Skip to main content
Publicidad
Hyrule Warriors

Hyrule Warriors

review_game
| |

La franquicia Warriors/Musou se viste de gala para recibir entre sus filas a una leyenda. Hyrule Warriors nos trae un Zelda 100% arcade sin que por ello se pierda el nivel de calidad habitual en la saga. Hazte con la Trifuerza y defiende el reino de Hyrule del mal que lo amenaza.

A Nintendo se le pueden achacar muchas cosas, pero la de tratar sus franquicias a la ligera no es precisamente una de ellas. La gran N es plenamente consciente de que sus licencias suponen un valor seguro y una posición de fuerza en la durísima pugna que mantiene con Sony y Microsoft en el mercado de consolas domésticas, algo todavía más relevante desde que, y de esto hace ya bastante, las third parties ni de lejos se centran en sus consolas como sí lo hacen en las de la competencia. Puede que en los ya lejanos 90 Nintendo se pudiera permitir el lujo de ceder sus marcas de referencia a terceros para que éstos parieran aberraciones como Mario is Missing o los Zelda de CD-i, pero ya no se encuentra en la misma situación de antaño. Por eso, cuando una tercera compañía trabaja en un Mario, un Metroid, un Starfox o cualquier otra licencia propiedad de la gran N, la compañía nipona no duda en efectuar un exhaustivo seguimiento al proyecto para que éste cumpla con las exigencias de calidad que se le presuponen a tan legendarios nombres.

Aun teniendo en cuenta lo mencionado, no eran pocos los que temían que el proyecto que nos ocupa acabara dando como resultado un título de suficiente raspado. Eso sí, ya desde el principio no cabía duda de que esta alianza entre Koei Tecmo y Nintendo iba a beneficiar a ambas partes. Lanzar un Warriors/Musou basado en una de las primeras espadas nintenderas aseguraba a la gran N un buen número de nuevas Wii U colocadas en Japón, país en el que estos juegos suelen cosechar ventas millonarias, mientras Koei Tecmo gozaría de un extra de atención por parte de público y crítica en occidente, territorio en el que los Dynasty Warriors y sucedáneos suelen pasar con más pena que gloria por el mercado. Sin embargo hablamos de Zelda, una saga que cuenta en su currículum con no pocas obras maestras, entre las que se cuentan juegazos de la talla de A Link to the Past, Ocarina of Time y Skyward Sword. En definitiva, Link no puede aparecer en la portada de un juego de suficiente raspado, ni siquiera en uno de calidad mediana.

Hyrule Warriors mantiene la tradición zeldariana (presente también en otros juegos del género) de no dar voz al protagonista. Será el hada que lo acompaña la que hable por él.
Hyrule Warriors mantiene la tradición zeldariana (presente también en otros juegos del género) de no dar voz al protagonista. Será el hada que lo acompaña la que hable por él.

A cargo de la programación de Hyrule Warriors se ha encontrado Omega Force, los progenitores de la franquicia Warriors/Musou y artífices habituales de las numerosas entregas de la saga. Puede que este estudio sea el mejor en la vertiente “masiva” del beat ’em up, pero a lo largo de los años también ha demostrado algunas carencias que no han logrado paliar con el paso del tiempo. La principal es que sus juegos suelen adolecer de un apartado técnico limitado, debido quizás a unos valores de producción también restringidos. Además, suele costarles bastante aprovechar convenientemente las capacidades técnicas de las plataformas en las que trabajan, algo que se puede comprobar en los anteriores trabajos del estudio para Wii U (Warriors Orochi 3 y El Puño de la Estrella del Norte 2).

Bien es verdad que otro estudio de referencia de Koei Tecmo, el Team Ninja, también se ha implicado en la programación de Hyrule Warriors, encargándose principalmente de pulir el sistema de combate. Pero el Team Ninja tampoco se encuentra en sus mejores días desde que el excéntrico (y también genio) Tomonobu Itagaki abandonara el barco tiempo atrás. Era necesario un revulsivo para que Hyrule Warriors alcanzara las cotas de calidad que se le presuponen a un Zelda, por lo que Nintendo no dudó en tomar cartas en el asunto. Así, el Nintendo EAD (siglas de Entertainment Analisis & Development), con el mismísimo Eiji Aonuma (actualmente la máxima autoridad nintendera en todo lo que tiene que ver con Zelda) a la cabeza, se sumó al proyecto en tareas de producción. Incluso el creador de la franquicia y sumo pontífice de los videojuegos nipones, o lo que es lo mismo, el gran Shigeru Miyamoto, hizo sus pinitos en el desarrollo como consultor.

Hyrule Warriors (WiiU) Captura de pantalla

Hyrule Warriors (WiiU) Captura de pantallaHyrule Warriors (WiiU) Captura de pantalla

En definitiva, Nintendo ató en corto a Hyrule Warriors, consiguiendo con ello poner a Omega Force al día en todo lo referente a los ocultos secretos del hardware de Wii U, para que así el estudio pudiera exprimir convenientemente la consola. Que la gran N cuide a este nivel los juegos third parties se agradece, pues así la sensación de que el catálogo de software de Wii U crece lento, pero seguro, aumenta en la percepción del sufrido usuario de un sistema injustamente maltratado por un gran número de compañías. Eso sí, el juego acabó llegando al mercado nipón (Hyrule Warriors lleva ya varias semanas a la venta en aquellas lejanas tierras) con algunos bugs y diversos problemas de ralentizaciones, aunque afortunadamente Nintendo se puso manos a la obra para poner en circulación un parche que los solucionara más pronto que tarde. Dicho parche incluso llegó a territorio europeo la semana pasada (es decir, dos semanas antes de la fecha oficial de venta en formato PAL), incluyendo algún que otro extra que desgranaremos más adelante. Sin más dilación, es hora de pasar página y saltar al campo de batalla.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 36.90 € Comprar >
PAL/ES 44.90 € Comprar >
PAL/ES 28.49 € Comprar >
Desarrolla: 
Tecmo
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Beat'em up
Lanzamiento: 
19/09/2014
Texto: 
Español
Plataforma: 
WiiU
+12Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad