Skip to main content
Publicidad
Publicidad

30 Años de The Legend of Zelda

publicidad
feature
| GBA GC 3DS DS Wii - Reportaje |

Una de las sagas más influyentes de la historia de los videojuegos cumple en este 2016 que ya se acaba 30 años. En Meristation queremos rendir homenaje a The Legend of Zelda, repasando los juegos que ha dejado por el camino tras más de dos décadas entre los mejores.

Reportaje

'It's dangerous to go Alone! Take this.' Es peligroso ir solo, toma esto. Traducción de la primera frase que pudimos leer en un The Legend of Zelda. Era el año 1986 en Japón (uno más tarde en occidente) y conocíamos por primera vez un compendio de píxels unidos todos ellos que daban forma a un joven vestido con ropajes verdes: Link. La experiencia, además, ofrecía algo que nunca se había visto antes en el mundo de los videojuegos. Han pasado 30 años desde esa primera e influyente aventura para NES, también la primera consola de Nintendo. Y el camino del héroe no se ha detenido en ningún momento en estos años, más bien al contrario. No ha parado de crecer hasta convertirse en una de las franquicias de mayor prestigio dentro del mundo de los videojuegos.

Técnicamente dotado, mecánicamente meticuloso, artísticamente ambicioso y emocionalmente comprometido. Estas palabras las escribió la revista Edge en un reportaje dedicado a Zelda a finales de 2006, y definen seguramente de la mejor de las maneras todo lo que ha sabido transmitir la franquicia de Nintendo desde su primera iteración hasta Skyward Sword. Un referente de la brillantez, añadieron poco después. Viendo el resultado que ha conseguido la serie y la regularidad con la que se ha mantenido en la excelencia, no es para menos. Ni es la más vendida del mundo, ni tan siquiera de Nintendo, ni está exenta de manchas negras en su historial (CD-I) ni todas sus aventuras han recibido las mejores calificaciones de la prensa siempre. Pero sí ha sabido narrar un discurso coherente, atrevido y único que le ha permitido ganarse el prestigio a lo largo del tiempo.

The Legend of Zelda cumple 25 años

Uno de los motivos por los cuáles se ha construido este éxito alrededor de la saga Zelda lo tiene su protagonista: Link. El nombre no es baladí. Significa enlace en inglés, y sirve para definir perfectamente quien es el héroe. Link es el enlace con el jugador, Link somos nosotros. Él no habla nunca directamente, lo hace su alrededor. Y no habla, precisamente, porque la respuesta que debe dar a cualquiera de las interpelaciones que recibe durante sus aventuras la damos nosotros desde nuestra casa. Desde donde no se escucha dentro del videojuego. No necesita expresarse, mostrar un carácter de marcado perfil. Lo hacemos nosotros desde nuestro salón, y el calla, nos otorga la razón escuchándonos en silencio. Su aparente sencillez, valiente y dispuesto a luchar por el bien, es lo que hace que se genere empatía con el personaje. Más allá de estos mínimos, estamos nosotros y la aventura. Sin más, sin tener que demostrar que es divertido o cabezón, o malhumorado o vacilón. No hace falta.

Otros muchos, naturalmente, tienen que ver con los valores de producción y el tino con el que se trabaja cada uno de los elementos que conforman un videojuego de Zelda. El que destaca por encima de todos es la jugabilidad. Alguien definió una vez la saga como el Santo grial del diseño de videojuegos, y sin entrar a dar validez a esta sentencia casi lapidaria, sí que es cierto que es precisamente la mecánica de juego, el diseño de sus aventuras con sus variantes, posibilidades y situaciones, lo que han hecho que Zelda sea lo que es hoy en día. Aventura, acción, puzles, exploración, toques de rol y plataformas son algunas de las disciplinas que ha tocado la saga. Casi siempre en su justa medida, sin abusos.

25 años de The Legend of Zelda

Hoy, 21 de febrero de 2015 se cumplen 30 años del inicio de la saga The Legend of Zelda, y nos disponemos a hacer un repaso a la saga desde sus orígenes hasta el futuro The Legend of Zelda para Wii U, tocando muchos otros elementos relacionados con la serie y sus creadores. 30 años en los que se ve la franquicia en un momento de buena salud, con cambios en ciernes que parecen ser interesantes y con el mismo objetivo de sus creadores: innovar y sorprender entrega tras entrega. 

Los Juegos de la saga

 

The Legend of Zelda
(1986, NES// 2004, GBA)

25 años de The Legend of Zelda

Hablar del primer The Legend of Zelda, el que precisamente provoca que este año se cumpla el 30 aniversario de la saga, es hacerlo de uno de los juegos más avanzados a su tiempo. Aparecido en NES hace cinco lustros, algo más para que nos llegara a nuestro territorio, la aventura de Link abría un nuevo mundo de posibilidades a los jugadores de la época, que dejaban las guías de los plataformas de scroll lateral o los disparos sin cesar también en espacios limitados (Megaman, Contra) para adentrarse en un mundo vasto, abierto completamente. Con nosotros, Link, ahí perdidos en el medio de la nada. Delante de una cueva, el inicio de todo.

Las bases de la franquicia se establecen en este trabajo de Shigeru Miyamoto. Nuestro principal cometido será el de recuperar los ocho fragmentos en los que se ha roto la trifuerza de la sabiduría, ir a por Ganon, vencerlo y rescatar a la princesa Zelda para entregarle así también la trifuerza del poder. Zelda, ante los ataques del señor de la oscuridad, decidió esparcir la trifuerza para evitar que la encontrara. Y le toca a Link buscar las distintas mazmorras que hay por Hyrule para hacerse con todas las partes que le falten. Estas premisas las pudimos descubrir gracias al libro de instrucciones del juego, que nos aportaba detalles sobre la trama para no estar tan perdidos en nuestro inicio de aventura.

25 años de The Legend of Zelda


Bajo un argumento sencillo se escondía uno de los videojuegos más complejos que se habían dado a conocer a mediados de los ochenta. The Legend of Zelda ofrecía un mundo enorme por explorar, mazmorras llenas de puzles y secretos que han sido santo y seña de la saga (llaves, baldosas, mapas, brújulas) y una estructura conocida por todos: explorando las mazmorras mejoramos al personaje encontrando nuevos objetos, útiles para superar los escollos de ese templo pero también para seguir avanzando de manera progresiva. La suma de elementos en la curva de dificultad está presente en esta entrega. Bumerán, bombas, arco… ¿os suena? nuestro arsenal mejora, y eso nos permite abrirnos paso por nuevos lugares de Hyrule. El diseño de las mismas mazmorras, con un jefe final de turno al que debemos eliminar con nuestros nuevos objetos, y la libertad de exploración por la campiña sentaron las bases de una fórmula de videojuego integral: aventura, acción, puzle. Suerte del mapa de la versión española, que nos permitía ubicarnos algo más.

The legend of Zelda II: Adventure of Link
(1987, NES// 2004, GBA)

25 años de The Legend of Zelda

Poco tardó Nintendo en sacar una secuela de un juego que había removido los cimientos de la tempranera industria de los videojuegos. Adventure of Link era una secuela directa de The Legend of Zelda, aunque tenía muchos cambios que lo alejaban de la fórmula vista en la primera parte. De hecho, muchos de los elementos vistos en este segundo juego no se han repetido en posteriores obras. Se mantenía la vista cenital para ver el mundo que exploramos, pero la acción transcurría en scroll lateral, cambiando totalmente la perspectiva en pueblos (novedad para la saga), en los templos y en las luchas a realizar por el valle. Eso sí, la sensación de empezar a jugar y decir 'y ahora, ¿qué?' volvía a estar presente.

Conviviendo con la saga Zelda durante más de una década, hay elementos que sabemos a ciencia cierta: la trifuerza se divide en tres partes como son la sabiduría, el poder y el valor. En la primera entrega solo se hablaba de dos de ellas, pero es en Adventure of Link donde el valor entra en escena. Las hordas enemigas lideradas por Ganon quieren recuperar a su líder, pero para ello deben acabar con aquel que lo derrotó: Link. Este, por su parte, conocerá la verdadera historia de Zelda, que duerme eternamente por un hechizo. Solo aquel que consiga la parte de la trifuerza del valor podrá despertarla. Y Link, marca en la mano ya al descubierto, es el elegido. Para ello deberá superar una serie de pruebas en seis palacios antes de llegar al desafío final. Ahí podría conseguir la trifuerza restante, acabar con el mal y despertar a Zelda del maleficio.

25 años de The Legend of Zelda


Se trata, seguramente, del Zelda más difícil de todos. Algunos momentos en las mazmorras podían llegar a ser desesperantes, sobre todo si nos fijamos en los jefes finales de cada uno de los templos. La estructura de estos cambia radicalmente, aunque se mantienen elementos de la saga como la presencia de llaves que debemos buscar para poder seguir avanzando o la recolección de objetos que nos servirán a lo largo de nuestra aventura. La mejora de puntos de vitalidad y magia como si de un RPG se tratara, la presencia de ataques mágicos, poder entablar conversaciones con NPC de pueblos, que a su vez tienen sus propios secretos y problemas dentro de las casas, así como la estructura del juego dividido por mapa, templos y pueblos (estructura Ocarina of Time, por ejemplo) son algunas de sus virtudes, a pesar de no ser de los Zelda más bien vistos por los fans.

A Link to the Past
(1991, SNES // 2001, GBA con Four Swords)

25 años de The Legend of Zelda

 

 Considerado uno de los mejores Zelda de toda la historia y posiblemente el mejor hecho en dos dimensiones, The Legend of Zelda: A Link to the past fue el gran paso adelante de Nintendo con la saga y su nueva consola por aquellos años (1991): Super Nintendo. La compañía quiso aprovechar la potencia del ‘cerebro de la bestia' recuperando la base establecida en el primer The Legend of Zelda. Cambio de perspectiva otra vez desechando el trabajo visto en Adventure of Link y ante nosotros una nueva Hyrule con distintas localizaciones (bosques, desiertos, montañas), mazmorras y pueblos que visitar. En cierto modo, el paso adelante era integrar esos NPC de la segunda entrega con la mecánica de la primera parte, además de añadir elementos como una barra de magia que iríamos gastando poco a poco. Y un inframundo en el que teletransportarnos más de una vez.

El cambio de plataforma permitió también añadir cierta narrativa a los acontecimientos del juego por primera vez. No se trata simplemente de buscar mazmorras una a una, ni de pillar alguna pista al vuelo en un pueblo para luego poder avanzar. Aquí hay una trama trabajada desde el propio juego que empieza con Link durmiendo en su casa escuchando la petición de ayuda, vía telepática, de Zelda. Ni corto ni perezoso, el jovenzuelo irá hasta el castillo para rescatarla. En este instante empezará una aventura nueva en la que deberá intentar acabar con un malvado mago causante de los males que acechan Hyrule en los últimos tiempos. La espada maestra aparece por primera vez en la serie como elemento necesario para eliminar a nuestro enemigo, pero poco a poco descubriremos que Ganon, un ser malvado que los sabios encerraron en una época pretérita, también está de por medio. Nuestro avance nos llevará a un mundo oscuro con otras tareas a realizar antes de enfrentarnos al destino de todo Hyrule de manera definitiva.

25 años de The Legend of Zelda

La cantidad, y sobre todo calidad, de mazmorras y situaciones de A Link to The Past son las que han provocado con el paso del tiempo que se considere como uno de los mejores juegos de la serie. Empujar baldosas, acabar con enemigos de una sala y encontrar llaves es solo el principio. En estos templos veremos como se interconectan entre sí a distintos niveles, deberemos buscar caminos nuevos para llegar a ese cofre que está en lo alto del escenario, la ampliación de objetos que vamos recogiendo amplía también las posibilidades jugables y la variedad de situaciones, también gracias al apartado artístico, se aleja de la reiteración vista en la primera parte. Hyrule, además, es más grande para explorar y hacer misiones que no tengan que ver con la trama. La relación con los habitantes de la zona es mucho más creíble que los semi-robots que habitaban Adventure of Link, y el mapa está repleto de secretos para perdernos durante horas. Lo más importante, eso sí, se encuentra en la dualidad del mundo gracias a los espejos y como se desarrolla la trama a partir de los dos espacios que vamos a pisar.

La importancia de A Link to the Past se entiende, también, por el trabajado diseño artístico y por una banda sonora de bandera. Para hacernos a una idea de qué significó este juego, viéndolo desde donde está la saga actualmente, solo hace falta recordar algunos de los elementos que se estrenan en esta ocasión: Las botellas vacías en las que podemos guardar pócimas y hadas, el siempre útil gancho que nos permite hacer cosas impensables antes, la pala para buscar tesoros allá donde vayamos o la misma y ya citada Espada Maestra. Hay más. En esta aventura, por primera vez, conocemos zonas que han pasado a la historia de Hyrule como es el lago Hylia o Kakariko.

Link's Awakening / DX
(1993, Gameboy // 1998, DX en GBC)

25 años de The Legend of Zelda

 Cambio de ubicación por completo. La saga daba a luz su primera aventura en una consola portátil como lo fue en su momento Gameboy (posteriormente saldría una revisión para la portátil coloreada de Nintendo). La plataforma no fue lo único que cambió Link en este juego aparecido en 1993. También cambiaba el emplazamiento y las motivaciones de la trama. Ni rastro de Hyrule, de Zelda  o Ganon, demostrando que la franquicia que se podía mover en otros registros más allá de los asentados en las anteriores entregas con el Triforce como referente. En esta ocasión se volvía a apostar por la vista cenital y una estructura de juego similar a lo visto en las anteriores entregas, con un mapeado lleno de personajes y elementos y mazmorras como ejes jugables intransferibles.

Link viajaba en un barco, pero sin saber cómo acabó en casa de dos desconocidos después de que hubiera habido contratiempos en alta mar. Ahí, sus salvadores le cuentan que lleva días inconsciente, y este decide volver a la orilla para recuperar su equipo y proseguir su camino después de los hechos de A Link to The Past. Un búho, otro de los símbolos de la franquicia, le dice que hasta que no venza al Pez del Viento que descansa en lo alto de la isla Koholint, donde se encuentra el héroe, no podrá escapar. La presencia de diversos instrumentos musicales (la misma ocarina) y su importancia en la trama -otra seña de la serie- es uno de los grandes elementos destacables de esta especie de sueño en el que está encerrado Link.  La mecánica es muy similar a la vista en anteriores juegos, pero añade algún que otro elemento jugable interesante como es la posibilidad de saltar, algo inédito salvo en Adventure of Link cuando jugamos en scroll lateral, y nuevas misiones secundarias que luego han sido una constante en la saga, como intercambiar objetos con otros NPC para conseguir una recompensa especial.  Para muchos, y no les falta razón, se considera el mejor juego de Gameboy.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time
(1998, Nintendo 64 // 2011, remake en 3DS)

 

 Zelda Ocarina of Time

Hablar de Ocarina of Time es hacerlo de la historia de la industria de los videojuegos. Considerado por muchos como el mejor videojuego de todos los tiempos, con la nota media más alta en marcadores como Gamerankings y Metacritic y demostrando que a día de hoy (remake de 3DS) tiene una fórmula plenamente vigente, el juego de Nintendo 64 aparecido en 1998 es seguramente el más importante de la serie hasta el momento. Por lo que supuso su salida, por lo que ha supuesto a posteriori. Se dijo adiós a la vista cenital y se entró de lleno en un mundo tridimensional, algo de lo que podía presumir la nueva consola de la Gran N: Nintendo 64. La leyenda más grande jamás contada estaba a punto de empezar.

Link, un joven que vive en el bosque Kokiri, es avisado un buen día por una hada: Navi. Link era un chico especial, ya que era el único que estaba sin hada en medio del bosque regentado por el gran árbol Deku. Precisamente es este el que envía Navi en busca del joven rapaz. El árbol está maldito y Link se adentra en sus entrañas para salvarlo. Es demasiado tarde, ya fuera de él, Deku Tree le explica al joven que un ser malvado quiere hacerse con el poder de la trifuerza, y que él debe ir en busca de Zelda para impedirlo. La historia, a partir de aquí, seguramente conocida por todos. La ocarina del tiempo y su participación clave en esta historia , la Espada Maestra descansando en el santuario. Link adulto siete años más tarde, y la trifuerza representada por Ganon (poder), Zelda (sabiduría) y Link (valor). Una historia como nunca antes, también jugando con la presencia de dos mundos, aunque en este caso se trate del actual (Link pequeño) y el futuro, siete años más tarde con Ganon de rey absoluto.

25 años de The Legend of Zelda

Ocarina of Time supo narrar una historia que sin ser nada compleja, tenía tintes épicos por momentos. La construcción de Hyrule daba un paso adelante inconmensurable. Las razas, sus dominios, la relación que podíamos tener con todas ellas y su día a día particular son una pequeña muestra de la grandeza del universo creado por Nintendo. Artísticamente y técnicamente.La mecánica de juego integraba diversos géneros como nunca antes. Ocarina of Time era una aventura, pero tenía elementos de las plataformas cada dos por tres, puzles en cada sala de los templos y mazmorras que visitábamos, acción en tercera persona gracias a la variedad de enemigos y jefes finales, momentos de shooter en primera persona mediante el arco y el tirachinas, fases de sigilo, minijuegos como la pesca… todo hilvanado de manera brillante.

Este es uno de los grandes triunfos de Ocarina of Time, otro la instauración de mecánicas que hoy en día nos parecen corrientes. El Z-targetting para fijar un enemigo y movernos a su alrededor, algo que mejoraba infinitamente los combates cuerpo a cuerpo en tercera persona, la asignación de tareas a los botones o la ‘A', botón contextual que tanto nos servía para recoger un objeto como para abrir una puerta o hablar con un Goron, o la cámara automática que cambia según nuestros pasos sin dejarnos vendidos en ningún momento. Referente jugable absoluto aliñado con algunas de las sidequests más divertidas de la serie (de la gallina azul a la espada Biggoron o el juego de máscaras, por citar dos ejemplos) y un sinfín de secretos que descubrir en forma de porciones de corazón o skulltulas.  Además de descubrir la increíble fuerza de una raza como las gallinas, algo que no debemos olvidar. Jamás.

25 años de The Legend of Zelda

Majora's Mask
(2000, Nintendo 64)

25 años de The Legend of Zelda

 

 Mismo motor gráfico, mismo estilo y un apartado audiovisual, en definitiva, claramente continuista. No se puede criticar a Nintendo por querer sacar una secuela directa de un éxito sin precedentes como Ocarina of Time, algo lícito. Y menos  si el trabajo en menos de dos años de Majora's Mask servía para ofrecer un proyecto tan distinto y complejo como Majora's Mask. Una obra que también ha sido bastante controvertida precisamente por un desarrollo distinto al de otras entregas, pero que con el paso del tiempo se ha ido ganando un más que merecido lugar de privilegio entre los amantes de las aventuras de Link. De nuevo, como pasó en Link's Awakening, se abandonaba Hyrule y todo lo que atañe a Zelda, Ganon y las batallas alrededor de la Trifuerza. Era la primera vez que esto pasaba en un videojuego de sobremesa.

Link regresa a su tiempo después de la larga charla final en Ocarina of Time y emprende un nuevo camino, demasiado largo y duro. Fruto de esto, cuando las fuerzas se reducen y el sueño hace mella, recibe el ataque de un Skull Kid que lo asalta llevándose su ocarina. Link lo persigue pero el poder de este pequeñajo, portador de una misteriosa máscara, es más grande de lo que cualquiera podía esperar. Y lo transforma en un chico Deku. Acompañado de una nueva hada, primero compañera de Skull Kid y al final amiga nuestra, llegaremos a Términa, donde el vendedor de máscaras de Ocarina of Time nos explicará que también ha sido asaltado por ese Skull Kid. Además, pide recuperar la máscara de Majora robada antes de tres días porque debe marcharse a otro lugar. Después sabremos que esa máscara tiene un poder terrorífico y que debe ser recuperada cuanto antes.

25 años de The Legend of Zelda

Con esta premisa empieza uno de los Zelda más especiales que hay en el mercado. El juego funciona siempre con el reloj de esas 72 horas corriendo, de tal manera que mediante la ocarina podremos avanzar o retroceder en el tiempo. Objetos y grandes pruebas superadas quedarán registradas, pero no el día a día con los habitantes de Términa. Esto nos abre un abanico de posibilidades en forma de misiones secundarias nunca visto, ya que muchas sidequests las conoceremos en un momento determinado, pero tendremos que retroceder o avanzar para solventarla y volver a mover el tiempo para dar cuenta de ello. Precisamente las misiones alternativas son uno de los grandes alicientes de Majora's Mask, criticado sobre todo por no tener tantas mazmorras como otros juegos. A cambio, tiene unas perspectivas de los más originales. Por el camino encontraremos todo tipo de máscaras que nos transformarán en Deku, Zora o incluso pseudo gorons. Todo por acabar con Skull Kid y salvar esa zona de una luna sonriente que no pinta nada bien.


Oracle of Ages/Seasons
(2001, gameboy color)

25 años de The Legend of Zelda

Un estudio de Capcom, con Miyamoto por detrás asomando la cabeza, encargado de un juego de Zelda. La empresa no era sencilla, ya que además de venir del seguramente mejor juego de sobremesa de la serie con Ocarina of Time, era el momento de tomar el relevo de Link's Awakening ocho años después. La fórmula era más que interesante: crear dos obras sobre la saga Zelda, parecidas entre sí pero con sus propias particularidades. Aunque al principio podía sonar como algo peligroso ante la posibilidad de creer que los dos juegos serían muy similares, la realidad los acabó encumbrando como dos de los mejores Zelda bidimensionales y dos obras perfectamente complementarias. Ni en una ni en otra había sensación que fuera un juego de la saga a medias. Doble mérito.


Oracle of Ages seguramente es más directo y sencillo que Seasons, pero tiene un encanto especial gracias a muchas similitudes con Ocarina of Time. El viaje en el tiempo que realizaremos constantemente mediante un instrumento, esta vez una arpa, la presencia de distintas razas aparecidas en la obra de Nintendo 64, el uso de animales que nos acompañan en la trama o incluso el árbol Maku que conoceremos al poco de empezar son referencias inequívocas.  La trama empieza con Link encontrándose con Impa, que le pide ayuda. Una vez la salvamos, nos pedirá que busquemos una tal Nayru, un oráculo que puede viajar a través del tiempo. Ahí empieza el espectáculo. Impa realmente estaba poseída por Veran, un enemigo que se hará con Nayru.Es el momento de salvar a Labrynna de la oscuridad eterna.

25 años de The Legend of Zelda

En Oracle of Seasons, cambiamos las épocas por las estaciones del año, algo que estará a nuestra merced mediante un objeto. En esta ocasión, nos encontramos en Holodrum, un lugar en el que se oscurece el cielo en un momento concreto. El culpable, Onox, un ser malvado que rapta a Din, personaje que conocemos al poco de empezar por ser un oráculo. La falta de este oráculo de las estaciones hace que cambien de manera brusca acabando con el bienestar de Holodrum. Link, mediante Impa, sabrá que debe ir hasta el árbol Maku para que lo guie en una lucha contra Onox. Una vez tengamos el cetro en nuestro poder y en pleno funcionamiento, será el momento de empezar la travesía de mazmorras hasta dar con el villano. Ambos juegos están conectados entre sí, por lo que quien terminara uno de los dos tenía acceso a extras y un final nuevo cuando se pusiera con la otra obra. La presencia de anillos que podíamos intercambiar y mejorar forjándolos para darnos mejores atributos es uno de los añadidos de una pareja de juegos que son Zelda excelentes, aun sin ofrecer grandes pasos adelante en mecánica de juego.

The Legend of Zelda: Wind Waker
(2003, Gamecube; Remake HD para Wii U en 2013)

25 años de The Legend of Zelda

Nintendo sorprendía al mundo con una demostración técnica que nos mostraba una batalla épica entre Ganon y Link. De eso, y mucho más, era capaz Gamecube. Después, rompió todos los esquemas habidos y por haber con la presentación oficial de Wind Waker. El sucesor de Ocarina of Time y Majora's Mask abandonaba la estética vista en Nintendo 64 para adentrarse en el Cel-shading, un estilo desenfadado y de dibujos animados que revolucionaba el aspecto de la serie. Primero fue difícil de encajar. La realidad es que poco a poco ese nuevo look ganó adeptos por diversos motivos. A pesar de ser otro Zelda tridimensional, su apartado visual lo acercaba mucho más a lo visto en las obras hechas en 2D. Aunque eso lo alejara del ya mitificado en pleno 2003 Ocarina of Time.

100 años han pasado desde los acontecimientos del Héroe del Tiempo. Y no hay rastro de Hyrule, al menos tal y como lo conocíamos. El azul del mar predomina en un nuevo mundo plagado de islas. Ahí se rinde homenaje al héroe del tiempo vistiendo con ropajes verdes a los pequeños rapaces que cumplen años. Es el caso de Link, que en su día ve como todo cambiará para siempre. La llegada de un barco pirata y Tetra es solo el inicio de todo. La hermana de Link es capturada por una gran ave, y en su lucha por salvarla, decide embarcarse con el barco de Tetra. El camino acabará decidiendo muchas más cosas que la vida de su pequeña hermana. Todo se complica en la misión de rescate. Un barco parlante, mascarón rojo, le explicará que el maléfico Ganondorf está raptando todo tipo de chicas en busca de alguien especial. Cuando el villano se topa con Tetra, en realidad la princesa Zelda, todo se complica. Ha encontrado lo que buscaba.

The Legend of Zelda: Wind Waker HD (WiiU) Captura de pantalla

Wind Waker recupera el trío protagonista de la saga, la presencia de la trifuerza y otros elementos como la Espada Maestra o la extinta Hyrule, enterrada bajo el agua por los dioses. Lo más destacado de esta aventura fue seguramente el apartado audiovisual. El nuevo look nos metía de lleno en una aventura de animación fluida y preciosista. Toon Link se convirtió en el protagonista más expresivo jamás visto en la saga. Sus ojos, su boca, sus muecas… todo transmitía expresiones de un calibre superior a lo visto anteriormente. Empatía con un protagonista expresivo como pocos, ya fuera en tono de humor o algo más dramático o serio. La presencia del mar y la nueva organización del mapa, con largas navegaciones a lomos del Mascarón Rojo, cambiaba también la mecánica de juego, que eso sí seguía bebiendo de la fórmula Ocarina of Time. Nuevos objetos relacionados con las necesidades de este mundo y una obra redonda, salvo por la búsqueda de las partes de la trifuerza, un tramo del juego que se criticó por su excesivo tedio. Algo nimio comparado con la original puesta en escena en otros ámbitos.


Four Swords Adventures
(2004, Gamecube)

 

25 años de The Legend of Zelda

Nos encontramos ante un cambio radical en el enfoque de la saga, que a pesar de que muchos habían calificado como spin-off, Nintendo se ha encargado de darle la importancia que merece colocando Four Swords Adventures dentro de la cronología oficial de The Legend of Zelda. Poco después de Wind Waker llegó a Gamecube este Zelda multijugador que permitía jugar hasta cuatro jugadores en la misma consola sobremesa si teníamos, eso sí, cuatro Gameboy Advance conectadas. Un juego que recogía la esencia jugable de la serie: puzles, puzles y más puzles a resolver. Algo que se multiplicaba si conseguíamos juntar algún amigo con nosotros por el enfoque cooperativo que proponía esta curiosa aventura. En Gamecube, además, también se podía jugar en solitario aunque, eso sí, no era lo mismo.

La historia en este caso es bastante sencilla. Manteniendo el espíritu de la saga, Link debe rescatar a la princesa Zelda y sus seis sacerdotistas, secuestrados todos por un extraño Link oscuro que en realidad es nada más y nada menos que el mismo Vaati. Para dar con la princesa es necesario usar las cuatro espadas, una espada capaz de dividir a su propietario e cuatro personajes, cada uno reflejo original y totalmente independiente del otro. El viejo hábito de reunirse con amigos en una habitación, jugar y reír era el cometido de este Four Swords Adventures, que lo cumplía con creces… si conseguíamos tener cuatro GBA con sus respectivos cables para la conectividad.

25 años de The Legend of Zelda

La esencia: Four Swords. Dos años antes, uno en Europa, aparecía en Gameboy Advance un port de A Link to the Past que traía, con él, un multijugador de nombre Four Swords. Era la base de lo que desembocaría en el ya comentado Adventures. En este caso, para dos a cuatro jugadores con la voluntad de cooperar entre ellos para avanzar en el sinfín de puzles diseñados por nintendo. De desarrollo más sencillo, en esta ocasión se disfrutaba de fases independientes entre ellas para acabar con los enemigos y acertijos de turno. También apareció recientemente, con nuevos niveles, en Nintendo 3DS como descarga gratuita y la novedad de poder, como en Four Swords Adventures, disfrutarlo de manera solitaria.

TLOZ: The Minish Cap
(2005, Gameboy Advance)

25 años de The Legend of Zelda

Capcom volvió a la carga con un nuevo trabajo dentro de la saga Zelda después del gran resultado conseguido con los Oracles. Esta vez, sin Miyamoto de supervisor -al menos de manera oficial- pero con otro genio detrás del trabajo del estudio de la compañía de la cápsula: Inafune (padre de Megaman). La serie volvía a las portátiles y lo hacía con la fórmula clásica para este tipo de plataformas: vista cenital como los Zelda originales y un renovado apartado técnico y artístico acorde con los nuevos tiempos. El resultado, una entrega más detallista y vistosa que las anteriores, jugando con un aspecto similar al visto en Wind Waker. El mayor encanto se encontraba en las habilidades y objetos particulares de esta entrega, otra manera de solucionar nuevos entresijos en un Zelda de corte clásico: campiña y mazmorras.

Link es un gran amigo de la princesa Zelda. Esta le pide un día que la acompañe a pasar el día en la feria que hay en la ciudad para celebrar el día de los minish, unos pequeños seres especiales que salvaron al mundo gracias a la creación de una espada especial que acababa con los males de la tierra. Cada un tiempo concreto, hay una competición entre diversos guerreros para poder ver la espada creada por los Minish, y Link asiste a este acontecimiento. El vencedor, un tal Vaati, resulta ser un terrible enemigo que acaba con los guardias del rey, destapa la caja de los truenos donde está clavada la famosa espada y convierte en piedra a Zelda. Nuestra aventura empieza aquí, buscando a los Minish para restaurar la legendaria espada, rescatar a Zelda y detener los planes de Vaati.

25 años de The Legend of Zelda

Con esta premisa, y ya en los bosques, nos encontraremos una de las grandes novedades de esta entrega: el gorro parlante Ezero, que nos permitirá reducir nuestro tamaño y poder dar así con los Minish. Es una de las grandes novedades de esta entrega, que nos permite afrontar puzles de diversa índole cambiando constantemente nuestro tamaño. Junto a ello, poder desdoblarnos con otros Links durante un tiempo limitado es otra de las herramientas diferenciales de The Minish Cap, que más allá de esto es un Zelda bastante clásico tanto en mecánica como en desarrollo. Esta entrega, ubicada en los primeros compases de la saga -cronológicamente hablando- se salta de nuevo la trama que gira alrededor de la trifuerza o de Ganon para ofrecer un nuevo enfoque.


The Legend of Zelda: Twillight Princess
(2006, Gamecube y Wii; remaster HD Wii U en 2016)

380_09_27.jpg Captura de pantalla

La sombra de Ocarina of Time es muy alargada, y eso pesó y mucho en el seno de Nintendo, que se decidió a dar vida a la demostración técnica mostrado años atrás para sacar a la luz un nuevo Zelda de corte más maduro, siguiendo el camino artístico de Ocarina of Time y mostrando una batalla más tenebrosa a nivel visual. Otro giro para la franquicia llegaba con Twillight Princess, aunque la realidad es que este (como Wind Waker) se mantuvieron bajo las bases establecidas en la obra de Nintendo 64. Era la despedida definitiva de Gamecube, el estreno de Wii y su nuevo control de movimiento. Simular los espadazos con el Wiimote o disparar apuntando a pantalla con el arco, principales añadidos para la ‘revolucionaria' plataforma de Nintendo. Link, Zelda, Ganon y la trifuerza vuelven en una obra que es mucho más que un homenaje a Ocarina of Time.

Nos ponemos en manos de un joven Link, más adulto que el de Wind Waker,  que un buen día es el encargado de ir hasta el castillo real para entregar un presente como representante de su pueblo. Pero antes de esto, la localidad es asaltada por unos enemigos. Nuestro protagonista acaba absorbido por el Dominio de las Sombras, un lugar extraño que aparece cerca de Ordon después de ese ataque. Ahí se transforma en lobo, y ahí conoce uno de los mejores acompañantes de la historia de la saga: Midna. Finalmente, Link llega hasta Zelda, que le explica que un tal Zant está intentando sumir en la oscuridad absoluta a todo Hyrule. La espada maestra como elemento clave, la presencia de Ganon detrás de todo el embrollo y la presencia a modo de detalle de algunas de las razas conocidas en entregas anteriores, como los Goron, son otros de los muchos elementos que visten una aventura que va claramente de menos a más, con una segunda mitad de juego brillante.

25 años de The Legend of Zelda

De nuevo, Nintendo rescata elementos clásicos jugables de la saga como es la presencia de dos mundos totalmente diferenciados. El inframundo de A Link to the Past, el futuro destruido en Ocarina of Time o la Hyrule hundida bajo el mar en Wind Waker son algunos ejemplos que siguen con la zona oscura de Twillight Princess, donde además la mecánica jugable del juego cambia por completo al transformarnos en un lobo, algo no inédito en la saga pero sí decisivo en el diseño de esta entrega. Esto, precisamente, diferencia bastante al juego de Ocarina of Time, aunque recupere el tono oscuro y muchos de los objetos vistos en anteriores entregas. Entre sus virtudes, destaca también los combates -sobre todo a lomos de Epona-, algunas misiones secundarias marca de la casa y la ya citada Midna, en el corazón de los fans de la saga… incluso antes de su transformación final.

Phantom Hourglass
(2007, Nintendo DS)

nds_zeldaph_pant51_1.jpg Captura de pantallands_zeldaph_pant36_1.jpg Captura de pantalla

 Nintendo DS necesitaba un Zelda para demostrar todo su potencial. Así había sido en el pasado, con Link's Awakening, los Oracles o Minish Cap. Todos habían tenido su protagonismo en las portátiles en las que habían aparecido. Y Nintendo decidió hacer lo propio mediante Phantom Hourglass y, esta vez, sin Capcom de por medio a pesar del excelente trabajo que habían realizado en los tres anteriores juegos. Con Anouma a la cabeza, se recuperaba el aspecto de Toon-Link para esta entrega, que era una secuela directa de los hechos acontecidos en Wind Waker, con Link surcando los mares junto a Tetra. Además, servía para explotar al máximo las bondades de Nintendo DS. Doble pantalla, usar el stylus para controlar al protagonista de manera sencilla y eficaz, el micro para según qué momentos… nuevas maneras de afrontar los puzles.

Buscando nuevos tesoros que conquistar, Tetra desaparece cuando asalta un misterioso barco. El joven rapaz verde, héroe él y todo, va en su búsqueda, pero acaba perdido en medio de la nada. Despertará en una isla donde conoce una hada que apenas puede recordar nada. Y ahí empezará su nueva aventura. Después de conocer a Linebeck, marinero muy particular, iniciará la búsqueda del barco fantasma y de Tetra, algo que se irá complicando poco a poco cuando tengan conocimiento de un mal que acecha: Bellum. Un enemigo que ha convertido en piedra a Tetra. Tocará prepararse a fondo para tener las herramientas necesarias, espada especial de por medio, para hacer frente a este nuevo enemigo. Siendo secuela directa de Wind Waker, los acontecimientos alrededor de Ganon, la princesa Zelda o la trifuerza quedan a un lado como ya pasó en otras secuelas como Majora's Mask.

25 años de The Legend of Zelda

Dos elementos destacan por encima de todo en Phantom Hourglass. Uno de ellos es el uso del estilo cel-shading para el apartado visual. A pesar de las limitaciones técnicas, se consigue un apartado artístico preciosista y que poco tiene a envidiar a Wind Waker, recuperando un Link expresivo y construyendo personajes pintorescos como Linebeck. Junto a ello, el stylus es una arma tan simple de usar como eficaz. Usarlo para escribir notas en los mapas, trazar a mano el movimiento que queremos que haga nuestro búmeran… o simplemente pulsar la pantalla para golpear a los enemigos. El buen uso de todos los elementos, cerrar la consola para solucionar un puzle concreto es un detalle de lo más sencillo y brillante que se le ha ocurrido a Nintendo en la saga, es el gancho perfecto de un juego que peca de repetitivo debido al uso de un templo como eje central que visitaremos excesivas veces.

Spirit Tracks
(2009, Nintendo DS)

zelda_spirit_tracks_41.jpg Captura de pantallazelda_spirit_tracks_33.jpg Captura de pantalla

 

 Dos años después de Phantom Hourglass, Nintendo preparó otro juego de la saga Zelda para Nintendo DS. Spirit Tracks era un juego totalmente continuista respecto a la primera obra hecha especialmente para la doble pantalla de la consola. Cambiamos nuestro vehículo de mar como es el Mascarón Rojo o el barco adquirido con Linebeck por un tren, pero se mantiene el apartado visual cel-shading que tan buenos resultados para la vista consiguió en las dos entregas anteriores a las que sucede esta aventura. Se dice adiós al mar también, en un nuevo mundo construido muchos años después de los hechos acontecidos en ultramar. Un nuevo Link, una nueva aventura.El jovenzuelo protagonista de turno tiene un sueño: ser maquinista de trenes. Es su gran pasión y a lo que quiere dedicarse. Y llega su gran día, cuando tiene que asistir al castillo de Hyrule -la nueva hyrule construida después de lo acontecido en Wind Waker- para que la princesa Zelda le de los permisos oficiales para que cumpla su sueño. Allí, Zelda le pedirá que la acompañe a la torre de los dioses, ya que están sucediendo algunos sucesos extraños con las vías sagradas que regentaban el lugar. La cosa se complica al poco, con un ser malvado que aparece y se lleva a Zelda. El espíritu de la princesa vagando por el valle será el punto de partida para poder rescatarla y acabar con el mal que parece ser intentará volver a ensombrecer la nueva Hyrule.

Se trata de una obra bastante continuista en la mecánica de juego y en su apartado visual. Hay algunos elementos, eso sí, que lo hacen tener identidad propia como son la misma Zelda como nuestra acompañante, el tren que nos permite viajar de un lugar a otro (y su controvertida presencia por la falta de libertad que ofrecía a nivel de exploración) o la música, un elemento siempre muy cuidado en la franquicia pero que aquí recoge un nuevo protagonismo gracias a la presencia de un instrumento musical, una flauta, que es clave en el desarrollo de la aventura. Ni el control ni su aspecto sorprenden como en Phantom Hourglass, del que bebe directamente en este sentido.

25 años de The Legend of Zelda



Skyward Sword
(2011, Wii)

zelda_skyward_sword_31067.jpg Captura de pantalla

Una oda a las posibilidades de Wii. The Legend of Zelda: Skyward Sword es la última de las entregas de la franquicia aparecida hasta el momento, la que cerraba el ciclo de 30 años de leyendas. Pero por encima de todo era un homenaje a la plataforma en la que sale. Cuando Nintendo decidió lanzarse al vacío con Wii y su nuevo sistema de control, seguramente tuvo siempre en mente una jugabilidad como la de Skyward Sword. Nada de minijuegos chorras, nada de productos hechos con prisas para sacar tajada económica. Todo esto forma parte de la perversión del sistema. La realidad es que Wii podía, y puede, dar mucho más de sí. Metroid Prime Trilogy y Mario Galaxy son dos ejemplos. Skyward Sword es el mejor de todos. No se trata de encajar los juegos de siempre al nuevo control. Así pueden salir buenas cosas -Twillight Princess para Wii- pero no es el camino. El camino es coger el control, y a partir de ahí diseñar el juego. Sin las ataduras de otros controles.

Eso es, en definitiva, Skyward Sword. Una obra pensada única y exclusivamente para el Wiimote, con la idea de que sea imposible de ejecutar en otras plataformas. Cada paso de Link a lo largo de su aventura es un pequeño reto a superar. El claro ejemplo es el manejo de la espada. Su respuesta 1:1 no tiene nada que ver con agitar el mando sin ton ni son. Encajar un juego de siempre en el control daría este resultado: mover la espada como queramos, pero sin incidencia jugable real. En Skyward Sword movemos la espada como queremos, pero es algo que debemos dominar para acabar con nuestros enemigos. Agitar el mando solo sirve para que Link se canse. Aprender a dar las estocadas en el momento preciso y con el movimiento correcto da sentido al Wiimote, da más valor a los combates y permite que estemos constantemente librando batallas reales que no nos piden reacción como hasta ahora -esperar el error y contrarrestar- sino proactividad: ver el hueco, atinar con la trayectoria de la espada.

zelda_skyward_sword_31058.jpg Captura de pantalla

Los combates son un ejemplo de jugabilidad en estado puro, pero hay más. Correr, plataformas constantes, saltos cada dos por tres… Link es más versátil, tiene más libertad de movimientos pero a la vez se cansa debido al nuevo medidor de resistencia. El aprovechamiento del Wiimote continúa: Apuntar con el arco o el tirachinas, controlar con los giroscopios nuestra ave o algunos de los objetos, balancear el mando para tocar el arpa, lanzar bombas u otros objetos con golpes secos. Argumentalmente nos ubica en el inicio cronológico de todo. Link y Zelda, amigos de la infancia en Altárea, su ciudad natal. Ahí empezará una nueva aventura en la que ambos juegan un papel decisivo en el destino del mundo en el que viven. Ella, como elegida por los dioses. Él, como el héroe que yendo a buscarla como un simple amigo que quiere salvar a su compañera, ve como la situación coge tintes dramáticos y épicos. No toca salvar a una amiga, sino impedir que el mal acabe con la tranquila vida de los cielos. El origen de todo, detalles sobre temas que han sido tan recurrentes en la saga como la espada maestra y muchos otros elementos son descubrimientos argumentales que engrandecen un juego que, eso sí, está más enfocado a la diversión que a la profundidad de la trama, presente como siempre, pero no con mayor peso que en otras aventuras. Skyward Sword no es perfecto, y no está exento de críticas, como la falta de islas para explorar en Celéstea o la sobresaturación de Fay que puede sufrir el jugador. Pero para muchos puso en relieve una mecánica no siempre profunda en la saga como es el combate.

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds
(2013, Nintendo 3DS

A Link Between Worlds levantó pasiones desde un primer momento y también opiniones enfrentadas. Pero la realidad es que Aonuma y su equipo de desarrollo consiguieron lo que se proponían: homenajear a A Link to the Past (el mapa, la doble cara del mundo, la perspectiva) y a la vez añadir algunas novedades interesantes para el futuro de la saga. Aunque como todos los Zelda es capaz de generar opiniones totalmente contrapuestas, para muchos -entre los que nos incluímos- es el mejor Zelda portátil desde los Oracles, superando las tres entregas portátiles anteriores. Con un gran ritmo de juego, una gran cantidad de mazmorras que cambian el concepto para ser más cortas pero dinámicas y diferenciadas entre ellas y la sensación de estar jugando a un clásico con elementos frescos. Uno de esos juegos que te obliga a devorarlo de principio a fin gracias a la intensidad de su propuesta.

A Link Between Worlds no llegará a la excelencia de la obra de Super Nintendo, pero consigue transmitir sensaciones que parecían olvidadas dentro de la saga. A ello se añade, también, la presencia de uno de los objetos más interesantes que hemos tenido: transformarnos para poder movernos por las paredes como si fuéramos una pintura. Una mecánica que el juego sabe aprovechar más que bien y que le da un toque distinto a la mecánica de los Zelda de corte portátil o similares a los de las primeras entregas. La banda sonora también acompaña a la perfección, ese theme de Lorule es pura magia para los oídos, y tiene un acabado visual convincente en movimiento sin ser un referente dentro de la consola. Algo fácil, suerte del modo héroe que se desbloquea, y tal vez desaprovechando ciertos añadidos como la identidad de Ravio, pero una propuesta sólida y fresca dentro de la saga.

Tri Force Heroes
(2015, Nintendo 3DS)

The Legend of Zelda: Tri Force Heroes (3DS) Ilustración

Nintendo tenía ganas de seguir con la estela de los spin-off de Four Swords y se atrevió con cambiar la fórmula y presentarla, con online como gran novedad, en este Tri Force Heroes. Esta vez, tres amigos en lugar de cuatro para superar todo tipo de niveles y jefes finales. Como otro añadido de peso, los disfraces que nos permitían equiparnos de habilidades y características únicas. Y también un toque de coleccionismo inherente, muy a lo Pokémon, de rejugar una y otra vez los niveles para conseguir materiales que después se pueden transformar en piezas de ropa nueva. Y tenerlas todas. Sobre el papel, un Zelda multijugador de lo más interesante, pero a la hora de la verdad seguramente el juego no estuvo al nivel de lo esperado.

El título reutilizaba en exceso mecánicas y jefes finales que habíamos visto en A Link Between Worlds, en solitario era bastante complicado jugar por el control de los otros dos avatars y no ofrecía soluciones convicentes si éramos solo dos amigos y no tres los que queríamos echar partidas. La fórmula de ir repitiendo niveles en lugar de añadir más mundos tampoco jugó a su favor en su salida. En definitiva, interesante para el cooperativo pero alejado de la calidad media de las entregas de la saga.


The Legend of Zelda: Caras B
La saga The Legend of Zelda está basada principalmente en estos títulos repasados, obras creadas por Nintendo o por lo menos supervisadas por la compañía japonesa. La calidad de la serie siempre se ha mantenido en altas valoraciones tanto por la prensa como por el público, y los valores de producción de este tipo de juegos son evidentes desde la primera entrega hasta Skyward Sword. Esto no quita que sea una franquicia intocable que no pueda pisar otros registros. Sin llegar a ser Super Mario, personaje polifacético que ha hecho de todo a lo largo de su carrera como protagonista de videojuegos, Zelda también ha estado presente en otros productos con mayor o menor acierto, dependiendo de cada caso. Aquí van los más destacados.

25 años de The Legend of Zelda


The Legend of Zelda fuera de Nintendo. Animation Magic pasarán a la historia por ser los creadores de tres videojuegos de la franquicia de la Gran N que se prepararon y diseñaron para la difunta y poco exitosa CD-I de Phillips. Se trata de Link: The Faces of Evil, Zelda: The Wand of Gamelon y Zelda's Adventure, juegos de dudosa calidad que pasaron sin pena ni gloria. Los dos primeros con un formato similar al de Adventure of Link, mientras que el tercero tenía una vista cenital más similar a otros juegos clásicos de la época. Nintendo, de hecho, no los tiene ni en cuenta. Muchos fans hacen exactamente lo mismo. Eso sí, juegos carne de coleccionista que se pueden ir tranquilamente a los 150-200 euros en Ebay, con la rareza que es intentar encontrar Zelda's Adventure, un juego desaparecido del mapa completamente.

Super Smash Bros. Brawl, Pre-Análisis

Super Smash Bros. La curiosa, desenfrenada y divertida saga de lucha de Nintendo, iniciada en Nintendo 64, ha albergado algunos de los personajes de la saga Zelda liándose a mamporros con Mario, Donkey Kong, Fox y compañía. Link ha estado presente desde siempre en las tres entregas de la serie (la ya citada y Melee de Gamecube y Brawl de Wii). Ganondorf, el rey de los ladrones que también ha estado en los dos juegos posteriores. La princesa Zelda y su transformación en Sheik -sí, despistados, era ella- se ha podido ver en las dos últimas entregas también, mientras que en Melee pudimos controlar a Young Link (Ocarina of Time) y en Brawl a Toon Link (Wind Waker). Además, se ha podido luchar en localizaciones como el castillo de Hyrule o la Términa y escuchar algunas de las melodías más conocidas de la saga.

25 años de The Legend of Zelda

Soul Calibur II. De todos es sabido que la saga de lucha de Namco es amante de invitar personajes que no tienen nada que ver con el universo de Nightmare, Siegfried y compañía. Con la segunda entrega se quiso, además, hacer con un personaje exclusivo para cada consola de esa generación, y la idea para Gamecube fue simplemente perfecta. Añadir a Link permitía luchar con el héroe de la saga Zelda ante rivales de gran envergadura. Muy ágil, con movimientos marca de la casa como el golpe circular de la espada y usando armas clásicas de la saga como bombas y arcos con flechas, fue una jugada maestra de Namco para potenciar su juego en Gamecube.

tv2007120618004300_0.jpg Captura de pantalla

Link's Crossbow Training. Link protagonizó un spin-off de la saga que no era más que un compendio de minijuegos de disparos con los que promocionar el Wii Zapper, ese artilugio de plástico que nos permitía simular de manera más immersiva -o eso se pretendía- una arma de disparos, integrando el wiimote y el nunchuck en una misma estructura. Con este juego y un ambiente que recuerda a la saga y al valle Gerudo, podíamos disparar al blanco, defender una zona concreta durante un tiempo o atacar campamentos entre otras virtudes, como poder jugar con hasta cuatro jugadores y picarnos por conseguir más puntos que los demás. No podemos olvidarnos de otros juegos de la franquicia que han tenido menos repercusión que los mencionados, como un par protagonizados por Tingle en Nintendo DS o los juegos de la saga para Satellaview, un sistema que fue un fiasco y que nunca salió de Japón. Tampoco podemos olvidarnos de la Game and Watch de Zelda aparecida en 1989 y que seguía la estela de este tipo de consolas portátiles pero ambientado con los personajes y enemigos de la saga protagonizada por Link.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
nintendero23
Dom, 06/03/2016 - 01:16
Ocarina of Time es el mejor juego de la historia. Es así de simple. Pero las experiencias que yo viví en Twilight Princess, eso fue demasiado. Me emocioné, reí, lloré... TP significa muchísimo para mi. Que ganitas ye de Zelda Wii U...
videoplayerX
Jue, 25/02/2016 - 13:40
GOOD JOB
ONTHEBUS
Mié, 24/02/2016 - 02:57

El artículo original está genial, pero hay que revisar el actualizado porque tiene varios errores de fechas.

 

Por ejemplo, "en éste 2016 que se acaba", cuando está empezando. Pero en el original hablaban de 2011 y sólo cambiaron el año pero no el texto.

 

"Hoy, 21 de febrero de 2015 se cumplen 30 años". Un desliz, porque sería de 2016, hace dos días, cuando se cumplieron los 30 años.

 

Otra incongruencia es cuando dicen que "hace cinco lustros y en Europa algo más tarde". Si en Europa salió algo más tarde será hace menos de esos cinco lustros.

 

Además, en el Majora´s Mask no ponen que salió también en 3DS. Se entiende porque en 2011 no había salido :D, pero hay que actualizarlo.

 

Saludos.

rudyki3
Dom, 21/02/2016 - 23:31

Como no amar esa obra maestra llamada Ocarina of Time.

al3lux
Dom, 21/02/2016 - 19:11
El amor que le tengo a esta saga es incomparable, mi admiración por el universo Zelda ha sido desde muy pequeñito, cuando cayó el A Link to the Past y más tarde el Ocarina of time, caían los juegos a cuenta gotas y me perdí bastantes hasta que pude hacerme todos los juegos porque antaño era muy complicado el adquirir un videojuego por lo caros que eran.
Recuerdo la saga con mucho cariño, la de horas que me habré pasado por Hyrule Field, dando volteretas, con Epona, dando espadazos a zombis, plantas y demás seres que habitaban Hyrule, pero siempre me quedó la pullita del Majora's que jamás lo pude tener y siempre lo quise, a los años cayó ese cartucho. Por supuesto también guardo mucho cariño al resto, pero los de la N64 tienen esa magia que caracteriza a la saga.
King of Games
Dom, 02/06/2013 - 09:39
Excelente artículo, para mi esta es la mejor saga de la historia en los videojuegos. Mis juegos favoritos son Twilight Princess, Ocarina of Time, Wind Waker y Majoras Mask, no me gustan los Zeldas 2D pero aun así se que A Link to the Past es de los mejores y si hubiese salido con el motor de Ocarina se que hubiese sido el Zelda más grande jamás creado. No he jugado el Skyward Sword pero he visto videos y se que es una obra maestra. Gracias Al maestro Shigeru Miyamoto por crear la saga más grande y épica en la historia de los videojuegos. Momentos épicos he vivido muchos, el barco fantasma de WW, detener la luna en MM, los dark lins en el water temple de OoT y la batalla final contra ganondorf en TP contra ganon, a caballo y mano a mano entre mucho momentos épicos más.
Allegrian
Dom, 30/12/2012 - 19:34
Pues a mí la busqueda de la trifuerza en wind waker fue de lo que mas me gustó, pues me encantaba ir por el mar buscando tesoros, y buscar el barco fantasma fue épico. Si no estuviera esa parte, la exploración sería completamente opcional y mucha gente ni siquiera la provaría, y es una de las mejores bazas del juego
Deimonk
Dom, 08/01/2012 - 15:27

25 años prostituyendo una saga, y los usuarios no se cansan, ¡Basta! que hagan un parón de 10 años, se dediquen a ideas nuevas y luego que nos sorprendan pasados los años.


1 juego por generación lo ves exagerado? (sin contar portátiles)

Es cierto, lleva muuucho tiempo la saga pero si te fijas hay mucho espacio de juego entre juego y juego, con ideas novedosas en cada entrega y todas con una garantía de calidad. Encima tienes la rama de Toon Link, la del normal...

Al igual que con Elder Scrolls, que el Skyrim ha salido 5 años después que su precuela, estas sagas están bien porque realmente se nota la diferencia entre un juego y otro, e incluso hay gente que prefiere el Morrowind, son de tla calidad que caben gustos dispares, pero...

no como por ejemplo Assassins Creed que vamos, es com los call of duty, dentro de nada veremos AC: edicion febrero, AC edicion Marzo, etc.

Por mi que sigan sacando juegos como Elder Scrolls y Zelda, pero con grandes intervalos de tiempo entre ellos.
changuito
Dom, 08/01/2012 - 13:44

El mejor Zelda con diferencia abismal es el Majora's. Es el más maduro de todos, el más oscuro, el que tiene más vida (prefiero muchísimo más que tenga 4 mazmorras e incontables horas de misiones secundarias -y tan curradas- que 8 o 9 mazmorras y fin -como TP-).


El Majora's Mask??? pues a mi después de jugar al estupendo (y apartir de ahi la cagaron) OoT, el Majora's todo y que estuviese en castellano, que el OoT estaba en inglés. Me pareció una mierda pinchada en un palo.


El Majora's Mask es más que lo que escribís. A mi me gustan más Ocarina of time, A Link to the past y los Oracle, pero más tarde me dí cuenta que el Majora vale y mucho la pena.

Pero igual hay algo que no entiendo, mencionás que luego de Ocarina se fueron para abajo, que no te gusta Majora (siendo que trajo muchas novedades y dura con respecto a los sub-quest) y sin embargo Twilight Princess se parece a Ocarina también lo ponés en el mismo grupo. No te gustan las novedades de Majora's Mask y no te gusta los tipo Ocarina, pero Ocarina si... Entre esa contradicción y decir que prostituyen a la saga me parece que falta criterio.

Mismo el Skyward sword trae un gran soplo de aire fresco a la saga, pero sin embargo para vos la prostituyen...Quisiera que me nombres alguna otra saga que la hayan mantenido con la calidad de esta, a ver si se puede comparar.
Cidraque
Dom, 08/01/2012 - 12:32

El mejor Zelda con diferencia abismal es el Majora's. Es el más maduro de todos, el más oscuro, el que tiene más vida (prefiero muchísimo más que tenga 4 mazmorras e incontables horas de misiones secundarias -y tan curradas- que 8 o 9 mazmorras y fin -como TP-).


El Majora's Mask??? pues a mi después de jugar al estupendo (y apartir de ahi la cagaron) OoT, el Majora's todo y que estuviese en castellano, que el OoT estaba en inglés. Me pareció una mierda pinchada en un palo.
Cidraque
Dom, 08/01/2012 - 12:29
25 años prostituyendo una saga, y los usuarios no se cansan, ¡Basta! que hagan un parón de 10 años, se dediquen a ideas nuevas y luego que nos sorprendan pasados los años.
Deimonk
Sáb, 07/01/2012 - 11:49
Para mí el mejor Zelda y uno de los juegos que más me han llegado fué el A Link to the Past (lo jugué en la versión GBA) y que puedo decir, siempre tienes la sensación como de que no se va a acaabr nunca, multitud de objetos ocultos, bso increible a pesar de lo del sonido de una game boy... increible.
dhammapada
Sáb, 07/01/2012 - 05:01

El mejor Zelda con diferencia abismal es el Majora's. Es el más maduro de todos, el más oscuro, el que tiene más vida (prefiero muchísimo más que tenga 4 mazmorras e incontables horas de misiones secundarias -y tan curradas- que 8 o 9 mazmorras y fin -como TP-).


+100
Poler11
Sáb, 07/01/2012 - 03:54
Un excelente articulo para una excelente saga!!
Mi Zelda favorito de lejos es el Oot, no solo fue el primer zelda al que tuve el placer de jugar sino que ademas fue el primer juego que complete !! (algo muy importante para mi teniendo que pasarlo sin conocer ni papa de ingles D:), y luego le seguirian el Majora's Mask y el Minish Cap que son impresionantes tambien.
Rosano
Jue, 05/01/2012 - 13:09
El mejor Zelda con diferencia abismal es el Majora's. Es el más maduro de todos, el más oscuro, el que tiene más vida (prefiero muchísimo más que tenga 4 mazmorras e incontables horas de misiones secundarias -y tan curradas- que 8 o 9 mazmorras y fin -como TP-).
Rikiya
Jue, 05/01/2012 - 04:16

sigo sin ver lo especial de esta frikada de saga


Ponte gafas.
------------------------------------------------------------------

Me alegro, la verdad, a ver si nos siguen deleitando con mas entregas de calidad.
changuito
Jue, 05/01/2012 - 03:59

sigo sin ver lo especial de esta frikada de saga


Que bueno que no estoy en tu situación. Debo agradecerlo. :D
gmk120
Jue, 05/01/2012 - 03:35
sigo sin ver lo especial de esta frikada de saga
Bioide
Mié, 04/01/2012 - 18:45
Es un buen reportaje, pero he podido encontrar algún que otro error de documentación.
El más importante a mi parecer fue en donde decía que en el Link's Awakening había que vencer al Pez del Viento. Esto no era así, el juego transcurría en un sueño del Pez Volador, y a lo que había que vencer era a la pesadilla que estaba encerrado en un huevo para así poder despertar al pez y volver a la realidad.

Por lo demás es una saga que no deja de sorprender. A mi parecer el Majora's Mask, los Oracles, el Link's Awakening, Four Swords y el Wind Waker son los mejores (Además, me considero acérrimo fan del Zelda II, por mucho que diga la gente), aunque no puedo dejar a ninguno fuera de la lista.
Bueno, la verdad es que sí: los pseudoZeldas de la Nintendo DS me parecen deleznables, poco profundos, rancios y sin un sentido en la saga en general; serán todo lo bueno gráficamente que quieras, pero que las conversaciones en el Phantom Hourglass se reduzcan a dos o tres frases y lo de los trenes totalmente fuera de lugar del segundo (Mi mente incluso borró el nombre de ese juego) hacen que los deje fuera, casi por debajo de los de CD-I (Mah Boi).

Solo queda decir que ahora que estoy rejugando al Twilight me doy cuenta de matices que no había visto la primera vez. Y que me parece que el Ocarina of Time tiene hype por todos lados; la batalla final contra Ganon consigue ponerme los pelos de punta, pero nunca me he sentido un férreo defensor de ese juego como el mejor de la Historia (Pero sí como uno de los más importantes en la historia del videojuego, eso es innegable) porque siento que le faltan muchas cosas de las que en cambio sí que goza el Majora's (Sus misiones e historias secundarias son parte de mi Infancia y siempre lo serán).
Charamitonio
Mié, 04/01/2012 - 11:53
Un reportaje completo, redondo, esta saga no es la que más vende de Nintendo pero es la que hace a la compañía tan grande, jugué a TLOZ en la NES de peque y nunca pude pasármelo, años después me reencontré con la saga en Wii y desde entonces voy tratando de jugar a todos los juegos de la saga, los anteriores y los que van saliendo. Por muchos años más de juegos como Skyward Sword, Twilight princess, Phantom Hourglass, Spirits track y un largo etcétera.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad
Publicidad