Skip to main content
Publicidad
Sonic Boom: Fuego y Hielo

Análisis de Sonic Boom: Fuego y Hielo

review_game
| |

Sanzaru Games toma nota de los errores cometidos con la obra origina y pule las mecánicas para hacer un plataformas mejor pensado, diseñado y orientado para tanto fans como nuevos jugadores. ¿Ha vuelto Sonic? No del todo.

Que Sonic no se encuentra en su mejor momento es algo que todos sabemos. Lejos quedan aquellos años en los que cada nueva aparición del erizo azul de SEGA en la industria del videojuego se vivía como uno de los acontecimientos más esperados de para el catálogo de la consola en la que fuese a ver la luz; y es una lástima que un personaje con tanto potencial y aceptación popular haya quedado relegado a la etiqueta de producto transmedia, donde ni SEGA parece tener las cosas muy claras ni tampoco los nuevos estudios que han tomado el relevo del personaje.

Sonic Boom es la nueva sub saga dentro de la propiedad intelectual del erizo, con una serie de televisión con un éxito bastante notable en Norteamérica así como dos entregas exclusivas para Nintendo, con Wii U y Nintendo 3DS como plataformas elegidas. Ambos títulos fueron insuficientes como para paliar las ansias de unos jugadores cansados de esperar, aunque tampoco sabemos muy bien el qué. Quizá sea simplemente la vuelta de Sonic lo único que se necesitaba, su vuelta real. ¿Lo ha conseguido esta secuela, Sonic Boom: Fuego y Hielo? Vamos a intentar argumentar la respuesta a esa pregunta tras haber exprimido a fondo el producto de Sanzaru Games, pues hay una serie de aspectos que merece la pena destacar.

Sonic Boom: un voto de confianza

Tenemos que remontarnos al pasado mes de septiembre, cuando Mat Kraemer, director creativo de Sonic Boom: Fuego y Hielo, fue entrevistado acerca del título y los cambios que había experimentado la obra con respecto a El Cristal Roto, la obra original para la portátil estereoscópica. Sanzaru Games toma de nuevo los galones y se dispone a tomar nota del feedback de la comunidad, acérrima y fiel como pocas, para dignificar la figura de un personaje enmarcado en un contexto realmente incierto. “Uno de los cambios más importantes en Fuego y Hielo es lo referente al diseño de niveles. Ahora se siente de forma más racional, mucho mejor para sentir la velocidad. Muchas de las fases han sido incluidas para hacer una combinación. Es decir, que puedes combinar los diferentes niveles desde el principio hasta el final. Tal cual. Estamos ante algo que no teníamos en el primer juego, que era más como un laberinto en el que llegabas a un callejón sin salida y no te quedaba más remedio que retroceder”.

sonic-boom-fuego-hielo-nintendo-3ds_289878_pn.jpg Captura de pantalla

El esfuerzo por hacer de Sonic Boom: Fuego y Hielo un mejor título que el original se evidencia desde el primer minuto, y en las algo menos de siete horas que hemos tardado en ver los créditos finales podemos aseguraros que las mejoras están ahí; es decir, este título es mejor que el producto en el que se basa, es ciertamente un buen juego de plataformas. Pero esto es insuficiente por culpa de todos los errores que sigue cometiendo, empañando un resultado general que se acerca al notable.

Si esperas encontrarte aquí un digno sucesor de las obras de Mega Drive, mejor ve buscando otras apuestas dentro del catálogo de Nintendo 3DS, que en estos momentos cuenta con un excelso abanico de títulos del género tanto en 2D como en 3D. No obstante, este título puede presumir de tomar el riesgo de ser un plataformas más pausado de lo que estamos acostumbrado, obligándonos a parar de vez en cuando y tomar alternativas en las rutas no solamente por animarnos a rejugar según qué fases sino porque hay zonas ocultas, muchos coleccionables y una cierta suerte de exploración que, a decir verdad, no le sienta nada mal al juego. Por lo demás, esperad una aventura repleta de velocidad, saltos, anillos…; un buen efecto tridimensional que aporta varias capas de profundidad a nivel visual, algo que ya hizo muy bien Kirby con sus dos títulos para la portátil.

¿Estará Sonic a la altura en Fuego y Hielo?

La sensación de velocidad -uno de los valores y señas de identidad perdidas con El Cristal Roto- se ha recuperado sobradamente, haciendo que lo que fuera un hándicap hace dos años se haya convertido en un punto a favor por haber aprovechado para introducir ciertos puzles en los saltos. Hay quienes no recibirán de buen grado mirar la pantalla de Nintendo 3DS y darse cuenta de que estamos completamente parados calculando qué personaje escoger -los cambios se hacen muy rápidos desde la pantalla táctil- o si hay que utilizar la habilidad de Sticks, Tails, Amy, Knucles o Sonic, personajes jugables en este título.

sonic_boom_fire__ice-3111805.jpg Captura de pantalla

Aunque especialmente en las primeras dos horas de juego haya diseños de niveles que no nos han convencido demasiado, sería injusto desmerecer el trabajo del estudio californiano. Si habéis jugado a Sly Cooper: Ladrones en el Tiempo- posiblemente el mayor proyecto al que se ha enfrentado Sanzaru Games desde su fundación en el año 2007; o incluso si terminasteis El Cristal Roto en 2014 para Nintendo 3DS, veréis referencias a la forma de ejecutar los saltos, la amplitud de los niveles y la duración de los mismos.

Evidentemente, considerar buena o mala la duración de las fases es algo que no deja de ser un aspecto eminentemente subjetivo; a nosotros nos parece que algunos niveles pecan de ser excesivamente extensos, pero a decir verdad en la recta final supone un desafío completar todas las pantallas con al menos el mínimo de desbloqueables y con buenos registros generales. La esencia no es la de los Sonic clásicos, como podéis ver; ¿pero es eso necesariamente malo? La conclusión a la que llegamos es que Sonic Boom: Fuego y Hielo no intenta ser una de las entregas de Mega Drive, sino que se fija más en los títulos de Game Boy Advance, en crear una identidad propia. Si estáis esperando volver a la época de los 16 bits, apuntad este nombre: Sonic Mania.

El fuego y el hielo no son dos elementos baladí en la propuesta jugable, sino que son las dos habilidades esenciales que iremos intercambiando casi constantemente. Por poner un ejemplo sencillo y que nos encontraremos en diversas ocasiones, habrá plataformas formadas por agua. Para superarlas hay que activar la habilidad de Hielo -congelando así el terreno y, debido a su solidez, poder superarlo pasando por encima. Del mismo modo, si lo que necesitamos es eliminar bloques de hielo para poder pasar, habrá que activar la habilidad Fuego para fundir esos bloques helados.

Aunque no lo parezca, de esta idea tan simple como poco sorprendente se han logrado grandes cosas, haciendo de algunas zonas un desafío entretenido y saludable, que adereza correctamente el resultado final. Queríamos ver una evolución con los minijuegos y las fases que dejan de lado el scroll lateral para darnos un respiro entre fases, y aquí lo tenemos. Ahora hay más bonificaciones, más fases alternativas… Y están mejor diseñadas.

sonic_boom_fire__ice-3111799.jpg Captura de pantalla

La duración de algunas pantallas, especialmente en los tres últimos mundos, puede ser bastante larga, todo ello sin tener en cuenta que conseguir todas las piezas, muelles y demás desbloqueables hace obligatorio visitar dos o incluso tres veces ese nivel. Mención aparte para los desafíos, una sala escondida en cada fase donde tenemos plataformas mucho más desafiantes y complejas, que son la única vía para mejorar el porcentaje final de compleción del juego. En definitiva, un cartucho que puede alargar su duración considerablemente si somos receptivos y aceptamos las ideas implementadas por el equipo de desarrollo; no terminan de aportar nada ni a la historia ni a la jugabilidad, pero sí son un pequeño incentivo para ese target más clásico que, insistimos, no debería intentar ver aquí el renacer del erizo sino un perfil nuevo, adaptado a las nuevas generaciones no tan familiarizadas con este tipo de propuestas.

Pero si hay algo que tenemos que decir en favor de Sonic Boom: Fuego y Hielo es que respeta a Sonic. Y eso ya es mucho decir. No hay bugs desternillantes, no tenemos errores garrafales en el control; incluso la historia -que sigue siendo insulsa- ya no es tanto una mera excusa: ahora sí entretendrá a los más pequeños de la casa. Es al público más joven a quien va dirigido este título, que incluye no pocas secuencias cinemáticas, doblaje al castellano y un diseño de escenarios bastante logrado.

Un Sonic apenas para el fan hardcore

Gráficamente no es ningún portento, aunque tampoco se echa en falta más esfuerzo en lo técnico: es un juego que cumple. La paleta de colores es variada y el diseño de los escenarios es detallado en los planos cercanos. Los fondos se notan poco trabajados, como si no hubiese dado tiempo a trabajarse más, lo cual hace que en este punto tampoco consiga alcanzar un sobresaliente que queda a años luz del producto que podemos encontrar en tiendas. Hay dientes de sierra, alguna que otra bajada de frames, pero por lo general convence y cuenta con momentos impactantes, dinámicos, bien estimulados por unas melodías adictivas.

sonic_boom_fire__ice-3111797.jpg Captura de pantalla

Conclusión: 

Sonic no ha vuelto. O al menos no lo ha hecho como esperabas si creías que Sonic Boom: Fuego y Hielo iba a ser Sonic Mania. Para eso tendremos que esperas hasta la próxima primavera; pero es menester dejar claro que esta secuela mejora con creces al producto original, que era más bien mediocre. Sanzaru Games ha hecho un gran trabajo, sin dejarse ningún apartado sin mejorar. El diseño de niveles es ahora mucho más profundo, elaborado, exploratorio y menos superficial, con más sensación de velocidad y exploración, añadiendo buenas ideas para que, por encima de todo, tengamos entre manos un buen juego de plataformas.

La disyuntiva entre comprar o no el título depende de cómo de fan seas del personaje, y es que este título sí se siente como un juego del erizo… aunque le falte un buen trecho para colocarse entre los mejores. Tiene más aciertos que fallos, es divertido y responderá acertadamente las exigencias de las nuevas generaciones de jugadores. Es un juego fácil, pero es un cartucho con muchas horas de juego por delante más allá de las seis horas de aventura principal. Este nuevo erizo azul ha intentado emular al de hace veinte años, con un nuevo estilo y una nueva idiosincrasia. Hemos intentado adoptar una actitud reflexiva y abierta, receptiva. El resultado es positivo, no obstante. ¿Esperabas un buen juego de Sonic? Aquí tienes uno, con matices. ¿Esperabas la vuelta del mejor erizo? Entonces date la vuelta, todavía queda trabajo por delante.

Lo MejorLo Peor
Mejora sustancial en la jugabilidad y el diseño de niveles
Termina resultando repetitivo con el paso del tiempo
Ausencia de errores garrafales cometidos en el juego original; es un producto serio
No supone ningún reto; es demasiado fácil
Buena diferenciación entre personajes y muchas horas de contenido para completarlo todo
No termina de destacar en ningún apartado. Le falta personalidad

Puntuación

Correcto
No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.
Cómpralo si te gusta el género y te gusta tenerlos todos.
Jugabilidad

Mejora con creces al título original. Los saltos son más precisos y el diseño de niveles se ha terminado con más inteligencia. Se acabaron las pantallas insulsas y sin sentido, aunque en ocasiones y debido a la propia jugabilidad, algunas fases se hacen demasiado largas. La sensación de velocidad está de vuelta. 

Gráficos

No es un juego especialmente bonito, pero hace buen uso de la paleta de colores y el juego de iluminación. El efecto 3D no está nada mal, además de que ahora hay más elementos dinámicos en pantalla que en El Cristal Roto. Cumple con su cometido.

Sonido

Nos hubiese gustado escuchar mejores temas, pero los que hay pasan el radar con un más que aprobado. La sensación es que sigue siendo ago infantil, diferente a los títulos de hace lustros, aunque algunos temas nos han convencido sobradamente.

Multijugador

Pequeño añadido llamado Carrera Robot, con el que podemos correr carreras con hasta cuatro personas en modo local. No es nada del otro mundo, pero si tienes gente cerca con la que jugar es una buena idea para pasar el rato. Nada mas.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
6,7
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 26.00 € Comprar >
PAL/ES 34.90 € Comprar >
PAL/ES 35.14 € Comprar >
Desarrolla: 
Sanzaru Games
Género: 
Acción, Plataformas
On-line: 
2 Jugadores
Lanzamiento: 
30/09/2016
Texto: 
Español
Plataforma: 
3DS
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad