Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Ravensword: Shadowlands

Ravensword: Shadowlands
Ravensword: Shadowlands
review_game
| |
3997 visitas

Una nueva aventura de acción RPG llega a nuestros dispositivos iOS; Ravensword: Shadowlands pretende llevar la experiencia The Elder Scrolls a la AppStore con un mundo abierto, decenas de misiones por cumplir y un apartado gráfico sorprendente. Veamos en nuestro análisis si lo nuevo de Crescent Moon Games logra estar a la altura de tan exitosa saga de sobremesa.

No, no estamos locos; hablar de Ravensword: Shadowlands como el Oblivion o el Skyrim de iPhone, iPad o iPod touch no resulta tan disparatado como algunos podrían pensar, eso sí, con alguno matices. Tanto es así que en Crescent Moon Games han completado un título enorme, tanto en posibilidades como en factura técnica. Ya en 2009 sorprendieron a todo el mundo con Ravensword, una aventura RPG de acción en un mundo abierto que mostraba muy buenas maneras en unos dispositivos iOS que empezaban a demostrar su potencial como alternativa a las portátiles tradicionales. Ahora, y bajo el nombre de Shadowlands, llega su secuela con el objetivo de demostrar el nivel que pueden alcanzar los actuales dispositivos táctiles como plataformas de juego, retando sin complejos a las consolas portátiles de última generación. Descubramos en nuestro análisis una fantástica aventura en el mágico Reino de Tyreas.

Un mundo fantástico muy real
Lo primer que llama la atención de un título como Ravensword: Shadowlands es su abrumador apartado gráfico, destapándose como uno de los títulos más poderosos a nivel técnico de la AppStore; además, tiene lugar en un mundo abierto ‒aunque no es tan grande como aseguraban sus desarrolladores‒, con la posibilidad de movernos con total libertad a través de sus parajes llenos de árboles, montañas, pueblos y muchos otros elementos que llenan de vida el mágico Reino de Tyreas. O eso prometían desde Crescent Moon Games, ya que la realidad es algo distinta; si bien ofrece un mundo abierto por el que movernos, se respira cierto aire de vacío, con grandes extensiones de terreno sin vida por el que desplazarse sin mucho más que hacer que seguir adelante. Los personajes, por lo general, están bien animados ‒no exentos de molestos bugs‒ y estaremos arropados por melodías épicas de gran calidad.

Ravensword: Shadowlands (IPH) Captura de pantalla
Ravensword: Shadowlands es toda una aventura de acción RPG que llega a iOS con la intención de seguir el camino de Skyrim u Oblivion aunque se queda a medio camino en tan difícil tarea.

Así, mientras que la presentación es fastuosa ‒el motor gráfico Unity se muestra más poderoso que nunca‒, pequeños detalles impiden que un apartado tan prometedor en este caso se aleje de la excelencia; pequeños problemas que pueden solucionarse con futuras actualizaciones pero que, hoy por hoy, empañan mínimamente el resultado final. Por lo demás, es todo un espectáculo a nivel visual. Su desarrollo es similar a los RPG de acción occidentales actuales, presentando bastantes similitudes con la franquicia The Elder Scrolls de Bethesda, una de sus claras inspiraciones. Eso sí, ya desde un principio muestra ciertos desequilibrios en su curva de dificultad y progreso, teniendo que dedicar demasiados esfuerzos a combatir contra trolls y otras criaturas de nivel bajo para aumentar nuestra experiencia y afrontar así las primeras mazmorras, bastante complicadas ya de por sí. Por suerte, podemos cambiar el nivel de dificultad para adaptarlo a nuestras habilidades y forma de jugar.

Es más que evidente que Crescent Moon Games ha desarrollado Ravensword: Shadowlands con Skyrim en su punto de mira; desde su estilo hasta su jugabilidad y desarrollo, todo recuerda poderosamente a la obra de Bethesda. Incluso los que hayan jugado a Oblivion tendrán un ligero déjà vu con una sección de la aventura protagonizada por varios portales que hacen de nexo entre diferentes mundos. Pero a diferencia de dichos títulos, la experiencia final con Shadowlands es mucho menos compleja, resultando incluso aburrida en muchos momentos. La interacción con los NPC's es casi nula, la variedad de objetos que recoger o comprar es tan limitada como el propio desarrollo del juego; tanto es así, que la ciudad central del mapa, la más grande y majestuosa, es en realidad un laberinto de calles sin vida y con personajes faltos de personalidad, muy parecidos a los maniquíes que usaba Robert Neville en Soy Leyenda para saciar sus relaciones sociales en un mundo devastado.

Ravensword: Shadowlands (IPH) Captura de pantalla
El terreno a nuestra disposición no es tan grande como parece pero suficiente para tratarse de un título iOS; las ciudades pecan de estar demasiado vacías y faltas de vida.

Las diferentes mazmorras, además, se presentan como estancias conectadas entre sí con los mismos enemigos por derrotar una y otra vez; incluso la exploración es totalmente testimonial, con enormes parajes vacíos sin nada con lo que interactuar. A nivel de control trata de trasladar el interfaz de un pad tradicional a nuestra pantalla, con iconos de ataque, bloqueo o para lanzar hechizos; asimismo, podremos desplazarnos gracias a un joystick virtual situado en la esquina inferior izquierda de la pantalla. Una vez a los mandos no terminaremos de sentirnos cómodos gracias una falta de precisión destacable; en lo referente a los combates, resultan tan caóticos como poco efectivos, con los iconos mal posicionados en pantalla y un interfaz poco intuitivo. Cuando debamos afrontar secciones de plataformas o incluso cuando investiguemos e interactuemos con objetos, tampoco termina de convencer, siendo todo demasiado incómodo.

A nivel de guión se muestra realmente ambicioso, con una historia no muy original pero que abarca una trama suficientemente interesante; tras una dura guerra contra las fuerzas del mal, despertamos en la ciudad de Aven sin saber cómo hemos llegado allí. A partir de aquí empezaremos una aventura que nos llevará a enfrentarnos a todo tipo de peligros, como poderosos magos, implacables guerreros o, incluso, ¡peligrosos dinosaurios! Eso sí, descubriremos que las mecánicas se repetirán una y otra vez, siendo algo monótono tras unas horas de juego. Está claro que las comparaciones son odiosas y que sería toda una hazaña lograr una experiencia parecida en una aplicación de poco más de 540 MB, pero debemos ser claros con las carencias de un título que entra por los ojos pero de demuestra notables flaquezas en varios de sus apartados clave.

Ravensword: Shadowlands (IPH) Captura de pantalla
Deberemos luchar contra todo tipo de enemigos; desde magos a caballeros, pasando por arañas gigantes o incluso dinosaurios. El apartado gráfico es sensacional aunque con algunos altibajos.

Conclusión: 

Ante nosotros de nos abre un mundo que, si bien no es tan grande como se presuponía, ofrece la suficiente variedad como para tenernos ocupados durante decenas de horas, en una aventura de acción RPG como nunca habíamos disfrutado en iOS. Faltan muchas cosas por pulir, eso es evidente, pero Ravensword: Shadowlands llega como la primera aproximación a una experiencia Skyrim sin igual en iOS y que seguramente mejorará en futuras entregas de la franquicia. Eso sí, deberemos tener en cuenta que la versión 1.0 que nos ocupa presenta una gran cantidad de bugs, desde cierres inesperados de la aplicación hasta objetos volando, personajes clónicos y otras situaciones dantescas que incluso nos obligarán a reiniciar el juego para poder seguir con nuestra aventura. Más allá de estos inconvenientes ‒que seguramente se verán solucionados en futuros parches‒, de un control por lo general, incómodo e incluso torpe y un desarrollo demasiado parecido a la obra de Bethesda, Shadowlands ofrece todo lo que un fan del género espera en una aplicación para nuestros dispositivos iOS, recomendable, sí, pero que necesitaría ese “algo más” para ser considerado un digno representante en plataformas táctiles. Ya podemos adquirir Ravensword: Shadowlands en la AppStore por 5,99 euros completamente localizado al inglés, tanto en las voces como en los textos.

Lo MejorLo Peor
A nivel visual es todo un espectáculo a pesar de algunos altibajos
...Aunque todavía esté lejos de la excelencia de la obra de Bethesda
Decenas de misiones por completar; horas y horas de juego por delante
Numerosos bugs que entorpecen la experiencia final
Mundo abierto con una total libertad
Jugabilidad poco intuitiva y algo incómoda
Poder disfrutar de una experiencia Skyrim en iOS...
Totalmente localizado al inglés, tanto en las voces como en los textos

Puntuación

Bueno
Cumple las expectativas de lo que debe ser un buen juego dentro de su género. Su calidad general es buena aunque le falten detalles que nos gustaría ver incluidos. Cómpralo sin miedo.
Jugabilidad

Ravensword: Shadowlands llega a la AppStore como una experiencia cercana a The Elder Scrolls pero que no logra estar a la altura por varios aspectos poco cuidados; el control es impreciso y poco intuitivo, su mundo abierto necesita de más vida y, en conjunto, se muestra poco original. Numerosos bugs empañan el resultado final; llega completamente localizado al inglés.

Gráficos

El motor gráfico Unity se muestra más poderoso que nunca en Ravensword: Shadowlands con unos gráficos fastuosos pero que presentan algunos altibajos. Aun así, resulta increíble el nivel alcanzado en nuestros dispositivos iOS.

Sonido

Melodías épicas que nos acompañarán debidamente durante nuestra aventura; los efectos de sonido cumplen con su cometido pero los diálogos serán en perfecto inglés.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Crescent Moon Games
Género: 
Acción, Aventura, Rol
Lanzamiento: 
20/12/2012
Voces: 
Inglés
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
IPD
También en:
IPH
+7Violencia

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad