

Las novedades en Splatoon se completan con los Festivales que se hacen de manera periódica y que enfrentan a los jugadores que escogen de qué lado están (¿Dónde irías a vivir, al Polo Norte o al Polo Sur?) con premios para los vencedores que pueden intercambiar con Eri, el personaje del callejón. Le ofreceremos objetos y él nos permitirá mejorar nuestro equipamiento para que albergue un hueco más para potenciadores. Eso sí, en los Festivales hemos detectado ciertos desequilibrios en el matchmaking (nivel de jugadores) que no se da por norma en los combates competitivos. A todo esto se ha ampliado el nivel máximo del personaje, que hasta ahora estaba en 20 y pasa a 50, y también se ha subido el rango máximo en modo competitivo: de A+ se puede subir a S y S+.

El resultado final de estas actualizaciones es la de un juego con mucho más empaque y atractivo de lo que era (ya de por sí lo era, entre otras cosas, por su precio). Y aunque sabemos que en camino hay más mapas, armas y un nuevo modo, lo cierto es que los añadidos y la gran vitalidad del online -siempre lleno, con gran rendimiento- hacen que sea un juego con mucho recorrido para los próximos meses. Por desgracia las actualizaciones no han acabado con algunos contratiempos que ya identificamos en su salida. La ausencia de chat clama al cielo en modos como la Torre y en combates con amigos, algo que se agrava por la falta de herramientas para comunicarnos ingame con nuestro equipo; seguimos sin poder personalizar personajes entre partidas (tampoco dentro de las mismas), el emparejamiento en combates amistosos con amigos no es sencillo y tres modalidades, aunque bien diferenciadas, es un número todavía escaso teniendo en cuenta las posibilidades de la excelente base jugable del título. Esto y algún que otro detalle, como la falta de ritmo en rotación de mapas y modos durante las sesiones (cada cuatro horas es demasiado tiempo con un solo modo y dos mapas de todo el elenco), son elementos por pulir en un juego que es tremendamente competitivo en precio, fabuloso en su propuesta jugable y que ha ampliado de manera acertada su oferta para mantener enganchados durante más semanas a sus usuarios.

Nota: el análisis original (a continuación) se mantiene intacto, por lo que puede haber consideraciones que hayan quedado desfasadas tras las novedades mencionadas anteriormente. Por otro lado, se ha actualizado la sección de "Conclusión" y la de "Lo Mejor y Lo Peor". 

Análisis original (27/5/2015)

Durante el pasado E3 Nintendo mostró muchos juegos y varias novedades a tener en cuenta. Entre ellas, pasó algo desapercibido Splatoon, lo que parecía ser un shooter made in Nintendo que seguramente no generó tanto interés como otros nombres de más peso, pero que poco a poco ha ido llamando la atención. Primero por declaraciones de ciertos desarrolladores de renombre dándole valor a lo que presentaba la compañía; luego porque a medida que se han ido viendo gameplays, la cosa parecía divertida. Y esta semana ya está entre nosotros el lanzamiento más importante de Wii U en meses a precio reducido (menos de 40 euros) y con ideas muy frescas además de mucho potencial para el futuro.

Y la realidad es precisamente esta que comentamos, Splatoon no es ni más ni menos que la manera que tiene Nintendo de afrontar un género que ha pasado siempre de puntillas por sus manos y que está muy manido y repleto de representantes en otras plataformas. Los shooters, ya sean en primera o en tercera persona, no son precisamente prolíficos en Wii U y la obra de Nintendo EAD Grupo 2 llega para cubrir este hueco. Más que cubrirlo, empastarlo de tinta de calamar. Con una visión general, queda claro que Splatoon no es perfecto y que tiene algunos errores evidentes para el día de su salida a la venta. Tan cierto como que si echamos la vista atrás, no nos hemos desenganchado durante largas sesiones gracias a una fórmula tremendamente adictiva y divertida. Y original.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Pintar, matar, volver a pintar
Splatoon es un juego pensado sobre todo para el modo multijugador online. Es allí donde se disfruta en su máximo esplendor una fórmula muy sencilla sobre el papel pero muy efectiva. Estamos equipos de cuatro jugadores frente a frente con el objetivo de rellenar el mapa con nuestra pintura. Al final de los tres minutos, el que ha rellenado un porcentaje mayor de escenario gana la partida. Es el modo principal y seguramente el más divertido y adictivo de todos, ya que la velocidad a la que se suceden las partidas invita a rejugar una más. Y así podemos estar horas sin darnos cuenta, haciendo partida tras partida. De tres minutos en tres minutos.

Seguramente es esto, el ritmo de partidas y la intensidad que brinda jugar en espacios tan cortos, lo que hace que todo el engranaje funcione a pleno rendimiento. No hay tregua ni descanso, e incluso cuando empieza la cuenta atrás y quedan diez segundos para el final todavía tenemos tiempo de arañar algún trozo de territorio y sumar algunos puntos más a base de tinta de calamar. Pero a la fórmula no pueden faltarle dos elementos clave: diseño de niveles y arsenal. Y los dos funcionan.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Pistolas, rodillos y francotiradores
Las armas son una parte vital del juego, ya que cambian sensiblemente la manera de jugar según lo que elijamos. Empezaremos con una pistola para novatos pero a medida que ganamos niveles podremos ir comprando nuevas armas, además de conseguir de ciertas maneras algunas versiones modificadas de las mismas.  Todas tienen tres atributos: alcance, potencia y cadencia. Es importante saber qué encaja mejor con nosotros teniendo en cuenta la propuesta del juego: no se trata de repartir headshots a mansalva, que también podremos, sino de rellenar el campo de pintura.

Hay dos motivos para tener el escenario repleto de nuestra tinta. El primero porque es el objetivo principal para ganar. El segundo, porque también es nuestro medio de transporte y una zona hostil para el enemigo. Allá donde haya tinta de calamar de nuestro color podremos transportarnos precisamente convertidos en calamar, algo ideal para esconderse, preparar emboscadas o escapar si nos están machacando. También hay que tener en cuenta que aunque disparando directamente al enemigo acabamos con él como si tuviéramos balas en nuestras armas, si rellenamos el sitio donde se encuentra de nuestra tinta, también recibirá daño hasta acabar muriendo (la tinta enemiga es nuestra muerte y algo a evitar siempre).

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Así pues, es tan importante acertar a un enemigo como atraparlo en nuestra pintura. La gran variedad de armas es uno de los puntos fuertes del juego: metralletas que disparan muy rápido pero tienen poco alcance, francotiradores que cargamos y dejan un canal de tinta que sale a toda potencia o el rodillo. ¡Ay, el rodillo! Sin duda, será una de las favoritas de los novatos y no tan novatos durante semanas. Primero porque pinta pintura a toda velocidad, y segundo porque arrasa con los enemigos en un santiamén. Su mecánica, que rompe con armas convencionales de otros juegos, da un punto de vista interesante al juego.

Diseño de niveles cambiante
Con todas estas armas, en todo caso, hay que tener en cuenta que también tenemos en nuestra mano la posibilidad de cambiar el diseño de los niveles. Los mapas cuentan con varias zonas elevadas, puntos céntricos donde hay refriegas por el control de la partida y caminos alternativos, pero todo esto se multiplica gracias a la pintura. Si rellenamos una pared de la tinta de nuestro equipo podremos escalar por ella y sorprender por la espalda a los enemigos, o escapar por un lugar que parecía imposible cuando estamos acorralados. En esto es importante también tener en cuenta las utilidades de cada arma. El rodillo no es tan bueno para escalar paredes porque no tiene alcance, mientras que el francotirador puede crear un canal en línea recta ideal para escapar si nos atacan por sorpresa desde nuestra posición elevada.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

La pintura sirve para tantas cosas que solo con partidas y más partidas nos vamos dando cuenta de las múltiples posibilidades que tenemos en nuestras manos. A todo ello se añaden un par de elementos de ataque a tener en cuenta. Uno es el ataque especial, que cada arma tiene el suyo y que va desde un cañón que lanza tornados a toda velocidad a un artilugio que lanza ondas expansivas, un reguero que impide pasar por una zona si el enemigo no quiere morir o un supercalamar que tiene una gran velocidad de movimiento entre otros. No faltan las granadas, explosivas, pegajosas, aspersores o localizadores de enemigos para completar un arsenal muy variado.

Cuando superamos el nivel 10 de la veintena que podemos progresar podremos pasar también a jugar un modo competitivo en el que las normas cambian algo, ya que en lugar de luchar por pintar el territorio por encima de los demás tenemos que hacernos con zonas concretas y defenderlas (Splat the Zone)más tiempo que nuestros enemigos. El clásico rey de la colina o dominio de otros títulos que aquí nos hace luchar en un espacio central. Los mapas también se adaptan bastante bien a esta modalidad, sobre todo porque todos ellos tienen un espacio central más o menos grande que se puede atacar por distintos flancos. Estas partidas duran cinco minutos, aunque rara vez se acaba el tiempo límite sin que nadie haya hecho todos los puntos necesarios.

Una pista de Skate, un gran almacén, una zona con plataformas que van moviéndose… los cinco mapas disponibles por el momento funcionan perfectamente en las dos modalidades disponibles, ya que los recovecos que hay por los alrededores, los caminos que podemos crearnos nosotros con la tinta o las zonas elevadas a las que los francotiradores pueden llegar hacen que tengamos que tener mil ojos para no encontrarnos con ninguna sorpresa desagradable. Teniendo en cuenta, además, la capacidad de sorprender que todos tenemos, también los enemigos, con nuestras habilidades de calamar.

Personaliza y potencia
Los elementos de personalización son varios. A medida que vamos subiendo de nivel podremos adquirir nuevas armas y también nuevas piezas de ropa que se separan en tres partes: accesorios para la cabeza, camisetas y zapatillas. Cada pieza que compremos tiene un potenciador distinto que nos puede dar más velocidad, más velocidad cuando somos un calamar, recargar antes el tanque de tinta, hacer más duradero el arma especial, recortar el tiempo que los rastreadores nos pueden encontrar… hay más de veinte potenciadores y saberlos combinar nos pueden hacer por ejemplo tener un personaje muy rápido por haber usado más de una pieza con este elemento o ser más equilibrados con varios atributos mejorados. A medida que ganamos experiencia con estas piezas de ropa puestas, podemos desbloquear más potenciadores (máximo de cuatro) para cada accesorio que hemos elegido.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Limitaciones y sin chat de voz
Las sesiones que hemos hecho online, salvo algunas caídas de conexión, han sido casi perfectas, con partidas sin lag y un rendimiento general muy bueno. Tan cierto es esto como que somos perfectamente conscientes que en el último testfire hubo muchos problemas –nosotros mismos estuvimos esperando largos minutos para entrar en partidas- que no sabemos si se repetirán con los servidores llenos de gente. Durante las más de dos semanas de análisis buscando gente de prensa, tanto de aquí como de otras regiones, el resultado ha sido plenamente satisfactorio en este sentido… aunque hay margen para mejorar varias cosas.

Una de ellas ya se conocía: el chat de voz. Que no haya chat de voz por decisión de sus creadores es un error de bulto, ya que la visión del mapa en la parte inferior de la pantalla es poco ágil y no poder comunicarnos claramente con nuestro equipo para avisar de zonas que tenemos que repintar o de donde están los enemigos parece un paso atrás. también hemos sufrido partidas mal equilibradas, con un equipo de todos nivel 20 y el otro con cuatro jugadores que no llegan a nivel 10, con la consecuente diferencia de armas y potenciadores que esto significa. Junto a esto, hay varias limitaciones absurdas que mejorarían la experiencia sin ser detalles graves, pero a veces molestos. Una de ellas es que no podemos escoger clase o arma a usar mientras buscamos partida y se tiene que hacer siempre antes de entrar en ellas. Entre partida y partida, si decimos que “sí” queremos jugar otro combate, tampoco podremos cambiar.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Esto es mejorable por varios motivos. El primero, porque si encajamos en un equipo con tres rodillos de cuatro, seguramente perderemos muchas posibilidades de ganar en un Splat the Zone donde también necesitaremos atacar a larga distancia, y hasta que no empieza la partida no sabemos cómo está conformado el equipo. El segundo, porque cuando esperamos en una sala no podemos salir de ella. Y si falta un jugador, estaremos más de 100 segundos esperando sin hacer nada (hay un minijuego en el mando tableta que aburriremos al poco tiempo). Si se acaba el tiempo, el juego echa a los siete de la partida por no ser ocho, algo que suponemos si hay gente jugando no será tan habitual como en sesiones de prensa donde el volumen de usuarios es más limitado. Otra decisión es que no podíamos jugar a los cinco mapas, sino que iban rotando de manera periódica de dos en dos. Todo esto son pequeños detalles más o menos importantes que podrían mejorar la experiencia general y acompañar de mejor manera a lo que realmente se disfruta, la acción.

Sorpresa para el jugador solitario
Vaya por delante que Splatoon es un juego pensado para jugar online y seguramente su contenido offline no es el mejor para pensar adquirir el juego sin el componente en línea, pero es cierto que la campaña nos ha sorprendido gratamente y que ofrece durante varias horas (más de seis) un reto divertido y variado. Jugaremos fases cortas de unos cinco minutos en las que tenemos que superar una serie de enemigos y desafíos para llegar a nuestro objetivo final. El diseño de niveles es acertado, con enemigos variados en patrones y una composición del escenario que muchas veces nos recordará más a un plataformas tipo Mario 3D World que a un shooter.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Lo cierto es que no es una campaña difícil de superar. Tan punto estamos luchando con cinco o seis calamares armados hasta los dientes como abriendo chorros de tinta para saltar de un lado a otro, rellenando esponjas para movernos por plataformas volátiles o usando nuestra tinta para mover plataformas de un lado para otro (y no describimos más por temas de embargo). A todo esto se añaden jefes intermedios de lo más originales y jefes finales con patrones que nos pondrán a prueba. En la campaña también podremos mejorar nuestras habilidades y armas recogiendo piezas de caviar que nos servirán de monedas. No será la mejor campaña de la historia, tiene altibajos, pero en general nos ha parecido un buen añadido que invita a terminarse.

A todo esto se añade un modo versus donde dos jugadores luchan por romper globos antes que el rival en un tiempo concreto. Lo más destacado de este modo es que uno puede jugar mirando la tele y el otro desde el mando tableta, algo que se ha echado en falta en otros títulos de Nintendo. Eso sí, de momento ni rastro de un modo a cuatro jugadores a pantalla partida que hubiera sido la guinda al multijugador de toda la vida de la compañía. Para terminar con los modos offline, el juego también es compatible con los amiibos de Splatoon, que ofrecerán nuevos desafíos en niveles ya superados según el amiibo que usemos. En este análisis no tuvimos acceso a dichos amiibos, por lo que ampliaremos la información al respecto cuando tengamos ocasión.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Contenido post-lanzamiento
Hay que destacar que ya hay contenido post-lanzamiento gratuito preparado para el juego que se irá completando en las próximas semanas y compensará lo que comentábamos al inicio del análisis. Están confirmados cuatro nuevos escenarios que entrarán en rotación para cada modalidad y también nuevas armas y equipamientos. A todo esto, el modo competitivo también contará con un modo llamado Tower Control y se preparan Splatfests, eventos especiales que según lo que respondamos a una pregunta nos pondrán en una facción para luchar contra los demás. Por último, destacar que la actualización más grande llegará en agosto con la posibilidad de hacer equipos de cuatro para jugar contra otros equipos, poder crear partidas privadas con amigos y un nuevo modo competitivo: Rainmaker.

Apartado técnico
Splatoon tiene muy claro que todo lo referente al apartado técnico está pensado para ser funcional y ese es su principal cometido. No hay demasiadas cosas que destaquen a nivel gráfico más allá del funcionamiento sin fisuras de toda la acción que vemos en pantalla y el diseño: tanto personajes como armas, y sobre todo enemigos y jefes finales, tienen un apartado artístico muy particular y original. El resto, pocos alardes para un juego que tiene como principal problema algunos jaggies de más, una sensación de escenarios excesivamente simples en decorados y detalles y que, eso sí, destaca por encima de todo por la recreación de la pintura. Su textura parece real y dan ganas de tocarla. La banda sonora acompaña perfectamente con varias melodías electrónicas que impregnan ritmo y simpatía en todos los modos en los que jugamos. La verdad es que es sin darnos cuenta y sin ser canciones que pasen a la historia, juegan un papel clave en la experiencia conjunta del título. El juego está traducido al castellano en lo que textos se refiere.

Splatoon (WiiU) Captura de pantalla

Conclusión: 

Splatoon es un juego que tiene una sola misión y la cumple desde la primera partida: divertir. La propuesta de Nintendo cuenta con una fórmula original que encaja perfectamente todo lo que propone y que tiene un componente adictivo que atrapa al jugador durante horas. No se trata de eliminar a los enemigos como un shooter cualquiera, y es que la pintura juega un papel fundamental para entender que es más que es un juego de disparos: rellenar el escenario de tinta sirve para ganar la partida, eliminar al rival, movernos a mayor velocidad, escapar, escondernos e incluso buscar caminos que no existían. Esto hace que cada partida tenga momentos únicos y rara vez se caiga en la repetición. 

A todo ello se añade un original y amplio arsenal de armas y una gran cantidad de equipamiento y potenciadores que le dan más profundidad y variedad a la propuesta. Si añadimos una campaña con buenos momentos el resultado final es más que satisfactorio. Pero Splatoon todavía tiene margen de mejora en esto de los juegos de acción online. El título se ha ampliado con contenidos constantes estas semanas, destacando el modo Torre, nuevos mapas y las partidas privadas como lo más destacado de estos añadidos que hacen más atractivo si cabe la propuesta. En todo caso, su mayor lastre está en ciertas limitaciones que van desde la ausencia de un chat de voz necesario a no poder escoger arma y equipo entre partidas –estamos obligados a salir- o una gestión de equipos que permita equilibrar antes de empezar nuestro arsenal entre compañeros. Molestias y detalles que, eso sí, muchas veces acaban olvidadas una vez estamos en el fragor de las intensas, originales y divertidas batallas que nos brinda el juego.

Lo MejorLo Peor
Partidas ágiles, divertidas y adictivas
Tres modos siguen siendo pocos y no ayuda un sistema de rotación de mapas y tipo de partidas tan poco dinámico
El factor diferencial en todos los sentidos que aporta la pintura
Algunas limitaciones en la experiencia online: ausencia de chat de voz, no poder personalizar el personaje entre partidas y otros detalles menores
Gran variedad de armas y elementos de personalización, además ampliados con la actualización y reequilibradas
Varios momentos de la campaña
El nuevo modo Torre, mapas, festivales y poder hacer equipos con amigos, añadidos potentes para alargar la experiencia de juego
Habrá más contenido gratuito hasta finales de año

Puntuación

Muy Bueno
Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.
Cómpralo.
Jugabilidad

Divertido, adictivo y con una propuesta tremendamente original. La fórmula de la pintura cambia el concepto de shooter por completo en muchos frentes, y las partidas son ágiles y dinámicas por su corta duración. Gran variedad de armas y elementos de personalización, una vez dentro no dejaremos de jugar. La campaña entetiene y cuenta con algunos momentos destacados, aunque también con altibajos. Se echa en falta más contenido de inicio aunque está planificado una buena tanda de nuevos elementos de ahora hasta agosto.

Gráficos

No es un benchmark ni tampoco lo pretende, pero la acción transcurre de manera fluida, el apartado artístico es original y el juego es muy colorido y vivo. Destacan varios enemigos de la campaña, la recreación brillante de la pintura y su textura y sobran algunos jaggies y mayor detalle en ciertos elementos.

Sonido

Una banda sonora que cumple su cometido perfectamente de acompañar con un gran ritmo a base de melodías electrónicas. No se nos quedarán grabadas en la cabeza pero sin ellas el juego perdería enteros, ya que se funden perfectamente con la acción.

Multijugador

Dos modos iniciales y cinco mapas parece poca cosa de saque, aunque está previsto que crezca en este sentido en las próximas semanas. El online nos ha funcionado muy bien durante toda la review, aunque es cierto que fuimos testigos de lo que pasó con el último Testfire y sus problemas. En partidas, netcode que funciona bien -salvo algún enfrentamiento suelto- y una formato de competición muy acertado en el que diseño de mapas, posibilidades y variables. Eso sí, tiene varias limitaciones (chat de voz, partidas con amigos, cambiar de arsenal entre partidas) que lo harían más accesible.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,7
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 32.99 € Comprar >
PAL/ES 33.24 € Comprar >
PAL/ES 39.90 € Comprar >
Desarrolla: 
Nintendo
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Disparos
On-line: 
8 Jugadores
Lanzamiento: 
29/05/2015
Texto: 
Español
Plataforma: 
WiiU
+7Juego onlineViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad