Skip to main content
Publicidad
Tomodachi Life

Tomodachi Life

review_game
| |

Los Mii de Nintendo se agrupan en una isla donde puede pasar de todo en el momento que menos te esperas. Tus personajes, tus normas y tus decisiones dan forma al que posiblemente es el videojuego más inverosímil, extraño y extravagante que te puedes echar a la cara en todo el catálogo de Nintendo 3DS. Y eso, teniendo Animal Crossing: A New Leaf como precedente.

Sean Connery está dando saltos en su habitación, Ellen Page descansa en la cama mientras tiene una pesadilla. Link, de The Legend of Zelda, se mira al espejo mientras viste un sombrero de San Patricio, y Shigeru Miyamoto le tira los trastos a Cameron Díaz. No, no es el guión de una telenovela ideada entre mensajes de un foro como el Offtopic de esta casa. Todo esto es lo que te puedes encontrar en Tomodachi Life, el gran ‘hit’ japonés de Nintendo 3DS que ahora desembarca en Europa. Y descuida: estas situaciones son las más comunes que te echarás a la cara mientras juegues a esta suerte de simulador social que bebe de Los Sims, de Animal Crossing y de los sueños más estrambóticos Yoshio Sakamoto de Nintendo, quien años antes se encargó de producir juegos “normales” como Metroid y que ahora está más interesado en correr por estos derroteros de lo absurdo.

Sí lo que quería este diseñador nipón era romper con la tradición, lo ha conseguido. Y por goleada, además. Tomodachi Life no puede explicarse con el concepto tradicional videojuego porque encaja mejor en el concepto de “experiencia”. Son vidas virtuales interactuando en una Nintendo 3DS, varios Miis dando sus propios pasos dirigidos por algoritmos en los que no prima lo común, sino que potencian lo absurdo. Lo mejor para entrar en materia es ir poco a poco dando pasos en Tomodachi Life. Lo primero que nos encontramos es una isla con toques urbanos a la que debemos dar nombre y que está desierta. La poblará tu Mii, cargado directamente desde la consola, y su alter ego divino, o algo parecido. Y es que lo relevante no es tu Mii, que estará presente como el resto de personajes, sino lo que llaman tu “doble”, que actuará como una suerte de “dios” omnipresente en la vida de todos.

Pelea de palabras cruzadas, a lo rapero, con los Mii.
Pelea de palabras cruzadas, a lo rapero, con los Mii.

Bautizada la isla e instalado nuestro personaje, toca cargar Miis de otros y otras para dar vida a esta particular zona. Podemos hacerlo directamente con los avatares previamente creados en la consola, sean creados por nosotros o compartidos por los colegas, o utilizar códigos QR compartidos por Internet. Aquí es dónde está la salsa de Tomodachi Life: mezclarás los Miis de tus amigos, familiares y conocidos con las creaciones “no oficiales” de personajes famosos (actores, actrices, cantantes, diseñadores y personajes de juegos, deportistas, personalidades famosas, etc.). Para que cada Mii cuente con su propia personalidad, tendrás que configurarla antes de cargarlo en el sistema. Para ello, puedes elegir entre diferentes niveles de configuración para definir el carácter del personaje: desde su simpatía, pudiendo elegir que sea introvertido o extrovertido, hasta su gesticulación.


La vida en Lemuria

Nuestra partida comenzó en la isla de Lemuria, nombre elegido por este redactor, hace algunas semanas, y a ella mudamos inicialmente solo Miis de personas conocidas que estaban cargadas previamente en la consola. Pronto comprendimos que la gracia de Tomodachi Life está en fomentar las combinaciones extrañas, por lo que acudimos a está página web anglosajona en la que encontramos códigos QR de personajes famosos. Así llegaron a la isla Sean Connery, Ellen Page, Chuck Norris, Cameron Díaz y otros tantos de Hollywood. No faltó el toque español de la mano de José Luis Torrente. Y la cara japonesa y friki la pusieron los Mii de Shigeru Miyamoto, Jill Valentine (Resident Evil) y  Link (The Legend of Zelda). Juntos y revueltos, no tardaron en surgir relaciones de amistad y de amor entre los personajes, formándose parejas como la de un familiar con el especialista en patadas.

  hni_0042.jpg Captura de pantalla hni_0043.jpg Captura de pantalla

Cargados los personajes –puedes apostar por Miis de amigos o lanzarte a la aventura con personajes famosos descargados–, toca acudir por primera vez al bloque de apartamentos. Aquí cada Mii tendrá su propia casa, un espacio donde nuestro doble estará obligado a cubrir sus diferentes necesidades (diversión, hambre, socialización con el resto, etc.) mediante avisos que aparecerán como iconos en las ventanas. Una panorámica de la fachada del bloque nos permitirá ver de un vistazo cómo va a comunidad sin entrar en las opciones, que también están disponibles para saber estadísticas específicas de la comunidad: edad media, número de hombres y de mujeres, grado de satisfacción general, etc. Hasta aquí, Tomodachi Life puede parecer un clon de Los Sims más, pero deja de serlo cuando tu alter ego comienza a ejercer como amo y señor de lo que sucede en la isla. Y es que más que un mero administrador, es un Gran Hermano que actúa bajo su criterio.

Cada Mii actuará en la comunidad siguiendo su propia personalidad. Nuestra misión es resolver los problemas que se irán presentando y que pueden ir de cosas básicas como mantener el estómago de los personajes llenos a tareas más complejas como media en discusiones entre dos Mii o fomentar una relación amorosa. Sí, porque los habitantes de la isla se enamorarán, enfadarán, deprimirán y enfermarán a partir de nuestras decisiones. El primer paso con el que nos topamos es con la alimentación, que traduce en el icono del estómago vacío que se muestra en la pantalla de “estado” del personaje. Viajamos hasta el mapa y acudimos al mercado, donde compramos víveres para la comunidad. Tras los recados, vamos apartamento por apartamento alimentando a los personajes.

La isla es el eje de todas las relaciones entre Miis residentes en el bloque de apartamentos.
La isla es el eje de todas las relaciones entre Miis residentes en el bloque de apartamentos.

La personalidad del Mii establecida antes de su mudanza a la comunidad no es el único factor que influye en su día; también se ven afectados por lo que piensan otros y por lo que sucede a su alrededor. Y es que cada Mii cuenta con su propio perfil donde encontraremos afinidades con otros personajes (amigos y parejas), estado del estómago (platos favoritos y odiados, superfavoritos y superodiados), objetos que se le han asignado, habilidades especiales (música, por ejemplo) y nivel de experiencia. Este último punto es el que hará avanzar al Mii hacia una u otra dirección social. El personaje irá ganando experiencia a medida que satisface sus necesidades y ve resueltos problemas de su día a día. Porque como administradores de la comunidad no somos más que eso y aunque nuestro Mii está presente y tiene su apartamento, se integra como uno más, sin ventajas por ser quien es.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6,8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 32.90 € Comprar >
PAL/ES 35.14 € Comprar >
PAL/ES 39.90 € Comprar >
Desarrolla: 
Nintendo
Género: 
Simulación
Subgéneros: 
Vida virtual
Lanzamiento: 
06/06/2014
Texto: 
Español
Plataforma: 
3DS
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad