Skip to main content
Publicidad
Dynasty Warriors 8: Empires
publicidad

Dynasty Warriors 8: Empires

preview_game
| - Avance |

La franquicia Dynasty Warriors regresa a primera línea de batalla con DW 8: Empires, la última y más completa expansión de su octava entrega numerada. Con toneladas de opciones estratégicas a nuestra disposición, es hora de dejar de luchar para otros y comenzar a construir nuestro propio imperio dinástico.

Aunque Koei, como todo hijo de vecino, se ha sumado a la fiebre de los DLCs ofreciendo “a precios populares” un sinfín de armas, vestimentas, escenarios o melodías con cada nuevo juego que lanzan al mercado, es de agradecer que dicho contenido desbloqueable a golpe de tarjeta de crédito no pase de ser secundario, y que no influya ni en la experiencia jugable de sus títulos ni en la longevidad de éstos. Al menos en dicho sentido, la política de la compañía es la misma que instauró en la era de los 128 bits, siendo su filosofía a la hora de ofrecer nuevo contenido para un juego más cercana a la de las expansiones independientes que antaño se popularizaran en PC, antes que a los DLC y las micro/maxitransacciones sacacuartos de la actualidad. Así, es habitual que a la hora de expandir las posibilidades de un título, y solo meses después del lanzamiento de éste y tras recoger el feedback de los usuarios, llegue al mercado una expansión que, con la coletilla Xtreme Legends, ofrezca nuevo contenido creado desde cero en lugar de separado del juego principal para ser vendido aparte.

Pero no hay una sin dos y, tras un Xtreme Legends, siempre llega una segunda y definitiva expansión que, con la coletilla Empires, deja de volcarse de lleno en la orgía de batallas masivas para añadir numerosas opciones estratégicas que nutren la experiencia jugable y la enriquecen con nuevas capas de variedad y profundidad. Es por ello que Koei, valiéndose de los habituales desarrolladores de Omega Force, cierra ahora el círculo de su Dynasty Warriors 8 con DW 8: Empires, expansión que, además de cumplir con todo lo que se espera de ella, añade numerosos e interesantes elementos que la convierten en una propuesta muy superior a lo visto en DW 7: Empires, su antecesora y obvia referencia. Aunque su lanzamiento europeo se ha pospuesto (del 30 de enero planeado en un principio se nos va al 27 de febrero), no hay mal que por bien no venga, así que sirva el presente avance para ir poniéndonos en antecedentes de lo que está por llegar.

No solo tendremos que cuidarnos de los soldados enemigos, ya que los ejércitos incluso pueden domesticar bestias para lanzarlas sobre nosotros.
No solo tendremos que cuidarnos de los soldados enemigos, ya que los ejércitos incluso pueden domesticar bestias para lanzarlas sobre nosotros.

Un imperio para gobernarlos a todos

Como los aficionados a la saga ya saben, el trasfondo y los personajes que pueblan Dynasty Warriors se encuentran basados en el Romance de los Tres Reinos, relato ambientado en la China milenaria (entre los siglos II y III de nuestra era) que narra la guerra civil desatada tras la caída de la dinastía Han y la posterior división del país en tres reinos que lucharon por la unificación de todo el territorio. Si en los juegos principales de la saga solemos luchar bajo una determinada bandera hasta hacernos con el control de China, en la rama Empires se nos invita a que seamos nosotros mismos los que decidamos a quien servir en cada momento, o bien los que acabemos tomando las riendas de la situación hasta formar nuestra propia dinastía. Todo con un carácter mucho más estratégico en el que hay que tener en cuenta toda clase de factores como entablar alianzas, prevenir posibles traiciones, gestionar la economía de nuestras tierras… Aunque claro, sin dejar de lado las batallas masivas al más puro estilo beat ’em up que son el santo y seña de la franquicia.

Las buenas noticias son que, con esta entrega, la serie debutará al fin en Xbox One. Las malas, que los usuarios de la malograda PlayStation Vita se quedarán fuera de la ecuación. El resto de plataformas en las que hará acto de aparición el juego serán las ya habituales PlayStation 3, PS4 y PC. En cuanto a las novedades, respecto a lo visto tanto en la anterior entrega de la saga (DW 8 Xtreme Legends Complete Edition) como en el último Empires (correspondiente a Dynasty Warriors 7), son bastante numerosas, con algunos añadidos interesantes que, si son convenientemente aprovechados por Omega Force, pueden dar lugar a campañas de lo más jugosas. De entrada, se añade un nuevo personaje (Xun Yu, perteneciente a Wei) al ya descomunal plantel existente, lo que eleva la oferta de guerreros seleccionables a 83, aunque por supuesto también contamos con la posibilidad de crearnos el nuestro propio mediante un editor más completo que nunca.

Dynasty Warriors 8: Empires (PC) Captura de pantalla

Dynasty Warriors 8: Empires (PC) Captura de pantallaDynasty Warriors 8: Empires (PC) Captura de pantalla

Lo siguiente son las nuevas armas disponibles, nueve en total: ballesta giratoria (lo más parecido a lo que sería un arma automática en aquella época), sabatons (algo así como unas pantuflas infernales que convertirán nuestros pies en armas mortíferas), ganchos mandarines (cuchillas en forma de media luna, letales a corta distancia), columna dragón (una suerte de taburete alargado, que aunque quede extraño como arma, es de lo más contundente), cilindro (una columna de piedra, para arrasar con todo lo que se mueva), espada llameante (ya os podéis imaginar en qué consiste), perforadores (un par de estiletes de doble hoja, mortíferos en el cuerpo a cuerpo), abanicos (para generar caóticos tornados) y el brazalete de proyectiles (lo último en ingeniería inversa: un brazalete con hoja de espada corta y ballesta incorporadas). Cada arma es propia de un determinado personaje, aunque pueden ser blandidas por todo el plantel al ser universales, teniendo eso sí en cuenta que perderemos algunos ataques si resulta que nuestro guerrero no es especialista en el uso de dicha arma.

Otro añadido en la parcela de las batallas son las estratagemas. En anteriores Dynasty Warriors, durante los combates surgían determinados eventos prefijados (el incendio de un campamento, la inundación de parte del terreno, un ataque mediante armas de asedio…) que podían cambiar drásticamente el devenir de la batalla. Las estratagemas permiten algo así como darnos el control de los citados eventos, por lo que podemos decidir cuándo y cómo activarlos. Estas estratagemas van desde prender fuego a un determinado campamento o emplazamiento enemigo, hasta invocar lluvia (lo que impedirá que el ejército rival pueda usar ataques flamígeros contra nosotros), usar catapultas, curar tanto nuestra salud como la de los aliados cercanos… Por supuesto, el uso de cada estratagema se encuentra restringido por diversos factores como un medidor destinado a regularlas, un periodo de tiempo desde que se activan hasta que pueden ser usadas, el rango de nuestro personaje dentro del ejército para el que luchemos…

Los mapeados de un Dynasty Warriors suelen ser inmensos, así que nuestra montura se convertirá en indispensable a la hora de desplazarnos por el campo de batalla.
Los mapeados de un Dynasty Warriors suelen ser inmensos, así que nuestra montura se convertirá en indispensable a la hora de desplazarnos por el campo de batalla.

Los campamentos y las bases también han recibido una inyección de interactividad que, de nuevo, les permiten ofrecer nuevas posibilidades estratégicas en plena batalla. Lo habitual hasta ahora en la franquicia era contar con varios campamentos prefijados pertenecientes a ambos bandos, los cuales debíamos conquistar o defender conforme se desarrollaba la refriega. Pues bien, ahora podremos construir nuestras propias bases de avanzada en el lugar del campo de batalla que nosotros queramos, para así contar con un bastión en el que resguardarnos, abastecernos y usar como posición de fuerza a la hora de lanzar ataques contra el enemigo o defender enclaves estratégicos. Las condiciones ambientales y atmosféricas también pasan a ser un elemento estratégico más. Si, por ejemplo, una corriente de aire azota una sección del mapeado, un ataque con fuego en dicha zona hará muchísimo más daño, ya que el viento avivará aún más las llamas. También, las incursiones y los ataques sorpresa tendrán mucha más efectividad si los lanzamos en mitad de la noche en lugar de a plena luz del día.

En lo referente al reino para el que servimos o gobernamos, las opciones también se ven visiblemente ampliadas, no solo en cuanto a la personalización y desarrollo de nuestro personaje, sino en lo que supone el día a día de nuestra dinastía a largo plazo. Así, ahora podremos casarnos, dando pie por ejemplo a estrechar lazos y alianzas con los reinos vecinos mediante el matrimonio. También podemos tener descendencia, lo que asegurará nuestra línea dinástica en futuras décadas, y tendremos que estar muy atentos cuando nuestro actual rey (que podremos encarnarlo nosotros o servir bajo su bandera) decida abdicar o fallezca (ya sea de muerte natural, en batalla o “en extrañas circunstancias”), ya que entonces dará comienzo una etapa delicada dentro de nuestras fronteras hasta que se nombre un sucesor. Aquí puede suceder que un oficial con aires de grandeza decida subirse al trono a toda costa, dando pie a las evidentes luchas internas de poder que los reinos rivales pueden aprovechar para arrebatarnos parte de las tierras que con tanto esfuerzo habíamos conquistado.

Dynasty Warriors 8: Empires (PC) Captura de pantalla

Dynasty Warriors 8: Empires (PC) Captura de pantallaDynasty Warriors 8: Empires (PC) Captura de pantallaDynasty Warriors 8: Empires (PC) Captura de pantalla

El modo edición también aumentará significativamente, no solo en las habituales nuevas opciones estéticas de personalización de nuestro personaje, ya que ahora también podremos editar la apariencia de los soldados de nuestro ejército, las monturas, las banderas y emblemas del reino al que pertenezcamos… También podremos ver cómo los vástagos tomarán rasgos tanto de nuestro personaje como de su pareja o cónyuge. En definitiva, un sinfín de nuevas opciones para que el reino que creemos acabe adquiriendo una apariencia única. Por supuesto, el editor de escenarios tampoco faltará a la cita, y todo esto podremos colgarlo en los servidores para compartirlo con la comunidad, además de descargar el material de otros jugadores.

En cuanto al apartado técnico, no podremos esperar en un principio demasiadas florituras dado que nos encontramos ante un juego a caballo entre dos generaciones, por lo que la versión de PS3 será el punto de partida sobre el que construir las ediciones de One, PS4 y PC. Es de esperar, eso sí, que en los sistemas más avanzados disfrutemos de texturas nítidas, una resolución de 1080p, una tasa de refresco elevada y un grado de popping mucho menos perceptible. En definitiva, la cosa promete, al menos sobre el papel. Si Dynasty Warriors 8 Empires acabará o no convirtiéndose en el título más profundo y jugoso visto hasta la fecha en la franquicia es algo que todavía está por ver. Pero, si se aprovechan bien las nuevas opciones y características que acabamos de enumerar, existen muchas probabilidades de que así sea. Por nuestra parte, ya solo queda emplazaros al análisis que publicaremos dentro de 30 días para comprobar si estamos ante una suerte de Juego de Tronos en versión oriental o ante otra entrega más de la serie.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
6,8
Regístrate o haz login para votar

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 19.95 € Comprar >
PAL/ES 19.95 € Comprar >
Desarrolla: 
Omega Force
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Beat'em up
Lanzamiento: 
27/02/2015
Plataforma: 
PS4
También en:
PC PS3 XBO
+16Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad