Skip to main content
Publicidad
Mario & Luigi: Dream Team Bros.

Mario & Luigi: Dream Team Bros

review_game
| |

Los hermanos de la gorra forman un equipo de ensueño, un Dream Team Bros. Se adentran en la tercera dimensión de Nintendo 3DS con su primer RPG para la plataforma, completamente seguidor de la estela de la subserie Mario & Luigi aunque con avances. Bowser, Peach, los Toads o los caparazones amortizan las dos pantallas y el sistema rolero para poner de nuevo en pie una magnífica propuesta.

Super Mario ha pasado por prácticamente todos los géneros de videojuegos, solo le falta el shooter como quien dice. Conducción en Mario Kart, tenis, fútbol o golf como deportivos, peleas o beat'em up en Super Smash Bros, y hasta minijuegos en Mario Party o puzle en formato Tetris en Dr. Mario y de piezas y acertijos en Mario Vs. Donkey Kong. Y, cómo no, RPG, con algunos de los Super Paper Mario (en Wii, por ejemplo) o esta serie que hoy se estrena en Nintendo 3DS y siempre ha sido de las mejores en portátiles de la compañía que se recuerdan: Mario & Luigi. Basado en una mecánica de saltos y niveles muy en la línea del personaje, Dream Team Bros vuelve a atraverse con los combates por turnos, el sistema de tiendas, objetos consumibles y equipo, la mejora de personaje, la toma de decisiones argumentales o los jefes finales de proporciones épicas y largas batallas tácticas. Todo ello dentro de la estética Mario, con el Mundo Champiñón, Peach secuestrada, los Toads intentando ayudar y, lo más importante, Luigi a nuestro lado, desde un lado u otro de la pantalla esta vez.

La división AlphaDream de Nintendo recoge todo lo sembrado con Superstar Saga, Compañeros en el Tiempo y Viaje al Centro de Bowser para ir un poco más allá y revisar determinadas mecánicas de forma que este juegazo sea aún más divertido que una mera continuación. Pero seamos cautos, Dream Team Bros no lo consigue del todo, y al fin y al cabo repite en exceso lo que ya hicieron sus antecesores. Quien venga de aquellos no encontrará aquí grandes cambios o innovaciones, es una cuarta entrega totalmente continuista pese al salto gráfico que le deja dar 3DS, tampoco muy esmerado. No cabe duda de que este Mario & Luigi es el más completo y profundo, pero mirando con perspectiva cómo ha avanzado esta serie lo cierto es que se le echan de menos algunos añadidos más. Eso sí, aquí de nuevo hay una propuesta imprescindible para todo tipo de públicos, Super Mario sabe traernos el rol tradicional como nadie, haciéndolo sencillo, divertido y con los suficientes secretos y retos como para cautivar tambiçén al experto del género de Final Fantasy o Tales of.

Las vagonetas y otros raíles presentan divertidos minijuegos de reflejos donde saltar con uno u otro hermano, un reto que se va complicando y mantiene el sistema de juego de forma plena.
Las vagonetas y otros raíles presentan divertidos minijuegos de reflejos donde saltar con uno u otro hermano, un reto que se va complicando y mantiene el sistema de juego de forma plena.

Además, la consola donde se lanza es amortizada como nunca antes había hecho la serie con sus plataformas destino. En Mario & Luigi: Dream Team Bros se amortizan casi constantemente las dos pantallas, las capacidades táctiles de la inferior, el efecto tridimensional de la superior, el giroscopio, los gatillos... Todo esto con una base que impera, la capacidad de sincronización del jugador para mantener en movimiento a los dos personajes, de entrada Mario con el botón A y Luigi con el B, con todo lo que esto supone. Así, tanto al moverlos por los ahora más accidentados escenarios repletos de escalones y saltos, o para ponerlos a luchar conta toda la nueva gama de criaturillas y jefes de esta Isla Almohada que actúa de telón de fondo, el jugador tiene que saber en qué instante mover a cada hermano, estando bien penalizados los errores, y todo esto mientras sube de nivel y rango a cada fontanero, les compra mejor equipo o los lanza a misiones secundarias opcionales en busca de ayudar a habitantes de esta misteriosa isla de sueños y Modorros.

El paso a otro mundo

Mario, Luigi y Peach son invitados a Isla Almohada, un universo desconocido que se estrena junto al formato tridimensional de esta versión. Sí, el efecto estereoscópico de 3DS es de nuevo amortizado aquí aunque bien es cierto que se queda en algo más plano de las profundidades contempladas en títulos como Resident Evil: Revelations o Super Mario 3D Land. No se puede decir que el 3D sea un incentivo, pero sí que hay planos y cinemáticas que lo aprovechan para dibujar distintos niveles de profundiad. Mario & Luigi: Dream Team Bros revisa su aspecto gráfico en el sentido de detalles, terminación de los bocetos, resolución o animaciones, pero en realidad mantiene ese plano isométrico para el avance por los escenarios y de perspectiva caballera para los combates. Gráficamente no saca partido al potencial de la máquina donde se expone, de hecho la repetición de salas una y otra vez en cada mundo es un desacierto que lo hace deslucir en el terreno visual.

Combates por turnos que pese a parecer sencillos, acaban complicándose como los del mejor rol tradicional de este ritmo. Luigi y Mario tienen a su alcance un montón de posibilidades agresivas y defensivas.
Combates por turnos que pese a parecer sencillos, acaban complicándose como los del mejor rol tradicional de este ritmo. Luigi y Mario tienen a su alcance un montón de posibilidades agresivas y defensivas.

También hay más elementos poligonales, más partes de los niveles que tienen modelado tridimensional, algo que en DS empezaba a asomar cabeza pero que ahora ya recrea auténticos niveles 3D, eso sí, sin posibilidad de movimiento de cámara libre y bastante estáticos y sosos en detalles, similares entre sí sala tras sala como decíamos. Mario, Luigi y el resto del personaje ganan en animaciones, pero siguen siendo icónicas para mostrar expresividad, por ejemplo con saltos sobre sí mismos para reflejar alegría o con una gama de ataques con el martillo similares. No hay planos cercanos ni juegos de cámara variantes. Se mantienen también los habituales cuadros de diálogo para todo, muy al estilo Nintendo y los J-RPG tradicionales, aquí sobreexpuestos al fondo para usar el 3D. Son legibles y limpios, aunque hay conversaciones que quizá deberían haberse recortado para no frenar el ritmo, algo que siempre ha acompañado a esta serie. No es determinante, pero puede considerarse una pequeña pega en un videojuego que quiere ser ágil y directo.

Sin embargo, el sistema de menús, cómo se van esbozando los tutoriales interactivos, cómo se explican las tiendas o cada uno de los minijuegos y puzles, y el propio sistema de combate y sus esquemas son un verdadero acierto, una mano tendida al jugador que nunca haya probado el género del rol por turnos, pues Dream Team es una perfecta puerta de entrada con el atractivo de Super Mario. Y el habitual, por su parte, puede eludir todas estas indicaciones y consejos y descubrir que tiene ante sí las suficientes posibilidades de juego como para hablar de una propuesta con profundidad y sofisticada en opciones, de dificultad media adecuada pero que gana exigencia a medida que se le quiere sacar todo el partido y poner a los personajes al máximo, en materia de subidas de nivel o equipo que porten. Además hay una gama de desafíos arduos opcionales para el experto. Es un título apto para todos los públicos, con diversas formas de afrontarlo. Y eso es genial.

Cómo no, Bowser no va a querer perderse la fiesta, y algunos de los combates más épicos son precisamente conta él. Pero no es lo peor que esconde Dream Team. El experto tiene margen de ampliación.
Cómo no, Bowser no va a querer perderse la fiesta, y algunos de los combates más épicos son precisamente conta él. Pero no es lo peor que esconde Dream Team. El experto tiene margen de ampliación.

La trama no es un fuerte, que si bien sabe mantener el interés y responde a una historia elaborada sobre las leyendas de la Isla Almohada, personajes que resultan no ser lo que aparentan o relatos como la partición de las piedras del bien y el mal que encerraron a todos los Modorros, no logra la intensidad narrativa o intrigas que normalmente sabe alcanzar el género. Esta fábula versa sobre los sueños y el paralelismo de éstos con la realidad, lleva a Mario y Luigi a través de mundos mágicos que nunca habían sido conocidos por los personajes. Y eso, para el habitual a la pareja de bigotudos, puede ser un atractivo. Sin lugar a dudas, lo que sí consigue es mayor originalidad, con niveles, enemigos, minijuegos y situaciones en general pensados para aprovechar esta dualidad mundo real-mundo onírico. Luigi se queda dormido, y esto abre toda una senda de posibilidades, muchas recogidas de los anteriores Mario & Luigi, pero otras también nuevas, y, desde luego, divertidas y variantes. Eso sí, dentro de un esquema de avance completamente lineal.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 19.90 € Comprar >
PAL/ES 35.14 € Comprar >
Desarrolla: 
Nintendo
Género: 
Plataformas, Puzle
Subgéneros: 
Minijuegos
Lanzamiento: 
12/07/2013
Texto: 
Español
Plataforma: 
3DS
+7

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad